(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Teatro de Calderon de la Barca: La dama duende. Hombre pobre todo es trazas ..."

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non- commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varíes from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at http : //books . google . com/| 



Digitized by 



Google 




Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



TEATRO 

DE CALDERÓN 



TOMO IV. — COMEDIAS 



'ífepp». 



Digitized by VjOOQIC 



2727-81. r- CORBEIL, imprenta crété. 



Digitized by 



Google 



7-VV A-L^ 



TEATRO 



DE 



CALDERÓN DE LA BARCA 

\-y¡ ¡y CON 

UN ESTUDIO crítico-biográfico 
T APUNTES HICTÓRICOS T BIBU00RÁFIC08 

SOBRE CADA COMEDIA 



POR 

GARCIA-RAMON 



TOMO IV. — COMEDIAS 



parís 

LIBRERÍA ESPAÑOLA DE GARNIER HERMANOS 

6, CALLE DES gAINTS-fillES, 6 

1883 

Ij^l^ Digtizedby Google 



I THE NEW YORK 
PUBLIC LIBRARY 

585153 A 

P ASTOR. LENOX AND 
I TILDEN FOUNDATIONS | 
I R 1932 



Digitized by 



Google 



LA DAMA DUENDE 



PERSONAS 



DON MANUEL. 
DON LUIS. 
DON JUAN. 
COSBÍE, gracioso. 
AODRIGO, criado. 



DOÑA ÁNGELA. 
DOÑA BEATRIZ. 
CLARA, criada, 
ISABEL^ criada. 
Criados. — Gente. 



La escena pasa en Madrid. 



JORNADA PRIMERA 

Calle. 

ESCENA PRIMERA 
DON MANUEL, COSME, vestidos de camino. 

DON MANUEL. 

Por un hora no llegamos 
A tiempo de ver las fiestas, 
Con que Madrid generosa 
Hoy el bautismo celebra 
Del primero Baltasar ^ 

COSME. 

Como esas cosas se aciertan, 
O se yerran por un hora. 
Por una hora que fuera 
Antes Piramo á la fuente, 
No hallara á su Tisbe muerta : 

1. El príncipe Don BalUsar Carlos, hijo de Felipe IV, nació ¿ 
17 de octubre de 1629. 



Digitized by 



Google 



LA DAMA DUENDE, 

Y las moras no mancharan ; 
Porque dicen los poetas 
Que con arrope de moras 
Se escribió aquella tragedia. 
Por un hora, que tardara 
Tarquíno, hallara á Lucrecia 
Recogida ; con lo cual 

Los autores no anduvieran, 
Sin ser vicarios, llevando 
A salas de competencias 
La causa, sobre saber 
Si hizo fuerza, ó no hizo fuerza. 
Por un hora, que pensara 
Si era bien hecho ó no era. 
Echarse Hero de la torre, 
No se echara, es cosa cierta ; 
Con que se hubiera excusado 
El doctor Mira de Méscua 
De haber dado á los teatros 
Tan bien escrita comedia; 

Y haberla representado 
Amarilis tan de veras. 
Que volatín del carnal 

(Si otros son de la cuaresma}. 
Sacó mas de alguna yez 
Las manos en la cabeza. 

Y puesto que hemos perdido 
Por un hora tan gran fiesta, 
No por un hora perdamos 
La posada ; que si llega 
Tarde Abindarraez, es ley 
Que haya de quedarse afuera ; 

Y estoy rabiando por ver 
Este amigo que te espera, 
Gomo si fueras galán 

Al uso, con cama y mesa. 
Sin saber cómo ó por dónde 
Tan grande dicha nos venga ; 
Pues, sin ser los dos torneos. 
Hoy á los dos nos sustenta. 

DON MANUEL. 

Don Juan de Toledo es, Cosme, 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA I. 

£1 hombre que mas profesa 

Ui amistad, siendo los dos 

Envidia, ya que no afrenta 

De cuantos la antigüedad 

Por tantos siglos celebra. 

Los dos estudiamos juntos, 

Y pasando de las letras 

A las armas, los dos fuimos 

Camaradas en la guerra. 

En las de Píamente, cuando 

El señor duque de Feria 

Con la gineta me honró, 

Le di, Cosme, mi bandera. 

Fué mi alférez ; y después, 

Sacando de una refriega 

Una penetrante herida 

Le curé en mi cama mesma. 

La vida, después de Dios, 
Me debe : dejo otras deudas 
De menores intereses, 

Que entre nobles es bajeza 

Referirlas ; pues por eso 

Pintó la docta academia 

Al galardón, una dama 

Rica, y las espaldas vueltas ; 

Dando á entender, que, en haciendo 

El beneficio, es discreta 

Acción olvidarse del; 

Que no le hace el que le acuerda. 

En fin, Don Juan obligado 

De amistades y finezas, 

Viendo que su Majestad 

Con este gobierno premia 

Mis servicios, y que vengo 

De paso á ]a corte, intenta 

Hoy hospedarme en su casa 

Por pagarme con las mesmas; 

Y aunque á Burgos me escribió 
De casa y calle las señas. 

No quise andar preguntando 
A caballo dónde era ; 

Y así dejé en la posada 



Dighized by 



Google 



LA DAMA DUENDE. 

Las muías y las maletas, 
Yendo hacia donde me dice. 
Vi las galas y libreas, 
E informado de la causa, 
Quise, aunque de paso, verlas. 
Llegamos tarde en efecto, 
Porque... 



ESCENA II. 

DOÑA ANGELA, ISABEL, topados. — Dichos. 

DOÑA ÁNGELA. 

Si, como lo muestra 
£1 traje, sois caballero 
De obligaciones y prendas. 
Amparad á ui^a mujer 
Que á valerse de vos llega. 
Honor y vida me importa 
Que aquel hidalgo no sepa 
Quien soy, y que no me siga. 
Estorbad, por vida vuestra, 
A una mujer principal 
Una desdicha, una afrenta ; 
Que podrá ser que algún dia... 
¡ Adiós, adiós, que voy muerta ! 

(Vanse las dos muy aprisa») 

COSME. 

¿ Es dama^ ó es torbellino ? 

DON MANUEL. 

¡ Hay tal suceso ! 

COSME. 

¿ Qué piensas 
Hacer ? 

DON MANUEL. 

¿ Eso me preguntas ? 
I Cómo puede mi nobleza 
Excusarse de estorbar 
Una desdicha, una afrenta ? 
Que, según muestra, sin duda 
Es tu marido. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA III. 9 

COSME. 

¿ Y qué intentas ? 

DON MANUEL. 

Detenerle con alguna 
Industria ; mas, si con ella 
No puedo, será forzoso 
El valerme de la fuerza, 
Sin que él entienda la causa. 

COSME. 

Si industria buscas, espera, 
Que á mí se me ofrece una. 
Esta carta, que encomienda 
\ís de un amigo, me valga. 

ESCENA III 

DON LUIS, RODRIGO. — DON MANUEL, COSME. 

DON LUIS. 

Yo tengo de conocerla. 
No mas de por el cuidado 
Con que de mí se recela. 

RODRIGO. 

Sigúela, y sabrás quién es. 

{Llega Cosme^ y retirase Don Manuel.) 

COSME. 

Señor, aunque con vergüenza 
Llego : vuesarced me haga 
Tan gran merced, que me lea 
A quién esta carta dice. 

DON LUIS. 

No voy agora con flema. 

{Detiénele Cosme.) 

COSME. 

Pues si flema solo os falta, 
Yo tengo cantidad de ella, 
Y podré partir con vos. 

DON LUIS. 

Apartad. 

DON MANUEL. (Ap.) 

I Oh qué derecha. 
Es la calle ! Aun no se pierden 

1. 



Digitized by 



Google 



10 LA DAMA DUENDE. 

De vista. 

COSME. 

Por vida vuestra... 

DON LUIS. 

\ Vive Dios, que sois pesado, 
Y os romperé la cabeza, 
Si mucho me liaceis... ! 

COSME. 

Por eso 
Os haré poco. 

DON LUIS. 

Paciencia 
Me falta para sufriros. 
¡ Apartad de aquí ! {Empújale.) 

DON MANUEL. 

(Ap. Ya es fuerza. 
Llegar. Acabe el valor 
Lo que empezó la cautela.) 

Caballero, ese criado (Llega,) 

Es mió, y no sé que pueda 
Haberos hoy ofendido, 
Para que de esa manera 
Le atrepelléis. 

DON LUIS. 

No respondo 
A la duda ó á la queja. 
Porque nunca satisfice 
A nadie. Adiós. 

DON MANUEL. 

Si tuviera 
Necesidad mi valor 
De satisfacciones, crea 
Vuestra arrogancia de mí, 
Que no me fuera sin ella. 
Preguntar en qué os ofende. 
En qué os agravia ó molesta, 
Merece mas cortesía : 
Y pues la corte la enseña, 
No la pongáis el mal nombre, 
De que un forastero venga 
A enseñarla á los que tienen 
Obligación de saberla. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA IV. 11 

DON LUIS. 

Quien pensare que no puedo 
Enseñarla yo... 

DON MANUEL. 

La lengua 
Suspended, y hable el acero. 

DON LUIS. 

Decís bien. 

(Sacan las espadas ^ y ññen.) 

COSME. 

¡ Oh quién tuviera 
Gana de reñir I 

RODRIGO. 

Sacad 
La espada vos. 

COSME. 

Es doncella, 
Y sin cédula ó palabra, 
No puedo sacarla. 

ESCENA IV. 

DOrs'A BEATRIZ, CLARA, con mantos. DON JUAN y 
GENTE. — Dichos. 

DON JUAN. 

Suelta, 
Beatriz. 

DOÑA BEATRIZ. 

No has de ir. 

DON JUAN. 

Mira que es 
Con mi hermano la pendencia. 

DOÑA BEATRIZ. 

¡ Ay de mi triste I 

DON JUAN. 

A tu lado (A Don Luis,) 
Estoy. 

DON LUIS. 

Don Juan, tente, espera; 
Que, mas que á darme valor, 
A hacerme cobarde llegas. 



Digitized by 



Google 



12 LA DAMA DUENDE. 

Caballero forastero, 
Quien no excusó la pendencia 
Solo, estando acompañado. 
Bien se ve que no la deja 
De cobarde. Idos con Dios ; 
Que no sabe mi nobleza 
Reñir mal, y mas con quien 
Tanto brío y valor muestra. 
Idos con Dios. 

DON MANUEL. 

Yo os estimo ' 
Bizarría y gentileza ; 
Pero si de mí por dicba, 
Algún escrúpulo os queda 
Me hallareis donde quisiereis. 

DON LUIS. 

Norabuena. 

DON MANUEL. 

Norabuena. 

DON JUAN. 

] Qué es Ip que miro y escucho I 
] Don Manuel ! 

DON MANUEL. 

¡ Don Juan I 

DON JUAN. • 

Suspensa 
El alma no determina 
Qué hacer, cuando considera 
Un hermano y un amigo 
(Que es lo mismo) en diferencia 
Tal, y, hasta saber la causa, 
Dudaré. 

DON LUIS. 

La causa es esta : 
Volver por ese criado 
Este caballero intenta, 
Que necio me ocasionó 
A hablarle mal. Todo cesa 
Con esto. 

DON JUAN. 

Pues siendo así. 
Cortés me darás licencia, 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA IV. 13 

Para que llegue á abrazarle. 
El noble huésped, que espera 
Nuestra casa, es el señor 
Don Manuel. Hermano, llega ; 
Que dos, que han reñido iguales, 
Desde aquel instante quedan 
Mas amigos ; pues ya hicieron 
De su valor experiencia. 
Dadme los brazos. 

DON MANUEL. 

Primero 
Que á vos os los dé, me lleva 
El valor que he visto en él, 
A que al servicio me ofrezca 
Del señor Don Luis. 

DON LUIS. 

Yo soy 
Vuestro amigo, y ya me pesa 
De no haberos conocido. 
Pues vuestro valor pudiera 
Haberme informado. 

DON MANUEL. 

El vuestro 
Escarmentado me deja. 
Una herida en esta mano 
He sacado. 

DON LUIS. 

Mas quisiera 
Tenerla mil veces yo. 

COSME. 

¡ Qué cortesana pendencia I 

DON JUAN. 

Venid al punto á curaros. 
Tú, Don Luis, aquí te queda 
Hasta que tome su coche 
Doña Beatriz, que me espera ; 
Y desta descortesía 
Me disculparás con ella. -» 
Venid, señor, á mi casa, 
Mejor dijera á la vuestra, 
Donde os curéis. 



Digitized by 



Google 



1 4 LA DAMA DUENDE. 

DON MANUEL. 

Que no es nada. 

DON JUAN. 

Venid presto. 

DON MANUEL, {Ap,) 

¡ Qué tristeza 
Me ha dado que me reciba 
Con sangre Madrid ! 

DON LUIS. (Ap.) 

I Qué pena 
Tengo de no haber podido 
Saber qué dama era aquella ! 

COSME. (Ap.) 
¡ Qué bien merecido tiene 
Mi amo lo que se lleva, 
Porque no se meta á ser 
Don Quijote de la legua t 
(Vanse Don Manuel^ Don Juan y Cosme,) 

ESCENA V. 
DON LUIS, DOÑA BEATRIZ, CLARA, RODRIGO. 

DON LUIS. 

Ya la tormenta pasó. 
Otra yez, señora, vuelva 
A restituir las flores. 
Que agora marchita y seca, 
De vuestra hermosura el hielo 
De un desmayo. 

DONA BEATRIZ. 

¿ Dónde queda 
Don Juan ? 

DON LUIS. 

Que le perdonéis 
Os pide ; porque le llevan 
Forzosas obligaciones, 
Y el cuidar con diligencia 
De la salud de un amigo 
Que va herido. 

DOi^A BEATRIZ. 

¡ Ay de mí I ¡ Muerta 



Digitized by 



Google 



15 
Estoy ! ¿ es Don Juan ? 

DON LUIS. 

Señora, 
No es Don Juan ; que no estuviera, 
Estando herido mi hermano. 
Yo con tan grande paciencia. 
No os asustéis , que no es justo 
Que sin que él la herida tenga, 
Tengamos entre los dos. 
Yo el dolor y vos la pena : 
Digo dolor, el de veros 
Tan postrada, tan sujeta 
A un pesar imaginado. 
Que hiere con mayor fuerza. 

DOÑA BEATRIZ. 

Señor Don Luis, ya sabéis 

Que estimo vuestras finezas. 

Supuesto que lo merecen 

Por amorosas y vuestras ; 

Pero no puedo pagarlas ; 

Que esto han de hacer las estrellas, 

Y no hay de lo que no hacen, 

Quien las tome residencia. 

Si lo que menos se halla, 

£s hoy lo que mas se precia 

En la corte, agradeced 

El desengaño, siquiera 

Por ser cosa que se halla 

Con dificultad en ella. 

Quedad con Dios. 

( Vanse Doña Beatriz y Clara.) 

ESCENA VI. 
DON LUIS, RODRIGO. 

DON LUIS. 

Id con Dios. — 
No hay acción que me suceda 
Bien, Rodrigo. Si una dama 
Veo airosa, y conocerla 
Solicito, me detienen 



Digitized by 



Google 



i 6 LA DAMA DUENDE. 

Un necio y una pendencia ; 

Que no sé cuál es peor ; 

Si riño, y mi hermano llega, 

Es mi enemigo su amigo : 

Si por disculpa me deja 

De una dama, es una dama 

Que mil pesares me cuesta : 

De suerte que una tapada 

Me huye, un necio me atormenta. 

Un forastero me mata, 

Y un hermano me le lleva 
A ser mi huésped á casa, 

Y otra dama me desprecia. 
¡ De mal anda mi fortuna ! 

RODRIGO. 

De todas aquesas penas 

¿ Que sé la que sientes mas ? 

DON LUIS. 

No sabes. 

RODRIGO. 

¿ Que la que llegas 
A sentir mas, son los celos 
De tu hermano y Beatriz bella ? 

DON LUIS. 

Engañaste. 

RODRIGO. 

¿Pues cuál es? 

DON LUIS. 

Si tengo de hablar de veras, 
(De ti solo me fiara) 
Lo que mas siento es que sea 
Mi hermano tan poco atento. 
Que llevar á casa quiera 
Un hombre mozo, teniendo, 
Rodrigo^ una hermana bella. 
Viuda y moza, y como sabes, 
Tan de secreto, que apenas 
Sabe el sol que vive en casa ; 
Porque, Beatriz, por ser deuda, 
Solamente la visita. 

RODRIGO. 

Ya sé que su esposó era 



Digitized by 



Google 



JOBNADA I, ESCENA VI. t7 

Administrador en puerto 
De mar de unas reales rentas 

Y quedó debiendo al Rey 
Grande cantidad de hacienda, 

Y ella á la corte se vino 
De secreto, donde intenta, 
Escondida y retirada, 
Componer mejor sus deudas : 

Y esto disculpa á tu hermano ; 
Pues, si mejor consideras 
Que su estado no la da 

Ni permisión, ni licencia 
De que nadie la visite, 

Y que, aunque tu huésped sea 
Don Manuel, no ha de saber 
Que en casa, señor, se encierra 
Tal mujer, ¿ qué inconveniente 
Hay en admitirle en ella? 

Y mas habiendo tenido 
Tal recato y advertencia, 
Que para su cuarto ha dado 
Por otra calle la puerta, 

Y la que salla á la casa* 
Por desmentir la sospecha, 
De que el cuidado la habia 
Cerrado, ó porque pudiera 
Con facilidad abrirse 
Otra vez, fabricó en ella 
Una alacena de vidrios, 
Labrada de tal manera, 
Que parece que jamas 

Én tal parte ha habido puerta. 

DON LUIS. 

¿Yes con lo que me aseguras? 
Pues con eso mismo intentas 
Darme muerte ; pues ya dices 
Que no ha puesto por defensa 
De su honor mas que unos vidrios, 
Que al primer golpe se quiebran. 

{Vanse.) 



Digitized by 



Google 



18 LA DAMA DUENDE. 

Habitación de Doña Angela en casa de Don Juan. 

ESCENA VIL 

DOÑA ÁNGELA, ISABEL. 

DOÑA ÁNGELA. 

Vuélveme á dar, Isabel, 
Esas tocas (| pena esquiva I), 
Vuelve á amortajarme viva, 
Ya que mi suerte cruel 
Lo quiere así. 

ISABEL. 

Toma presto ; 
Porque si tu hermano viene 
Y alguna sospecha tiene, 
No la confirme con esto, 
De hallarte de la manera 
Que hoy en Palacio te vio. 

DOÑA ÁNGELA. 

\ Válgame el cielo ! Que yo 
Entre dos paredes muera, 
Donde apenas el sol sabe 
Quién soy, pues la pena mía 
En el término del dia 
Ni se contiene, ni cabe : 
Donde inconstante la luna, 
Que aprende influjos de mi, 
No puedo decir : « Ya vi 
Que lloraba su fortuna. » 
Donde en efecto encerrada 
Sin libertad he vivido. 
Porque enviudé de un marido, 
Con dos hermanos casada : 
I Y luego delito sea. 
Sin que toque en liviandad, 
Depuesta la autoridad. 
Ir donde tapada vea 
Un teatro en quien la fama, 
Para su aplauso inmortal. 
Con acentos de metal 



Digitized by 



Google 



JORNADA 1, ESCENA Vil. 19 

A voces de bronce llama ! 
¡Suerte injusta, dura estrella! 

ISABEL. 

Señora, no tiene duda 
El que mirándote viuda, 
Tau moza, bizarra y bella. 
Tus hermanos cuidadosos 
Te celen ; porque este estado 
£s el mas ocasionado 
A delitos amorosos ; 

Y mas en la corte hoy, 
Donde se han dado en usar 
Unas viuditas de azar, 
Que al cielo mU gracias doy 
Guando en la calle las veo 
Tan honestas, tan fruncidas, 
Tan beatas y aturdidas ; 

Y en quedándose en manteo. 
Es el mirarlas contento; 
Pues sin toca y devoción. 
Saltan mas á cualquier son, 
Que una pelota de viento. 

Y este discurso doblado 
Para otro tiempo, señora, 
¿ Cómo no habemos agora 
En el forastero hablado, 

A quien tu honor encargaste, 

Y tu galán hoy le hiciste ? 

DOÑA ÁNGELA . 

Parece que me leíste 
£1 alma en eso que hablaste. 
Cuidadosa me ha tenido. 
No por él, sino por mí ; 
Porque después, cuando oí 
De las cuchilladas ruido, 
Me puse (mas son quimeras), 
Isabel, á imaginar 
Que él habia de tomar 
Mi disgusto tan de veras. 
Que habia de sacar la espada 
En mi defensa. Yo fui 
Necia en empeñarle así; 



Digitized by 



Google 



20 LA. DAMA DUENDE. 

Mas una mujer turbada 
¿Qué mira ó qué considera? 

ISABEL. 

Yo no sé si lo estorbó ; 
Mas sé que no nos siguió 
Tu hermano mas. 

DOÑA ÁNGELA. 

Oye, espera. 
ESCENA VJIl. 

DON LUIS. — DOÑA ÁNGELA, ISABEL. 

DON LUIS. 

¡ Ángela ! 

DOÑA ÁNGELA. 

Hermano y señor, 
Turbado y confuso vienes. 
¿ Qué ha sucedido, qué tienes? 

DON LUIS. 

Harto tengo, tengo honor. 

DOÑA ÁNGELA {Ap.) 

\ Ay de mí ! sin duda es 
Que Don Luis me conoció. 

DON LUIS. 

Y así siento mucho yo 
Que te estimen poco. 

DOÍÍA ÁNGELA. 

Pues 
¿ Has tenido algún disgusto? 

DON LUIS. 

Lo peor es que cuando vengo 
A verte el disgusto tengo 
Que tuve, Ángela. 

ISABEL. (Ap.) 

I Otro susto ? 

DOÑA ÁNGELA. 

Pues yo, ¿en qué te puedo dar, 
Hermano, disgusto? Advierte... 

DON LUIS. 

Tú eres la causa; y el verte... 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA TIII. 21 

DOÑA ÁNGELA. 

{ Ay de mi ! 

DON LUIS. 

Angela, estimar 
Tan poco de nuestro hermano... 

DOÑA ÁNGELA. (Ap.) 

Eso si. 

DON LUIS. 

Pues cuando vienes 
Con los disgustos que tienes, 
Cuidado te da. No en vano 
El enojo que tenia 
Con él, el huésped pagó ; 
Pues sin conocerle yo. 
Hoy le he herido en profecía. 

DOÑA ÁNGELA. 

Pues ¿cómo fué? 

DON LUIS. 

Entré la plaza 
De Palacio, hermana, á pié, 
Basta el palenque ; porqué 
Toda la desembaraza 
De coches y caballeros 
La guardia. A un corro me fui 
De amigos, adonde vi 
Que alegres y lisonjeros 
Los tenia una tapada, 
A quien todos celebraron 
Lo que dijo, y alabaron 
De entendida y razonada. 
Desde el punto que llegué. 
Otra palabra no habló, 
Tanto que á alguno obligó 
A preguntarla por qué 
Porque yo llegaba, habia 
Con tanto extremo callado. 
Todo me puso en cuidado, 
lliré si la conocía, 
Y no pude ; porque ella 
Le puso mas en taparse, 
En esconderse y guardarse. 
Viendo que no pude vella, 



Digitized by 



Google 



22 LA DAMA DUENDB* 

Seguirla determiné : 
Ella siempre atrás volvía 
A ver si yo la seguia, 
Cuyo gran cuidado fué 
Espuela de mi cuidado. 
Yendo desta suerte pues, 
Llegó un hidalgo, que es 
De nuestro huésped criado, 
A decir que le leyese 
Una carta; respondí 
Que iba de prisa, y creí 
Que detenerme quisiese 
Con este intento, por qué 
La mujer le habló al pasar; 
Y tanto dio en porfiar. 
Que le dije no sé qué. 
Llegó en aquella ocasión, 
En defensa del criado, 
Nuestro huésped, muy soldado. 
Sacamos en conclusión 
Las espadas. Todo es esto ; 
Pero mas pudiera ser. 

DOÑA ÁNGELA. 

¡ Miren la mala mujer 
En qué ocasión te habia puesto ! 
Que hay mujeres tramoyeras. 
Pondré, que no conocia 
Quién eras, y que lo hacia 
Solo porque la siguieras. 
Por eso estoy harta yo 
De decir (si bien te acuerdas) 
Que mires que no te pierdas 
Por mujercillas, que no 
Saben mas que aventurar 
Los hgmbres. 

DON LUIS. 

¿ En qué has pasado 
La tarde ? 

DOÑA ÁNGELA. 

En casa me he estado, 
Entretenida en llorar. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA IX. !f3 

DON LUIS. 

¿ Hate nuestro hermano yisto? 

DOÑA ÁNGELA. 

Dede esta mañana no 
Ha entrado aquí. 

DON LUIS. 

I Qué mal yo 
Estos descuidos resisto ! 

DOÑA ÁNGELA. 

Pues deja los sentimientos ; 
Que al fin sufrirle es mejor ; 
Que es nuestro hermano mayor, 

Y comemos de alimentos. 

DON LUIS. 

Si tú estás tan consolada, 

Yo también ; que yo por tí 

Lo sentía. Y porque así 

Veas no dárseme nada, 

A verle voy, y aun con él 

Haré una galantería. (Vase,) 

ESCENA IX. 

DOÑA ÁNGELA, ISABEL. 

ISABEL. 

¿Qué dirás, señora mía, 
Después del susto cruel, 
De lo que en casa nos pasa? 
Pues el que hoy ha defendido 
Tu vida, huésped y herido 
Le tienes dentro de casa. 

DOÑA ANGELA. 

Yo, Isabel, lo sospeché 
Guando de mi hermano oí 
La pendencia, y cuando vi 
Que el herido el huésped fué. 
Pero aun bien no lo he creido ; 
Porque caso extraño fuera 
Que un hombre á Madrid viniera 

Y hallase recien venido, 
Una dama que rogase 



Digitized by 



Google 



9 4 LA DAMA DUENDE. 

Que SU vida defendiese. 
Un hermano que le hiriese 

Y otro que le aposentase. 
Fuera notable suceso ; 

Y aunque todo puede ser, 
No lo tengo de creer 
Sin verlo. 

ISABEL. 

Y si para eso 
Te dispones, yo bien sé 
Por dónde verle podrás, 

Y aun mas que verle. 

DOÑA ÁNGELA. 

Tú estás 
Loca. ¿Cómo, si se ve 
De mi cuarto tan distante, 
El suyo ? 

ISABEL. 

Parte hay por donde 
Este cuarto corresponde 
Al otro : esto no te espante. 

DOÑA ÁNGELA. 

No porque verlo deseo, 
Sino solo por saber, 
Di me, ¿cómo puede ser? 
Que lo escucho y no lo creo. 

ISABEL. 

¿ No has oido que labró 
En la puerta una alacena 
Tu hermano ? 

DONA ÁNGELA. 

Ya lo que ordena 
Tu ingenio he entendido yo. 
Dirás que pues es de tabla, 
Algún agujero hagamos 
Por donde al huésped veamos. 

ISABEL. 

Mas que eso mi ingenio entabla. 

DOÑA ÁNGELA. 

Di. 

ISABEL. 

Por cerrar y encubrir 



Digitized by 



Google 



JORNADA ly ESCENA IX. 2n 



La puerta, que se tenia, 

Y que á este jardín salía, 

Y poder volverla á abrir, 
Hizo tu hermano poner 
Portátil una alacena. 

Esta (aunque de vidños llena) 
Se puede muy bien mover. 
Yo lo sé bien ; porque, cuando 
La alacena aderecé. 
La escalera la arrimé, 

Y ella se fué desclavando 
Poco á poco 2 de manera. 
Que todo junto cayó, 

Y dimos en tierra yo, 
Alacena y escalera ; 

De suerte, que en falso agora 
La tal alacena está. 

Y apartándose, podrá 
Cualquiera pasar, señora. 

DOÑA ÁNGELA. 

Esto no es determinar. 
Sino prevenir primero. 
Ves aquí, Isabel, que quiero 
A esotrocuarto pasar, 

Y he quitado la alacena. 
Por allá, ¿ no se podrá 
Quitar también ? 

ISABEL. 

Claro está ; 

Y para hacerla mas buena, 
En falso se han de poner 
Dos clavos, para advertir 
Que solo la sepa abrir 

El que lo llega á saber. 

DOÑA ÁNGELA. 

Al criado que viniere 
Por luz y por ropa, di 
Que vuelva á avisarte á tí, 
Si acaso el huésped saliere 
De casa ; que, según creo. 
No le obligará la herida 
A hacer cama. 

Calderón ****. 



Digitized by 



Google 



2 6 LA DAMA DUBNDE. 

ISABEL. 

¿Y, por tu vida, 
Irás? 

DOÑA ÁNGELA. 

Un necio deseo 
Tengo de saber si es él 
El que mi vida guardó ; 
Porque, si le cuesto yo 
Sangre y cuidado, Isabel, 
Es bien mirar por su herida, 
Si es que segura del miedo 
De ser conocida, puedo 
Ser con él agradecida. 
Vamos, que tengo de ver 
La alacena ; y si pasar 
Puedo al cuarto, he de cuidar. 
Sin que él lo llegue ¿ entender. 
Desde aquí de su regalo. 

ISABEL. 

Notable cuento será. 
Mas ¿si lo cuenta? 

DOÑA ÁNGELA. 

No hará. 
Que hombre, que su esfuerzo igualo. 
A su gala y discreción, 
Puesto que de todo ha hecho 
Noble experiencia en mi pecho 
En la primera ocasión, 
De valiente en lo arrestado, 
De galán en lo lucido. 
En el modo de entendido, 
No me ha de causar cuidado 
Que diga suceso igual; 
Que fuera notable mengua 
Que echara una mala lengua 
Tan buenas partes á mal. 

(Vanse.) 



Digitized by 



Google 



"1 



JORNADA I, ESCENA X. 27 

Coarto de Don Manuel. — Una alacena movible, hecha con 
anaqueles ; vidrios en ella. Un brasero, etc. 

ESCENA X. 
DON JUAN, DON MANUEL, un criado con luz; despWi 

DON LUIS, Y OTRO CRIADO. 
DON JUAN. 

Acostaos, por mi vida. 

DON MANUEL. 

Es tan poca la herida, 
Que antes, Don Juan, sospecho 
Que parece melindre el haber hecho 
Caso ninguno del! a. 

DON JUAN. 

Harta ventura ha sido de mi estrella ; 

Que no me consolara 

Jamas, si este contento me costara 

£1 pesar de teneros 

En mi casa indispuesto, y el de Teros 

Herido por la mano 

(Si bien no ha sido culpa) de mi hermano. 

DON MANUEL. 

El es buen caballero, 

Y me tiene envidioso de su acero, 
De su estilo admirado, 

Y he de ser muy su amigo y su criado. 

{Llega Don Luis y un criado con un azafate cubierto, y en él 
un aderezo de espada.) 

DON LUIS. 

Yo, señor, lo soy vuestro, 

Como en la pena que recibo muestro, 

Ofreciéndds mi vida ; 

Y porque el instrumento de la herida 
En mi poder no quede. 

Pues ya agradarme ni servirme puede, 

Bien como aquel criado 

Que á su señor algún disgusto ha dado, 

Hoy de mi lo despido. 

Esta es, señor, la espada que os ha herido; 



Digitized by 



Google 



LA DAMA DUENDE. 

A vuestras plantas viene 

A pediros perdón, si culpa tiene. 

Tome vuestra querella 

Con ella en mi venganza de mí y della. 

DON MANUEL. 

Sois valiente y discreto : 

En todo me vencéis. La espada aceto, 

Porque siempre á mi lado 

Me enseñe á ser valiente. Confiado 

Desde hoy vivir procuro ; 

Porque ¿ de quién no vivirá seguro 

Quien vuestro acero ciñe generoso? 

Que él solo me tuviera temeroso. 

DON JUAN. 

Pues Don Luis me ha enseñado 
A lo que estoy por huésped obligado, 
Otro regalo quiero 
Que recibáis de mi. 

DON MANUEL. 

I Qué tarde espero 
Pagar tantos favores I 
Los dos os competís en darme honores. 



ESCENA XI. 
COSME, cargado de maletas y cojines, — Dichos. 

COSME. 

Doscientos mil demonios 

De su furia infernal den testimonios, 

Volviéndose inclementes 

Decientas mil serpientes, 

Que, asiéndome, de un vuelo, 

Den conmigo de patas en el cielo. 

Del mandato oprimidos 

De Dios, por justos juicios compelidos; 

Si vivir no quisiera sin injurias 

En Galicia ó Asturias, 

Antes que en esta corte. 

DON MANUEL. 

Reporta... 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XI. 19 

COSME. 

El reportorio se reporte. 

DON JUAN. 

¿Qué dices? 

COSME. 

Lo que digo; 
Que es traidor quien da paso á su enemigo. 

DON LUIS. 

¿Qué enemigo? Detente. 

COSME. 

£1 agua de una fuente y otra fuente. 

DON MANUEL. 

¿Y por eso te inquietas? 

COSME. 

Venía de cojines y maletas 
Por la calle cargado, 

Y en una zanja de una fuente he dado, 

Y así lo traigo todo 

(Como dice el refrán) puesto de lodo. 
¿Quién esto en casa mete? 

DON MANUEL. 

Vete de aquí, que estás borracho. Vete. 

COSME. 

Si borracho estuviera 
Menos mi enojo con el agua fuera. 
Guando en un libro leo de mil fuentes 
Que vuelven varias cosas sus corrientes, 
No me espanto, si aquí ver determino. 
Que nace el agua á convertirse en vino. 

DON MANUEL. 

Si él empieza, en un año 
No acabará. 

DON JUAN. 

El tiene humor extraño. 

DON LUIS. 

Solo de ti quena 

Saber (si sabes lér, como este dia 

En el libro citado 

Muestras) ¿ por qué pediste tan pesado 

Que una carta leyese? ¿Qué te apartas ? 

COSME. 

Porque sé lér en libros y no en cartas. 

í. 



Digitized by 



Google 



3 LA DAMA DUENDE. 

DON LUIS. 

Está bien respondido. 

DON MANUEL. 

Que no hagáis caso del, por Dios os pido. 
Ya le iréis conociendo, 

Y sabréis que es burlón. 

COSME. 

Hacer pretendo 
De mis burlas alarde. 
Para alguna os convido. 

DON MANUEL. 

Pues no es tarde, 
Porque me importa, hoy quiero 
Hacer una visita. 

DON JUAN. 

Yo os espero 
Para cenar. 

DON MANUEL. 

Tú, Cosme, esas maletas 
Abre, y saca la ropa ; no las metas 
Hasta limpiarlas harto. 

DON JUAN. 

Si quisieres cerrar, esta es del cuarto 
La llave ; que aunque tengo 
Llave maestra, por si acaso vengo 
Tarde, mas que las dos, otra no tiene, 
Ni otra puerta tampoco, (Ap. Así conviene.) 

Y en el cuarto la deja, y cada dia 
Vendrán á aderezarle. 

(Vanse todos menos Cosme.) 

ESCENA XII. 

COSME. 

Hacienda mia, 
Ven acá ; que yo quiero 
Visitarte primero; 
Porque ver determino 
Cuánto habemos sisado en el camino ; 
Que, como en las posadas 
No se hilan las cuentas tan delgadas 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XIII. 31 

Como en casa, que vive en sus porfías 
La cuenta, y la razón por lacerías, 
Hay mayor aparejo de provecho, 
Para meter la mano, no en mi pecho, 
Sino en la bolsa ajena. 

{Abre la maleta, y saca una bolsa,) 
Hallé la propia ; buena está y rebuena, 
Pues aquesta jornada 
Subió doncella, y se apeó preñada. 
Contarlo quiero, aunque es tiempo perdido. 
Porque yo ¿ qué borregos he vendido 
A mi señor, para que mire y vea 
Si está cabal? Lo que ella fuere sea. 
Su maleta es aquesta : 
Ropa quiero sacar, por si se acuesta 
Tan presto ; que él mandó que hiciese esto. 
¿Mas por que él lo mandó, se ha de hacer presto ? 
Por haberlo él mandado 
Antes no lo he de hacer, que soy criado. 
Salirme un rato es justo 
A rezar á una ermita. ¿Tendrás gusto 
Desto, Cosme ?-Tendré.-Pues, Cosme, vamos. 
Que antes son nuestros gustos que los amos. (Vase,) 

ESCENA Xlll. 

DONA ANGELA, ISABEL, que salen por la puerta disimu- 
lada con la alacena. 

ISABEL. 

Que está el cuarto solo dijo 
Rodrigo, porque el tal huésped 
Y tus hermanos se fueron. 

DOÑA ÁNGELA. 

Por eso pude atreverme 

A hacer sola esta experiencia. 

ISABEL. 

¿Ves que no hay inconveniente 
Para pasar hasta aqui? 

DOÑA ÁNGELA. 

Antes, Isabel, parece 
Que todo cuanto previne 



Digitized by 



Google 



32 LA DAMA DUENDE. 

Yo, fué muy impertinente, 
Pues con ninguno encontramos ; 
Que la puerta fácilmente 
Se abre y se vuelve á cerrar, 
Sin ser posible que se eche 
De ver. 

ISABEL. 

¿Y á qué hemos venido 

DOÑA ÁNGELA. 

A volvernos solamente ; 
Que, para hacer sola una 
Travesura dos mujeres. 
Basta haberla imaginado ; 
Porque al fin esto no tiene 
Has fundamento, que haber 
Hablado en ello dos veces, 

Y estar yo determinada 
(Siendo verdad que es aqueste 
Caballero el que por mí 

Se empeñó osado y valiente, 
Como te he dicho) á mirar 
Por su regalo. 

ISABEL. 

Aquí tiene 
El que le trajo tu hermano, 

Y una espada en un bufete. 

DONA ÁNGELA. 

Ven acá. ¿Mi escribanía 
Trajeron aquí? 

ISABEL. 

Dio en ese 
Desvario mi señor, 
Dijo que aquí la pusiese 
Con recado de escribir, 
. Y mil libros diferentes. 

DOÑA ÁNGELA. 

En el suelo hay dos maletas. 

ISABEL. 

Y abiertas. Señora, ¿ quieres 
Que veamos lo que hay en ellas ? 

DOÑA ÁNGELA. 

Sí^ que quiero neciamente 



Digitized by 



Google 



JORNADA 1, ESCENA Xlll. 33 

Mirar qué ropas y alhajas 
Trae. 

ISABEL. 

Soldado y pretendiente, 
Vendrá muy mal alhajado. 
{Sacan todo cuanto van diciendo, y lo esparcen por la sala.) 

DOÑA ÁNGELA. 

¿Qué es eso? 

ISABEL. 

Muchos papeles. 

DOÑA ÁNGELA. 

¿Son de mujer? 

ISABEL. 

No, señora, 
Sino procesos que vienen 
Cosidos, y pesan mucho. 

DONA ÁNGELA. 

Pues si fueran de mujeres, 
Ellos fueran mas livianos. 
Mal en eso te detienes. 

ISABEL. 

Ropa blanca hay aquí alguna. 

DOÑA ÁNGELA. 

¿Huele bien? 

ISABEL. 

Sí, á limpia huele. 

DOÑA ÁNGELA. 

Ese es el mejor perfume. 

ISABEL. 

Las tres calidades tiene 
De blanca, blanda y delgada. 
Mas, señora, ¿ qué es aqueste 
Pellejo con unos hierros 
De herramientas diferentes ? 

DOÑA ÁNGELA. 

Muestra ¿ ver. Hasta aquí hierro 
De sacamuelas parece ; 
Mas estas son tenacillas, 

Y el alzador del copete 

Y los bigotes esotras. 

ISABEL. 

ítem, escobilla y peine. 



Digitized by 



Google 



3 4 LA DAMA DU£NDE. 

Oye, que, mas prevenido, 
No le faltará al tal huésped 
La horma de su zapato. 

DOÑA ÁNGELA. 

¿Porqué? 

ISABEL. 

Porque aquí la tiene. 

DOÑA ÁNGELA. 

¿Hay mas? 

ISABEL. 

Sí, señora. ítem, 
Gomo á forma de billetes, 
Legajo segundo. 

DOÑA ÁNGELA. 

Muestra. 
De mujer son, y contienen 
Mas que papel. Un retrato 
Está aquí. 

ISABEL. 

¿Qué te suspende? 

DOÑA ÁNGELA. 

El verle ; que una hermosura, 
Si está pintada, divierte. 

ISABEL. 

Parece que te ha pesado 
De hallarle. 

DONA ÁNGELA. 

I Qué necia eres! 
No mires mas. 

ISABEL. 

¿ Y qué intentas ? 

DOÑA ÁNGELA. 

Dejarle escrito un billete. 

Toma el retrato. {Pónese á escribir.) 

ISABEL. 

Entre tanto 
La maleta del sirviente 
He de ver. Esto es dinero , 
Cuartazos son insolentes. 
Que en la república donde 
Son los príncipes y reyes 
Las doblas y patacones, 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XIII. 35 

Ellos son la coman plebe. 
Una burla le he de hacer, 

Y ha de ser de aquesta suerte : 
Quitarle de aquí el dinero 

Al tal lacayo, y ponerle 
Unos carbones. Dirán : 
¿ Dónde demonios los tiene 
Esta mujer? no adyirtiendo 
Que esto sucedió en noviembre, 

Y que hay brasero en el cuarto. 

{Quita el dinero de la bolsa, y pone carbón,) 

DOÑA ÁNGELA. 

Ya escribí. ¿Qué te parece 
Adonde deje el papel, 
Porque, si mi hermano viene, 
No le vea ? 

ISABEL. 

Allí, debajo 
De la toballa que tienen 
Las almohadas ; que al quitarla, 
Se verá forzosamente, 

Y no es parte que hasta entonces 
Se ha de andar. 

DOÑA ÁNGELA. 

Muy bien adviertes. 
Ponle allí, y ve recogiendo 
Todo esto. 

ISABEL. 

Mira que tuercen 
Ya la llave. 

DOÑA ÁNGELA. 

Pues dejallo 
Todo, esté como estuviere, 

Y á escondernos. Isabel, 
Ven. 

ISABEL. 

Alacena me fecit 

(Vanse por la alacena*) 



Digitized by 



Google 



36 LA DAMA DUENDE. 

ESCENA XIV. 

COSME. 

Ya que me he servido á mí, 

De barato quiero hacerle 

A mi amo otro servicio. — 

Mas ¿quién nuestra hacienda vende 

Que así hace almoneda della? 

¡ Vive Cristo, que parece 

Plazuela de la Cebada 

La sala con nuestros bienes ! 

¿ Quién está aquí? No está nadie, 

Por Dios ; y si está, no quiere 

Responder. No me responda, 

Que me huelgo de que eche 

De ver que soy enemigo 

De respondones. Con este 

Humor, sea bueno, ó sea malo 

(Si he de hablar discretamente), 

Estoy temblando de miedo ; 

Pero como á mi me deje 

El revoltoso de alhajas 

Libre mi dinero, llegue 

Y revuelva las maletas 

Una y cuatrocientas veces. 

Mas ¿ qué veo ? ¡ Vive Dios, 

(Registra la bolsa,) 
Que en carbones lo convierte ! 
Duendecillo, duendecillo, 
Quien quiera que seas ó fueres, 
£1 dinero que tú das 
En lo que mandares vuelve, 
¿Mas lo que yo hurto, por qué? 

ESCENA XV. 
DON MANUEL, DON JUAN, DON LUIS. — COSME. 

DON JUAN. 

¿ De qué das voces ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XV. 37 

DON LUIS. 

¿Qué tienes? 

DON MANUEL. 

¿Qué te ha sucedido ? Habla. 

COSME. 

¡ Lindo desenfado es ese ! 
Si tienes por inquilino," 
Señor, en tu casa un duende, 
¿Para qué nos recebiste 
En ella? Un instante breve 
Que falté de aquí, la ropa 
De tal modo y de tal suerte 
HaUé, que, toda esparcida, 
Una almoneda parece. 

DON JUAN. 

¿ Falta algo? 

COSME. 

No falta nada. 
El dinero solamente 
Que en esta bolsa tenia, 
Que era mió, me convierte 
En carbones. 

DON LUIS. 

Sí, ya entiendo. 

DON MANUEL 

\ Qué necia burla previenes ! 
¡ Qué fria y qué sin donaire ! 

DON JUAN. 

¡ Qué mala y qué impertinente I 

COSME. 

No es burla esta, ¡ vive Dios ! 

DON MANUEL. 

Galla, que estás como sueles. 

COSME. 

Es verdad ; mas suelo estar 
En mi juicio algunas veces. 

DON JUAN. 

Quedaos con Dios, y acostaos, 

Don Manuel, sin que os desvele 

£1 duende de la posada ; 

Y aconsejadle que intente 

Otras burlas, al criado. [Vase.) 

Caldeuon ****. ' 3 



Digitized by 



Google 



38 LA DAIÍA DUENDE. 

DON LUIS. 

No en vano sois tan valiente 

Gomo sois, si habéis de andar, 

Desnuda la espada siempre, 

Saliendo de los disgustos 

En que este loco os pusiere. (Vase) 

ESCENA XVI. 

DON MANUEL, COSME. 

DON MANUEL. 

¿ Ves cuál me tratan por tí ? 
Todos por loco me tienen 
Porque te sufro. A cualquiera 
Parte que voy, me suceden 
Mil desaires por tu causa. 

COSME. 

Ya estás solo, y no he de hacerla 
Burla mano á mano yo ; 
Porque solo en tercio puede 
Tirarse uno con su padre. 
Dos mil demonios me lleven 
Si no es verdad que salí ; 

Y alguien^ fuese quien se fuese, 
Hizo este estrago. 

DON MANUEL. 

Con eso 
Ahora disculparte quieres 
De la necedad. Recoge 
Esto que esparcido tienes, 

Y entra á acostarte . 

GOSME. 

Señor, 
En una galera reme... 

DON MANUEL. 

Calla, calla, ó vive Dios 
Que la cabeza te quiebre 



COSME. 

Pesárame con extremo 
Que lo tal me sucediese. 



{Entra en la alcoba.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XYI. 39 

Ahora bien, vuelvo á envasar 
Otra vez los adberentes 
De mis maletas. ] Oh cielos. 
Quién la trompeta tuviese 
Del juicio de las alhajas, 
Porque á una voz solamente 
Viniesen todas I 

{Vuelve Don Manuel con un papel,) 

DON MANUEL. 

Alumbra. 
Cosme. 

COSME. 

Pues ¿ qué te sucede, 
Señor ? ¿ Has hallado acaso 
Allá dentro alguna gente ? 

DON MANUEL. 

Descubrí la cama, Cosme, 
Para acostarme, y hálleme 
Debajo de la toballa 
De la cama, este billete 
Cerrado; y ya el sobrescrito 
Me admira mas. 

C09ME. 

¿ A quién viene? 

DON MANUEL. 

A mí ; mas de modo extraño. 

COSME. 

I Cómo dice ? 

DON MANUEL. 

Desta suerte. 
{Lee,) « Nadie me abra, porque soy 
» De Don Manuel solamente. » 

COSME. 

¡ Plegué á Dios, que no me creas 
Por fuerza I No le abras, tente, 
Sin conjurarle primero. 

DON MANUEL. 

Cosme, lo que me suspende 
Es la novedad, no el miedo ; 
Que quien admira, no teme. 
{Lee,) « Con cuidado me tiene vuestra salud, como á 
■ quien fué la causa de su riesgo. Y así, agradecida y lasti- 



Digitized by 



Google 



40 LA DAMA DUENDE. 

» mada, os suplico me aviséis della, y os sirváis de mí ; 
» que para lo uno y lo otro habrá ocasión, dejándola 
« respuesta donde hallasteis este : advirtiendo que el 
•> secreto importa, porque el dia que lo sepa alguno de 
») los amigos, perderé yo el honor y la vida. » 

COSME. 

I Extraño casa ! 

DOD MANUEL. 

¿Qué extraño ? 

COSME. 

¿ Eso no te admira ? 

DON MANUEL. 

No; 
Antes con esto llegó 
A mi vista el desengaño. 

COSME. 

¿ Cómo ? 

DON MANUEL. 

Bien claro se ve 
Que aquella dama tapada, 
Que tan ciega y tan turbada 
• De Don Luis huyendo fué, 
Era su dama, supuesto, 
Cosme, que no puede ser, 
Si es soltero, su mujer, 
Y dando por sierto esto, 
¿ Qué dificultad tendrá 
Que en la casa de su amante. 
Tenga ella mano bastante 
Para entrar ? 

COSME. 

Muy bien está 
Pensado ; mas mi temor 
Pasa adelante. Confieso 
Que es su dama, y el suceso 
Te doy por bueno, señor ; 
¿ Pero ella cómo podia 
Desde la calle, saber 
Lo que habia de suceder. 
Para tener este dia 
Ya prevenido el papel ? 



Digitized by 



Google 



41 



DON MANUEL. 

Después de haberme pasado, 
Pudo dársele á un criado. 

COSME. 

Y aunque se le diera, ¿ él 
Cómo aquí ha de haberle puesto ? 
Pues nadie en el cuarto entró 
Desde que en él quedé yo. 

DON MANUEL. 

Bien pudo ser antes de esto. 

COSME. 

Sí; mas hallar trabucadas 
Las maletas y la ropa, 

Y el papel escrito, topa 
En mas* 

DON MANUEL. 

Mira si cerradas 
Esas ventanas están. 

COSME. 

Y con aldabas y rejas. 

DON MANUEL. 

Con mayor duda me dejas, 

Y mil sospechas me dan. 

COSME. 

¿ De qué ? 

DON MANUEL. 

No sabré explicallo. 

COSME. 

En efecto, ¿ qué has de hacer ? 

DON MANUEL. 

Escribir y responder 
Pretendo, hasta averiguallo, 
Con estilo que parezca 
Que no ha hallado en mi valor. 
Ni admiración ni temor ; 
Que no dudo que se ofrezca 
Una ocasión en que demos, 
Viendo que papeles hay, 
Con quien los lleva y los tray. 

COSME. 

¿ Y de aquesto no daremos 
Cuenta á los huéspedes ? 



Digitized by 



Google 



42 LA DAMA DUENDK. 

DON MANUEL. 

No. 
Porque no tengo de hacer 
Mal alguno á una mujer, 
Que asi de mi se fió. 

COSME. 

¿ Luego ya ofendes á quien 
Su galán juzgas ? 

DON MANUEL. 

No tal, 
Pues sin hacerla á ella mal, 
Puedo yo proceder bien. 

COSME. 

No, señor; más hay aquí 
De lo que á tí te parece : 
Con cada discurso crece 
Mi sospecha. 

DON MANUEL. 

¿ Cómo así ? 

COSME. 

. Ves aquí que van y vienen 
Papeles, y que Jamas 
Aunque lo examines mas. 
Ciertos desengaños tienen : 
¿ Qué crérás ? 

DON MANUEL. 

Que ingenio y arle 
Hay para entrar y salir. 
Para cerrar, para abrir, 
Y que el cuarto tiene parle 
Por dónde. Y en duda tal. 
El juicio podré perder ; 
Pero lio, Cosme, creer 
Cosa sobrenatural. 

COSME. 

¿ No hay duendes ? 

DON MANUEL. 

Nadie los vi ó. 

COSME. 

¿ FamUiares ? 

DON MANUEL. 

Son quimeras. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XYI. , 4S 

COSME. 

¿ Brujas ? 

DON MANUEL. 

Menos. 

COSME. 

¿ Hechiceras ? 

DON MANUEL. 

¡ Qué error ! 

COSME. 

¿ Hay súcubos ? 

DON MANUEL. 

No. 

COSME. 

¿ Encantadoras ? 

DON MANUEL. 

Tampoco. 

COSME. 

¿ Mágicas ? 

DON MANUEL. 

Es necedad. 

COSME. 

¿ Nigromantes ? 

DON MANUEL. 

Liviandad. 

COSME. 

¿ Energúmenos ? 

DON MANUEL. 

; Qué loco I 

COSME. 

; Vive Dios que te cogí ! 
¿ Diablos ? 

DON MANUEL. 

Sin poder notorio. 

COSME. 

¿ Hay almas del purgatorio ? 

DON MANUEL. 

¿ Que me enamoren á mi ? 
\ Hay mas necia boberia ! 
Déjame; que estás cansado. 

COSME. 

En fin, ¿ qué has determinado ? 



Digitized by 



Google 



4 4 LA DAMA DÜEin)E. 

DON MANUEL. 

Asistir de noche y dia 
Con cuidados singulares 
(Aquí el desengaño fundo) 
Sin creer que hay en el mundo 
Ni duendes ni familiares. 

COSME. 

Pues yo en efecto presumo 
Que algún desmonio los tray, 
Que esto y mas habrá, donde hay 
Quien tome tabaco de humo. 



JORNADA SEGUNDA 

Habitación de Doña Angela. 

ESCENA PRIMERA 

DOÑA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ, ISABEL. 

DONA BEATRIZ. 

Notables cosas me cuentas. 

DONA ÁNGELA. 

No te parezcan notables, 
Hasta que sepas el fin. 
¿ En qué quedamos ? 

DONA BEATRIZ. 

Quedaste 
En que por el alacena 
Hasta su cuarto pasastes. 
Que es tan difícil de verse 
Como fué de abrirse fácil ; 
Que le escribiste un papel, 
Y que al otro dia hallaste 
La respuesta. 

DONA ÁNGELA. 

Digo pues 
Que tan cortés y galante 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA I. 45 

Estilo no vi jamas, 

Mezclando entre lo admirable 

Del suceso, lo gracioso, 

Imitando los andantes 

Caballeros, á quien pasan 

Aventuras semejantes. 

£1 papel, Beatriz, es este : 

Holgaréme que te agrade. 
{Lee,) « Fermosa dueña, cualquier que vos seáis la con- 
» dolida deste afanado caballero, y asaz piadosa mino- 
> rais sus cuitas, ruégovos me queráis facer sabidor del 
» follón mezquino, ó pagano malandrín, que en este en- 
» canto vos amancilla, para que segunda vegada envueso 
» nombre, sano ya de las pasadas ferídas, entre en des- 
» comunal batalla, maguer que finque muerto en ella; 
» que non es la vida de mas. pro que la muerte, tenudo 
» á su deber un caballero. £1 dador de la luz vos mam- 
» pare, é á mi non olvide. 

« El caballero de la Dama Duende. » 

DOÑA BEATRIZ. 

I Buen estilo por mi vida, 

Y á propósito el lenguaje. 
Del encanto y la aventura ! 

DOWA ÁNGELA. 

Guando esperé que con graves 
Admiraciones viniera 
£1 papel, vi semejante 
Desenfado, cuyo estilo 
Quise llevar adelante, 

Y respondiéndole asi. 
Pasé... 

ISABEL. 

Detente, no pases, 
Que viene Don Juan, tu hermano. 

DOÑA ÁNGELA. 

Vendrá muy firme y amante 
A agradecerte la dicha 
De verte, Beatriz, y hablarte 
£n su casa. 

DOÑA BEATRIZ. 

No me pesa. 
Si hemos de decir verdades. 

3. 



Digitized by 



Google 



46 LA DAMA DUENDE. 

ESCENA II. 
DON JUAN. — Dichas 

DON JUAN. 

No hay mal que por biea no venga, 
Dicen adagios vulgares, 
Y en mí se ve, pues que vienen 
Por mis bienes vuestros males. 
He sabido, Beatriz bella, 
Que un pesar, que vuestro padre 
Con vos tuvo, á nuestra casa 
Sin gusto y contento os trae. 
Pésame que hayan de ser 
Lisonjeros y agradables, 
Gomo para vos mis gustos, 
Para mí vuestros pesares ; 
Pues es fuerza que no sienta 
Desdichas que han sido parte 
De veros ; porque hoy amor 
Diversos efectos hace, 
£n vos de pena, y en mí 
De gloria, bien como el áspid, 
De quien^ si sale el veneno, 
También la triaca sale. 
Vos seáis muy bien venida ; 
Que aunque es corto el hospedaje, 
' Bien se podrá hallar un sol 
En compañía de un ángel. 

DOÑA BEATRIZ. 

Pésames y parabienes 
Tan cortesmente mezclaseis, 
Qué no sé á qué responderos. 
Disgustada con mi padre 
Vengo : la culpa tuvisteis ; 
Pues aunque el galán no sabe. 
Sabe que por el balcón 
Hablé anoche, y mientras pase 
Kl enojo, con mi prima 
Quiere que esté, porque hace 
De su virtud confianza. 



Digitized by 



Google 



JORNADA lí, ESCENA II. 47 

Solo 08 diré, y esto baste, 
Que los disgustos estimo ; 
Porque también en mí cause 
Amor efectos diversos, 
Bien como el sol, cuando esparce 
Bellos rayos, que una flor 
Se marchita y otra nace. 
Hiere el amor en mi pecho, 

Y es solo un rayo bastante 
A que se muera el pesar, 

Y nazca el gusto de hallarme 
En vuestra casa, que ha sido 
Una esfera de diamante. 
Hermosa envidia de un sol, 

Y capaz dosel de un ángel. 

DONA Angela. 
Bien se ve que de ganancia 
Andáis hoy los dos amantes, 
Pues que me dais de barato 
Tantos favqres. 

DON JUAN. 

I No sabes. 
Hermana, lo que he pensado 
Que tú sola, por vengarte 
Del cuidado que te da 
Mi huésped, cuerda buscaste 
Huéspeda, que á mí me ponga 
En cuidado semejante. 

DONA Angela. 
Dices bien, y yo lo he hecho 
Sodo porque la regales. 

DON JUAN. 

Yo me doy por muy contento 

De la venganza. {Quiere irse.) 

DOÑA BEATRIZ. 

¿ Qué haces, 
Don Juan ? ¿ dónde vas ? 

DON JUAN. 

Beatriz, 
A servirte; que dejarte. 
Solo á tí por ti pudiera. 



Digitized by 



Google 



48 LA DAMA DUENDE. 

DONA ÁNGELA. 

Déjale ir. 

DON JUAN. 

Dios os guarde. 
ESCENA III. 

DONA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ, ISABEL. 

DONA ÁNGELA. 

Si, cuidado con su huésped 
Me dio, y cuidado tan grande, 
Que apenas sé de mi vida, 

Y él de la suya no sabe. 
Viéndote á tí, con el mismo 
Cuidado he de desquitarme ; 
Porque de huésped á huésped 
Estemos los dos iguales. 

DONA BEATRIZ. 

El deseo de saber 
Tu suceso, fuera parte 
Solamente á no sentir 
Su ausencia. 

DONA ÁNGELA. 

Por no cansarle. 
Papeles suyos y míos 
Fueron y vinieron, tales 
(Los suyos digo) que pueden 
Admitirse y celebrarse ; 
Porque mezclando las veras 

Y las burlas, no vi iguales 
Discursos. 

DONA BEATRIZ. 

Y él, en efecto, 
¿ Qué es alo que se persuade ? 

DONA ÁNGELA 

A que debo de ser dama 

De Don Luis, juntando partes 

De haberme escondido del, 

Y de tener otra llave 
Del cuarto. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA III. 43 

DONA BEATRIZ. 

Sola una cosa. 
Dificultad se me hace. 

DONA ÁNGELA. 

¿ Di cuál es ? 

B^ONA BEATRIZ. 

¿ Cómo este hombre 
Viendo que hay quien lleva y trae 
Papeles, no te ha espiado, 

Y te ha cogido en el lance? 

DONA Angela. 
No está eso por prevenir ; 
Porque tengo á sus umbrales 
Un hombre yo, que me avisa 
De quién entra y de quién sale ; 

Y así no pasa Isabel 

Hasta saber que no hay nadie . 
Que ya ha sucedido, amiga. 
Un día entero quedarse 
Un criado para verlo, 

Y haberle salido en balde 
La diligencia y cuidado. 

Y porque no se me pase 
De la memoria, Isabel, 
Llévate aquel azafate 
En siendo tiempo. 

DONA BEATRIZ. 

Otra duda. 
¿ Cómo es posible que alabes 
De tan entendido, un hombre 
Que no ha dado en casos tales 
En el secreto común 
De la alacena ? 

DONA ÁNGELA. 

¿ Ahora sabes 
Lo del huevo de Juanelo, 
Que los ingenios mas grandes 
Trabajaron en hacer 
Que en un bufete de jaspe 
Se tuviese en pié, y Juanelo 
Con solo llegar y darle 
Un golpecillo, le tuvo? 



Digitized by 



Google 



5 LA DAMA DUENDE. 

Las grandes dificultades, 
Hasta saberse lo son ; 
Que sabido, todo es fácil. 

DONA BEATRIZ. 

Otra pregunta. 

DONA ÁNGELA. 

Di cuál. 

DONA BEATRIZ. 

¿De tan locos disparates 
Qué piensas sacar? 

DONA ÁNGELA. 

No sé. 
Dijérate que mostrarme 
Agradecida, y pasar 
Mis penas y soledades, 
Si ya no fuera mas que esto, 
Porque necia y ignorante, 
He llegado á tener celos 
De ver que el retrato guarde 
De una dama, y aun estoy 
Dispuesta á entrar y tomarle 
En la primera ocasión ; 

Y no sé como declare 
Que estoy ya determinada 
A que me vea y me hable. 

DONA BEATRIZ. 

¿ Descubierta por quien eres ? 

DONA ÁNGELA. 

¡ Jesús, el cielo me guarde ! 
Ni él, pienso yo, que á un amigo 

Y huésped traición tan grande 
Hiciera ; pues el pensar 

Que soy dama suya, hace 
Que me escriba temeroso, 
Cortés, turbado y cobarde ; 

Y eo efecto, yo no tengo 
De ponerme á ese desaire. 

DONA BEATRIZ. 

Pues ¿ cómo ha de verte ? 

DOÍÍA ÁNGELA, 

Escucha, 

Y sabrás la mas notable 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA IV. 51 

Traza, sio que 70 al peligro 
De verme en su cuarto pase, 

Y él venga, sin saber dónde. 

ISABEL. 

Pon otro hermano á la margen, 
Que viene Don Luis. 

DONA Angela, 

Después 
Lo sabrás. 

DONA BEATRIZ. 

¡ Qué desiguales 
Son los influjos 1 1 Que el cielo 
En igual mérito y partes 
Ponga tantas diferencias 

Y tantas distancias halle, 
Que, con un mismo deseo. 
Uno obligue 7 otro canse ! 
Vamos de aqui, que no quiero 
Que llegue Don Luis á hablarme. 

(Quiere irse,) 



ESCENA IV. 
DON LUIS. — Dichas. 



DON LUIS. 

¿ Por qué os ausentáis así? 

DOÑA BEATRIZ. 

Solo porque vos llegasteis. 

DON LUIS. 

La luz mas hermosa y pura, 
De quien el sol la aprendió, 
¿ Huye porque llego yo ? 
¿ Soy la noche por ventura ? 
Pues perdone tu hermosura 
Si atrevido y descortés 
En detenerte me ves ; 
Que yo, en esta contingencia. 
No quiero pedir licencia. 
Porque tú no me la des. 
Que, estimando tu rigor. 



Digitized by 



Google 



52 LA DAMA DUENDE. 

No quiere la suerte mía 
Que aun esto, que es cortesía 
Tenga nombre de favor. 
Ya sé que mi loco amor 
En tus desprecios no alcanza 
Un átomo de esperanza ; 
Pero yo, viendo tan fuerte 
Rigor, tengo de quererte. 
Por solo tomar venganza. 
Mayor gloria me darás, 
Guando mas penas me ofrezcas ; 
Pues cuando mas me aborrezcas, 
Tengo de quererte mas. 
Si desto quejosa estás. 
Porque con solo un querer 
Los dos vengamos á ser, 
Entre el placer y el pesar, 
Extremos, aprende á amar 
O enséñame á aborrecer. 
Enséñame tú rigores. 
Yo te enseñaré finezas ; 
Enséñame tu asperezas: 
Yo te enseñaré favores ; 
Tú desprecios, y yo amores ; 
Tú olvido, y yo firme fe ; 
Aunque es mejor, porque dó 
Gloria al amor, siendo dios. 
Que olvides tú por los dos ; 
Que yo por los dos querré. 

DONA BEATRIZ. 

Tan cortesmente os quejáis, 
Que, aunque agradecer quisiera 
Vuestras penas, no lo hiciera. 
Solo porque ,las digáis. 

DON LUIS. 

Gomo tan mal me tratáis. 
El idioma del desden 
Aprendí. 

DONA BEATRIZ. 

Pues ese es bien 
Que sigáis ; que en caso tal. 
Hará soledad el mal 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA Y 53 

A quien le dice tan bien. 

{Quiere irse^ y detiénela Don Luis.) 

DON LUIS. 

Oye, si acaso te vengas, 

Y padezcamos los dos. 

DOÑA BEATRIZ. 

No he de escucharos. ',Por Dios, 

Amiga, que le detengas. (Vase.) 

DONA ÁNGELA. 

] Que tan poco valor tengas 
Que esto quieras oir y ver ! 

DON LUIS. 

¡ Ay hermana ! ¿ qué he de hacer ? 

DOÑA ÁNGELA. 

Dar tus penas al olvido ; 
Que querer aborrecido 
Es morir, y no querer. 

DON LUIS. 

Quejoso, ¿ cómo podré 
Olvidarla ? ¡ Que es error ! 
Dila que me haga un favor, 

Y obligado olvidaré ; 
Ofendido no ; por qué 

El mas prudente, el mas sabio 

Da su sentimiento al labio ; 

Si olvidarse el favor suele, 

Es porque el favor no duele. 

De la suerte que el agravio. (Vanse.) 

ESCENA V. 

RODRIGO. — DON LUIS. 

RODRIGO. 

¿ De dónde vienes ? 

DON LUIS. 

No Sé. 

RODRIGO. 

Triste parece que estás : 
¿ La causa no me dirás ? 

DON LUIS. 

Con Doña Beatriz hablé. 



Digitized by 



Google 



5 4 LA DAMA DUENDE. 

RODRIGO. 

No digas mas ; ya se ve 
En tí lo que respondió. 
Pero¿ dónde está, que yo 
No la he visto ? 

DON LUIS. 

La tirana 
Es huéspeda de mi hermana 
Unos días, porque no 
Me falte un enfado así 
De un huésped ; que cada dia 
Mis hermanos á porfía 
Se conjuran contra mí ; 
Pues cualquiera tiene aquí 
Uno que pesar me dé : 
De Don Manuel, ya se ve, 
Y de Beatriz; pues los cielos, 
Me traen á casa mis celos, 
Porque sin ellos no esté. 

RODRIGO. 

Mira que Don Manuel puedo 
Oirte, que viene allí. 

ESCENA VI. 

DONMANUEL. — Dichos. 

DON MANUEL. {Ap.) 

i Solo en el mundo por mí 

Tan gran prodigio sucede ! 

¿ Qué haré, cielos, con que quede 

Desengañado, y saber 

De una vez si esta mujer 

Dama de Don Luis ha sido, 

O cómo mano ha tenido 

Y cautela, para hacer 

Tantos engaños ? 

DON LUIS. 

Señor 
Don Manuel. 

DON MANUEL. 

Señor Don Luis. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA VI. 55 

DON LUIS. 

¿ De dónde bueno venis ? 

DON MANUEL. 

De Palacio. 

DON ' LUIS. 

Grande error 
El mío fué en preguntar, 
A quien pretensiones tiene, 
Dónde va^ ni dónde viene ; 
Porque es fuerza que ha de dar 
Cualquiera linea en Palacio, 
Como centro de su esfera. 

DON MANUEL. 

Si solo ¿ Palacio fuera, 
Estuviera mas despacio ; 
Pero mi afán inmortal 
Mayor término ha pedido. 
Su Majestad ha salido 
Esta tarde al Escorial, 
Y es fuerza esta noche ir 
Con mis despachos allá, 
Que d e importancia será. 

DON LUIS. 

Si ayudaros á servir 
Puedo en algo, ya sabéis 
Que soy, en cualquier suceso, 
Vuestro. 

DON MANUEL. 

Las manos os beso 
Por la merced que me hacéis . 

DON LUIS. 

Ved, que no es lisonja esto. 

DON MANUEL. 

Ya veo^ que es voluntad 
De mi aumento . 

DON LUIS. (Ap.) 

Así es verdad, 
Porque negocies ma presto. 

DON MANUEL. 

Pero á un galán cortesano 
Tanto como vos, no es justo 
Divertirle de su gusto ; 



Digitized by 



Google 



56 LA DAMA DUENDE. 

Porque yo tengo por llano 
Que estaréis entretenido, 
Y gran desacuerdo fuera 
Que ausentaros pretendiera. 

DON LUIS. 

Aunque hubiérades oido 
Lo que con Rodrigo hablaba, 
No respondierais así. 

DON MANUEL. 

¿ Luego bien he dicho ? 

DON LUIS. 

Sí. 
Que aunque es verdad que lloraba 
De una hermosura el rigor, 
A la firme voluntad, 
La hace tanta soledad 
El desden como el favor. 

DON MANUEL. 

I Qué desvalido os pintáis ! 

DON LUIS. 

Amo una grande hermosura 
Sin estrella y sin ventura. 

DON MANUEL. 

* ¿ Conmigo disimuláis 
Agora ? 

DON LUIS. 

I Pluguiera al cielo ! 
Mas tan infeliz nací, 
Que huye esta beldad de mí 
Como de la noche el velo 
De la hermosa luz del dia, 
A cuyos rayos me quemo. 
I Queréis ver con cuánto extremo 
Es la triste suerte mía? 
Pues porque no la siguiera 
Amante y celoso yo, 
A una persona pidió 
Que mis pasos detuviera. 
Ved si hay rigores mas fieros, 
Pues todos suelen buscar 
Terceros para alcanzar, 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA VUI. 57 

Y ella huye por terceros. 

( Vanse Don Luis y Rodrigo.) 

ESCENA VIL 

DON MANUEL. 

¿ Qué mas se ha de declarar ? 
\ Mujer que su vista huyó, 

Y á otra persona pidió 
Que le llegase á estorbar ! 
Por mi lo dice y por ella. 
Ya por lo menos vencí 
Una duda, pues ya vi 

Que, aunque es verdad que es aquella, 
No es su dama ; porque él 
Despreciado no viviera, 
Si en su casa la tuviera. 
Ya es mi duda mas cruel. 
Si no es su dama, ni vive 
En su casa, ¿ cómo así 
Escribe y responde ? Aquí 
Muere un engaño, y concibe 
Otro engaño. ¿ Qué he de hacer ? 
Que soy en mis opiniones 
Confusión de confusiones. 
¡Válgate Dios por mujer! 

ESCENA VIIL 

COSME. — DON MANUEL. 

COSME. 

Señor, ¿ qué hay de duende? ¿ acaso 
Hasle visto por acá? 
Que de saber que no está 
Allá, me holgaré. 

DON MANUEL. 

Habla paso. 

COSME. 

Que tengo mucho que hacer 
En nuestro cuarto, y no puedo 



Digitized by 



Google 



58 LA DAMA DUENDE. 

Entrar. 

DON MANUEL. 

Pues ¿qué tienes? 

COSME. 

Miedo. 

DON MANUEL. 

¿Miedo un hombre ha de tener? 

COSME. 

No le ha de tener, señor. 
Pero ve aquí que le tiene. 
Porque al suceso conviene. 

DON MANUEL. 

Deja aquesc necio humor, 

Y lleva luz, porque tengo 
Que disponer y escribir, 

Y esta noche he de salir 
De Madrid. 

COSME. 

A eso me atengo, 
Pues dices con eso aquí 
Que tienes miedo al suceso. 

DON MANUEL. 

Antes te he dicho con eso 

Que no hago caso de ti; 

Pues de otras cosas me acuerdo, * 

Que son diferentes, cuando 

En estas me estás hablando. 

El tiempo en efecto pierdo. 

En tanto que me despido 

De Don Juan, ten luz. (Vase,) 

COSME. 

Sí haré. 
Luz al duende llevaré, 
Que es hora que sea servido, 

Y no esté á escuras. Aquí 
Ha de haber una cerilla ; 
En aquella lamparilla. 
Que se está muriendo allí, 
Encenderla agora puedo. 

¡ Oh qué prevenido soy I 

Y entre estas y estotras voy 

Titiritando de miedo " (Vase-) 



Digitized by 



Google 



JORNADA U, ESCENA X. 59 

Cuarto de Don Manuel. 

ESCENA IX. 
ISABEL, que sale por la alacena con un azafate cubierto. 

Fuera están, que así el criado 

Me lo dijo. Agora es tiempo 

De poner este azafate 

De ropa blanca en el puesto 

Señalado. — j Ay de mí triste ! 

Que como es de noche, tengo, 

Con la grande oscuridad. 

De mi misma asombro y miedo. 

¡Válgame Dios, que temblando 

Estoy I El duende primero 

Soy que se encomienda á Dios. 

No hallo el bufete. ¿Qué es esto? 

Con la turbación y espanto 

Perdí de la sala el tiento. 

No sé dónde estoy, ni hallo 

La mesa. ¿Qué he de hacer? ¡Cielos ! 

Si no acertase á [salir, 

Y me hallasen aquí dentro. 
Dábamos con todo el caso 

Al traste. Gran temor tengo, . 

Y mas agora, que abrir 

La puerta del cuarto siento, 

Y traes luz el que la abre. 
Aquí dio fin el suceso ; 

Que ya ni puedo esconderme. 
Ni volver á salir puedo. 

ESCENA X. 
COSME, con luz. — ISABEL. 

COSME. 

Duende, mi señor, si acaso 
Obligan los rendimientos 
A los duendes bien nacidos. 



Digitized by 



Google 



60 LA DAMA DUENDE. 

Humildemente le ruego 
Que no se acuerde de mi 
En sus muchos embelecos, 

Y esto por cuatro razones : 
La primera, ]fO me entiendo ; 

{Va andando, é Isabel detras déh huyendo de que la vea,] 
La segunda, usted lo sabe» 
La tercera, por aquello 
De que al buen entendedor... 
La cuarta, por estos versos : 

Señora Dama Duende, 

Duélase de mí. 

Que soy niño y solo, 

Y nunca en tal me vi. 

ISABEL. (Ap.) 

Ya con la luz he cobrado 
El tino del aposento, 

Y él no me ha visto ; si aquí 
Se la mato, será cierto 

Que, mientras la va á encender^ 
Salir á mi cuarto puedo ; 
Que cuando sienta el ruido, 
No me verá por lo menos, 

Y á dos daños el menor. 

COSME. 

¡ Qué gran músico es el miedo ! 

ISABEL. (Ap.). 

Esto ha de ser desta suerte. 

{Dale un golpe y mátale la luz.) 

COSME. 

¡Ay infeliz, que me han muerto! 
¡ Confesión ! 

ISABEL. 

Ahora podré 
Escaparme. 

ESCENA XI. 

DON MANUEL. — ISABEL, COSME. 

DON MANUEL. 

¿Qué es aquesto, 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XI. 6 i 

Cosme? ¿cómo estás sin luz ? 

COSME. 

Como á los dos nos ha muerto 
El duende : á la luz, de un soplo, 

Y á mí de un golpe. 

DON MANUEL. 

Tu miedo 
Te hará creer esas cosas. 

COSME. 

Bien á mi costas las creo. 

ISABEL. {Ap,) 

I Oh si la puerta encontrase I 

DON MANUEL. 

¿Quién está aquí? 
Encuentra Isabel con Don Manuel, y él la tiene del azafate .) 

ISABEL. (Áp.) 

Peor es esto ; 
Que con el amo he encontrado. 

DON MANUEL. 

Trae luz, Cosme, que ya tengo 
A quien es. 

COSME. 

Pues no le sueltes . 

DON MANUEL. 

No haré ; vé por ella presto, 

COSME. 

Tenle bien. {Vase.) 

ISABEL. (Áp.) 

Del azafate 
Asió ; en sus manos le dejo. 
Hallé la alacena. ¡Adiós! 

(Vase, dejándole el azafate en la mano,) 

DON MANUEL. 

Cualquiera que es, se esté quedo 
Hasta que traigan la luz ; 
Porque si no, ¡vive el cielo. 
Que le dé de puñaladas I — 
Pero solo abrazo el viento, 

Y encuentro solo una cosa 
De ropa y de poco peso. 
¿Qué será? ¡Válgame Dios, 

Que en mas confusión me ha puesto ! 

Calderón ** *• 4 



Digitized by 



Google 



62 LA DAMA DUENDE. 

ESCENA XII. 

COSME, con la luz. — DON MANUEL. 

COSME. 

Téngase el duende á la luz. 

Pues ¿qué es del? ¿no estaba preso? 

¿Qué es esto, señor? 

DON MANUEL. 

No acierto 
A responder. Esta ropa 
Me ha dejado, y se fué huyendo. 

COSME. 

¿Y qué dices deste lance? 
Aun bien, que agora tú mesmo 
Dijiste que le tenias, 

Y se te fué por el viento. 

DON MANUEL. 

Diré que aquesta persona. 
Que con arte y con ingenio 
Entra y sale aquí, esta noche 
Estaba encerrada dentro ; 
Que, para poder salir. 
Te mató la luz, y luego 
Me dejó á mí el azafate, 

Y se me ha escapado huyendo 

COSME. 

¿Por dónde? 

DON MANUEL. 

Por esa puerta. 

COSME. 

fíarásQie que pierda el seso. 

¡ Vive Dios ! que yo le vi 

A los últimos reflejos, 

Que la pavesa dejó 

De la luz, que me habia muerto I 

DON MANUEL. 

¿Qué forma tenia? 

COSME. 

Era un fraile 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XII. 63 

Tamañito, y tenia puesto 
Un cucurucho tamaño ; 
Que por estas señas creo 
Que era duende capuchino. 

DON MANUEL. 

¡ Qué de cosas hace el miedo ! 
Alumbra aquí, y lo que trajo 
El fraüecito veremos. 
Ten este azafate tú. 

COSME. 

¿ Yo azafates del infierno ? 

DON MANUEL. 

Teiile pues. 

COSME. 

Tengo las manos 
Sucias, señor, con el sebo 
De la vela, y mancharé 
El tafetán que cubierto 
Le tiene; mejor será 
Que le pongas en el suelo. 

DON MANUEL. 

Ropa blanca es, y un papel. 

Veamos si el fraile es discreto. 
(Lee.) (c En el poco tiempo que ha que tívís en esa 
» casa, no se ha podido hacer mas ropa ; como se fuere 
• haciendo, se irá llevando. A lo que decís del amigo, 
» persuadido á que soy dama de Don Luis, os aseguro 
» que no solo no lo soy, pero que no puedo serlo ; y esto 
» dejo para la vista, que será presto. Dios os guarde. » 

Bautizado está este duende, 

Pues de Dios se acuerda. 

COSME. 

¿Veslo, 
Cómo hay duende religioso ? 

DON MANUEL. 

Muy tarde es ; ve componiendo 
Las maletas y cojines, 
Y en una bolsa pon estos 
Papeles, que son el todo 
A que vamos ; que yo entiendo 
En tanto dejar respuesta 
A mi duende. 



Digitized by 



Google 



64 LA DAMA DUENDE. 

(Ba unos papeles á Cosme, pónelos él sobre una silla, y Don 
Manuel escribe,) 

COSME. 

Aquí yo quiero, 
Para que no se me olviden 

Y estén amano, ponerlos, 
Mientras me detengo un rato^ 
Solamente á decir esto : 

¿ Has creido ya que hay duendes ? 

DON MANUEL. 

I Qué disparate tan necio ! 

COSME. 

¿Esto es disparate? ¿Yes 
Tú mismo tantos efectos, 
Gomo venirse á tus manos 
Un regalo por el viento, 

Y aun dudas? Pero bien haces, 
Si á ti te va bien con eso ; 

Mas déjame á mí, que yo, 
Que peor partido tengo, 
Lo crea. 

DON MANUEL. 

¿De qué manera? 

COSME. 

Desta manera lo pruebo : 
Si nos revuelven la ropa, 
Te ries mucho de verlo ; 

Y yo soy quien la compone, 
Que no es trabajo pequeño. 
Si ¿ ti te dejan papeles, 

Y te llevan los conceptos ; 
A mí me dejan carbones, 

Y se llevan mi dinero. 

Si traen dulces, tú te huelguas 
Gomo un padre de comerlos ; 

Y yo ayuno como un puto, 
Pues ni los toco ni veo. 

Si á tí te dan las camisas, 
Las valonas y pañuelos ; 
A mí los sustos me dan 
De escucharlo y de saberlo. 
Si, cuando los dos venimos 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XII. 65 

Aquí, casi á un mismo tiempo, 
Te dan á tí un azafate 
Tan aseado y compuesto ; 
A mi un mojicón me dan 
En aquestos pestorejos, 
Tan descomunal, tan grande, 
Que me hace escupir los sesos. 
Para tí solo, señor, 
Es el gusto y el provecho, 
Para mí el susto y el daño; 

Y tiene el duende en efecto. 
Para tí mano de lana, 
Para mí mano de hierro. 
Pues déjame que lo crea; 
Que se apura el sufrimiento. 
Queriendo negarle ¿ un hombre 
Lo que está pasando y viendo. 

DON MANUEL. 

Haz las maletas, y vamos ; 
Qué allá en el cuarto te espero 
De Don Juan. 

COSME. 

¿Pues qué hay que hacer , 
Si allá vestido de negro 
Has de andar, y esto se hace 
Con tomar un ferreruelo ? 

DON MANUEL. 

Deja cerrado, y la llave 

Lleva ; que si en este tiempo 

Hiciera falta, otra tiene 

Don Juan. — Confuso me ausento 

Por no llevar ya sabido 

Esto, que ha de ser tan presto; 

Pero uno importa al honor 

De mi casi y de mi aumento, 

Y otro solamente á un gusto; 

Y así entre los dos extremos. 
Donde el honor es los mas, 

Todo lo demás es menos. (Vanse.) 



4. 



Digitized by 



Google 



66 LA DAMA DUENDE. 



Cuarto de Doña Ángela. 

ESCENA XIII. 

DOÑA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ, ISABEL. 

DONA ÁNGELA. 

¿Eso te ha sucedido? 

ISABEL. 

Ya todo el embeleco vi perdido, 

Porque, si allí me viera. 

Fuerza, señora, fuera 

El descubrirse todo ; 

Pero en efecto, me escapé del modo 

Que te dije. 

DONA ÁNGELA. 

Fué extraño 
Suceso. 

DOÑA BEATRIZ. 

Y ha de dar fuerza al engaño^ 
Sin haber visto gente, 
Yer que dé un azafate, y que se ausente. 

DONA ÁNGELA. 

Si tras desto consigo 

Que me vea del modo que te digo, 

Ni dudo de que pierda 

El juicio. 

D0?ÍA BEATRIZ. 

La atención mas grave y cuerda 
Es fuerza que se espante, 
Ángela, con suceso semejante ; 
Porque querer llamalle 
Sin saber donde viene, y que se halle 
Luege con una dama 
Tan hermosa, tan rica y de tal fama, 
Sin que sepa quién es, ni dónde vive 
(Que esto es lo que tu ingenio le apercibe) 
Y haya, vendado y ciego, 
De volver á salir y dudar luego, 
¿ A quién no ha de admirar ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIV. 
DONA ÁNGELA. 

Todo advertido 
Está ^a^ y por estar tú aquí no ha sido 
Hoy la noche primera 
Que ha de venir á verme. 

DONA BEATRIZ. 

¿No supiera 
Yo callar el suceso 
De tu amor? 

DONA ÁNGELA. 

Que no, prima, no es por eso; 
Sino que estando en casa 
Tú, como á mis hermanos ]es abrasa 
Tu amor, no salen delia. 
Adorando los rayos de tu estrella ; 
Y fuera aventurarme, 
No ausentándose ellos, empeñarme. 

ESCENA XIV. 

DON LUIS, al paño. — Dichos. 

DON LUIS. (Ap.) ' 

; Oh cielos ! quién pudiera 

Disimular su afecto ! quién pusiera 

Limite al pensamiento, 

Freno á la voz y ley al sentimiento ! 

Pero ya que conmigo 

Tan poco puedo, que esto no consigo, 

Desde aquí he de ensayarme 

A vencer mi pasión, y reportarme. 

DONA BEATRIZ. 

Yo diré de qué suerte 

Se podrá disponer, para no hacerte 

Mal tercio, y para hallarme 

Aquí ; porque sintiera el ausentarme, 

Sin qu^ el efecto viera 

Que deseo. 

DONA ÁNGELA. 

Pues di de qué manera. 

DON LUIS. (Ap,) 

¿ Qué es lo que las dos tratan. 



Digitized by 



Google 



68 LA DAMA DUENDE. 

Que de su mismo aliento se recatan? 

DONA BEATRIZ. 

Las dos publicaremos 

Qué mi padre envió por mí, y haremos 

La deshecha con modos, 

Que creyendo que estoy ya ausente todos, 

Vuelva á quedarme en casa... 

DON LUIS. (Ap.) 

¿Qué es esto, cielos, que en mi agravio pasa? 

DOÑA BEATRIZ. 

Y oculta con secreto, 

Sin estorbos podré ver el efeto... 

DON LUIS. (Ap.) 

¿Qué es lo que oigo, hado injusto? 

DONA BEATRIZ. 

Que ha de ser para mi de tanto gusto. 

DOÑA ÁNGELA. 

Y luego, ¿ qué diremos 
De verte aquí otra vez ? 

DONA BEATRIZ. 

¿Pues no tendremos 
(j Que mal eso te admira !) 
Ingenio para hacer otra mentira? 

DON LUIS. {Ap.) 

Sí tendréis, i Qué esto escucho ! 
Con nuevas penas y tormjentos lucho. 

DONA BEATRIZ. 

Con esto^ sin testigos y en secreto, 

Deste notable amor veré el efeto ; 

Pues estando escondida 

Yo, y estando la casa recogida, 

Sin escándalo arguyo 

Que pasar pueda de su cuarto al tuyo. 

DON LUIS. (Ap,) 

Bien claramente infiero 

(Cobarde vivo, y atrevido muero) 

Su intención. Mas dichoso 

Mi hermano la merece : ; estoy celoso ! 

A darle se prefiere 

La ocasión que desea ; y así quiere 

Que de su cuarto pase 

Sin que nadie lo sepa, y yo me abrase 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XV. 69 

Y porque sin testigos 

Se logren (] oh enemigos !) 

Mintiendo mi sospecha, 

Hacer quiere conmigo la deshecha. 

Pues si esto es asi, cielo, 

Para el estorbo de su amor apelo ; 

Y cuando está escondida, 
Buscando otra ocasión, con atrevida 
Resolución veré toda la casa, 

Hasta hallarle ; que el fuego que me abrasa, 

Ya no tiene otro medio ; 

Que el estorbar es último remedio 

De un celoso. Yaledme, ; santos cielos ! 

Que abrasado de amor, muero de celos. (Vase,) 

DOÑA ÁNGELA. 

Está bien prevenido, 

Y mañana diremos que te has ido. 

ESCENA XV. 

DON JUAN. — DOÑA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ, ISABEL. 

DON JUAN. 

1 Hermana I Beatriz bella ! 

DOÑA BEATRIZ. 

Yate echábamos menos. 

DON JUAN. 

Si mi estrella 
Tantas dichas mejora, 
Que me eche menos vuestro sol, señora, 
De mí mismo envidioso, 
Tendré mi mismo bien por sospechoso ; 
Que posible no ha sido 
Que os haya merecido 
Mi amor ese cuidado ; 

Y así, de mí envidioso y envidiado. 
Tendré en tan dulce abismo 

Yo lástima y envidia de mí mismo. 

DOÑA BEATRIZ. 

Contradecir no quiero 

Argumento, Don Juan, tan lisonjero, 

Que quien ha dilatado 



Digitized by 



Google 



70 LA DAMA DUENPE. 

Tanto el venirme á ver, y me ha olvidado, 

¿Quién duda que estaría 

Bien divertido, sí, y allí tendría 

Envidia á su ventura 

Y lástima, perdiendo la hermosura 

Que tanto le divierte ? 

Luego claro se prueba desta suerte 

Con cierto silogismo 

La lástima y envidia de sí mismo. 

DON JUAN. 

Si no fuera ofenderme y ofenderos, 

Intentara, Beatriz, satisfaceros 

Con deciros que he estado 

Con Don Manuel, mi huésped, ocupado 

Agora en su partida. 

Porque se fué esta noche. 

DONA ÁNGELA. 

i Ay de mi vida ! 

DON JUAN. 

¿ De qué, hermana, es el susto ? 

DONA ÁNGELA. 

Sobresalta un placer como un disgusto. 

DON JUAN. 

Pésame que no sea 

Placer cumplido el que tu pecho vea ; 

Pues volverá mañana. 

DONA ÁNGELA. 

(Ap. Vuelva á vivir una esperanza vana.) 
Ya yo me habia espantado, 
Que tan de paso nos venia el enfado, 
Que fué siempre importuno. 

DON JUAN. 

Yo no sospecho que te dé ninguno, 

Sino que tú y Don Luis mostráis disgusto, 

Por ser cosa en que yo he tenido gusto . 

DOÑA ÁNGELA. 

No quiero responderte. 

Aunque tengo bien qué ; y es por no hacerte 

Mal juego, siendo agora 

Tercero de tu amor, pues nadie ignora 

Que ejerce amor las flores de fullero 

Mano á mano, mejor que con tercero. — 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XYI. 71 

Vente, Isabel, conmigo; (Ap. d ella.) 

Que aquesta noche misma á traer me obligo 

£1 retrato ; pues puedo 

Pasar con mas espacio y menos miedo. 

Tenme tú prevenida 

Una luz^ y en que pueda ir escondida ; 

Porque no ha de tener, contra mi fama, 

Quien me escribe^ retrato de otra dama. 

{Vanse Doña Angela é Isabel. 

ESCENA XVI. 

DOÑA BEATRIZ, DON JUAN. 

DONA BEATRIZ. 

Ne creo que te debo 
Tantas finezas. 

DON JUAN. 

Los quilates pruebo 
De mi fe (porque es mucha) 
En un discurso. 

DONA BEATRIZ. 

Dile. 

DON JUAN. 

Pues escucha. 
Bella Beatriz, mi fe es tau verdadera, 
Mi amor tan firme, mi afición tan rara, 
Que, aunque yo no quererte deseara, 
Contra mi mismo afecto te quisiera. 
Estímate mi yida de manera, 
Que, á poder olvidarte, te olvidara, 
Porque después por elección te amara : 
Fuera gusto mi amor, y no ley fuera. 
Quien quiere á una mujer, porque no puede 
Olvidalla, no obliga con querella, 
Pues nada el albedrio le concede. 
Yo no puedo olvidarte, Beatriz bella, 

Y siento el ver que tan ufana quede, 
Con la victoria de tu amor mi estrella. 

DOÑA BEATRIZ. 

Si la elección se debe al albedrio, 

Y la fuerza al impulso de una estrella. 



Digitized by 



Google 



72 LA DAMA DUENDE. 

Voluntad mas segura será aquella 
Que no vive sujeta á un desvarío. 

Y así de tus finezas desconfío, 

Pues mi fe, que imposibles atropella. 
Si viera á mi albedrío andar sin ella, 
Negara, vive el cielo, que era mió. 
Pues aquel breve instante que gastara 
En olvidar, para volver á amarte, 
Sintiera que mi afecto me faltara. 

Y huélgome de ver que no soy parte 
Para olvidarte, pues que no te amara 

El rato que tratara de olvidarle. (Vanse.) 



Galle. 

ESCENA XVll. 

COSME, huyendo de DON MANUEL, que le sigue. 

DON MANUEL. 

¡ Vive Dios, si no mirara... 

COSME. 

Por eso miras. 

DON MANUEL. 

Que fuera 
Infamia mia, que hiciera 
Un desaliño ! 

COSME. 

Repara 
En que te he servido bien, 

Y un descuido no está en mano, 
De un católico cristiano. 

DON MANUEL. 

¿ Quién ha de sufrirte, quién, 
Si lo que mas importó, 

Y lo que mas te he encargado 
Es lo que mas se ha olvidado ? 

COSME. 

Pues por eso se olvidó, 

Por ser lo que me importaba ; 

Que si importante no fuera, 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XVII. It 

¿En olvidarse, qué hiciera? 
¡ Viven los cielos I que estaba 
Tan cuidadoso en traer 
Los papeles, que por eso 
Los puse aparte, y confieso 
Que el cuidado vino á ser 
El mismo que me dañó ; 
Pues si aparte no estuvieran, 
Con los demás se vinieran. 

DON MANUEL. 

Harto es que se te acordó 
En la mitad del camino. 

COSME. 

Un gran cuidado llevaba, 
Sin saber qué le causaba ; 
Que le juzgué desatino. 
Hasta que en el caso di, 

Y supe que era el cuidado 
El habérseme olvidado 
Los papeles. 

DON MANUEL. 

Di que allí 
£1 mozo espere, teniendo 
Las muías ; porque también 
Llegar con ruido no es bien, 
Despertando á quien durmiendo 
Está ya ; pues puedo entrar, 
Supuesto que llave tengo, 

Y el despacho, por quien vengo, 
Sin ser sentido sacar. 

{Vase Cosme, y vuelve.) 

COSME. 

Ya el mozo queda advertido ; 
Mas considera, señor. 
Que sin luz es grande error 
Querer hallarlos, y el ruido 
Excusarse no es posible ; 
Porque si luz no nos dan 
En el cuarto de Don Juan, 
¿Cómo hemos de ver? 

DON MANUEL. 

¡ Terrible 

ClLDBRON **•*. 3 



Digitized by 



Google 



74 LA DAMA DUENDE. 

Es tu enfado I ¿Agora quieres 
Que le alborote y le llame ? 
¿Pues no sabrás (dime, infame, 
Que causa de todo eres) 
Por el tiento, dónde fué 
Dónde quedaron ? 

COSME. 

No es esa 
La duda ; que yo á la mesa, 
Donde sé que los dejé, 
Iré á ciegas. 

DON MANUEL. 

Abre presto. 

COSME. 

Lo que á mi temor responde 
Es que no sabré yo adonde 
El duende los habrá puesto ; 
Porque ¿ qué cosa he dejado. 
Que haya vuelto á hallarla yo 
En la parte que quedó? 

DON MANUEL. 

Si los hubiere mudado, 

Luz entonces pediremos : 

Pero hasta verlo, no es bien 

Que alborotemos, á quien 

Buen hospedaje debemos. ( Vanse . ) 



Cuarto de Don Manuel. 

ESCENA XVIII. 
Doña Ángela é ISABEL, que salm de la alacena, 

DONA ÁNGELA. 

Isabel, pues recogida 

Está la casa, y es dueño * 

De los sentidos el sueño, 

Ladrón de la media vida, 

Y sé que el huésped se ha ido, 

Robarle el retrato quiero 

Que vi en el lance primero. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIX. 75 

ISABEL. 

Entra quedo, y no bagas ruido. 

DOÑA ÍNGELA. 

Cierra tú por allá fuera, 

Y hasta Teñirme á avisar 
No saldré yo, por no dar 
En mas riesgo. 

ISABEL. 

Aquí me espera. 
{Vase Isabel, cerrando la alacena,) 

ESCENA XIX. 
DON MANUEL, COSME, d oscuras. — DOÑA ÁNGELA. 

COSME. {Hablando bajo con su amo Junto d la puerta.) 
Ya está abierto. 

DON MANUEL. 

Pisa quedo •/ 
Que, si aquí sienten rumor, 
Será alboroto mayor. 

COSME. 

¿Crérásme que tengo miedo ? 
Este duende bien pudiera 
Tenernos luz encendida. 

DONA ÁNGELA. 

La luz que traje escondida, 
Porque de aquesta manera 
No se viese, es tiempo ya 
De descubrir. 
{Saca una luz que trajo encubierta en una linterna»^ 
COSME. {Ap. á su amo,) 
Nunca ba andado 
El duende tan bien mandado. 
¡ Qué presto la luz nos da I 
Considera agora aquí 
Si te quiere bien el duende, 
Pues que para ti la enciende, 

Y la apaga para mí. 

DON MANUEL. 

¡ Válgame el cielo I Ya es 
Esto sobrenatural ; 



Digitized by 



Google 



7 6 LA DAMA DUENDE. 

Que traer con priesa tal 
Luz, no es obra humana. 

COSME. 

¿Ves 
Gomo á confesar yiniste 
Que es verdad? 

DON MANUEL. 

¡ De mármol soy ! 
Por volver atrás estoy. 

COSME. 

Mortal eres : ya temiste. 

DONA ÁNGELA. 

Hacia aquí la mesa veo, 

Y con papeles está. 

COSME. 

Hacia la mesa se va. 

DON MANUEL. 

I Vive Dios, que dudo y creo 
Una admiración tan nueva ! 

COSME. 

¿Ves cómo nos va guiando. 
Lo que venimos buscando, 
Sin que veamos quién la lleva? 
{Doña Ángela pone la luz en un candelera que habrá en la 
mesa^ y toma una silla y siéntase de espaldas á los dos.) 

DOÑA ÁNGELA. 

Pongo aquí la luz, y agora 
La escríbanla veré. 

DON MANUEL. 

Aguarda, que á los reflejos 
De la luz todo se ve ; 

Y no vi en toda mi vida 
Tan soberana mujer. 

¡ Válgame el cielo ! ¿ qué es esto? 
Hidras á mi parecer, 
Son los prodigios, pues de uno 
Nacen mil. \ Cielos i ¿ qué haré ? 

COSME. 

Despacio lo va tomando. 
Silla arrastra. 

DON MANUEL. 

Imagen es 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIX. 77 

De la mas rara beldad, 
Que el soberano pincel 
Ha obrado. 

COSME. 

Asi es verdad ; 
Porque solo la hizo él. 

DON MANUEL. 

Mas que la luz resplandecen 
Sus ojos. 

COSME. 

Lo cierto es, 
Que son sus ojos luceros 
Del cielo de Lucifer. 

DON MANUEL. 

Cada cabello es un rayo 
Del soL 

COSME. 

Hurtáronlos del. 

DON MANUEL. 

Una estrella es cada rizo. 

COSME. 

Sí será ; porque también 
Se las trajeron acá, 
O una parte de las tres. 

DON MANUEL. 

¡ No yí mas rara hermosura ! 

COSME. 

No dijeras eso á fe, 

Si el pié la vieras ; porque estos 

Son malditos por el pié. 

DON MANUEL. 

¡Un asombro de belleza, 
Un ángel hermoso es ! 

COSME. 

Es verdad, pero patudo. 

DON MANUEL. 

¿Qué es esto, qué intenta hacer 
Con mis papeles? 

COSME. 

Yo apuesto 
Que querrá mirar y ver 
Lo que buscas, porque aquí 



Digitized by 



Google 



7 8 LA DAÜA DUENDE. 

Tengamos menos que hacer ; 
Que es duende muy servicisd. 

DON MANUEL. 

I Válgame el cielo I ¿ qué haré? 
Nunca me he visto cobarde, 
Sino solo aquesta vez. 

COSME. 

Yo sí, muchas. 

DON MANUEL. 

Y calzado 
De prisión de hielo el pié, 
Tengo el cabello erizado, 
Y cada suspiro es, 
Para mi pecho un puñal, 
Para mi cuello un cordel. 
Mas i yo he de tener temor V 
¡ Vive el cielo que he de ver 
Si sé vencer un encanto ! 

{Llega, y cógela de un brazo.) 
Ángel, demonio, ó mujer, 
A fe que no has de librarte 
De mis manos esta vez. 

DONA ÁNGELA. (Ap.) 

] Ay infelice de mí ! 
Fingida su ausencia fué : 
Mas ha sabido que yo. 

COSME. 

De parte de Dios (aquí es 
Troya del diablo) nos di.,; 

DOÑA ÁNGELA. {Áp,) 

Mas yo disimularé. 

COSME. 

¿ Quién eres, y qué nos quieres ? 

DOÑA ÁNGELA. 

Generoso Don Manuel 
Enriquez, á quien está 
Guardado un inmenso bien. 
No me toques, no me llegues 
Que llegarás á perder 
La mayor dicha que el cielo 
Te previno, por merced 
Del hado, que te apadrina 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XIX. 79 

Por decretos de su ley. 
Vo te escribí aquesta tarde 
En el último papel, 
Que nos veríamos presto, 

Y anteyiendo aquesto fué. 

Y pues cumplí mi palabra, 
Supuesto que ya me ves, 
Ea la mas humana forma 
Que he podido elegir, ve 
En paz, y déjame aquí ; 
Porque aun cumplido no es 
El tiempo en que mis sucesos 
Has de alcanzar y saber. 
Mañana lo sabrás todo ; 

Y mira, que á nadie des 
Parte desto, si no quieres 
Una gran suerte perder. 
Ve en paz, 

COSME. 

Pues que con la paz 
Nos convida, señor, ¿ qué 
Esperamos? 

DON MANUEL. 

(Ap ¡Vive Dios, 
Que corrido de temer 
Vanos asombros estoy ! 

Y puesto que no los eré 
Mi valor, he de apurar 
Todo el caso de una vez.) 
Mujer, quien quiera que seas, 
(Que no tengo de creer 

Que eres otra cosa nunca) 
Vive Dios, que he de saber 
Quién eres, cómo has entrado 
Aquí, con qué fin, y á qué. 
Sin esperar á mañana 
Esta dicha gozaré ; 
Si demonio, por demonio, 

Y si mujer, por mujer ; 
Que á mi esfuerzo no le da 
Que recelar ni temer 

Tu amenaza, cuando fuer 



Digitized by 



Google 



8 LA DAMA DUENDE. 

Demonio; aunque yo bien sé 
Que teniendo cuerpo tú, 
Demonio no puedes ser, 
Sino mujer. 

COSME. 

Todo es uno. 

DOÑA ÁNGELA. 

No me loques, que á perder 
Echas una dicha. 

COSME. 

Dice 
El señor diablo muy bien ; 
No la toques, pues no ha sido 
Arpa, laúd ni rabel. 

DON MANUEL. 

Si eres espíritu, agora 

Con la espada lo veré ; Saca la espada.) 

Pues aunque te hiera aquí, 

No he de poderte ofender. 

DOÑA ÁNGELA. 

I Ay de mí 1 1 deten la espada. 

Sangriento el brazo deten ! 

Que no es bien que des la muerte 

A una infelice mujer. 

Yo confieso que lo soy ; 

Y aunque es delito el querer. 

No delito que merezca 

Morir mal, por querer bien. 

No manches pues, no desdores 

Con mi sangre el rosicler 

De ese acero. 

DON MANUEL. 

Di, ¿ quién eres ? 

DOÑA ÁNGELA. 

Fuerza el decirlo ha de ser ; 
Porque no puedo llevar 
Tan al fin como pensé 
Este amor, este deseo, 
Esta verdad, esta fe. 
Pero estamos á peligro. 
Si nos oyen, ó nos ven, 
De la muerte ; porque soy 



Digitized by 



Google 



JORNADA ti, ESCENA ZXI. 81 

Mucho mas de lo que ves ; 

Y asi es fuerza, por quitar 
Estorbos que puede haber, 
Cerrar, señor, esa puerta, 

Y aun la del portal también ; 
Porque no puedan yer luz. 
Si acaso vienen i ver 
Quién anda aquí. 

DON MANUEL. 

Alumbra, Cosme, 
Cerremos las puertas. ¿ Yes 
Como es mujer, y no duende ? 

COSME. 

Yo ¿ no lo dije también? {Vame los dos,) 

ESCENA XX. 
DOÑA Angela, y luego ISABEL. 

DOÑA ANGELA. 

Cerrada estoy por defuera. 
Ya ¡ cielos ! fuerza ha de ser 
Decir la verdad, supuesto 
Que me ha cerrado Isabel, 

Y que el huésped me ha cogido 

Aquí. {Sale Isabel por la alacena.) 

ISABEL. 

Ce, señora, ce. 
Tu hermano por ti pregunta. 

DONA ANGELA. 

Bien sucede. Echa el cancel 
De la alacena. ] Ay amor ! 
La duda se queda en pié. 

(Vanse, y cierran la alacena») 

ESCENA XXI. 

DON MANUEL, COSME. 

DON MANUEL. 

Ya están cerradas las puertas, 
Proseguid, señora ; haced 



Digitized by 



Google 



8S LA DAMA DUENDE. 

Relación... pero, ¿ qué es esLo? 
¿ Dónde eslá? 

COSME. 

Pues yo ¿ qué sé ? 

DON MANUEL. 

¿ Si se ha entrado en el alcoba ? 
Ve delante. 

COSME. 

Yendo á pié, 
Es, señor, descortesía 
Ir yo delante. 

DON MANUEL. 

Veré 
Todo el cuarto. Suelta, digo. 

COSME. 

Digo que suelto. 
Quítale Don Manuel la luz, entra en el cuarto y vuelve d 
salir. 

DON MANUEL. 

1 Cruel 
Es mi suerte ! 

COSME. 

Aun bien que agora 
Por la puerta no se fué. 

DON MANUEL. 

¿ Pues por dónde pudo irse ? 

COSME. 

Eso no alcanzo yo. ¿Ves 
(Siempre telo be dicho yo) 
Cómo es diablo, y no mujer? 

DON MANUEL. 

I Viye Dios, que he de mirar 
Todo este cuarto, hasta ver 
Si debajo de los cuadros 
Rota está alguna pared, 
Si encubren estas alfombras 
Alguna cueva, y también 
Las bovedillas del techo I 

COSME. 

Solamente aquí se ve 
Esta alacena. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XXI. 83 

DON MANUEL. 

Por ella 
No hay que dudaí* ni temer, 
Siempre compuesta de vidrios. 
A mirarlo demás ven. 

COSME. 

Yo no soy nada mirón. 

DON MANUEL. 

Pues RO tengo de creer 
Que es fantástica su forma, 
Puesto que llegó á temer 
La muerte. 

COSME. 

También llegó 
A adivinar y saber 
Que, á solo verla esta noche, 
Habíamos de volver. 

DON MANUEL. 

Como sombra se mostró, 
Fantástica su luz fué ; 
Pero como cosa humana, 
Se dejó tocar y ver : 
Como mortal se temió, 
Receló como mujer, 
Como ilusión se deshizo. 
Como fantasma se fué. 
Si doy la rienda al dicurso. 
No sé, I vive Dios I no sé. 
Ni qué tengo de dudar, 
Ni qué tengo de creer. 

COSME. 

Yo Sí. 

DON MANUEL. 

¿Qué? 

COSME. 

Que es mujer-diablo ; 
Pues que novedad no es, 
Si la mujer es demonio 
Todo el año, que una vez. 
Por desquitarse de tantas, 
Sea el demonio mujer. 



Digitized by 



Google 



84 LA DAMA DUENDE. 

JORNADA TERCERA. 

Cuarto de Doña Angela. 

. ESCENA PRIMERA, 
DON MANUEL, d oscuras,- ISABEL, guiándole. 

ISABEL. 

Espérame en esta sala : 

Luego saldrá á verte aquí 

Mi señora. (Vase, cerrando.) 

DON MANUEL. 

No está mala 
La tramoya. ¿ Cerró? Sí. 
¡ Qué pena á mi pena iguala ! 
Yo Yolví del Escorial, 

Y este encanto peregrino, 
Este pasmo celestial 
Que á traerme la luz vino 

Y me deja en duda igual. 
Me tiene escrito un papel, 
Diciendo muy tierna en él : 
« Si os atrevéis á venir 

A verme, habéis de salir 
Esta noche con aquel 
Criado que os acompaña. 
Dos hombres esperarán 
En el cementerio (¡ extraña 
Parte !) de San Sebastian, 

Y una silla. » Y no me engaña. 
En ella entré y discurrí, 
Hasta que el tino perdí. 

Y al fin á un portal de horror 
Lleno, de sombra y temor, 
Solo y á oscuras salí. 

Aquí llegó una mujer, 
(Al oir y al parecer) 

Y á oscuras y por el tiento, 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA IT. 85 

De aposento en aposento, 

Sin oir, hablar, ni ver. 

Me guió. Pero ya veo 

Luz ; por el resquicio es 

De una puerta. Tu deseo 

Lograste, amor, pues ya ves 

La dama ; aventuras creo. 

(Acecha por la cerradura,) 

\ Qué casa tan alhajada 1 

I Qué mujeres tan lucidas ! 

¡ Qué sala tan adornada ! 

I Qué damas tan bien prendidas I 

¡ Qué beldad tan extremada! 
{Abren la puerta, y salen varias criadas trayendo tohallas, 
conservas y agua, haciendo reverencias todas al pasar, y 
detras de todas, Doña Ángela, ricamente vestida,) 

ESCENA II. 

DONA ANGELA, criadas, DOÑA BEATRIZ. — DON 
MANUEL. 

DONA ÁNGELA. {Ap» á Doña Beatriz.) 
Pues presumen que eres ida 
A tu casa mis hermanos, 
Quedándote aquí escondida. 
Los recelos serán vanos ; 
Porque una vez recogida, 
Ya no habrá que temer nada. 

DONA BEATRIZ 

¿ Y qué ha de ser mi papel ? 

DONA ANGELA. 

Agora el de mi criada ; 

Luego el de ver, retirada, 

Lo que me pasa con él. — 

¿ Estaréis muy digustado. (A Don Manuel.) 

De esperarme? 

DON MANUEL. 

No señora ; 
Que quien espera la aurora. 
Bien sabe que su cuidado, 
En las sombras sepultado 



Digitized by 



Google 



8 6 LA DAMA DUENDE. 

De la noche oscura y fría, 

Ha de tener; y asi hacía 

Gusto el pesar que pasaba ; 

Pues cuanto mas se alargaba, 

Tanto mas llamaba al día. 

Si bien no era menester 

Pasar noche! tan oscura, 

Si el sol de vuestra hermosura 

Me habia de amanecer ; 

Que para resplandecer 

Vos, soberano arrebol, 

La sombra ni el tornasol 

De la noche no os habia 

De estorbar; que sois el dia 

Que amanece sin el sol. 

Huye la noche, señora, 

Y pasa á la dulce salva 

La risa bella del alba, 

Que ilumina, mas no dora ; 

Después del alba la aurora, 

De rayos y luz escasa, 

Dora, mas no abrasa. Pasa 

La aurora, y tras su arrebol 

Pasa el sol ; y solo el sol 

Dora, ilumina y abrasa. 

El alba, para brillar. 

Quiso á la noche seguir ; 

La aurora, para lucir, 

Al alba quiso imitar ; 

El sol, deidad singular, 

A la aurora desafia, 

Vos al sol : luego la fria 

Noche no era menester. 

Si podéis amanecer 

Sol del sol después del dia. 

DONA Angela. 
Aunque agradecer debiera 
Discurso tan cortesano, 
Quejarme quiero (no en vano), 
De ofensa tan lisonjera; 
Pues no siendo estala esfera, 
A cuyo noble ardimiento 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA II. 

Fatigas padece el viento, 
Sino un albergue piadoso, 
Os viene á hacer sospechoso 
El mismo encarecimiento. 
No soy alba, pues la risa 
He falta en contento tanto ; 
Ni aurora, pues que mi llanto 
De mi dolor no os avisa ; 
No soy sol, pues no divisa 
Mi luz la verdad que adoro, 

Y asi lo que soy ignoro ; 
Que solo sé que no soy 
Alba, aurora ó sol ; pues hoy 
No alumbro, rio, ni lloro. 

Y así os ruego que digáis. 
Señor Don Manuel, de mi 
Que una mujer soy y fui, 
A quien vos solo obligáis 
Al extremo que miráis. 

DON MANUEL. 

Muy poco debe de ser ; 
Piies aunque me llego á ver 
Aquí, os pudiera argüir 
Que tengo mas que sentir, 
Señora, que agradecer. 

Y así, me doy por sentido. 

DONA ÁNGELA. 

¿Vos de mí sentido? 

DON MANUEL. 

Sí, 
Pues que no fiáis de mí 
Quien sois. 

DOÑA ÁNGELA. 

Solamente os pido 
Que eso no mandéis ; que ha sido 
Imposible de contar. 
Si queréis venirme á hablar. 
Con calidad ha de ser 
Que no lo habéis de saber. 
Ni lo habéis fle preguntar; 
Porque para con vos hoy 
Un enigma á ser me ofrezco, 



Digitized by 



Google 



88 LA DAMA DUENDE. 

Que ni soy lo que parezco, 

M parezco lo que soy. 

Mientras encubierta estoy, 

Podréis verme y podré veros ; 

Porque si á satisfaceros 

Llegáis, y quien soy sabéis, 

Vos quererme no querréis, 

Aunque yo quiera quereros. 

Pincel que lo muerto informa, 

Tal vez un cuadro previene, 

Que una forma á una luz tiene, / 

Y á otra luz tiene otra forma. 
Amor, que es pintor, conforma 
Dos luces, que en mi tenéis ; 
Si hoy á aquesta luz me veis, 

Y por eso me estimáis. 
Guando á otra luz me veáis. 
Quizá me aborreceréis. 

Lo que deciros me importa 
Es en cuanto á haber creido 
Que de Don Luis dama he sido ; 
Qué esta sospecha reporta 
Mi juramento, y la acorta. 

DON MANUEL. 

¿ Pues qué, señora, os moviera 
A encubriros del ? 

DONA ANGELA. 

Pudiera 
Ser tan principal mujer. 
Que tuviera que perder, 
Si Don Luis me conociera. 

DON MANUEL. 

Pues decidme solamente, 
¿ Cómo á mi casa pasáis ? 

DONA ANGELA. 

Ni eso es tiempo que sepáis ; 
Que es el mismo inconveniente. 

DONA BEATRIZ. 

{Ap. Aquí entro yo lindamente.) 
Ya el agua y dulce está aquí ; * 
Vuexcelencia mire si... 
{Llegan todas con las tohallas, agua y algunas cajas de dulce.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA ni, ESCENA III. «9 

DONA ÁNGELA. 

; Qué error y qué impertinencia! 
Necia ¿ quién es excelencia? 
¿ Quieres engañar así 
Ahora el señor Don Manuel, 
Para que con eso crea 
Que yo gran señora sea? 

DONA BEATRIZ. 

Advierte... 

DON MANUEL. {Áp,) 

De rai cruel 
Duda sali con aquel 
Descuido ; agora he creído 
Que una gran señora ha sido, 
Que, por serlo, se encubrió,5 
Y que con el oro vio 
Su secreto conseguido. 

ESCENA 111. 

DON JUAN. — Dichos. 

DON JUAN. (Dentro.) 
Abre, Isabel, esta puerta. 

DONA ÁNGELA. (Ap.) 

¡ Ay cielos I ¿ qué ruido es este ? 

ISABEL. 

¡ Yo soy muerta ! 

DONA BEATRIZ. (Ap.) 

I Helada estoy ! 

DON MANUEL. (Ap.) 

;, Aun no cesan mis crueles 
Fortunas ? j Válgame el cielo ! 

DONA ÁNGELA. 

Señor, mi padre es aqueste . 

f DON MANUEL. 

¿ Qué he de hacer? 

DOÑA ÁNGELA. 

Fuerza es que vais 
A esconderos á un retrete. 
Isabel, llévale tú. 
Hasta que oculto le dejes 



Digitized by 



Google 



9 LA DAMA DUENDE. 

En aquel cuarto que sabes. 
Apartado ; ya me entiendes. 

ISABEL* 

Vamos presto. 

DON JUAN. {Dentro.) 
¿ No acabáis 
De abrirla puerta? 

DON MANUEL. 

¡ Valedmc, 
Cielos, que vida y honor 
Van jugadas á una suerte I 

{Vase Don Manuel con Isabel.) 
DON JUAN. {Dentro.) 
La puerta echaré en el suelo. 

DONA ÁNGELA. 

Retírate tú, pues puedes, 
En esa cuadra, Beatriz ; 
No te hallen aquí. 

( Vase Doña BeatriZj y sale Don Juan.) 

DOÑA ÁNGELA. 

¿ Qué quieres 
A estas horas en mi cuarto. 
Que asi á alborotarnos vienes ? 

DON JUAN. 

Respóndeme tú primero, 
Angela, ¿ qué traje es ese ? 

DOÑA ÁNGELA. 

De mis penas y tristezas 

Es causa el mirarme siempre 

Llena de luto, y vestíme. 

Por ver si hay con qué me alegro, 

Estas galas. 

DON JUAN. 

No lo dudo ; 
Que tristezas de mujeres 
Bien con galas se remedian, 
Bien con joyas convalecen ; 
Si bien me parece que es 
Tu cuidado impertinente. 

DONA ÁNGELA. 

¿ Qué importa el vestirme así, 
Donde nadie llegue á verme 



Digitized by 



Google 



JOBNADA m, ESCENA V. 91 

DON [JÜAN. 

Dime, ¿ volvióse Beatriz 
A su casa ? 

DONA ÁNGELA. 

Y cuerdamente 
Su padre, por mejor medio, 
En paz su enojo convierte. 

DON JÜAN. 

Yo no quise saber mas, 

Para ir á ver si pudiese 

Verla y hablarla esta noche. 

Quédate con Dios, y advierte 

Que ya no es tuyo ese traje. {Vase.) 

DONA ANGELA. 

Vaya Dios contigo, y vete. 

(Vase Don Juan^ y vuelve Doña Beatriz.) 

DONA ANGELA. 

Cierra esa puerta, Beatriz. 

DONA BEATRIZ. 

Bien hemos salido deste 
Susto. A buscarme tu hermano 
Va. 

DONA ANGELA. 

Ya hasta que se sosiegue 
Mas la casa, y Don Manuel 
Vuelva de su cuarto á verme, 
Para sérmenos sentidas, 
Entremos á este retrete. 

DONA BEATRIZ. 

Si eso te sucede bien, 

Te llaman la Dama Duende. (Vanse.) 



Coarto de. Don Manuel. 

ESCENA IV. 
DON MANUEL É ISABEL, que salen d oscuras de la alacena. 

ISABEL. 

Aquí has de quedarte, y mira 
Que no hagas ruido ; que pueden 



Digitized by 



Google 



92 LA DAMA DUENDE. 

Sentirte. 

DON MANUEL. 

Un marmol seré. 

ISABEL. 

Quieran los cielos que acierte 

A cerrar, que estoy turbada. (Fase.) 

DON MANUEL. 

I Oh, á cuánto, cielos se atreve 
Quien se ak'eve á entrar en parte, 
Donde ni alcanza ni entiende 
Qué daños se le aperciben. 
Qué riesgos se le previenen I 
Véme aquí á mí en una casa. 
Que dueño tan noble tiene 
(De excelencia por lo menos),- 
Lleno de asombros crueles, 
Y tan lejos de la mia. 
Pero ¿ qué es esto? Parece 
Que á esta parte alguna puerta 
Abren. Sí, y ha entrado gente. 

ESCENA V. 

COSME. — DON MANUEL. 

COSME. 

Gracias á Dios que esta noche 
Entrar podré libremente (A tientas,) 

A mi aposento sin miedo, 
Aunque sin luz salga y en I re; 
Porque el duende mi señor 
Puesto que á mi amo tiene, 
Para qué me quiere á mí ? 

{Encuentra con Don Manuel) 
Pero para algo me quiere. 
¿ Quién va ? ¿ quién es ? 

DON MANUEL. 

Calle, digo. 
Quien quiera que es, si no quiere 
Que la mate k puñaladas. 

COSl^E. 

No hablaré mas que un pariente 



Digitized by 



Google 



JORNADA III. ESCENA V. 9 3 

Pobre en la casa de un rico. 

DON MANUEL. 

{Ap. Criado sin duda es este, 
Que acaso ha entrado hasta aquí. 
Del informarme conviene 
Dónde estoy.) Dime, ¿ qué casa 
Es esta, y qué dueño tiene ? 

COSME. 

Señor, el dueño y la casa 
Son del diablo que me Ueve ; 
Porque aquí vive una dama, 
Que llaman la Dama Duende, 
Que es un demonio en figura 
De mujer. 

DON MANUEL. 

Y tú ¿ quién eres ? 

COSME. 

Soy un fámulo ó criado, 
Soy un subdito, un sirviente, 
Que, sin qué ni para qué, 
Estos encantos padece. 

DON MA.NUEL. 

Y ¿ quién es tu amo ? 

COSME. 

Es 
Un loco, un impertinente. 
Un tonto, un simple, un menguado, 
Que por tal dama se pierde. 

DON MANUEL. 

Y ¿ es SU nombre ? 

COSME. 

Don Manuel 
Enriquez. 

DON MANUEL. 

¡ Jesús mil veces ! 

COSME. 

Yo Cosme Gatiboratos 
Méllame. 

DON MANUEL. 

Cosme, ¿ tú eres ? 
¿ Pues cómo has entrado aquí ? 
Tu señor soy. Dime, ¿ vienes 



Digitized by 



Google 



94 LA DAMA DUENDE. 

Siguiéndome tras la silla ? 
¿ Entraste tras nní á esconderle 
También en este aposento ? 

COSME. 

I Lindo desenfado es ese ! 
Dime, ¿ cómo estas aquí ? 
¿ No te fuiste muy valiente, 
Solo, donde te esperaban ? 
Pues ¿ cómo tan presto vuelves ? 
¿ Y cómo, en fin, has entrado 
Aquí, trayendo yo siempre 
La llave de aqueste cuarto ? 

DON MANUEL. 

Pues dime, ¿ qué cuarto es este ? 

COSME. 

El tuyo, ó el del demonio. 

DON MANUEL. 

¡ Viven los cielos, que mientes ! 
Porque lejos de mi casa, 
Y en otra bien diferente 
Estaba en aqueste instante. 

COSME. 

Pues cosas serán del duende, 
Sin duda ; porque te he dicho 
La verdad pura. 

DON MANUEL. 

Tú quieres 
Que pierda el juicio. 

COSME . 

¿ Hay mas 
De desengañarte ? Vete 
Por esa puerta, y saldrás 
Al portal, adonde puedes 
Desengañarte. 

DON MANUEL. 

Bien dices ; 
Iré á examinarle y verle. {Vasc.) 

COSME. 

Señores, ¿ cuándo saldremos 
De tanto embuste aparente ? 

{Sak Isabel por la alacena . 



Digitized by 



Google 



JORNADA íil, ESCENA Vil. 95 

ESCENA VI. 
ISABEL. — GOSBiE; después DON MANUEL. 

ISABEL. 

{Ap, Volvióse á salir Don Juan, 
Y porque á saber no llegue 
Don Manuel, adonde está, 
Sacarle de aquí conviene.) 
Ge, señor, ce. 

COSME. (Ap.) 

Esto es peor ; 
Ceáticas son estás cees. 

ISABEL. 

Ya mi señor recogido 
Queda. 

COSME. (Ap.) 

¿ Qué señor es este ? 

(Vuelve Don Manuel.) 

DON MANUEL. 

Este es mi cuarto en efecto. 

ISABEL. 

¿ Eres tú ? 

COSME. 

Sí, yo soy. 

ISABEL. 

Vente 
Conmigo. 

DON MANUEL. 

TÚ dices bien. 

ISABEL. 

No hay que temer; nada esperes. 

COSME. 

; Señor, que el duende me lleva I 
{Toma lóubel á Cosme de la mano y llévale por la alacena.) 

ESCENA VII. 

DON MANUEL. 

¿ No sabremos Analmente 
De dónde nace este engaño ? 



Digitized by 



Google 



96 LA DAMA DUENDE. 

¿ No respondes ? ¡ Qué necio eres ! 

I Cosme, Cosme I — i Vive el cielo, 

Que toco con las paredes I 

¿ Yo no hablada aquí con él ? 

¿ Dónde se desaparece 

Tan presto ? ¿ No estaba aquí ? 

Yo he de perder dignamente 

El juicio. Mas pues es fuerza 

Que aquí otro cualquiera entre, 

He de averiguar por dónde ; 

Porque tengo de esconderme 

En esta alcoba, y estar 

Esperando atentamente, 

Hasta averiguar quién es 

Esta hermosa Dama Duende. y^Vase,] 



Sala de Dona Ángela. 

ESCENA VIH. 

DOÑA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ, criadas ; después COSME, 
ISABEL. 



DONA ÁNGELA. 

Pues á buscarte ha salido 

Mi hermano, y pues Isabel 
A su mismo cuarto ha ido 
A traer á Don Manuel, 
Esté todo apercibido : 
Halle, cuando llegue aquí, 
La colación prevenida. 
Todas le esperad así. 

DONA BEATRIZ. 

No he visto en toda roi vida 
Igual cuento. 

DONA ÁNGELA. 

¿ Viene ? 

CRLVDA . 

Si, 



(A Dona Beatriz.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA VUL 97 

Que ya siento sus pisadas 
{Sale habelf trayendo de la mano d Cosme.) 

COSME. 

¡ Triste de mi I ¿ dónde voy ? 
Ya estas son burlas pesadas. 
Mas no, pues mirando estoy 
Bellezas tan extremadas. 
¿ Yo soy Cosme, ó Amadis ? 
¿ Soy Gosmillo, ó Belianis ? 

ISABEL. 

Ya viene aquí. Mas ¿ qué veo ? 
¡ Señor !... 

COSME. (Ap.) 
Ya mi engaño creo, 
Pues tengo el alma en un tris. 

DONA ÁNGELA. 

¿ Qué es esto, Isabel ? 

ISABEL. (Aj7. á SU ama,) 
Señora, 
Donde á Don Manuel dejé, 
Volviendo por él agora, 
A su criado encontré. 

DONA BEATRIZ. 

Mal tu descuido se dora. 

ISABEL. 

Está sin luz. 

DONA ÁNGELA. 

I Ay de mí ! 
Todo está ya declarado. 

DONA BEATRIZ. 

(Ap. Mas vale engañarle así.) 
Cosme. 

COSME. 

Damiania. 

DONA BEATRIZ. 

A ese lado 
Llegad. 

COSME. 

Bien estoy aquí. 

DONA ÁNGELA. 

Llegad; no tengáis temor. 

Caldbbo.n ♦*♦*. 6 



Digitized by 



Google 



98 LA DAMA DUENDE. 

COSME. 

¿ Un hombre de mi valoj*, 
Temor ? 

DONA ÁNGELA.. 

¿ Pues qué es no llegar ? 

{Llégase á ellas.) 

COSME. 

(Ap. Ya no se puede excusar, 
En llegando al pundonor.) 
Respeto no puede ser 
Sin ser espanto ui miedo, 
Porque al mismo Lucifer, 
Temerle muy poco puedo 
En hábito de mujer. 
Alguna vez lo intentó, 

Y para el ardid que fragua, 
Gota y nagua se vistió ; 
Que esto de cotilla y nagua 
El demonio lo inventó. 

En forma de una doncella 

Aseada, rica y bella 

A un pastor se apareció ; 

Y él, así como la vio, 

Se encendió en amores delia. 
Gozó á la diabla, y después 
Gon su forma horrible y fea 
Le dijo á voces : « ¿ No ves, 
Misero de ti, cuál sea. 
Desde el copete á los pies, 
La hermosura que has amado ? 
Desespera, pues has sido 
Agresor de tal pecado ». 

Y él, menos arrepentido 
Que antes de haberla gozado, 
La dijo : « Si pretendiste, 

O sombra fingida y vana, 
Que desesperase un triste, 
Vente por acá mañana 
En la forma que trajiste ; 
Verásme amante y cortés 
No menos que antes después ; 

Y aguárdate, en testimonio 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA IX. 99 

De que aun horrible no es 

En traje de hembra, un demonio. 

DONA ÁNGELA. 

Volved en vos, y tomad 
Una conserva y bebed ; 
Que los sustos causan sed. 

COSME. 

Yo no la tengo. 

DONA BEATRIZ. 

Llegad ; 
Que habéis de volver, mirad, 
Doscientas leguas de aquí. 

COSME. 

j Cielos ! ¿ qué oigo ? (Llaman.) 

DONA ÁNGELA. 

¿ Llaman ? 

DONA BEATRIZ. 

Sí. 
ISABEL. (Ap,) 

I Hay tormento mas cruel I 

DOÑA ÁNGELA. (Ap.) 

i Ay de mí triste I 

ESCENA IX. 
DON LUIS. -- Dichos. 

DON LUIS. (Dentro») 
Isabel. 

DONA BEATRIZ. (Ap,) 

\ Válgame el cielo I 

DON LUIS. (Dentro,) 
Abre aquí. 

DONA ÁNGELA. (Áp,) 

Para cada susto tengo 
Un hermano. 

ISABEL. 

j Trance fuerte 1 

DOÑA BEATRIZ. 

Yo me escondo. ( Vase,) 

COSME, (Ap.) 

Este sin duda 



,8«;rsfF'' 



100 LA DAMA DUENDE. 

Es el verdadero duende. 

ISABEL. (A Cosme.) 
Vente conmigo. 

COSME. 

Sí haré. (Vanse.) 

{Abren la puerta, y sale Don Luis.) 
DONA Angela. 
¿ Qué es lo que en mi cuarto quieres ? 

DON LUIS. 

Pesares mios me traen 
A estorbar otros placeres. 
Vi ya tarde en ese cuarto 
Una silla, donde vuelve 
Beatriz, y vi que mi hermano 
Entró. 

DONA ÁNGELA. 

Y en fin, ¿ qué pretendes ? 

DON LUIS. 

Gomo pisa sobre el mió, 
Me pareció que habia gente, 

Y para desengañarme 
Solo, he de mirarle y verle. 

{Alza una antepuerta, y encuentra á Doña Beatriz.) 
Beatriz, ¿ aquí estás ? 

(Sale Dona Beatriz,) 

DONA BEATRIZ. 

Aquí 
Estoy : que hube de volverme, 
Porque al disgusto volvió 
Mi padre, enojado siempre. 

DON LUIS. 

Turbadas estáis las dos. 

¿ Qué notable estrago es este 

De platos, dulces y vidrios ? 

DONA ÁNGELA. 

¿ Para qué informarte quieres 

De lo en que, en estando solas, 

Se entretienen las mujeres ? 

{Hacen ruido en la alacena Isabel y Cosme. 

DON LUIS. 

Y aquel ruido, ¿ qué es ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA ni, ESCENA X. 101 

DONA ÁNGELA. (Ap.) 

I Yo muero ! 

DON LUIS. 

; Vive Dios, que allí anda gente ! 
Ya no puede ser mi hermano 
Quien se guarda desta suerte. 

{Toma una luz») 
\ Ay de mí ! i Cielos piadosos, 
Que queriendo neciamente 
Estorbar aquí los celos, 
Que amor en mi pecho enciende, 
Celos de honor averiguo I 
Luz tomaré, aunque imprudente, 
Pues todo se halla con luz, 
Y el honor con luz se pierde. {Vase,) 

ESCENA X. 

DOÑA ANGELA, DOÑA BEATRIZ, criados. 

DONA Angela. 
¡ Ay, Beatriz, perdidas somos. 
Si le encuentra ! 

DONA BEATRIZ. 

Si le tiene 
En su cuarto ya Isabel, 
En vano dudas y temes, 
Pues te asegura el secreto 
De la alacena. 

DOÑA ÁNGELA. 

¿ Y si fuese 
Tal mi desdicha, que allí, 
Con la turbación, no hubiese 
Cerrado bien Isabel, 
Y él entrase allá? 

DOÑA BEATRIZ. 

Ponerte 
En salvo será importante. 

DOÑA ÁNGELA 

De tu padre iré á valerme 
Como él se valió de mí ; 
Porque trocada la suerte, 



Digitized by 



Google 



102 LA DAMA DUENDE. 



Si á ti te trajo un pesar, 

A mi otro pesar me lleve. (Vanse, 



Cuarto de Don Manuel. 

ESCENA XI. 
ISABEL, COSME, DON MANUEL, después DON LUIS. 

ISABEL. 

Entra presto. (Vase.) 

DON MANUEL. 

Ya otra vez 
En la cuadra siento gente. 

[Sale Don Luis con luz.) 
DON LUIS. (Ap.) 
Yo vi un hombre i vive Dios ! 

COSME. 

Malo es esto. 

DON LUIS. 

¿ Cómo tienen 
Desviada esta alacena ? 

COSME. 

Ya se ve luz ; un bufete. 
Que he encontrado aquí, me valga. 
{Escóndese debajo del bufete,) 

DON MANUEL. 

Esto ha de ser desta suerte. 

{Mete mano d la espada.) 

DON LUIS. 

¡ Don Manuel I 

DON MANUEL. 

\ Don Luis I ¿ qué es esto ? 
¿ Quién vio confusión mas fuerte ? 

COSME. (Ap.) 
\ Oigan por donde se entró I 
Decirlo quise mil veces. 

DON LUIS. 

Mal caballero, villano, 
Traidor, fementido hué'sped. 
Que al honor de quien te estima, 



Digitized by 



Google 



JOBNADA ni, ESCENA XI. 103 

Te ampara y te faTorece, 
Sin recato te avanturas, 

{Saca la espada,] 
Y sin decoro te atreves, 
Esgrime ese infame acero. 

DON MANUEL. 

Solo para defenderme 
Le esgrimiré, tan confuso 
De oirte, escucharte y verte, 
De oirme, verme y escucharme. 
Que, aunque á matarme te ofreces, 
No podrás, porque mi vida. 
Hecha á prueba de crueles 
Fortunas, es inmortal ; 
Ni podrás, aunque lo intentes 
Darme la muerte, supuesto 
Que el dolor no me da muerte ; 
Que, aunque eres valiente tú. 
Es el dolor mas valiente. 

DON LUIS. 

No con razones me venzas, 
Sino con obras. 

DON MANUEL. 

Detente, 
Solo hasta pensar si puedo 
Yo, Don Luis, satisfacerte. 

DON LUIS. 

¿Qué satisfacciones hay, 
Si asi agraviarme pretendes ? 
Si en el cuarto de esa fiera 
Por esa puerta que tiene 
Entras, ¿hay satisfacciones 
A tanto agravio? 

DON MANUEL. 

Mil veces 
Rompa esa espada mi peche, 
Don Luis, si yo eternamente 
Supe desta puerta, ó supe 
Que paso á otro cuarto tiene. 

DON LUIS. 

¿Pues qué haces aquí encerrado 
Sin luz? 



Digitized by 



Google 



104 LA DAMA DUENDE. 

DON MANUEL. 

{Ap. ¿ Qué he de responderle ?) 
Al criado espero. 

DON LUIS. 

Guando 
Yo te he visto esconder, ¿ quieres 
Que mientan mi ojos ? 

DON MANUEL. 

Sí, 
Que ellos engaño padecen 
Mas que otro sentido. 

DON LUIS. 

Y cuando 
Los ojos mientan, ¿pretendes 
Que también mienta el oído ? 

DON MANUEL. 

También. 

DON LUIS. 

Todos al fin mienten ; 
Tú solo dices verdad, 

Y eres tú solo el que... 

DON MANUEL. 

Tente, 
Porque aun antes que lo digas, 
Que lo imagines y pienses. 
Te habré quitado la vida; 
Y, ya arrestada la, suerte, 
Primero soy yo. Perdonen 
De amistad honrosas leyes. 

Y pues ya es fuerza reñir. 
Riñamos como se debe : 
Parte entre los dos la luz. 
Que nos alumbre igualmente ; 
Cierra después esa puerta, 

Por donde entraste imprudente, 
Mientras que yo cierro estotra; 

Y agora en el suelo se eche 
La llave, para que salga 

El que con la vida quede. 

DON LUIS. 

Yo cerraré la alacena 
Por aquí con un bufete, 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XII. 105 

Porque no puedan abrirla 
Por allá cuando lo intenten. 

(Levanta el bufete, y halla á Cosme. ) 

COSME. (Ap.) 
Descubrióse la tramoya. 

DON LUIS. 

¿Quién está aquí? 

DON MANUEL. 

¡ Dura suerte 
Es la mia ! 

COSME. 

No está nadie. 

DON LUIS. 

Dime, Don Manuel, ¿no es este 
El criado que esperabas ? 

DON MANUEL. 

Ya no es tiempo de hablar de este. 
Yo sé que tengo razón ; 
Créd de mí lo que quisiereis, 
Que, con la espada en la mano. 
Solo ha de vivir quien vence. 

DON LUIS. 

Ea pues, reñid los dos. 
¿Qué esperáis? 

DON MANUEL. 

Mucho me ofendes 
Si eso presumes de mi. 
Pensando estoy qué ha de hacerse 
Del criado ; porque echarle 
Es enviar quien lo cuente, 
Y tenerle aquí, ventaja. 
Pues es cierto ha de ponerse 
A mi lado. 

COSME. 

No haré tal. 
Si ese es el inconveniente. 

DON LUIS. 

Puerta tiene aquesa alcoba 
A ese pequeño retrete ; 
Ciérrale en él, y estaremos 
Así iguales. 



Digitized by 



Google 



106 LA DAMA DUENDE. 

DON MANUEL. 

Bien adviertes. 

COSME. 

Para que yo riña, haced 
Diligencias tan urgentes; 
Que para que yo no riña, 
Ocioso cuidado es ese. (Vase,) 

ESCENA XIl. 
DON MANUEL, DON LUIS. 

DON MANUEL. 

Ya estamos solo los dos. 

DON LUIS. 

Pues nuestro duelo comience. {Riñen . ) 

DON MANUEL. 

¡ No vi mas templado pulso I 

DON LUIS, 

¡ No vi pujanza mas fuerte ! 

{Desguarnécesele la espada. ) 
Sin armas estoy; mi espada 
Se desarma y desguarnece. 

DON MANUEL. 

No es defecto del valor ; 
De la fortuna accidente 
Si : busca otra espada pues. 

DON LUIS. 

Eres cortes y valiente. 
{Ap. Fortuna ¿qué debo hacer 
En una ocasión tan fuerte, 
Pues cuando el honor me quita 
Me da la vida y me vence ? 
Yo he de buscar ocasión, 
Verdadera ó aparente, 
Para que pueda en tal duda 
Pensar lo que debe hacerse.) 

DON MANUEL. 

¿ No vas por la espada? 

DON LUIS. 

Sí, 
Y como á que venga esperes, 



Digitized by 



Google 



JORNADA lU, ESCENA XIII. 107 

Presto volveré con ella. 

DON MANUEL. 

Presto ó tarde^ aquí estoy siempre. 

DON LUIS. 

Adiós, Don Manuel, que os guarde. 

DON MANUEL. 

Adiós, que con bien os lleve. 

{Vase Don Lms.) 

ESCENA XIII. 

DON BIANÜEL ; COSME, encerrado. 

DON MANUEL. 

Cierro la puerta, y la llave 
Quito porque no se eche 
De ver que está gente aquí. 
¡ Qué confusos pareceres 
Mi pensamiento combaten, 

Y mi discurso revuelven ! 
¿Qué bien predije, que habia 
Puerta que paso la hiciese, 

Y que era de Don Luis dama ? 
Todo, en efecto, sucede 
Como yo lo imaginé. 

¿Mas cuándo desdichas mienten? 

COSME. (Dentro.) 
I Ah señor! por vida tuya, 
Que lo que solo estuvieres, 
Me eches allá, porque temo 
Que venga á buscarme el duende 
Con susdaresy tomares. 
Con sus dimes y diretes. 
En un retrete que apenas 
Se divisan las paredes. 

DON MANUEL. 

Yo te abriré, porqué estoy 
Tan rendido álos desdenes 
Del discurso, que no hay 
Cosa que mas me atormente. 

(Entra Don Manuel donde entró Cosme,) 



Digitized by 



Google 



10 8 LA DAMA DUENDE. 



ESCENA XIV. 



DOÑA ÁNGELA, con manto; DON JUAN que se queda á la 
puerta del cuarto. — DON MANUEL, COSME, dentro, 

DON JUAN. 

Aquí quedarás en tanto 

Que me informe y me aconseje 

De la causa que á estas horas 

Te ha sacado de esta suerte 

De casa; porque no quiero 

Que en tu cuarto, ingrata, entres, 

Por informarme sin ti 

De lo que á tí te sucede. 

{Áp. De Don Manuel en el cuarto 

La dejo, y por si él viniere, 

Pondré á la puerta un criado 

Que le diga que no entre.) ( Vase.) 

DONV ÁNGELA. 

I Ay infelice de mí 1 

Unas á otras suceden 

Mis desdichas, i Muerta soy ! 

(Salen Don Manuel y Cosme,) 

COSME. 

Salgamos presto. 

DON MANUEL. 

¿Qué temes? 

COSME. 

Que es demonio esta mujer, 

Y que aun allí no me deje. 

DON MANUEL. 

Si ya sabemos quién es, 

Y en una puerta un bufete 

Y en otra la llave está, 

¿Por dónde quieres que entre? 

COSME. 

Por donde se le antojare. 

DON MANUEL. 

Necio estás. 

(Ve Cosme á Doña Ángela, ) 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCEJYA XIY. |09 

COSME. 

¡ Jesús mil veces I 

DON MANUEL. 

^ Pues que es eso? 

COSME. 

El verbi gratia 
Encaja aquí lindamente. 

DON MANUEL. 

¿Eres ilusión ó sombra, 
Mujer, que á matarme vienes ? 
Di, ¿cómo has entrado aquí? 

DONA ÁNGELA. 

Don Manuel... 

DON MANUEL. 

Di. 

DOÑA ÁNGELA, 

Escucha, atiende. 
Llamó Don Luis turbado, 
Entró atrevido, reportóse osado. 
Prevínose prudente. 
Pensó discreto y resistió valiente ; 
Miró la casa ciego. 

Recorrióla advertido, hallóte, y luego 
Ruido de cuchilladas 
Habló, siendo las lenguas las espadas. 
Yo, viendo que era fuerza 
Que dos hombres cerrados, á quien fuerza 
^u valor y su agravio. 
Retórico el acero, mudo el labio, 
No acaban de otra suerte, 
Que con sola una vida y una muerte ; 
Sin ser vida ni alma, 
Mi casa dejo, y á la oscura calma 
De la tiniebla fria, 
Pálida imagen de la dicha mía, 
A caminar empiezo : 
Aquí yerro, allí caigo, aquí tropiezo ; 
Y torpes mis sentidos, 
Prisión hallan de seda en mis vestidos. 
Sola, triste y turbada, 
Llego de mi discurso mal guiada 
Al umbral de una esfera, 

Calderón ****. 7 



Digitized by 



Google 



lio. LA DAMA DUENDE. 

Que fué mi cárcel cuando ser debiera 

Mi puerto ó mi sagrado. 

¿ Mas dónde le ha de hallar un desdichado ? 

Estaba á sus umbrales 

(l Cómo eslabona el cielo nuestros males !) 

Don Juan, Don Juan mi hermano... 

Que ya resisto, ya defiendo en vano 

Decir quien soy, supuesto 

Que el haberlo callado nos ha puesto 

£n riesgo tan extraño. 

¿ Quién crérá que el callarme haya hecho daño 

Siendo mujer! Y es cierto, 

Siendo mujer, que por callar me he muerto. 

En fin, él esperando 

A esta puerta estaba ¡ ay cielo! cuando 

Yo á sus umbrales llego, 

Hecha volcan de nieve. Alpe de fuego. 

El á la luz escasa 

Con que la luna mansamente abrasa. 

Vio brillar los adornos de mi pecho, 

(No es la primer traición que nos han hecho) 

Y escuchó de las ropas el ruido, 

(No es la primera que nos han vendido). 
Pensó que era su dama, 

Y llegó mariposa de suÚama, 
Para abrasarse en ella, 

Y hallóme á mí por sombra de su estrella. 
¿ Quién de un galán creyera 

Que, buscando sus celos, conociera 

Tan contrarios los cielos, 

Que ya se contentara con sus celos? 

Quiso hablarme, y no pudo ; 

Que siempre ha sido el sentimiento mudo. 

En fin, en tristes voces, 

Que mal formadas anegó veloces 

Desde la lengua al labio. 

La causa solicita de su agravio. 

Yo responderle intento, 

(Ya he dicho como es mudo el sentimiento,) 

Y aunque quise, no pude ; 

Que mal al miedo la razón acude, 
Si bien busqué colores á mi culpa; 



Digitized by 



Google 



JOBNADA III, ESCENA XIY. i 1 1 

Mas cuando anda á buscarse la disculpa, 

O tarde ó nunca llega; 

Más el delito afirma que le niega. 

n Vén, dijo, hermana fiera. 

De nuestro antiguo honor mancha primera ; 

Dejaréte encerrada 

Donde segura estés y retirada, 

Hasta que cuerdo y sabio 

De la ocasión me informe de mi agravio. » 

Entré donde los cielos 

Mejoraron, con verle, mis desvelos. 

Por haberte querido, 

Fingida sombra de mi casa he sido ; 

Por haberte estimado. 

Sepulcro vivo fui de mi cuidado ; 

Porque no te quisiera, 

Quien el respeto á lu valor perdiera ; 

Porque no te estimara, 

Quien su pasión dijera cara á cara. 

Mi intento fué el quererte. 

Mi fin amarte, mi temor perderte, 

Mi miedo asegurarte, 

Mi vida obedecerte, mi alma hallarte. 

Mi deseo servirte, 

Y mi llanto en efecto persuadirte 

Que mi daño repares^ 

Que me valgas, me ayudes y me ampares. 

DON MANUEL. 

{Ap, Hidras parecen las desdichas mias 

Al renacer de sus cenizas frías. 

¿ Qué haré en tan ciego abismo, 

Humano laberinto de mí mismo ? 

Hermana es de Don Luis, cuando creia 

Que era dama. Si tanto (¡ ay Dios 1) sentia 

Ofenderle en el gusto, 

¿ Qué será en el honor? ¡ Tormento injusto 1 

Su hermana es : si pretendo 

Librarla, y con mi sangre la defiendo. 

Remitiendo á mi acero su disculpa. 

Es ya mayor mi culpa. 

Pues es decir que he sido 

Traidor, y que á su casa he ofendido^ 



Digitized by 



Google 



112 LA DAMA DUENDE. 

Pues en ella me halla. 

Pues querer disculparme con culpalla. 

Es decir que ella tiene 

La culpa, y á mi honor no le conviene. 

¿Pues qué es lo que pretendo, 

Si es hacerme traidor si la defiendo : 

Si la dejo, villano; 

Si la guardo, mal huésped : inhumano. 

Si á su hermano la entrego ? 

Soy mal amigo si á guardarla llego ; 

Ingrato, si la libro, á un noble trato ; 

Si no la libro, á un noble amor ingrato^ 

Pues de cualquier manera 

Mal puesto he de quedar, matando muera.) 

No receles, señora ; (A Doña Angela.) 

Noble soy, y conmigo estás agora. 

(Llaman d la puerta,) 

COSME. 

Que llaman, señor. 

DON MANUEL. 

Don Luis 
Será, que fué por espada. 
Abre pues. 

DONA ÁNGELA. 

I Ay de mí triste I 
Mi hermano es. 

DON MANUEL. 

No temas nada, 
Pues mi valor te defiende. 
Ponte luego á mis espaldas. 
{Pénese Doña Angela detras de Don Manuel^ y abre la 
puerta Cosme.) 



ESCENA XV. 

DON LUIS. — DONA ÁNGELA, DON MANUEL, COSME. 

DON LUIS. 

Ya vuelvo. — ¿ Pero qué miro ? 
¡Traidora...! 

{Ve á Doña Angela^ y saca la espada.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA III^ ESCENA XV. 113 

DON MANUEL. 

Tened la espada^ 
Señor Don Luis. Yo os he estado 
Esperando en esta sala 
Desde que os fuisteis ; y aquí 
(Sin saber cómo) esta dama 
Entró, que es hermana vuestra, 
Según dice ; que palabra 
Os doy, como caballero, 
Que no la conozco ; y basta 
Decir que engañado pude, 
Sin saber á quién, hablarla. 
Yo la he de poner en salvo 
A riesgo de vida y alma : 
De suerte que nuestro duelo, 
Que habia á puerta cerrada 
De acabarse entre los dos, 
A ser escándalo pasa. 
En habiéndola librado, 
Yo volveré á la demanda 
De nuestra pendencia ; y pues 
En quien sustenta su fama. 
Espada y honor han sido 
Armas de mas importancia, 
Dejadme ir vos por honor. 
Pues yo os deje ir por espada. 

DON LUIS. 

Yo fui por ella; mas solo 
Para volver á postrarla 
A vuestros pies ; y cumpliendo 
Con la obligación pasada 
En que entonces me pusisteis. 
Pues que me dais nueva causa. 
Puedo ya reñir de nuevo. 
Esa mujer es mi hermana : 
No la ha de llevar ninguno 
A mis ojos de su casa, 
Sin ser su marido ; así, 
Si os empeñáis á llevarla. 
Con la mano podrá ser ; 
Pues con aquesa palabra 
Podéis llevarla y volver, 



Digitized by 



Google 



114 LA DAMA DUENDE. 

Si queréis, á la demanda. 

DON MANUEL. 

Volveré ; pero advertido 

De tu prudencia y constancia, 

A solo echarme á esos pies. 

DON LUIS. 

Alza del suelo ; levanta. 

DON MANUEL. 

Y para cumplir mejor 
Con la obligación jurada, 
A tu hermana doy la mano. 



ESCENA XVI. 

DOÑA BEATRIZ, ISABEL, DON JUAN. — Dichos. 

DON JUAN. 

Si solo el padrino falta, 
Aquí estoy yo ; que viniendo 
Adonde dejé á mi hermana, 
El oiros me detuvo 
No salir á las desgracias, 
Gomo he salido á los gustos. 

DONA BEATRIZ. 

Y pues con ellos se acaban, 
Né se acaben sin terceros. 

DON JUAN. 

¿Pues tú, Beatriz, en mi casa? 

DONA BEATRIZ. 

Nunca salí della; luego 
Te podré decir la causa. 

DON JUAN. 

Logremos esta ocasión, 
Pues tan á voces nos llama. 

COSME. 

j Gracias á Dios que ya el duende 

Se declaró I — Dime, ¿ estaba 

Borracho ? (A Don Manuel) 

DON MANUEL. 

Si no lo estás, 
Hoy con Isabel te casas. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III^ ESCENA XVI. 115 

COSME. 

Para estarlo fuera eso ; 
Has no puedo. 

ISABEL. 

¿ Por qué causa? 

COSME. 

Por no malograr el tiempo 
Que en estas cosas se gasta, 
Pudiéndolo aprovechar 
En pedir de nuestras faltas 
Perdón ; y humilde el autor 
Osle pide á vuestras plantas. 



FIN DE LA DABIA DUENDE. 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



APUNTES SOBRE 

HOMBRE POBKE TODO ES TRAZAS 



Don Diego es un hombre pobre que aspira á grandes situa- 
ciones y que á su llegada á Madrid, se halla en casa del amigo 
& quien viene recomendado, con una joven tan bella, Doña 
Clara, que no hay mérito que no tenga, y para que nada la falte, 
posee una renta apetecible de doce mil ducados; presentado 
luego á Doña Beatriz, se halla con otra mujer de no menos pere- 
grina belleza que no posee riqueza alguna. 

En el alma da Don Diego pasa un curioso y muy humano 
fenómeno. Quiere á Doña Beatriz, por aquello que el amor no 
tiene por qué, la ama porque la ama, y al mismo tiempo, le se- 
duce también Doña Clara por bus bellezas físicas y sobre todo 
por su seductora fortuna. De buena gana formarla una mujer de las 
dos, ó dividiría entre ambas el capital codiciado ; no pudiendo 
hacerlo, se decide á seguir las dos aventuras á un tiempo, con 
arte infinito, para justificar el título de hombre pobre todo es 
trazas. 

No sería más que una mala acción el quitar al lector el gusto 
de la sorpresa, esponiendo aquí, uno á uno, los ardides, los inci- 
dentes, los innumerables recursos de Don Diego que, con dos 
nombres diferentes^ resuelve el problema de la ubicuidad, pues 
se halla en dos partes á un tiempo mismo. Las dificultades á 
que dan lugar estos dobles amores para el interesado y que ha- 
cen decir al espectador que va á quedar en ellos, los salva con 
una gracia, una desenvoltura inimitable. 

Á cada paso parece que el enredo va á aclararse y el buen 
Don Diego va á verse descubierto ; pero, no es así, y si esto 
llega á suceder, en el desenlace, no es porque las cosas hayan 
▼anido & tal punto que el héroe no pueda salir airoso de la 

7. 



Digitized by 



Google 



lis APUNTES SOBRE HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

nueva difiealtad en que está, sino porque todo requiere un 
fin, y es Calderón el que deshace el nudo con la más agradable 
facilidad. De haberlo querido, nadie puede dudar que habría se- 
guido adelante. 

El desenlace es lo que debia ser, lo que desde un principio 
provee el menos conocedor, y el segundo título de esta comedia 
podría haber sido el otro y no menos conocido proverbio de 
Quien mucho abarca, poco aprieta. Un perro no puede correr 
más que una liebre ; un hombre no puede correr más que una 
intriga, sm que el ser una le asegure siempre el triunfo. 

Esta comedia que data del 1637, pero que bien pudo ser es* 
crita en el año anterior, ha sido imitada en francés (pero que- 
dándose muy atrás del original}, por Tomás Corneillecon el título 
del Galant Doublé. 

Uno de la mejores trozos de poesía lírica que hay en las 
obras de Calderón, y que no está muy contaminado por el gon- 
gorismo son las octavas de Doña Clara en la escena primera 
de la Segunda Jornada. Las recomendamos muy particular- 
mente. 



Digitized by 



Google 



HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS 



PERSONAS 



DON DIEGO OSORIOS. 
DON JUAN. 
DON FÉUX. 
LEONELO. 
RODRIGO, criado. 



doña beatriz, 
doña clara. 

Sl. i ^^^'^^- 

Un alguacil. — Genti. 



La escena es en Madtñd. 



JORNADA PRIMERA 

Galle. 

ESCENA PRIMERA 
DON DIEGO; RODRIGO, en traje de color. 

DON DIEGO. 

Tú seas tan bien Tenido, 
Como has sido deseado. 

BODBIGO. 

Tú seas tan bien hallado, 
Gomo bien buscado has sido ; 
Que há tres horas que llegué, 
Y tres mil que ando buscando 
Esta posada. 

DON DIEGO. 

Pues cuando 
Te escribí, ¿note avisé 
De la calle 



Digitized by 



Google 



120 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 
RODRIGO. 

I Lindo talle I 
En Madrid ¿ no es cosa llana, 
Señor, que de hoy á mañana 
Suele perderse una calle ? 
Porque, según cada día 
Se hacen nuevas, imagino 
Que desconoce un vecino 
Hoy adonde ayer vivia 

Y dado caso que hallé 

La calle, ¿ qué me importó, 
Si en tu misma casa yo 
Por tí mismo pregunté, 

Y me dijeron que allí 
No estaba tal caballero? 
Adonde mas considero 

La conñision que hay aquí. 
Pues la huéspeda ignoraba 
Quién en su casa vivia, 
La criada á quién servia, 

Y el huésped quién le pagaba. 

DON DIEGO. 

Aquí á cualquiera condena 
El ignorar lo que pasa 
Dentro de su misma casa^ 

Y saber lo de la ajena; 
Fuera de que causa ha habido 
Para que desconociesen 

Mi nombre, y no respondiesen 
A tu pregunta. 

RODRIGO. 

¿Y qué ha sido? 

DON DIEGO. 

¿ No has visto en una comedia 

Verse dos, y en dos razones 

Hacerse mil relaciones 

De su gusto y su tragedia? 

Pues imitemos aquí 

Su estilo ; que en esta parte 

Tengo mucho que contarte. 

RODRIGO. 

Pues yo empiezo, escucha. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA I. Ifi 

DON DIEGO. 

Di. 

RODRIGO. 

Después que por Doña Ulana, 

Aquella doncella bella, 

(Aunque aquesto de doncella 

Se escucha de mala gana) 

Tu amante filatería, 

De necias finezas llena. 

Fué de noche una alma en pena 

Y un cuerpo en gloria de dia; 
Después que por los crueles 
Celos, de unas cuchilladas 
Fuimos danzantes de espadas 

Y bailantes de broqueles: 
Después en fin que reñiste 
Con tanto brio y destreza, 
Que á Don Juan en la cabeza 
Una cuchillada diste 

Tal, que si no hubiera hallado 
Un hombre que le curó 
Por ensalmo, pienso yo 
Que antes hubiera sanado ; 
Te ausentaste de Granada, 
Donde me quedé aquel dia, 
Para que fuese tu espía, 
Mal perdida y bien ganada. 
Veniste á la corte, donde 
Seguro, señor, estas 
De que te busquen, pues mas 
Esta confusión esconde 
A un delincuente, que el miedo 
De embajador reservado, 
O el respeto del sagrado. 
Yo pues que en Granada quedo 
Viendo que Don Juan está 
Mejor, porque ha declarado 
Un cirujano pagado 
Que está sin peligro ya. 
Vengo á buscarte con nuevas 
De que tu padre está bueno, 
Aunque de cólera lleno. 



Digitized by 



Google 



122 HOMBRE POBBE TODO ES TRAZAS. 



Y para que mas me debas. 
Esta traigo en conclusión, 

Y pienso que hay, señor mió, 
Capítulo de ahi envío. 
Aquesta es mi relación. 

DON DIEGO. 

Después que por la pendencia 
Que refieres, yo salí 
De Granada, y vine á ver 
La gran villa de Madrid, 
Esta nueva Babilonia, 
Donde verás confundir 
En variedades y lenguas 
£1 ingenio mas sutil, 
Esta esfera soberana, 
Trono, dosel y cénit 
De un sol español, que viva 
Eternos siglos feliz ; 
Después que ciego admiré. 
Después que admirado vi 
Todo el mundo en breve mapa, 
Rasgos de mejor buril, 
Porque en sus hermosas damas 
Consideré y adverli 
El ingenio en el hablar. 
El aseo en el vestir, 

Y en sus nobles cortesanos 
(De quien también recibí 
Mil honras) ingenio, gala. 
Valor y cordura; en fin, 
Después que á Madrid llegué, 

Y después que vi en Madrid 
Damas y galanes, oye 

Lo que ha pasado por mí. 
Traje, Rodrigo, una carta 
De mi padr« á un Don Luis 
De Toledo, amigo suyo; 

Y visitándole aquí 
Para entregarle la carta, 
En su casa un cielo vi ; 
Que cielo era el que incluia 



(Le da una carta.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA I. If3 

Tan hermoso serafín, 

Y aun él era el cielo mismo, 

Pues si has oid3 decir 

Que es pequeño mundo el hombre, 

Yo pienso que será, asi 

La mujer pequeño cielo, 

Cuando llega á, competir 

Con verdadera hermosura 

La aparente del zafir. 

Dejo aparte locuciones 

Poéticas, aunque aquí 

Pudiera decir que fué 

Su cabello oro de Ofír, 

Su frente campo de nieve, 

Sus cejas sobre marfil 

Linea de ébano, y mezclando 

Rojo y candido matiz 

Sus mejillas, rosa helada 

En los campos del abril> 

Su boca joya de perlas 

Guarnecida de rubis. 

Su aliento el aura por quien 

Flora respira ámbar gris, 

Sus manos dos azucenas, 

U dos ramos de jazmin, 

Que en partidas hojas hacen 

Una blanca flor de lis. 

Nada desto digo, aunque 

Todo lo puedo decir; 

Pues demás de ser hermosa, 

Lo que me parece á mí 

Mejor, es tener de renta 

Largamente doce mil 

Ducados. Esta hermosura 

Enamora tan feliz, 

Que escuché alguna fineza, 

Y algún fayor merecí. 

Haz aquí un punto, y pasemos 

A otra suceso. Yo vi 

Que en la corte era muy fácil 

Que me pudiesen seguir, 

Más por la patria y el nombre. 



Digitized by 



Google 



12 4 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Qae por las señas ; y así, 

Previniendo aqueste daño, 

Todo lo quise encubrir. 

Callé el noDQbre de Don Diego 

Osorio, y Uanaéme aquí 

Don Dionis Vela, un soldado, 

Que en el flamenco país 

Sirvió al rey. Por esta causa 

No te dijeron de mi 

En la posada. Con esto 

Pude libre discurrir 

La corte, y así á cualquiera 

Conversación acudí, 

Donde liberal, cortés 

Y afable, gané y perdí : 

Perdí el dinero, y gané 

Amigos, caudal, en fin. 

El mejor. Con uno, pues, 

A quien yo me descubrí 

Por tener satisfacción, 

Una hermosa noche fui 

A visitar una dama. 

Tan bella, airosa y gentil. 

Que aquí viniera bien cuanto 

Dije que no dije allí. 

Es de las que discretean. 

Dama crítica y sutil, 

Hace versos, canta. Juega, 

Con que acabo de decir 

Que es pobre ; porque á estas gracias 

No se les sigue un cuatrín. 

Desta estoy enamorado : 

De suerte, que hoy ves en mí 

Dos nombres y dos amores; 

Porque no pude fingir 

£1 propio con Doña Clara, 

Que este es el nombre feliz 

De la dama del dinero ; 

Pero con Doña Beatriz 

De Córdoba, que es la otra. 

Soy capitán, porque así, 

Atento al provecho y gusto 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA I. t2S 

Que se me puede seguir, 
Soy Don Diego con la una, 
Con la otra Don Dionis. 
Desta manera me hallas. 
No será trato ruin 
Que yo engañe á dos, si una 
Suele engañar á dos mil. 

RODRIGO. 

Suele decirse de aquellos. 

Que muy poco han estudiado, 

Que en Salamanca han entrado. 

Mas no Salamanca en ellos. 

Yo digo al revés aquí ; 

Pues si engañar es tu norte. 

Tú no has entrado en la corte, 

Mas la corte ha entrado en ti. 

Suceso notable ha sido 

Que un hombre pobre haya estado 

De ninguna enamorado, 

Y de dos favorecido 

Tan presto. 

DON DIEGO. 

Si yo quisiera 
Bien, Rodrigo, si yo amara. 
Ni mi pena se estimara. 
Ni mi amor se agradeciera. 
Finjo, engaño, y es forzoso 
Tener dicha semejante. 
Porque ya el mas firme amante 
£s el menos yenturoso. 
Si bien, no porque me Yes 
Con uno y otro favor. 
Dejo de tener amor; 
Porque Beatriz bella es 
A quien estimo y adoro ; 
Que esta traza me asegura 
Hoy de Beatriz la hermosura, 
Mañana de Clara el oro. 
Ahora el pliego abriré 
De mi padre. Carta tiene 
Don Luis, y una letra viene 
Aquí. 



Digitized by 



Google 



126 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

RODBIGO. 

Aguárdate, y veré 
De cuánto. 

DON DIEGO. 

£a sucesos tales 
No acudirá á mis cuidados 
Menos que con mil ducados. 

RODRIGO. 

Pues son cuatrocientos reales. 

DON DIEGO. 

¡ Qué dices I 

RODRIGO. 

¿Pues no son hartos 
Para quien somos los dos? 
Y aun no son tantos, por Dios 

DON DIEGO. 

¿Cómo? 

RODRIGO. 

Gomo son en cuartos. 

DON DIEGO. 

¡Que esto mi padre me envía, 

Guando yo á la corte vengo I 

Sin los que debo, no tengo 

Para gastar en un dia. 
(Lee.) c Hijo, yo no tengo hacienda para sustentar vues- 
» tras travesuras y bellaquerías. Ahí va una letra de cua- 
» trocientes reales; mirad cómo gastáis, que quizá no podré 
» enviaros otra. En la corte estáis, dad alguna traza de vivir 
» honradamente, y ved que el pobre todo es trazas. » 

¡ Vive Dios!... 

ESCENA II. 

DON JUAN. — DON DIEGO, RODRIGO. 

DON JUAN. 

Pues, Don Dionis, 
¿ Qué pesadumbre tenéis 
Que tan gran extremo hacéis? 

DON DIEGO. 

A tiempo, Don Juan, venís, 
Que me hallareis muy mohíno. 



Digitized by 



Google 



JORIYADA I, ESCENA II. 127 

DON JUAN. 

¿Con quién? 

DON DIEGO. 

Con ese criado, 
Que de Granada ha llegado. 
Con una letra se vino 
De solo cuatro mil reales. 

RODRIGO. 

{Ap. I Pluguiera á Dios!) ¿Tengo yo 
La culpa deso? 

DON D1B60. 

¿Pues no? 
¿Por qué de Granada sales 
Con ella? 

RODRIGO. 

Pues si me envía 
Tu padre... 

DON JUAN. 

¿Qué culpa tiene...? 

DON DIEGO* 

I Con cuatro mil reales viene! 

RODRIGO. (Ap.) 

\ Pluguiera á Dios I 

DON DIEGO. 

Yo querría. 
Don Juan, esta noche dar 
A Beatriz alguna joya. . . 

RODRIGO. (Ap.) 

Aquí) señores, fué Troya. 

DON DIEGO. 

De cien escudos... 

RODRIGO. {Ap,) 

Andar. 

DON DIEGO. 

Y téngola por mujer 
Tan loca y desvanecida, 
Que ha de quedarse corrida. 

Y así quisiera tener 
Algún modo de obligarla. 
Que galante y cortés fuese, 
Con que yo darla pudiese, 
Sin que llegase á enojarla. 



Digitized by 



Google 



128 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 
RODRIGO. 

¿Qué hay que estudiar ese modo? 
Lleva la joya, y si no 
La tomare, aquí estoy yo, 
Que salgo á pagarlo todo. 

DON DIEGO. 

¿Sabéis lo que he imaginado? 
Pues nos solemos Juntar 
Estas noches á jugar, 
Llevará aqueste criado, 
Que no conoce por mió, 
Una cadena ; y jugando 
Conmigo^ se irá dejando 
Perder. 

RODRIGO. (Ap.) 

Sin gana me rio 
Destos embustes. 

DON DIEGO. 

Y yo, 
Ganándola entonces^ puedo 
Llegarla á ofrecer sin miedo. 

DON JUAN. 

¿ Quién tan linda industria vio ? 

¿ Quién en el mundo pensara 

Tan buen modo? Así será : 

Conmigo el criado irá; 

Que allá una vez, cosa es clara 

Que sabrá disimular 

No haberos visto ni hablado. 

DON DIEGO. 

Mal conocéis al criado : 
A mí me puede enseñar 
A hacer un enredo. 

RODRIGO. 

Ha sido 
Notable encarecimiento. 

DON DIEGO. 

Ahora, porque dar intento 
Estas cartas que han venido 
Para Don Luis, id con Dios ; 
Que á la noche nos veremos. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA III. lí» 

Donde efectuar podremos 
Lo tratado. 

DON JUAN. 

Adiós. 

DON DIEGO. 

Adiós. 
{Vase Don Juan.) 

ESCENA III. 

DONDIEGO, RODRIGO. 

nODRIGO. 

Yo no pienso que he venido 
A la corle celebrada, 
Sino á una selva encantada, 
Donde todo sueño ha sido. 
¿Tú letra de cuatro mil ? 
¿ Tú joya de cien escudos ? 
Mis labios dejaste mudos, 
Advirtiendo cuan sutil 
Ni te turbas ni embarazas. 

DON DIEGO, 

€omo mi padre me escribe, 

Desta manera se vive, 

Porque el pobre todo es trazas. 

Esta cadena que ves, (Sácala,) 

Solo un doblón me cosió, 

Y en el contraste sufrió 

Dos experiencias ó tres : 

De modo, que esta ha de ser 

La que yo te he de ganar. (Dásela.) 

Por esto quise estorbar 

El darla, no por temer 

Que se disguste ; que así, 

Si llega k desengañarse, 

De mí no podrá quejarse, 

Pues la ve ganar allí. 

De modo, que en la ocasión 

Hago la galantería, 

Sin que sea á. costa mia 

Del dinero ni opinión. i¡V<^nse.) 



Digitized by 



Google 



130 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Sala en casa de Doña Clara. 

ESCENA IV. 

DON DIEGO Y RODRIGO, y luego , 

DOÑA CLARA É ISABEL. I 

DON DIEGO. 

Aquí vive Doña Clara. 

RODRIGO. 

¿ Y es esta que á vernos viene ? 

DON DIEGO. 

Sí. 

[Salen Doña Clara é Isabel.) 

RODRIGO (Ap,) I 

I Qué linda hacienda tiene 1 
Que no quiero decir cara. 

DON DIEGO. 

Mi dicha fuera segura, (A Doña Clara,) 

Si, como me pudo dar 

£1 cielo tiempo y lugar 

Para adorar tu hermosura, 

Tú me dieras la ventura 

Para lograr tanto empleo. 

Tuviera, por mas trofeo, 

Tiempo mi altiva pasión, 

Lugar mi imaginación 

Y ventura mi deseo. 

DONA CLAR\. 

Cuando agradecida quedo 
A vuestro amor, podré dar, 
Don Diego, tiempo y lugar, 
Pero ventura no puedo. 
Esta solo no os concedo, 
Por faltarme á mí. 

DON DIEGO. 

Procura 
Hacer mi dicha segura 
Vuestro argumento, pues ya 
Quien os mira, claro está 
Que se tiene la ventura. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA lY. 131 

DOÑA CLARA. 

Psos favores sospecho 
Que os sobraron del amor 
Que os tiene ausente. 

DON DIEGO. 

Es error 
Presumir tal de mi pecho. 

DOÑA CLARA. 

Y por dejar satisfecho 
Vuestro afecto, aquí venís 
A sentir lo que decís ; 
Que los hombres con mas arte 
Senüs en sola una parte 
Lo que en cualquiera decis. 

DON DIEGO. 

Bien convenceros pudiera 
La razón. Si es cosa clara 
Que en ninguna parte hablara 
£1 que en alguna quisiera, 
¿ CkSmo se satisfaciera 
Deseo de un gusto lleno 
Con otro manjar, ajeno 
Del mismo que apetecía ? 
En tal caso, ¿ no seria 
Cualquiera manjar veneno? 

DONA CLARA. 

¿ Luego no habéis dicho á dos 
Lo que me decis á mí 
En vuestra vida ? 

DON DIEGO. 

Eso sí ; 
Mas entonces, vive Dios^ 
Que estaba hablando con vos. 

DONA CLARA. 

¿ Sin conocerme ? Mirad 
Que decis mucho. 

DON DIEGO. 

Escuchad, 
Veréis cómo pudo ser, 
Antes que os llegase á ver. 
Amaros la voluntad. 
Si con discurso naciera 



Digitized by 



Google 



132 HOUBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Algún hombre, y ea el cielo 
Tachonado el azul velo 
De rubias estrellas yiera, 
Guando adorara y quisiera 
Su luz, prestado arrebol 
Del luminoso farol, 
¿ No adorara en las estrellas 
Al sol mismo ? Sí, pues ellas 
Son claras sombras del sol. 
Yo con esta misma f6. 
En amorosos ensayos 
Adoré al sol en sus rayos, 
Hasta que al sol adoré. 
Mil hermosuras amé : 
Pero en ninguna luz pura : 
Luego mi amor me asegura 
Que os amaba entonces, pues 
Cualquiera hermosura es 
Sombras de vuestra hermosura. 

DONA CLARA. 

Con sofístico argumento 
Queréis vencer mi opinión; 
Pues si á las luces, que son 
Del sol un rasgo, un aliento 
Que ilumina el firmamento, 
Adorase el que ha nacido 
Capaz, ya hubiera querido 
En muchas un resplandor. 
Que es lo mismo que un amor 
En dos partes dividido. 
Y cuando hubiese adorado 
Al sol mismo en las estrellas. 
Puesto que la noche en ellas 
Su luz ha depositado, 
¿ Quién á mí me ha asegurado 
Ser el sol resplandeciente. 
Que esas bellezas afrente ? 
Pues este mismo arrebol. 
Que estando presente es sol. 
Será estrella estando ausente. 
Mas decidme ahora, ¿ qué ha sido. 
Pues no fué la voluntad. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA lY. 133 

Don Diego, la novedad 

Que á esta casa os ha traído ? 

No sin causa habéis venido. 

DON DIEGO. 

Y decis bien : la mayor. 
Pues amantes al rigor 
Del amor están sujetos, 

Y de todos sus efetos 

Es causa primera amor ; 
Si bien la segunda ha sido 
Esta carta que advertís, 
Que para el señor Don Luis 
Hoy en mi pliego he tenido. 

DONA CLAHA. 

Pues mi padre no ha venido, 
Dejad la carta. 

DON DIEGO. 

Eso no, 
Que si ella ocasión me dio 
Para llegaros á ver, 
En una quiero tener 
Muchas ocasiones yo. 

DOÑA CLARA. 

Ocioso es ese cuidado, 
Pues tiene sombras la noche, 
Rejas mi casa, yo coche, 

Y hay calle Mayor y Prado. 

DON DIEGO. 

Yo quedo bien avisado. 

DOÑA CLARA. 

Sois forastero, y querría 
Avisaros la voz mía 
De lo que debéis hacer. 

DONDIEGO. 

Ya sé que tengo de ser 

Argos la noche y el día. 

Por la mañana estaré 

En la iglesia á que acudís ; 

Por la tarde, si salís, 

En la carrera os veré ; 

Al anochecer iré 

Al Prado, al coche arrimado ; 

Calderón ****. 8 



Digitized by 



Google 



134 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Luego en la calle embozado. 
Ved si advierte bien mi amor 
Horas de calle Mayor, 
fifisa, reja, coche y Prado. 

{Vanse Don JDiego y Doña Clara.) 



ESCENA V. 
RODRIGO, ISABEL. 

RODRIGO. 

Y dígame uced, señora, 

¿ Tiene, para oir mi queja, 
Galle Mayor, coche ó reja, 
Para que sepa la hora 
Este amante que la adora? 

ISABEL. 

¿ Tan presto ? 

RODRIGO. 

No es maravilla; 
Que si mi estrella me humilla. 
Tan antiguo mi amor es 
Gomo las cabrillas, pues 
Mi estrella es siete-cabrilla. 

ISABEL. 

Aunque advertirle pudiera^ 
Al fía, como á forastero ; 
Solamente decir quiero 
Que hay tienda y hay carbonera, 
Gompro, limpio y salgo fuera. 

RODRIGO. 

Yo quedo bien advertido : 

Y porque veas si ha sido 
Ruda la memoria mia, 
Argos la noche y el dia, 
Asi estaré repartido. 
Por la mañana estaré 
En la tal carbonería, 

En la tienda al mediodía, 

Y luego á la tarde iré 

Al Rastro ; de allí vendré. 
Ya anochecido, al portal ; 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA VI. i 36 

Y á las once, pese á tal, 

En la calle ; si es que hay quien 

A una mujer quiera bien 

El pato que huele mal. (Vame,) 



Sala en casa de Doña Beatriz. 

ESCENA VI. 

DOÑA BEATRIZ, DON FÉLIX, INÉS. 

DON FÉLIX. 

No fueron esas razones 
Las que en otro tiempo oi. 

DOr^A BEATRIZ. 

¿ Qué queréis? Múdanse asi 
Tiempos, gustos y ocasiones. 

DON FÉLIX. 

En desengaño forzoso, 
Ofendido y despreciado, 
No siento el ser desdichado; 
Siento haber sido dichoso. 

DOÑA BEATRIZ. 

Guando dicha hubiera sido 
Merecer algún favor. 
Yo tuviera por mejor 
El haberle merecido. 

DON FÉLIX. 

Estaba un almendro ufano 
De ver que su pompa era 
Alba de la primavera 

Y mañana del verano ; 

Y viendo su sombra vana, 

Que el viento en penachos mueve. 
Hojas de púrpura y nieve, 
Aves de carmín y grana, 
Tanto se desvaneció, 
Que, Narciso de las flores, 
Empezó á decirse amores ; 
Guando un lirio humilde vio, 
A quien vano dijo asi : 



Digitized by 



Google 



136 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

« Flor, que majestad no quieres, 
¿ No te desmayas y mueres 
De envidia de verme á mí ? » 
Sopló en esto el austro fiero, 

Y desyaneció cruel 
Toda la pompa que á él 
Le desvaneció primero. 
Vio que caduco y helado 
Diluvios de hojas derrama, 
Seco tronco, inútil rama, 
Yerto cadáver del prado . 
Volvió al lirio, que guardaba 
Aquel verdor que tenia, 

Y contra la tiranía 

Del tiempo se conservaba, 

Y di jóle : « ; Venturoso 
Tú, que en un estado estás 
Permaneciente, jamas 
Envidiado ni envidioso I 
Tu vivir solo es vivir : 

No llegues á florecer. 
Porque tener que perder 
Solo es tener que sentir. » 

DONA BEATRIZ. 

Aplicado el cuento, yo 
Prosigo con otro tal : 
Oid lo que á una caudal 
Agufla, le sucedió. 
Esta, que con muestras graves 
És, sin fatigado aliento, 
En los imperios del viento 
Reina de todas las aves. 
Quiso que la esfera octava 
Hija del sol la presuma ; 

Y siendo baja de pluma. 
Ondas de fuego sulcaba. 
Llegó á la región dorada, 

Y con sedientos desmayos. 
Anhelando por los rayos 
Del sol, medio desmayada 
Se volvió á la tierra, y vio 
Que ninguna ave podia 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA YII. 4S7 

Seguir el yuelo que había 
Intentado, y dijo : « Yo 
Sola penetré la esfera 
De diamantes garnecida ; 
Que muriendo de atrevida, 
No moriré, cuando muera ; 
Pues cuando rayo deshecho 
Y cometa desasido, 
Fénix del sol, baje herido 
De rayos de luz mi pecho ; 
El despeñarme, el morir, 
£1 abrasarme, el caer, 
Todos no podrán hacer 
Que ahora deje de subir : 
Pues á este aliento atrevido 
Que esta el sol pudo llegar, 
El caer no ha de quitar 
La gloria de haber subido. » 
En el ave y en la flor 
Ved lo que á los dos nos pasa. 

DON FÉLIX. 

Ya yo sé que vuestra casa 
Es academia de amor. 
Donde todo es argumentos, 
Todo gusto y opiniones ; 
Pero no admiten cuestiones 
Mis penas y mis tormentos. 
Sé que quiero, sé que adoro, 
Sé que mi desdicha fué : 
Esto solamente sé; 
Todo lo demás ignoro. 

DOÑA BEATRIZ. 

Eso está bien é los dos. 

(Al irse Don Félix, sale Leonelo, y detiénele,) 

ESCENA VII. 

LEONELO.— DOÑA BEATRIZ, DON 
FÉLIX, INÉS. 

LEONELO. 

Gomo á vuestro centro^ vengo 



Digitized by 



Google 



^38 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Buscándós aquí, que tengo, 
Don Félix, que hablar con vos. 

DON FÉLIX. 

Engañado pensamiento 
Os trajo desa manera ; 
Porque, si mi centro fuera, 
No estuviera en él violento. 

LEONELO* 

¿ Cómo ? 

DON FÉLIX. 

Ya no es centro mió. 

LEONELO. 

¿Y vos quódecis á esto? 

(A Doña Beatriz.) 

DOÑA BEATRIZ. 

Que en este estado me ha puesto 
Un forzoso desvarío 
Que algún dia le diré. 
Ruégole que no entre aquí, 
Sin que se queje de mí 
Que por otro le dejé. 

LEONELO. 

I Tales fueran mis desvelos I 
Estuviera despreciado, 
Aborrecido, olvidado, 
Gomo no tuviera celos. 
Ya sabéis con cuánto gusto, 
Siempre constante mi amor. 
Sufrió de Clara el rigor. 
El desprecio y el disgusto : 
Pues ahora una criada 
(Porque es el oro en efeto 
Maestra llave de un secreto) 
Me dijo que de Granada 
Un don Diego Osorio vino 
A su padre encomendado. 
Tan galán y enamorado, 
Que á nuestros pechos previno, 
A ella agrado, á mí desvelos, 
A ella gusto, á mí rigor, 
A ella finalmente amor, 
A mi finalmente celos. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA YU. 189 

Quiero que vamos los dos 
Donde este galau busquemos. 

DON FÉLIX. 

Pues ú no le conocemos... 

DOÑA BEATRIZ. 

Lo que podré hacer por vos 
Será ver á Doña Clara, 

Y saber, Leoncio, della. 
Quién es este forastero 

Que tanto cuidado os cuesta, 

Y aun hablarla en vuestro amor. 

LEONELO. 

Fuera darme vida, fuera 
Comprar un esclavo en mi. 
Hazme tanto bien, y sella 
Mi rostro, Beatriz hermosa. 

DOÑA BEATRIZ. 

Leoncio, no me agradezcas 

Esto ; que no hago por ti 

Tan curiosa diligencia. 

Sino por mi ; que este, dicen, 

Que es oficio de discretas. 

Mañana lo sabré todo ; 

Que mujeres, cuando llegan ^ 

A hablar á solas, se dicen 

Cuanto imaginan y piensan. 

DON FÉUX. 

Y yo hablaré á Doña Clara 
Mañana para que venga 
Otro dia á visitaros, 

Y con la misma cautela. 
Por quién me dejais á mí| 

Y quién os agrada, sepa, 

Si ya es cierto que en la corte, 
A titulo de discretas. 
Son terceras las hermosas ; 
Porque como en la experiencia 
Diamante labra el diamante, 
Rinde belleza á belleza. 



Digitized by 



Google 



140 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

ESCENA VIII. 

DON JUAN. — Dichos. 

DON JUAN. 

La fama, que á vuestra casa 
LlaoQa amorosa academia, 
Disculpa el atrevimiento 
De no aguardar mas licencia. 

DOÑA BEATRIZ. 

Vos sabéis, señor Don Juan, 
Que podéis entrar en ella 
A mandarme con los mismos 
Privilegios que en la vuestra. 
{Hablan aparte Leonelo y Don Félix.) 

DON FÉLIX. 

Leonelo, si es que los celos 
Son linces, y que penetran 
Lo mas secreto, he de ver, 
Con la vista y alma atentas. 
Si hay novedad en Beatriz, 
Examinando hoy en ella 
El semblante y las acciones 
Que hace á todos los que entran. 

LEONELO. 

Por lo menos en Don Juan 
No ha dado ninguna muestra. 

DON FÉLIX. 

No, que ni en él vi temor. 
Ni hallé novedad en ella. 

DON JUAN. 

Permitid que un forastero. 
Que se ha quedado allá fuera, 
Entre á besaros la mano. 

DONA BEATRIZ. 

Pues ¿quién negarle pudiera 
Al forastero y amigo 
Vuestro tan cortés licencia? — 
(Vase Don Juan.) 
Este es Don Dionis, Inés. (Ap. á ella.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA IX. 141 

INÉS. 

Sin duda que no te pesa 
De verle. Digo y aun pienso.. . 

DONA BEATRIZ. 

Si es el que el alma desea, 
Si es el que la vida estima, 
i Qué bien dices, qué bien piensas! 
DON FÉLIX. (Ap. á Leoncio,) 
Al hablar del forastero^ 
¿No miras, no consideras 
Mas alegre su semblante? 

ESCENA IX. 

DON JUAN; RODRIGO, que trae puesta la cadena. — 
Dichos. 

RODRIGO. 

Pues me permites que pueda 
Besar tus manos, señora, 
Tan discreta como bella, 
Permite que pueda el alma 
Solo adorarte suspensa, 
Porque en tu alabanza es 
Torpe instrumento la lengua ; 
O alábate tú á tí misma, 
Pues quiere el dios de las ciencias 
Que, siendo la cuarta gracia 
La décima musa seas. 

DONA BEATRIZ. 

Tan prevenida, señor, 
Ha sido la entrada vuestra, 
Que habré menester lugar 
Para estudiar la respuesta. 

i^ONELO. {Ap» á Don Félix,} 
¿ Qué sientes del forastero? 

DON FÉLIX. 

¿ Qué es lo que quieres que sienta. 
Si al principio su semblante 
Estuvo alegre, y ya muestra 
Que le ha pesado de verle? 
Donde hay mudanzas opuestas, 



Digitized by 



Google 



142 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Hay secreto, y no son Tanas 
Su alegría y su tristeza. 

DOÑA BEATRIZ. 

Uegaunas sillas, Inés. 

DON FÉLIX. (Ap.) 

' Guando merecer no pueda 
FaTores, podré estorbarlos. 
Aquiy Leonelo, te sienta. 

[Siéntanse.) 

ESCENA X. 
DON DIEGO. — Dichos. 

DON DIEGO. 

No llega á mala ocasión 
Un forastero que llega 
Al repartir los lugares. 
Si es que hay alguno que sea 
Asiento de un ignorante 
En esta divina escuela, 
En cuya esfera cifradas 
Se miran las once esferas. 

DONA BEATRIZ. 

(Ap, Disimular me conviene. 

Porque Don Félix no vea 

En mis ojos la alegría 

Que me causa su presencia.) 

Llega al señor Don Dionis (A Inés.) 

Una silla. 

RODRIGO. 

Aquí está esta. 

DON DIEGO. 

Vos, señor, estáis muy bien ; 

Pues cuando yo la tuviera, 

Fuera dichoso en que vos 

Os sirviérades con ella. {Siéntase,) 

DON FÉLIX. (Ap.) 
Solo con el forastero 
De la cruzada cadena 
Hizo novedad Beatriz : 
Sin duda por él me deja. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA X. 143 

DON JUAN. (Ap. d Don IHego,) 
I Qué bien ha disimulado 
Vuestro criado I 

DOÑA BEATBIZ. 

Si es fuerza 
Que amor de cualquier discurso 
Principal asunto sea, 
Al que á una pregunta mia 
Me diere mejor respuesta. 
Daré esta flor. 

DON DIEGO. 

Ya envidiosos 
Todos la pregunta esperan. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿ Cuál es mayor pena amando? 

LEONELO. 

Yo, que padezco esa pena, 
Llevo gran ventaja á todos, 
Pues es forzoso que sea 
Mayor mal amar con celos. 

DON FÉLIX. 

£1 que tiene un dolor, piensa 
Que ninguno anaquel iguala, 
Y solo de aquel se queja. 
Yo dijera de mi mal, 
Guando no le padeciera, 
Esto mismo, que el mayor 
Es amar contra su estrella. 
Siendo un hombre aborrecido. 

DON DIEGO 

Yo digo que es mayor pena 
El amar sin esperanza. 

DOÑA BEATRIZ. 

Pues un argumento sea 
. El que pruebe la verdad. 

LEONELO. 

Oye, que el celoso empieza. 
Si yo fuera aborrecido 
Con tanta desconfíanzai 
Que no tuviera esperanza . 
De ser jamas admitido, 
Consuelo hubiera tenido 



Digitized by 



Google 



144 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

En ver que la pena mía 
Tan alta gloria perdía 
Porque al cielo se atrevió, 

Y al fin, perdiéndola yo, 
Ninguno la merecia ; 

Mas si esta misma que allí 
A mi amor hallé imposible, 
Fuese para otro apacible 
Siendo ingrata para mí ; 
Si el bien que no merecí 
Viese que otro mereció, 
Di, ¿ qué pena se igualó, 
Beatriz, á esta pena amando. 
De ver que otro esté gozando 
Lo que estoy queriendo yo? 

DON FÉLIX. 

Bien puede un celoso estar 
Sin esperanza de ser 
Admitido, con tener 
Dama que se deje amar ; 
Mas quien se llega á mirar 
Aborrecido, no puede; 
Que aun amar no le concede : 
Luego ofender mi porfía 
Con lo que obligar podía. 
La mayor desdicha excede. 
Tenga amor mi dama bella. 
No tenga esperanza yo, 

Y no me aborrezca, no, 

Pues me basta á mí el querella; 
Mas contra mi propia estrella 
Porfiar, es desconsuelo 
El mas tirano del suelo; 
Que el celoso ha menester 
Vencer solo á una mujer, 

Y el aborrecido al cielo. 

DON DIEGO. 

Ni celos ni olvido temo, 

Si constante llego á amar. 

Porque es fácil de pasar 

La mujer de extremo á extremo. 

Mayor pena, mas supremo 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA X. 145 



Es mi llanto, es mi dolor ; 
Pues padece mi temor 
Eterna desconfianza : 
Luego amar sin esperanza 
Es el infierno de amor. 
El que celoso vivió, 
El que vivió aborrecido, 
Con esperanza han sufrido 
El mal que el amor causó ; 
£1 desesperado no, 
Pues aun rigores no espera. 
Si celos darme pudiera 
Mi dama, ya la costara 
Cuidado, ya se acordara 
De mi, si me aborreciera. 
Y como es uso pasar 
La condición de mujer 
Desde amar á aborrecer, 
También se suele trocar 
Desde aborrecer á amar : 
Con ésta esperanza asido, 
Contento hubiera vivido : 
Luego mi mal es mas fiero, 
Pues verme jamas espero 
Celoso ni aborrecido. 

DOÑA BEATRIZ. 

Dudosamente podré 
Decir quién merezca aquí 
La flor. 

RODBIGO. 

Escúchame ámi. 
Señora, y te sacaré 
Desa duda, porque sé 
Que la flor ha de ser mia. 
Probándote en este dia 
Con un argumento tal, 
Que padece mayor mal 
Quien ama pobre y porfía. 
¿ Quién al pobre no aborrece ? 
Quién al pobre no da celos? 
Quién al pobre en sus desvelos 
Alguna esperanza ofrece? 
Galdbron ****. 



Digitized by 



Google 



146 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Luego solo este padece 
De todos el mal penoso. 
Porque siempre temeroso, 
Favor ni desden alcanza, 

Y quiere sin esperanza. 
Aborrecido y celoso. 

Y porque no la razón, 
Sino también la experiencia 
Me den la flor, por sentencia 
Que no tenga apelación. 
Vengan los naipes, que son 
Jueces; y Jugando todos, 
Veras que en tan varios modos 
Tiene, cuando argumentare, 
Mas razón quien se quedare 
Con el dinero de todos. 

(Llegan un bufete en que habrá naipes; juegan Don Diego 
y Rodrigo, y venios jugar Leonelo y Don Juan y Don Félix 
se queda hablando con Beatriz,) 

INÉS. 

Ya están los naipes allí. 

DON DIEGO. 

Yo Jugara, si tuviera 
Oobrada una letra que hoy 
Aceptó. 

RODRIGO. 

Venga la letra ; 
Que como vos la abonéis, 
También Jugaré sobre ella, 
Gomo vos queráis, señor, 
Jugar sobre esta cadena 
Cien escudos, que mañana 
Se han de pagar. 

DON DIEGO. 

Norabuena. 
{Juegan.) 

DON FÉLIX. 

I Qué mal han disimulado 
Tus ojos, Beatriz 1 pues, lenguas 
Del alma, me han dicho ya 
Tu senlimieato y mis quejas. 
Apenas el forastero 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA X. 147 

Entró en la sala, y apenas 

Le viste, cuando mudaste 

El semblante hermoso, y muerta 

La color, trocaste entonces 

Glavelet por azucenas. 

RODRIGO. 

\ Plegué al cielo que en mi vida 
Gane una vez I 

DOÑA BEATRIZ. 

Bien pudiera 
Satisfacerte ; mas quiero 
Gallar, Félix, porque entiendas 
Que no es tiempo de que yo 
Satisfacciones te deba. 

DON DIEGO. 

Diez pintas gano. 

RODRIGO. 

] Demonios I 
Vuestros rigores, ¿ qué esperan 
De mi paciencia ofendidos ? 

INÉS. 

Por cierto, i linda encomienda! 

DON FÉLIX. 

¿ Pues pudieras tú negar 
Tan costosas experiencias, 
Si el rostro es reloj, adonde 
El corazón hace muestra? 

RODRIGO. 

I Que no haya yo de ganar 
Una suerte, y que me vengan. 
La que es derecha trocada, 
Y la trocada derecha 1 

DON FÉLIX. 

Desprecios, Beatriz, se sufren 
En voluntades que empiezan, 
Pero en las que acaban, pasan 
De ser desprecios, y llegan 
A agravios. — Vamos, Leoncio, 
Porque no quiero que tenga 
Ocasión Beatriz, de ser 
Descortes conmigo y necia, 
Porque son muy insufribles 



Digitized by 



Google 



148 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Necedades de discretas. 

LEONELO. 

¿ No veréis á Dona Clara? 

DOÑA BEATRIZ. 

Mañana os tendré respuesta. 

LEONELO. 

¿ Quién solicitó jamas 
Con todo el sol una estrella, 
Sino yo? 

{Vanse Don Félix y Leonelo.) 

RODRIGO. 

No Juego mas. 
Usted guardada me tenga 
La cadena, que mañana 
Tengo de enviar por ella. 

DON DIEGO. 

Aquí la hallaréis mañana. 

RODRIGO. 

I Qué un hombre cristiano pierda 
Diez pintas I ¿ Qué deja el naipe 
Para un moro ? No hay paciencia. 

{Vase Rodrigo como tropezando.) 

ESCENA XI. 

DON DIEGO, DOÑA BEATRIZ, DON JUAN, INÉS. 

INÉS. 

El se ha quebrado al salir 
Las narices en la puerta. 

Y para enmendarlo ahora. 
Ha rodado la escalera. 

DOÑA BEATRIZ. 

Saca una luz. 

INES. 

Eso no, 
Que ha perdido. Si él hubiera 
Ganado, yo le alumbrara, 

Y llegara hasta la puerta 
De la calle muy humilde 
Haciéndole reverencias ; 
Pero hombre que ha perdido. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XI. 149 

Ruede y quiébrese una picraa. 

DON DIEGO. 

Esta cadena he ganado : 
Cien escudos, en que queda, 
Dejo librados, señora, 
Para los naipes y velas. 
Perdonad mi atrevimiento ; 
Que, vive Dios, que quisiera 
Que fueran diamantes cuantos 
Eslabones hay en ella, 
Para serviros ; aunque 
Presunción fuera muy necia 
Llevar diamantes al sol, 
Siendo el sol quien los engendra. 
Esto es barato, y así 
Disculpa tengo y licencia 
Para tal descortesía. 

DOÑA BEATRIZ. 

No es sino merced aquesta ; 
Pues cuando no fuera tal 
Por su estimación la prenda, 
Por ser vuestra la estimara, 
Y la tomo por ser vuestra. 

DON DIEGO. 

El cielo 08 guarde. — i Qué bien 

{Ap. á Don Juan,) 
Que sucedió I 

DON JUAN. 

De manera, 
Que yo he querido creerlo. 
I Qué bien engañada queda! 

{Vanse Don Diego y Don Juan.) 

DONA BEATRIZ. 

i lias visto, Inés, en tu vida 
Mas cortesana fineza? 

INES. 

Aguárdate, iré á alumbrarles ; 

Que tiempo después nos queda 

Para que le alabes. {Vase.) 

DONA BEATRIZ. 

I Cuánto 
Se estima, agradece y precia 



Digitized by 



Google 



150 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

La cortesía I Más es 
El modo, que la cadena. 



JORNADA SEGUNDA 

Sala en casa de Doña Clara. 

ESCENA PRIMERA. 

DOÑA BEATRIZ É INÉS, con mantos; CLARA é ISABEL, 
sin eüos, 

DONA CLARA. 

¿ Posible es que llegó el día 
En que tan dichosa fuese, 
O Beatriz, que mereciese 
Esta humilde casa mía 
Tanto honor ? Vuélveme á dar 
Los brazos. 

DONA BEATRIZ. 

Y el alma en ellos, 
Lazos que de nuestros cuellos 
La muerte podrá cortar, 
Pero dividirlos no. 

DOÑA CLARA. 

De mí te ofrezco otro tanto. 
Isabel, quítala el manto 
A Beatriz. 

DOÑA BEATRIZ. 

No vengo yo 
Con tanto espacio y sosiego. 

DOÑA CLARA. 

¿Ya querrás irte también? 
Propia condición del bien. 
Llegar tarde y faltar luego. 
¿ Quieres venir al estrado ? 

DOÑA BEATRIZ. 

No, bien estamos así. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA I. 151 



DOÑA CL4RA. 

Siéntate el rato que aquí 
Has de estar, y derribado 
£1 manto puedes tener. 
Porque me afliges tapada. 
¡ A fe» que estás bien tocada I 
Pudiérasme agradecer 
El haberte descubierto. 

DONA BBATaiZ. 

¿Es lisonja, ó burla? 

DONA CIJkRA. 

No, 
Solo tengo envidia yo 
Guando tu hermosura advierto. 

DONA BEATRIZ. 

Si tuvieras que envidiar, 

No me alabaras, amiga. 

] Buena estás. Dios te bendiga ! 

DONA CLARA. 

¡Mira cómo puede estar 
Quien tantas penas recibe. 
Que no tiene gusto en nada, 

Y siempre desazonada 

Y melancólica vive ; 

Quien de sí misma enemiga, 
A sí misma se aborrece ; 
Quien una pena padece 
Incapaz de que se diga; 
Quien con eternos enojos 
Ha de celar sus agravios 
Del aliento de los labios 

Y las lenguas de los ojos I 

DOÑA BEATRIZ. 

Mal, que es fuerza que se calle, 

Y que te trae disgustada, 
De tus ojos descuidada 

Y enemiga de tu talle ; 

Mal que á entristecer te obliga, 

Y te obliga á enmudecer, 
Cuyo efecto puede hacer 
Que se sienta y no se diga ; 
Mal que es mi propio dolor. 



Digitized by 



Google 



Í5S HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Pues repite satisfecho 
Sus efectos en mi pecho, 
Sin duda, Clara, es amor, 

DOÑA CLAR\. 

Bien tu discurso sacó 
Por las centellas el fuego. 
Amor tengo, no lo niego. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿Y ha sido ¿ Leonelo? 

DOÑA CLARA. 

No. 

DOÑA BEATRIZ. 

Mi alegría fuera mucha 
(Si yo tenerla pudiera), 
Si tus pasiones oyera. 

DOÑA CLARA. 

Porque hagas lo mismo, escucha. 

Los efectos humanos, Beatriz bella. 

Tal vez arrebató fuerza divina. 

Porque viven atentos á una estrella 

Que superior ilustra y predomina : 

Y aunque es verdad que no se vencen della. 

Con tal poder, ya que no fuerza, inclina; 

Que pierden libertad, discurso y brio 

£1 alma, la razón y el albedrio. 

No es amor elección, pues si lo fuera, 

Nadie en el mundo aborrecido amara : 

No es voluntad, que nadie la rindiera 

Donde con voluntad no se pagara : 

No es razón, pues con ella se rigiera : 

No es gusto, pues sin él no se entregara : 

¿ Qué será donde falla (¡ cielo injusto !) 

Elección, voluntad, razón y gusto? 

¿ Qué será pues violencia semejante, 

Sino fuerza, rigor y tiranía 

De amor? Pues la que vio firme y constante 

Leonelo tanto tiempo á su porfía. 

En un punto veloz, en un instante 

Breve, que son los átomos del día, 

Se rindió fácil, se postró liviana 

De un forastero á la lisonja vana. 

Un forastero, amiga, un forastero 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA I. 15S 

Que de Granada encomendado vino 
A mi padre, es la causa porque muero : 
Este á mi pecho tal dolor previno, 
Este á mi vida tal veneno fiero. 
Este al alma tal pena, que imagino 
Que á solo ver mi vanidad burlada 
Vino Don Diego Osorio de Granada. 
¿No has visto hermosa fuente que risueña. 
Por piedades del sol ó por rigores 
Instrumento de plata, se despeña, 
Con quien cantan las aves sus amores. 
Sepultarse en la falda de una peña, 
Donde estaban sedientas cuantas flores 
Llamadas de su música, venian, 

Y por ver sus aljófares, bebían? 

¿Y esta fuente, que allí deió burlada 
La beldad de las flores peregrina, 
Por venas de la tierra dilatada, 
Siendo de plata ya liquida mina, 
Nacer segunda vez tan desdichada, 
Que entre rústicos céspedes camina, 
Sin que á su inútil nacimiento deba 
Que noble flor de sus cristales beba? 
Asi el amor, que en mi se despeñaba, 
Llegar al valle ameno resistía. 
Donde tanta fineza me esperaba, 

Y donde tanto amor me merecía. 

Y el mismo, que soberbia me miraba. 
Quiso, por castigar la ofensa mia. 

Que huyendo agrados, y burlando amores, 

Lograse penas, celos y rigores. 

No porque este gallardo forastero 

Mi amor no estime y mi esperanza aliente. 

Pues siempre es á mi gusto lisonjero ; 

Mas ¿ cuál hombre no finge, engaña y miente? 

Sino porque otro amor, que fué primero 

Aquí le trajo, temo que le ausente. 

Estos son mis temores, mis recelos. 

Que no hay bien sin amor, ni amor sin celos. 

DONA BEATRIZ. 

¡Qué parecidas que son 
Nuestras penas, Clara bella t 



Digitized by 



Google 



154 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Un mismo amor, una estrella 
Rige nuestra inclinación. 
Pensarás que mi afición 
Es á Don Félix, á quien 
Debo finezas también ; 
Mas como ninguna amó 
Siendo amada, también yo 
Quiero á un forastero bien. 
En tu fuente á mirar llego 
De amor una cifra breve ; 
Pero, como tú á la nieve, 
Quiero yo aplicarla al fuego. 
El rayo abrasado y ciego, 
Que es un húmedo vapor 
De la tierra, que al ardor 
Del sol se ilustra y. acendra, 
En la parte que se engendra 
Ejecuta su rigor. 
Que como el viento recibe 
Seca exhalación que sube, 
Adonde preñada nube 
Humo pálido concibe. 
Errando fácil, describe 
Las esferas, hasta que 
Herida del sol se ve, 
Y en trueno y rayo veloz 
Da aquí el golpe, allí la voz, 
Que aviso y castigo fué : 
Así el forastero ha sido 
Rayo en su esfera engendrado ; 
Pero della desatado, 
En ajena parte ha herido. 
Desde Fiándes ha venido 
Este á turbar mi sosiego. 
No sé cómo el amor ciego 
Puede con violencia suma, 
Siendo nieto de la espuma, 
Hijo del Norte, ser fuego, 
Una apacible mañana 
Del mayo cuando la auvora 
Con prestados rayos dora 
Nubes de púrpura y grana, 



Digitized by 



Google 



JORNADA IT, ESCENA 1. 165 



Tan hermosa, tan ufana. 

Que decía lisonjera : 

« ¡ Quién coronarte pudiera 

Mayo, de flores y mieses, 

Por rey de los doce meses, 

Por dios de la primavera 1 » 

Salí al Prado ; desde él fui 

Por la calle, donde en lazos 

De los olmos darse abrazos 

Copas y raices vi, 

A quien triste dije asi : 

(c ¿No os bastaba, álamos bellos. 

Enmarañar los cabellos 

Por la tierra fugitivos, 

Sino que también lascivos 

Queréis enlazar los cuellos? 

Pero me responderéis. 

Con verdad desvanecidos. 

Que como en corte nacidos, 

Cortesano amor tenéis, 

Y así ocultar no queréis 
Vuestro contento suave ; 
Porque ya el amor mas grave, 

Y ya el favor mas felice, 
No es amor, si no se dice, 
No es favor, si no se sabe. » 
Con esta imaginación 
Llegué á sentarme cansada. 
Cuando por verme tapada. 
Gozando de la ocasión, 
liego con airosa acción, 

Y con galán desenfado, 
£1 mas bizarro soldado 
Que vi jamas, te prometo, 

Y después el mas discreto 

Que en toda mi vida he hablado. 
Desde entonces no le vi 
Mucho tiempo ; pero no 
Poroso se sosegó 
Aquel fuego que sentí. 
En mi casa permití 
Visitas, conversacioui 



Digitized by 



Google 



156 HOMBRE PODRE TODO ES TRAZAS. 

Juego y música, que son 
Lazos de amor cada dia, 
Por solo ver si podía 
Verle con esta ocasión. 
Cumplióme amor mi deseo ; 
Pues una noche, llevado 
De un amigo, ó mi cuidado, 
Dentro de casa le veo. 
Miro el bien, y no lo creo 
Por serlo ; y sucede así, 
Que constante desde allí 
Me sirve, enamora y ama. 
Don Dionis Vela se llama. 
Esto sé del y de mí. 

ISABEL. (A Doña Clara,) 
A hablarte Don Diego viene. 

DONA CLARA. 

Mucho me huelgo que estés 
Aquí para que le veas, 
Porque me digas después 
Si tengo buen gusto yo. 
Si le he encarecido bien. 

DOÑA BEATRIZ, 

¿Es aquel que viene allí? 



ESCENA II. 

DON DIEGO. — DOÑA CLARA, DOÑA. BEATRIZ, INÉS 
ISABEL. 



DONA CLABA. 

Sí, Beatriz, el mismo es. 

DONA BEATBIZ.( Ap.) 

¡ Válgame el cielo ! ¿qué veo ? 

DONA CLARA. 

¿Qué te parece? 

DOÑA BEATRIZ. 

Muy bien 
Me ha parecido. .. {Ap, Y muy mal, 
Pudiera decir.) Inés, (Ap. á ella.) 
¿No es Don Dionis? 



Digitized by 



Google 



JOBNilDA II, ESGEXA II. ÍS7 

INÉS. 

Sí, señora» 
¿Quiéa puede negar que es él? 

DONA BEATRIZ. 

¿ Qué he de hacer ? 

INÉS. 

Disimular. 

DON DIEGO. 

Ap. ¿Qué es esto que llego á ver, 
Cielos? Clara y Beatriz son 
Las dos. Amor, de una vez, 
Cuaulo adquirimos de muchas. 
Hemos echado á perder.) 
Mirando al sol, Clara hermosa, 
¿Quién no se ha turbado*? ¿Quién, 
Viendo ¿ un mismo tiempos dos. 
No ha de suspenderse, pues 
Esta sala, esfera breve 
De uno y otro rosicler, 
Con divina imitación 
Cielo de hermosura es ? 

DONA GLABA. 

La lisonja os agradezco. 
No por mi, pues cuando veis 
A Doña Beatriz, cualquiera 
Lisonja la viene bien. 

DON DIEGO. 

¿Quién es esta mi señora? 
Que yo, por no conocer 
A su merced (culpa en fin 
De forastero), no osé 
Ofrecerme á su servicio. 
¿ Es deuda vuestra ó es 
Amiga? 

iNBs. {Ap, á Doña Beatrií ) 
¿No oyes aquello? 
Quién eres, pregunta. 

DON DIEGO. 

Aunque 
Para que conozca en mi 
Un criado su merced. 
No es menester saber mas 



Digitized by 



Google 



168 HOMRE POBRE TODO ESTRAZAS. 

Que mirarla. 

DOÑA CLARA. 

Beatriz es 
La amiga que yo mas quiero, 
Señor Don Diego, y con quien... 

INÉS. {Ap,) 

Don Diego le llamó. 

DONA CLARA. 

(Ap. Amor, 
Consulta tu parecer.) 
En este punto las dos 
En TOS hablábamos. 

DONA BEATRIZ. 

Bien 
Os lo puede asegurar 
Su pecho constante y fiel ; 
Porque es muy cierto que en vos 
Las dos hablábamos, pues 
Ella hablaba en vos conmigo, 
Y yo con ella también. 
De que no me conozcáis 
Queja pudiera tener ; 
Pues viviendo yo en el pecho 
De Clara, y estando en él 
Vos pudierais por fineza 
Haberme visto tal vez. 
Yo á lo menos no llegara 
A confesarlo, porqué 
Quiero que Clara me deba 
Solo decir que estimé 
Tanto el dueño de su gusto. 
Que le conocí por fe ; 
Porque yo os conozco, ya 
Que vos no me conocéis. 

DON DIEGO. 

Yo conozco mi ignorancia, 
Y aunque pudiera tener 
Disculpa, quiero rendirme, 
Agradecido y cortés. 

iNEs. (Ap. d Doña Beatriz.) 
Señora, ¿ qué dices desto ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA II. 159 

DONA CLARA. (A Doña Beatriz.) 
¿Qué te parece? ¿No es 
Galán y discreto? Di, 
¿ No te parece muy bien ? 

DONA BEATRIZ. 

Digo que me ha parecido 

Tan bien, Clara hermosa... {Ap. Que 

Ha de pesarte algún dia 

Que me parezca tan bien.) 

INÉS. {Ap, d su ama,) 
Mal disimulas. 

DOÑA BEATRIZ. 

No puedo 
Sufrir mas celos, Inés : 
Estoy por dar voces. 
{Beatriz le hace señas por detras y él hace como que no la entiende.) 

INES. 

Mira 
Cómo disimula él, 

Y aprende tú. 

DOÑA BEATRIZ. 

Si él engaña, 

Y yo siento, no podré 
Igualarle ; que me lleva 
Mucba ventaja. \ Ah cruel ! 

CLARA. (A Doña Beatriz.) 
Al fin, ¿yo tengo buen gusto?; 
Alábamele otra vez. 

INBS. (Ap.'^ 
Parece que la tal Clara 
Nos está dando cordel. 

DOÑA CLARA. 

¿ Qué tienes, que disgustada 
Parece que estás? 

DOÑA BEATRIZ. 

No sé 
Qué es lo que me ha dado. — Tráeme 
Un barro de agua, Isabel. — 
(Ap, Por desmentir una pena. 
Otra pena fingiré. 
Agua pido, y es en vano, 
Porque es de fuego mi sed.) 



Digitized by 



Google 



4 60 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

DONA CLARA. (A ISübel) 

Ve tú por el agua, y yo 

Unos dulces sacaré. {Vase Isabel,) 

Dame lincencía á que sea (A Lona Beatriz.) 

Hoy contigo descortes. 

DONA BEATRIZ. 

No vayas, no, por tu vida. 
Conmigo excusado fué 
El cumplimiento. 

DONA CLARA. 

Pues este 
¿ Quién te ha dicho que lo es ? 
¿ Es cumplimiento dejarte 
Con la visita? Aunque bien 
El dejarte acompañada 
Pudieras agradecer. (Vase*) 

ESCENA III. 
DOÑA BEATRIZ, DON DIEGO, INÉS. 

DONA BEATRIZ. 

Y es verdad, pues que me ha dado 
Ocasión, ingrato, en que 

Pueda hablar, pueda quejarme; 
Porque el silencio cruel. 
Hecho ponzoña en el alma, 
Mil veces quiso romper 
La cárcel, y reprimido. 
Hizo con mayor poder 
Un cuchillo al corazón 

Y á la garganta un cordel. 

DON DIEGO. (Disimulando.) 
¿ Vos con tanto sentimiento 
Conmigo? ¿Cómo ó por qué I 
¿ Quién dio causa á tanta pena ? 
A tanta desdicha, ¿quién? 

DONA BEATRIZ. 

¿ Esta es, ingrato amante. 
Vil caballero, esta es 
La prometida firmeza 
De lealtad, amor y fe? 



Digitized by 



Google 



JORNADA 11, ESCENA lU. 161 

Si sois de Granada, ¿ cómo 
Sois de Flándes ? Y si os veis 
Ausente por una dama, 
I Cómo decis que tenéis 
Pretensiones? Si os llamáis 
Don Diego, ¿cómo os hacéis 
Don Dionis? ¿ Es gran victoria 
Engañar á una mujer? 

DON DIEGO. 

Viven los cielos, señora. 
Que no os entiendo, ni sé 
Qué decis, pues Jurar puedo 
No haberos visto otra vez. 

DONA BEATRIZ. 

¿Vos lo que oyen los oídos, 
Vos lo que los ojos ven, 
Queréis negar? ¿Vos no sois 
Quien liberal y cortés 
Me dio anoche esta cadena ? 

DON DIEGO. 

No, señora. 

DONA BEATRIZ. 

¿No? 

DON .DIEGO. 

¿Por qué 
Lo negara, si el serviros 
Fuera mayor interés ? 
I Bueno fuera negar yo 
Dádivas, cuando uso es, 
No solo negar aquello 
Que se da, pero también 
Con vanidad y arrogancia 
Decirlo sin que se dé ! 
Advertid que en una estampa 
Suele duplicar y hacer 
Dos formas naturaleza 
Con repetido pincel. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿ Luego intentáis todavía 
Desconoceros ? 

DON DIEGO. 

No sé 



Digitized by 



Google 



162 HOUBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Qué responderos. 

DONA BEATRIZ . 

¿ No sois 
Don Dionis Vela ? 

DON DIEGO. 

¿ Por qué 
Negara mi nombre? 

DONA BEATRIZ. 

¿ Cuándo 
Venisteis ? 

DON DIEGO. 

Aun no habrá un mes. 

DONA BEATRIZ. 

¿ Dónde vivis ? 

DON DIEGO. 

En la calle 
Del Prindpe. 

DONA BEATRIZ . 

¿ En qué entendéis ? 

DON DIEGO. 

En ver la corte. 

DONA BEATRIZ. 

¿ V el nombre ? 

DON DIEGO. 

¿ Ya no OB han dicho que es 
Don Diego Osorio? 

DONA BEATRIZ. 

¿ Qué amigos 
Hoy en la corte tenéis? 

DON DIEGO. 

Muchos. 

DONA BEATRIZ. 

Y Don Juan de Torres, 
¿ No lo es vuestro ? 

DON DIEGO. 

No escuché 
Aquese nombre en mi yida. 

DONA BEATRIZ. 

¿ Visitáis una mujer 
Junto á las Descalzas ? 

DON DIEGO. 

No. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA IV. 163 

DONA BEATRIZ. 

Mentís, mentís, que sí hacéis. 

DON DIEGO. (i4p.) 

Por mas preguntas que ha hecho, 
No me ha podido coger. 

ESCENA IV. 

DOÑA CLARA t ISABEL, con agua y dulces. — DON 
DIEGO, DOÑA BEATRIZ, INÉS. 

DONA CLARA. 

Aquí está el agua y el dulce. 
Mas ¿ qué es esto? 

DON DIEGO. 

No lo sé. 
Beatriz, que me lo pregunta, 
Podrá decir lo que es. [Vase. 

DOÑA CLARA. 

¿ Qué es esto, Beatriz? ¿ Pues tanto 

Pudo el accidente ser. 

Que te obliga á que des voces? 

DOÑA BEATRIZ. 

Es una rabia cruel. 

DONA CLARA. 

Bebe el agua que pediste : 
Quizá asi podrás vencer 
Esa pena que te aflige. 

DONA BEATRIZ. 

Yo sé bien que no podré. 
Aunque mas beba. Adiós, Clara. 

DONA CLARA. 

¿ De esa suerte has de ir á pié ? 
Aguarda, pondrán el coche. 

DONA BEATRIZ. 

No puedo. — Vamos, Inés. 

DOÑA CLARA. 

Pésame que de mi casa 
Vuelvas enferma, una vez 
Que, al cabo de tantos días. 
Vienes á hacerme merced. 
Sin querer decir qué sientes, 



Digitized by 



Google 



164 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Ni qué tienes. 

DONA BEATRIZ. 

Mal podré 
Decírtelo, Clara, á li, 
S¡ yo misma no lo sé. (Vanse.) 



Calle. 



ESCENA V. 

DON JUAN y RODRIGO, que salen por una parte ; BON 
DIEGO, por otra. 

DON JUAN. 

¿ Dónde estará Don Dionis ? 

DON DIEGO. 

Mucho estimo, vive Dios, 
Hallar juntos á los dos. 

DON Juan. 
¿ De qué turbado venis? 

DON DIEGO. 

Hame, Don Juan, sucedido 
£1 suceso mas extraño. 
Que vio el mayor desengaño. 

RODRIGO. 

Cuéntanos pues lo que ha sido. 

DON DIEGO. 

Entré á ver á Doña Clara, 

Y estaba, Don Juan, con ella 
De visita Beatriz bella. 
Cuando mi vista repara 

En las dos, ciego quedé. 
Turbado me suspendí. 

DON JUAN. 

Y al fin, ¿ qué hicisteis ? 

DON DIEGO. 

Allí, 

Tan de improviso, no hallé 
Otro camino, otro modo 
De enmendar la culpa mía. 
Que hacer que no conocía 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA Y. 16S 

A Beatriz, negando en todo 
No haberla hablado, ni haberla 
Visto otra vez en mi vida ; 
Pero, airada y ofendida, 
No pude satisfacerla, 
Aunque allí ella misma vio 
Que Don Diego me llamaban 
Todos, y que la contaban 
Que era de Granada yo. 
En fin, si vos acudis 
A acreditar este enredo. 
Hacer los papeles puedo 
De Don Diego y Don Dionis ; 
Porque asegurando vos 
Lo mismo, decir no temo 
Que es otro, y que con extremo 
Nos parecemos los dos. 

DON JUAN. 

¿ Y es tan necia, que crérá 
Beatriz ese engaño ? 

DON DIEGO. 

Sí, 
Que yo parecidos vi 
Muchos hombres; y no está 
La dificultad en ser 
Beatriz necia ó entendida ; 
Que al fin la mas presumida 
Tiene ingenio de mujer. 
Yo conocí á dos hermanos, 
Que nadie determinaba 
Con cuál de los dos hablaba. 

B0DRI60. 

Es verdad, los Valencianos ^ 

DON JUAN. 

Yo por mi parte me obligo 
A disimular muy bien. 

DON DIEGO. (A Rodrigo.) 
Y tú has de ayudar también. 
Desde hoy no has de andar conmigo ; 
Porque siendo conocidos 

t. Dos tctores célebres. 



Digitized by 



Google 



i 66 HOBIBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Los dos por amo y criado. 
Fuera descuido extremado 
El ser los dos parecidos. 

RODRIGO • 

Dices bien ; y yo podré 
Con mayor fuerza ayudar 
Este engaño, pues entrar 
Puedo en su casa, y haré, 
Con retóricas, que crea 
(Tanta eficacia en mí ves) 
Hoy un necio que lo es, 
Y una fea como es fea. 
Una vieja con amor, 
Que es vieja la haré creer, 
Que es lo mas que puede hacer 
Un retórico hablador. 

DON DIEGO. 

Pues dejadme á mí llegar 
Primero, y mientras los dos 
Reñimos, llegaréis vos. 

DON JUAN. 

No me tenéis que avisar. (Vase. 

ESCENA VI. 
DON DIEGO, RODRIGO. 

RODRIGO. 

I Qué de máquinas enlazas I 

DON DIEGO. 

Esto entre dos damas es 

Lograr amor é interés, 

Porque el pobre todo es trazas. 

RODRIGO. 

Sí, pero trazas de pobre 
No sé qué efectos tendrán. 
Pues por ser suyas, serán 
Infelices. 

DON DIEGO. 

Cuando obre 
Esta pensión la fortuna, 
Y una pierda, otra me queda ; 



Digitized by 



Google 



JORNADA U, ESCENA Til. 167 

Pues no es posible que pueda 
De las dos faltarme una. 

RODRIGO. 

Por eso debe tener 

Cualquiera amante discreto 

Una dama de respeto, 

Por lo que ha de suceder. 

Pero Yoime, porque vienen. 

No hallen juntos á los dos. (Yase.) 

ESCENA VII. 

DOÑA BEATRIZ t INÉS, conmanton ; DON FÉLIX, 
LEONELO. — DON DIEGO, retirado. 

DON DIEGO. {Ap,) 

Y los que vienen con ellas 
Félix 7 Leoncio son. 
De celos maté, y de celos 
Muero. Vengativo amor. 
Sé dios, ó no seas tirano. 
Sé tirano, ó no seas dios. 

LEONELO. 

Al paso, Beatriz hermosa, 
Esperando & oir estoy 
La sentencia de mi muerte. 
¿ Qué has sabido ? 

DONA BEATRIZ. 

Tal estoy. 
Que no acertaré á decir 
Lo que he sabido. 

LEONELO. i 

A tu VOZ 
Atenta el alma, resiste 
Una y otra confusión. 

DON FÉLIX. [Ap. d eUa») 
Inés, yo tengo que hablarte. 

INES. .'* 

Después tendrás ocasión. 

DOÑA BEATRIZ. 

No has de quejarte de mi. 
Si desengaños te doy ; 



Digitized by 



Google 



16 8 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Porque si esos tengo, darte 

No puedo otra cosa yo. 

Can soycoQ rabia, que muerde 

Y comunica el dolor 

Por la herida, y así ahora 
Te pegaré mi pasión, 
Basilisco por la vista, 

Y sirena por la voz. 
Clara vive enamorada : 
Quien te lo dijo, contó 

La verdad. Don j)iego Osorlo 
Ha merecido el favor 
Que te negó. Siente tú, 

Y tendré consuelo yo, 
Compañera en tus desdichas. 
Si es que las lisonjas son 
Una pena de otra pena, 

Y un dolor de otro dolor. 

1 DON FÉLIX. 

Según eso, vos venis 
Celosa también. 

DOÑA BEATBIZ. 

No OS doy 
Desengaños, que llamáis 
Agravios ; pero si vos 
Me argúis la consecuencia, 
No quiero negarla yo. 

DON FÉLIX. 

Ni yo la quiero creer ; 
Que fuera imposible error 
Pensar que en el mundo hubiese 
Quien diese celos al sol ; 

Y no dudando si puede 
Eso ser verdad ó no. 
Lo sentiré, por haceros 
Aquesa lisonja á vos. 

LEONELO. 

Vive Dios, que he de buscar 
A este granadino yo. 
I El cielo, Beatriz, os guarde I 
I Ay, Don Félix ! muerto voy. 

[Vanse Leonelo y Dan Félix.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA 11, ESCENA VIII. 169- 

ESCENA VIII. 

DON DIEGO, BEATRIZ, INÉS. 

DON DIEGO. 

{Ap. Ahora podré llegar 
A hablar, empezando yo 
A quejarme; que esta es 
La estratagema mayor ; 
Pues si yo empiezo primerO| 
No le dejaré razón 
Con que ella pueda quejarse. 
¡ Ayude mi industria amor I) 
Quien tan bien acompañada 
Hasta su casa llegó, 
No pensará que ha tardado ; 
Pero quien aqui esperó 
Toda la tarde, adorando 
Los hierros dése balcón. 
No podrá pensar que ha sido 
Menos que un siglo. 

DOÑA BEATRIZ. 

{Ap, I Mejor 
Es esto ! — Inés, este hombre (A ella.) 
Pretende quitarme hoy 
La luz al entendimiento, 
O al discurso la razón.) 
¿ Qué decis, por Dios, Don Diego, 
Don Dionis, ó lo que sois? 
Si queréis yolverme loca, 
Confieso que ya lo estoy. 
Dejadme, señor, dejadme : 
Ved que muchas pruebas son. 
Apurando un sufrimiento. 

DON DIEGO. 

Pues ¿ en qué os ofendo yo ? 
Si mí pensamiento altivo 
Merece vuestro rigor, 
Gastigadme con desprecioSi 
Pero con engaños no. 
¿ En qué os enoja un deseo? 

Calderón****. i O 



Digitized by 



Google 



170 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

¿ En qué os agravia un amor, 
Que solo aspira á serviros? 
Si mudanzas, Beatriz, son, 
Que en vuestro pecho ha causado 
La breve conversación 
De Don Félix, bien hacéis. 

INÉS. 

Quejarse él os lo mejor. 

DONA BEATRIZ. 

Pues si en este mismo instante 
Vengo de escuchar de vos 
Que á mí no me conocéis ; 
Si vengo de oir que sois 
Don Diego, y no Don Dionis, 
¿ No queréis que sienta, no. 
Tantos engaños y enredos ? 

DON DIEGO. 

No os entiendo, vive Dios. 
¿ Yo os he visto, yo os he hablado 
En alguna parte hoy ? 
Enigmas son que no entiendo. 
Vos habéis dicho que yo 
Quiero quitaros el juicio ; 
Y así, con este temor, 
Ganándome por la mano, 
Queréis quitármele vos. 

INES. 

No pensará quien le oyere, 
Que él solo tiene razón? 

DONA BEATRIZ. (A InCSj) 

¿ Qué es lo que dices ? 

INES. 

Señora^ 
Que tan admirada estoy 
De escuchar con cuántas veras 
Haberte visto negó^ 
Que me da á entender que aquí 
Hay alguna confusión, 
O por lo menos secreto 
Que no entendemos las dos 
Que nadie negar pudiera 



Digitized by 



Google 



JOBNADA 11^ ESCENA IX. 171 

Aquí 7 alli la razón 
Con tantas veras. 

ESCENA IX. 
DON JUAN, alborotado. — Dichos. 

DON JUAN. 

\ Jesús ! 
¿ Aquí estáis ? 

DON DIEGO. 

¿ Qué admiración 
Es esta ? 

DON JUAN. 

Hame sucedido 
Una cosa, que por Dios, 
Que ahora la estoy dudando. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿ Que ha sido ? * 

DON JUAN. 

Palabra os doy. 
Que en mi vida me he admirado 
De cuanto he visto, hasta hoy. 
Pasaba por una calle. 
Guando á la misma ocasión 
Un hombre la atravesaba, 
A quien, engañado yo. 
Por Don Dionís llegué á hablar : 
Tanto se le pareció, 
Que no le desmiente el talle 
Ni el rostro, y hasta en la voz 
Le parece y en el traje; 
Que como el dia de hoy 
Están los precios tan caros, 

Y todas las galas son 

O bayeta ó tafetán, • 

Peco le diferenció, 

Et vestido que trae, casi 

El mismo es que traéis vos ; 

Y tanto, que si no hubiera 
Desta misma confusión 
Ejemplares en el mundo 



Digitized by 



Google 



i72 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

(Pues muchas veces se vio 
Parecerse un hombre á otro), 
Afirmara, vive Dios, 
Ser vos mismo. 

DON DIEGO. 

Y eso mismo, 
Sin duda, le sucedió 
También á Beatriz, pues piensa 
Oue pude en otra ocasión 
Negar que la conocía. 

DONA BEATRIZ. 

Bien ensayados los dos 
Venís. ¿ Cuánto estudio os cuesta^ 
Don Juan, la tal relación ? 
¿ Por tan necia me tenéis, 
Que imaginasteis que yo 
Creyera tal ? 

DON JUAN. 

£sto es cierto. 

INÉS. 

¿Pues no lo has creido ? 

DONA BEATRIZ. 

No. 

INES. 

Yo SÍ, que he visto otra vez 

Mil, que parecidos son. 

Si no, dime : ¿ con qué intento 

Estos dos nombres fingió 

Don Dionis ? ¿ Pudiera nadie 

Prevenir esta ocasión ? 

¿ Sabía si eras amiga 

De Doña Clara, ó si no ? 

¿ Sabía que hahia de hallarte 

Con ella en conversación ? 

No, pues no entrara, si fuera 

El mismo. Demás, que estoy 

Mirándole con cuidado, 

Y ahora me pareció 

Que el otro de aquesta tarde 

Era dos dedos mayor. 

DON JUAN. 

Sí, un poco era mas robusto. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA IX. Í7S 

DON DIEGO. 

Beatriz lo advierte mejor ; 
Mas ella quiere quejarse, 
Porque no me queje yo. 

DOÑA BEATRIZ. 

Pues ¿ de qué podéis quejaros ? 

DON DIEGO. 

De ver á Félix con vos. 

DOÑA BEATRI2U 

Es verdad, que como k Clara 
Vos no habéis hablado hoy. 
Podéis quejaros de mí. 

DON DIEGO. 

¿ Quién es Clara ? Que, por Dios« 
Que no la conozco. 

INÉS. 

Mira 
Que ha sido, señora, error 
De naturaleza. 

DON JUAN. 

Advierte 
Que á mí mismo me engañó. 

DOÑA BEATRIZ. 

Todos bien podéis decirme 

Que esto cabe en la razón, 

Que esto se ha visto otra vez ; 

Mas no he de rendirme, no. 

Hasta que mis propios ojos 

Miren Juntos á los dos. (Vote.) 

INES. 

No habrá quien la desengañe. 
Que es mujer de su opinión, 
Aunque tan claro lo vea. 

DON JUAN. (Ap.) 
Bien la traza sucedió. 

DON DIEGO. (Ap.) 

I Qué no intenta un hombre pobre 
Con ingenio y con amor ! 
{Vanse los dos por una calle, y al entrar Inés en su casa^ la 
detiene Don Félix.) 



10. 



Digitized by 



Google 



17 4 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

ESCENA X. 

DON FÉLIX, INÉS. 

DON FÉLIX, 

Ventura notable fué 
Que ahora pudiese hablarte, 
Inés, 7 llegar á darte 
Esta vida que hoy se ve 
En tus manos. Tuyo soy ; 

Y en fe de que el alma mía, 
Que ha de servirte confia, 
Esta sortija te doy, 

Que soló un diamante della 
Doscientos escudos vale, 
Porque no hay luz que le iguale 
\ Ojalá fuera una estrella I 

INES. 

Bien está siendo diamante. 
Que embarazada me viera, 
Si mia una estrella fuera. 

DON FÉUX. 

Dime, ¿ quién es el amante, 
Inés, por quien tu señora 
Vive, y yo de celos muero ? 
Que aunque sé que á un forastero 
Estima, quiere y adora, 
No me he atrevido á creer 
Que así cegarse pudiese, 

Y que á hombre tal se rindiese 
Tan presumida mujer. 

Todo lo sé, mas no quiero 
Sino estar asegurado. 

INES. 

i Qué gran gusto me ha quitado 
Quien te lo contó primero I 
Pues tal condición me dio 
El cielo, que no quisiera 
Que otro ninguno supiera 
Los secretos sino yo. 
Porque otro ninguno fuese. 



Digitized by 



Google 



JORNADA 11, ESCENA X. 175 

Guando secretos guardase, 

Quien á todos los contase. 

Quien á todos los dijese ; 

Porque, aunque es santo, prometo. 

El secreto singular. 

Yo nunca pude guardar 

La fiesta de san Secreto. 

¿ Porque te le diga aquí 

Me das prendas lisonjeras, 

Guando, porque me lo oyeras. 

Yo te diera el alma á ti ? 

Que he estado enferma en la cama 

Muchas veces, por no hallar 

Gon quien poder descansar, 

Murmurando de mi ama. 

Anoche ese forastero 

Una cadena le dio 

Que en cien escudos ganó. 

DON FÉLIX. 

Ya vi la cadena. 

INÉS. 

Quiero 
Decir mas, cómo esta larde 
Vino de verlo celosa, 
Gon otra dama, y dudosa 
De si es 61, se abrasa y arde 
En celos. 

DON FÉLIX. 

Déjame á mi. 
Que también me abraso y ardo. 
¿ Qué es lo que espero ? qué aguarde / 
Si yo la cadena vi, 
Si de tu boca escuché 
Que porque hablando le vio 
Gon otra, tanto sintió ; 
Si esto he visto, y si esto sé, 
¿Por qué de mi necio amor 
No agradezco el desengaño ? 
Mi remedio está en mi daño ; 
Que no hay cura sin dolor. 

INÉS. 

Advierte, Félix, que estás 



Digitized by 



Google 



176 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS, 

üando voces. 

DON FÉLIX. 

Pierdo el seso. 
Déjamei Inés. 

INÉS. 

¿ Según eso, 
Ya no quieres saber mas ? 
DON PÉrjx. 
¿ Qué mas, si esto me provoca... ? 

INÉS. 

¿ Y es buen término empeñarme 
En hablar, para dejarme 
Con la palabra en la boca ? 
Pues no has de irte sin que diga 
Cuanto de mi ama sé ; 
Porque lo que yo empecé 
No es bien que otro lo prosiga ; 
Porque es la murmuración 
Sarna empezada á rascar, 
Que no se puede dejar ; 
Y asi, señor, no es razón 
Que mis labios queden mudos. 
Porque me oigas un instante. 
Toma, que solo un diamante 
Vale doscientos escudos. 

DON FÉLIX .^ 

Déjame, que ya no quiero 
Saber mas. ¿ Quién, sino yo. 
Curioso solicitó 
Contra sí el veneno fiero ? 
¿ Quién, sino yo desta suerte 
Pretendió su perdición ? 
Verdugos los celos son. 
Que cobran el dar la muerte, 
¡ Oh nunca hubiera yo oido 
Lo mismo que he deseado ! 
Oh siempre hubiera ignorado 
Lo mismo que he pretendido! 
Pues si el que su pena sabe 
Muere, y muere el que la ignora. 
Morir dudándola ahora 
Fuera muerte mas suave. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I[, ESCENA XI. 17.7 

Cuando á un hombre en su fortuna 
Siguen dos contrarios fuertes, 
Por querer darle dos muertes 
Suelen no darle ninguna. 
Si á mi el dudar ó el saber 
Dos muertes me pueden dar. 
Quiero al saber y al dudar 
Por enemigos tener ; 
Pues cuando mi pena allanes. 
Sin ver si vivo 6 si muero, 
Estaré como el acero 
Suspenso entre dos imanes. 

INBS. 

¡ Oh nunca yo hubiera hablado ! 

Pero no será el disgusto ^ 

Tan grande como fué el gusto 

Del haberlo publicado . {Vast. ) 

ESCENA XI. 

RODRIGO. — DON FÉLIX. 

rodbígo. {Áp.) 
j Con qué linda industria vengo 
Prevenido, par hacer 
Que Beatriz llegue á creer 
Cuanto imaginado tengo 
Cerca del galán de á dos 
Que la engaña y enamora ! 

DON FÉLIX. 

{Ap. Llegaréle á hablar ahora : 
Ya estoy resuelto.) Con vos 
Tengo que hablar, caballero. 
Una palabra no mas, 
Y para aquesto detras 
De San Jerónimo espero. 

RODRIGO. 

Vos venis muy engañado : 
No soy yo el buscado, no, 
Porque no soy hombre yo 
Que detras de nadie he hablado 
En mi vida, sea el que fuere, 



Digitized by 



Google 



i 78 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Cuanto mas detras de un santo 
Que quiero y estimo tanto. 
Lo que decirle quisiere, 
Delante se lo diré ; 
A las espaldas Jamas : 
No han de decir que detras 
De San Jerónimo hablé. 
Vuestras penas declaraldas ; 
No diga el santo, quejoso, 
Que por ser tan poderoso 
Le murmuro á las espaldas. 

DON FÉLIX. 

Puesto que queréis que aquí 
Hablemos, decid, ¿ no fuisteis 
Vos el que anoche vinisteis 
A esta casa ? 

RODRIGO. 

Señor, si ; 
Y I nunca hubiera venido I.. 

DON FÉLIX. (Ap.) 

I Hay mas rigurosa pena ? 

RODRIGO. 

Pues me costó una cadena 
La visita ! 

DON FÉLIX. 

(Ap. Cierto ha sido 
Mi temor : este es sin duda 
El que sospechaba yo ; 
Este es del que Inés habló ; 
Ni lo niega, ni lo duda.) 
Pues yo, caballero, soy 
Un hombre... 

RODRIGO. 

Sed norabuena. 

DON FÉLIX. 

Que tiene de veros pena. 

RODRIGO. 

Pues no verme. 

DON FÉLIX. 

Y tal estoy 
De colérico, que aquí 
Palabra me habéis de dar 



Digitized by 



Google 



JORNADA U, ESCENA XI. 479 

De no entrar, de no pasar 
Por esta calle, ó aquí 
Hoy el uno de los dos 
Ha de morir. 

RODRIGO. 

Si estuviera 
En mi mano, yo lo hiciera, 
Con tal que faérades vos. 
Pero yo tengo de entrar ; 
Que no he de dejar perdida 
Mi hacienda. 

DON FÉLIX. 

Y yo con mi vida 
Asi lo sabré estorbar. {Empuña la espada. 

RODRIGO. 

Detened, señor, la espada, 
Y mirad que no es razón. 
Con tan mínima ocasión. 
Dejarla en sangre bañada. 
Advertid que nuestra vida 
Es una, y tan mal hallada 
Con nosotros, que enojada. 
Apenas ve una salida. 
Guando escapa por allí : 
Pues es decir (aunque viejo) 
Que es de ante nuestro pellejo. 
Oomo una breva le vi 
Pasarse, porque se advier^ 
Su frágil ser ; y así os doy 
Una y mil palabras hoy 
De no llegar á esta puerta... 

Qué es á esta puerta ? á esta calle 
A este barrio, á este cuartel. 
Palabra os doy, como fiel 
Católico^ no se halle 
Escrito que me verán, 
Si esto vuestro amor desea, 
En la parroquia, aunque sea 
En la de San Sebastian, 
Que es bien grande. 

DON FÉLIX. 

Has procedido, 



Digitized by 



Google 



180 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Gomo villano cobarde. 

RODRIGO. 

Asi moriré mas tarde. 

DON FÉLIX. 

Paes otra palabra os pido. 

RODRIGO. 

No hay cosa que ya no pueda 
Vuestro mando entre los dos, 
Pues no me pediréis tos 
Cosa que yo no os conceda. 
Imaginad este dia 
Todo cuanto vos queréis ; 

Y eso otorgo, que no habéis 
De vencerme en cortesía. 

DON FÉLIX. 

Y cuando no, ciego y loco 
Yo os lo hiciera hacer.. . 

RODRIGO. 

Confieso 
Sí hiciérades, que por eso 
No hemos de reñir tampoco. 

DON FÉLIX. 

A estocadas. 

RODRIGO. 

¿ A estocadas? 
Son favores y regalos, 
Porque yo pensé que á palos, 
A coces y á bofetadas ; 
Que espero, porque os asombre 
Procediendo siempre así, 
Que no han de decir por mí : 
« Aquí mataron á un hombre ; » 
Sino : « Aquí como un lebrel 
(Desta suerte han de decir) 
A un hombre hicieron huir : 
Rueguen al miedo por él. » 



Digitized by 



Google 



JOBNAOA III, ESCENA I. 181 

JORNADA TERCERA 

Sala en casa de Doña Clara. 



ESCENA PRIMERA. 
DON DIEGO, DOÑA CLARA. 

DON DIEGO. 

Por no encontrar un criado, 
Sin que os avisasen, liego 
Hasta aquí. 

DOÑA CLABA. 

Señor Don Diego 
Osorio... 

DONDIEGO. (Ap.) 

Bien lo he trazado. 

DOÑA CLARA. 

Sabed que hoy tuve un recado 
De Beatriz^ la amiga mia 
Que aquí estuvo el otro dia^ 
Don Diego, en que me ha enviado 
Para hacer otra, á pedir 
Que aquesta joya la envíe ; 
Y para que no la fíe 
De su criada, á decir 
Me envió que la llevaseis 
Vos mismo, y que la hora es 
Aquesta tarde á las tres, 
Para que en casa la hallaseis ; 
Porque si vos la lleváis, 
No quede Inés enojada. 
Viendo que de mi criada 
Fío mas. 

DON DIEGO. 

Vos me mandáis 
Cosa, que quien estimara 
Mi deseo, no la hiciera ; 
Pues celosa, no quisiera 

Caldiroh*^.. 'i^ 



Digitized by VjOOQIC 



182 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS- 

Que á Otra dama visitara. 
La que no cela, no diga 
Que quiere, porque el temor 
£s una sombra de amor. 

DONA CLARA. 

Yo soy de Beatriz amiga, 
¿ Qué he de temer ni dudar ? 

DON DIEGO. 

£1 serlo Beatriz también ; 
Que de la amiga es de quien 
Hay menos hoy que fiar. 

DOÑA CLARA. 

Por lo menos vos fiáis 
De vos poco en la ocasión, 
Pues en mi satisfacción 
Temor y recelo halláis. 

Y huélgome de terner 
Ocasión en que la ausencia 
Hoy me sirva de experiencia, 
Para tocar y saber 

Si tengo que agradeceros ; 
Que en la oposición del dia. 
Es la noche obscura y fria. 

Y asi quiero ya poneros 
En la ocasión, porque diga 
Experiencia semejante, 
La fineza de un amante, 

' La falsedad de una amiga ; 
Porque el rigor de mi estrella 
Hoy se conozca en los dos, 
Viendo lo que tengo en vos, 
O lo que no tengo en ella. 
{Da una joya á Don Diego, y vanse.) 



Galle. 

ESCENA II. 
RODRIGO, DON DIEGO, cada uno por su lado. 

RODRIGO* 

Dimesl puedo llegar 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA II. i 83 

A hablarte, señor, y puedo 
Darte dos recados. 

DON DIEGO. 

¿ Cuyos ? 

RODRIGO. 

Uno es mió, y otro ajeno. 

DON DIEQO. 

¿Y qué son ? 

RODRIGO. 

Empezaré 
Por el mió ; que es muy necio 
Quien tiene propios negocios, 
Y hace los de otro primero. 
Yo, señor Don Diego, digo 
(Que para mí eres Don Diego) 
Que me hagas saber si soy 
Criado apócrifo, si tengo 
Cuerpo fantástico, ó si 
Soy mortal, y cómo y bebo ; 
Porque ya todos los dias 
En el filósofo leo 
Ni-comedes, y á las noches 
En el Concilio Ni-ceno. 
Esto es cuanto á mi; y en cuanto 
Al liberal huésped nuestro. 
Dice, señor Don Dionis, 
Que nos iramos ó paguemos. 

DON DIEGO. 

¿Hay más de irnos y pagarle? 

RODRIGO. 

¿ Cómo ha de ser sin dineros? 
Que ya pienso que espiraron 
Los pasados cuatrocientos. 

DON DIEGO. 

Es verdad ; pero ¿ qué importa? 
¿ Faltará un arbitrio nuevo 
Para buscarlos? 

RODRIGO. 

¿En quién, 
Si á todos debes 7 

DON DIEGO. 

Consejo 



Digitized by 



Google 



194 HOMBRE POBRS TODO E9 TRAZAS. 

De mi padre es. Sé el que debes^ 
Me dijo, 7 soy el que debo. 
Pero en los mismos á que hoy 
Debo tanto, hallar espero 
Mas dineros. 

RODRIGO. 

¿ Pues no quieres 
Que tengan de ti escarmiento ? ' 

DON DIEGO. 

I Qué poco sabes ! No hay banco 
Que esté mas seguro y cierto, 
Que aquel que una vez prestó ; 
Pues por no perder aquello 
Prestado, va dando mas 
Sobre su mismo dinero^ — 
Mas, por Dios, que nos ha visto 
Inés hablando. 

ESCENA III 
INÉS. — DON DIEGO, RODAIGO. 

RODRIGO. 

Mudemos 
La plática. ^ La cadena 
Que vos me ganasteis, tengo 
De quitar aquesta noche. 

DON DIEGO. 

Alli la tendréis* 

RODRIGO. 

£1 cielo 
Os guarde. (Vase.) 

ESCENA IV. 

DON DIEGO, mes. 

INÉS. 

A grande ventura 
Haberos hallado tengo. 
Porque iba á vuestra posada, 
Y ahorro del camino el medio. 

Digitized by VjOOQIC 



JORHáDA III, ESCENA IV. 186 

DON DIEGO. 

¿Pues queme quieres, Inés? 

INÉS. 

Decidme antes : ¿quó era aquello 
Que ahora hablábades, señor, 
Ck)n aquel grande embustero? 

DON DIEGO. 

Yo no le conozco mas 
Que aquella noche del Juego. 
Dijome que hoy llevaría 
De la cadena el dinero. 

INÉS. 

¡Fingiera á Dios que él hiciera 
Esa necedad 1 que vengo 
De la platería de ver 
Cuánto pesa, y es muy cierto 
Que es falsa. 

DON DIEGO. 

¿Que dices? 

INES. 

Digo 
Lo que dicen los plateros. 

DON DIEGO. 

I No llegaras cuando estaba 
Aquí ! que viven los cielos. 
Que le matara. No importa 
£1 interés del dinero. 
Pues yo le enviaré á Beatriz 
Esos cien escudos luego, 
Sino el término, i Que fácil 
Es de engañar (caso es cierto) 
Un hombre de bien! Inés, 
Di, por dónde fué, que quiero 
Seguirle. 

INES. 

Escúchame ahora, 
Que tiempo te queda luego* 
Dice mi señora que hoy 
A las tres,.. 

DON DIEGO. {Ap.) 

Aun peor es esto. 



Digitized by 



Google 



186 HOMBRE POBRE TODO ESTRAZAS. 

INÉS. 
Vayas á casa, que tíene 
Que hablarte, y que estés muy cierto 
A las tres en punto. 

DON DIEGO. 

Dile, 
loes, que sus manos beso, 
Y iré muy alegre en ver 
Que su memoria merezco. 

INÉS. 

Quédate con Dios. 

DON DIEGO. 

Quisiera 
Darte algo, mas no me atrevo, 
Por no tener una joya 
Muy buena ; mas te prometo. •• 
Esto basta, porque soy 
Muy enemigo de aquellos 
Que prometen, porque al fin 
Da dos veces quien da luego. 
Yete con Dios. 

INÉS. 

El te guarde, 
Que yo otra cosa no quiero. 
{Ap. Ya no dormiré en mi vida, 
Pensando en qué será esto 
Que me ha de dar. Desta vez 
Salir de laceria pienso.) 

(Vose, y queda Don Diego suspenso.) 

ESCENA V. 

RODRIGO. — DON DIEGO. 

RODRIGO. 

Ya se fué. — ¿De que has quedado 
Tan elevado y suspenso? 

DON DIEGO. 

I Ay Rodrigo! dieron fin 
Mis esperanzas, cayeron 
En tierra las presunciones 
Que levanté sobre el viento. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA V. 187 

Beatriz supo mas que yo, 

Y hoy en ocasión me ha puesto, 
De donde con mis engaños 
Salir vencedor no puedo. 
Para su casa me llama 

Hoy á las tres, y ha dispuesto 

Su desengaño tan bien, 

Que para esta hora ha hecho 

Que Clara me envíe á su casa 

Con una Joya que llevo. - 

Si voy como Don Dionis, 

Galán suyo, falto luego 

Gomo Don Diego galán 

De Clara, y tendrá por cierto 

Ser uno solo. Si voy 

Con esta joya primero, 

Haréle falta después, 

Que es el desangaño mesmo. 

Aconséjame, Rodrigo. 

RODBIGO. 

Si has de tomar mi consejo, 
Conténtate con la una, 

Y sea Clara, pues sabemos 
Que es la que dineros tiene ; 
Que entre el amor y el dinero. 
Si tuviera dos galanes 
Beatriz, hiciera lo mesmo. 

DON DIEGO. 

¿Cómo perderé á Beatriz, 
Si en ella la vida pierdo ? 

RODRIGO. 

Pues deja á Clara. 

DON DIEGO. 

Eso no. 
Que aspiro á su casamiento. 

RODRIGO. 

Pues cásate con entrambas ; 
Aunque yo tengo por cierto 
Que has de quedar sin ninguna. 



Digitized by 



Google 



188 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

ESCENA VI. 

DON JUAN. - DON DIEGO, RODRIGO. 

DON JüAN. 

Don Dionis, buscándos vengo* 

DON DIEGO. 

Paes, Don Juan, ¿qué me mandáis? 

DON JUAN. 

Sabed que un bombre, á quien debo 

Ochocientos reales, hoy 

Me aprieta mucbo por ellos. 

Seis dias me da de plazo, 

Y aunque es verdad que yo tengo 

Los cuatrocientos aquí 

En plata, pediros quiero 

Que para cumplir con él 

Me deis otros cuatrocientos, 

Pues que tenéis una letra 

De cuatro mil. 

DON DIEGO. 

¿Para eso 
Era menester hacerme 
Prevenciones, siendo vuestro 
Todo cuanto fuere mió? 
Que os lo dé tened por cierto ; 
Mas no podré hasta de hoy 
En cuatro dias, al tiempo 
Que la letra cumple* Aquí 
Está Rodrigo, que en esto 
No me dejará mentir. 

RODRIGO. (i4p.) 

Sí dejaré yo por cierto. 

DON DIEGO. 

Yo estaba diciendo ahora 
Que estoy también sin dineros; 
Lo que podemos hacer. 
Porque nos acomodemos 
Entrambos, es que me deis 
Ahora esos cuatrocientos 
Que traéis ; que á los seis dias 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA VII. 189 

Y antes mucho yo me ofrezco, 
Don Juan, á que á vuestra casa 
Se os lleven los ochocientos. 

DON JUAN. 

Decís bien : veislos aquí 
Atados en este lienzo. 

RODRIGO. (Ap*) 

Dióle con la camarguina. 

DON DIEGO. 

Toma, Rodrigo, y con estos 
Paga el huésped, ve gastando, 

Y no te aflijas tan prexto. 
Que no desampara Dios 
A nadie. 

RODRIGO. 

Por fe lo tengo. 
(Ap, Pero si en esta materia 
Desempara á alguno, creo 
Que es Don Juan.) 

DON DIEGO. 

De aquí á seis dias 
Hay un sin fin. Ahora quiero 
Deciros, Don Juan, que estoy 
Con un grande sentimiento. 

DON JUAN. 

¿ Cómo ? 

DON DIEGO. 

Beatriz me ha citado 
Para dos partes á un tiempo. 

DON JUAN. 

Y ¿qué habéis de hacer? 

DON DIEGO. 

No sé. 
Si bien prevenido tengo 
Un engaño, que si sale 
Gomo le imagino, creo 
Que le habéis de celebrar. 

DON JUAN. 

Yo no imagino ni pienso 
Que haya industria para hacer 
Que un hombre en un mismo tiempo 
Esté en dos partes, ó en una 

11. 



Digitized by 



Google 



100 HOHBRB POBRE TODO ES TRAZAS. 

Parte sola con dos cuerpos. 

DON DIEGO. 

¿No habéis oido decir 
Que para todo hay remedio ? 
¿ Vos tenéis un alguacil 
Amigo? 

DON JUAN. 

Sí, muchos tengo. 

DON DIEGO. 

Pues habéis de hacer que esté 
Esta tarde, al mismo tiempo 
Que yo vaya á entrar en casa, 
De Beatriz : yo os diré luego 
Para qué fin, cuando estéis 
Con él en la calle puesto. 

DON JUAN. 

¿ Pues qué se consigue así? 

DON DIEGO. 

Lo qué os toca, es poneros 
En la calle, y que esté en ella 
El alguacil encubierto : 
Lo demás sabréis después. 

DON JUAN. 

Mirad, ¡ unos pensamientos 

Los mas notables tenéis ! 

¿ Quién imaginara esto 

Sino vos? No tí en mi vida 

Tan sutil entendimiento. ( Vase . ) 

ESCENA Vil. 
DON DIEGO, RODRIGO. 

RODRIGO. 

Pues aunque mas le alabéis, 
No veréis los cuatrocientos. 

DON DIEGO. I 

Ahora, Rodrigo, entra aquí 
La cadena. 

RODRIGO . 

¿Yá qué efecto? 



Digitized by 



Google 



191 



DON DIEGO. 

TÚ has de ir á su casa un poco 
Antes que yo. 

RODBIGO. 

Yo no puedo 
Entrar en su casa. 

DON DIEGO. 

¿Cómo? 

RODRIGO. 

Como hay grande impedimento. 

DON DIEGO. 

¿ De qué suerte ? 

RODRIGO. 

Yo, señor, 
Soy liberal, y no tengo 
Palabra mia. 

DON DIEGO. 

Prosigue. 

RODRIGO. 

Pidiómela un caballero 
De que no entre en esa casa, 
Y concedí sela luego ; 
Porque, como tengo dicho. 
Soy liberal en extremo. 

DON DIEGO. 

Deja esas burlas, y acaba... 

RODRIGO. 

¿ Cómo acabar, si ahora empiezo ? 

DON DIEGO. 

Que has de ir en cas de Beatriz. 

RODRIGO. 

¿ Qué dirá la ley del duelo. 
Si yo rompo mi palabra, 
Sino que el tal caballero 
Me rompa á mi la cabeza ? 

DON DIEGO. 

Vamos, iréte diciendo 

Lo que has de hacer. Si esta vez 

Con industria y arte yenzo 

Amor, ingenio y mujer 

En la ocasión que me ha puesto, 

No bábrá que temer á tmor i 



Digitized by 



Google 



49S HOMBRE POBHE TODO ES TRAZAS. 

Poes seguramente puedo 

Atreverme á conseguir 

En dos divinos sugetos 

Belleza y hacienda, gusto 

£ ínteres, honra y provecho. [Vanse.) 



Galle en qae tíene su casa Doña Beatriz. 

ESCENA VIII. 

DONA BEATRIZ é INES^ á la vmtana. — Después, 
RODRIGO. 

DONA BEATRIZ. 

Inés, no me han sufrido 
Mis celos, que temores me previenen, 
Dejar de haber salido 
A la ventana á ver si acaso vienen 
Don Dionis y Don Diego, 
Que al templo así del desengaño llego. 
{Sale Rodrigo,) 

RODRIGO. 

(i4p. Bien sé que yo no puedo 

Escapar, cosa es clara, 

Gon bien desta aventura ; yo tomara 

En paz, de buen partido, 

Media cabeza abierta. A la ventana 

Beatriz está : atrevido 

Quiero llegar, pero de mala gana, 

A empezar lo tratado. 

¡ Sáqueme Dios de cómico criado !) 

Porque no penséis, señora 

Doña Beatriz, que pasando 

Por esta calle, y mirando 

En esa reja la aurora. 

Puedo inadvertido yo 

Huir el rostro, por no haber 

Hecho hasta ahora traer 

El dinero en que quedó 

Empeñada la cadena. 

Llego á hablaros : el intento 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA VIII. 193 

Disculpe mi atrevimiento. 

DONA BEATRIZ. 

La disculpa fuera buena, 

A no haberse ya sabido 

£1 engaño, caballero. 

Del oro ; pero no quiero 

Que de mí hayáis presumido 

Que eso me pudo tener 

Quejosa. Lo que ahora os ruego 

Es que el puesto dejéis luego, 

Porque no os acierte á ver 

Aquí el caballero á quien 

Se hizo entonces el engaño ; 

Porque ningún hombre, en daño 

De su opinión, sufre bien 

Demasías ; y no fuera 

Bien que á mi puerta os hallara, 

Donde de ofensa tan clara 

Satisfacerse quisiera ; 

Que sé que os anda buscando 

Con solo este fin. Y así 

Os pido que os vais de aquí, 

Porque puede venir. 

RODRIGO. 

Guando 
Ese caballero venga, 
Sabré con cuerdas razones 
Dar tantas satisfacciones, 
Que por disculpado tenga 
El engaño ; y sino fuere 
Bastante mi cortesía, 

Y con mayor gallardía 
Satisfacerse quisiere, 
Sabré remitir, es llano, 
Culpa tan averiguada, 
Desde la lengua á la espada, 
Desde la voz á )a mano. 

Y mal hicisteis, por Dios, 
En decirme que me fuera, 

Si eso queréis, pues lo hiciera, 
A no mandármelo vos ; 
Que amenazado, no puedo 



Digitized by 



Google 



194 HOMBBE POBRB TODO ES TRAZAS. 

En todo hoy irme de aquí, 
Porque no penséis de mí 
Que puede ausentarme el miedo. 
Venga ese galán, á ver 
Si ejecuta en mi presencia 
Cuanto os prometió en ausencia. 
Aunque me llega á tener 
Grande ventaja, si os ama, 

Y le miráis esta tarde; 
Porque nadie fué cobarde 
A los ojos de su dama. 

ESCENA IX. 

DON DIEGO. — DOÑA BEATRIZ É INÉS, d la ventana 
RODRIGO. 

DON DIEGO. 

lAp, Todo queda prevenido 
Para mi engaño feliz, 

Y estar ahora Beatriz 
Aquí, gran ventura ha sido.) 

(A Rodrigo,) A mí el parabién me doy 
De haberos hallado aquí, 
Adonde sepáis de mí, 
Caballero... 

DONA BEATRIZ. {Ap,) 

¡Muerta estoy! 

DON DIEGO. 

Que no estoy hecho á sufrir 
(Dejo aparte el interés) 
Sin razón, que ofensa es. 

DONA BEATRIZ. (Ap.) 

Cuanto llegó á prevenir 
Mi temor, ha sucedido. 

INÉS. (Ap.) 

Si riñen, no pienso dar 
Por un reino este lugar. 

RODRIGO. 

Vos, señor, habéis venido 
En ocasión, que aunque yo 
Satisfaceros quisiera^ 



Digitized by 



Google 



f JORNADA ni, ESCENA X. 195 

Por mi opinión no lo hiciera ; 
Porque ningún hombre dio 
Satisfacción que se pide 
Delante de una mujer ; 
Y asi ved cómo ha de ser. 

DON DIEGO. 

Guando igual en mí se mide 
La razón y el valor, no 
Es Justo que blasonéis, 
Ni quiero que vos me deis 
Satisfacciones que yo 
Puedo tomar. Perdonad, 
Beatriz, si pierdo indiscreto 
A vuestra casa el respeto. — 
La espada, hidalgo, sacad ; 
Que desta suerte pretendo 
Castigar engaños, no 
Satisfaceros. 

R0DBI60. 

Y yo 
Desta suerte me defiendo. 

{Sacan las espadas y riñen.) 

DOÑA BEATRIZ. 

No me ha dejado el temor 
Aliento. 

INÉS. (Ap.) 
I Qué gusto ofrece I 

RODRIGO. {Ap.) 

Tira quedo, que parece 
Que va de veras, señor. 

DON DIEGO. 

Cobarde, así tu malicia 
Ui espada ha de castigar. 

RODRIGO. {Ap.) 

Eso es tirar á matar. 

ESCENA X. 
UN ALGUACIL y gente. — Dichos 

ALGUACIL. 

Favor aquí á la Justicia I 



Digitized by 



Google 



196 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

RODRIGO. 

{Ap, Lo que me toca es huir.) 
\ Muerto soy ! {Ap, Aquesto haré 
Muy propiaiiiente, porqué 
Tengo poco que fingir.) 

{Vase, fingiendo quevaherido.) 



ESCENA XI. 

DOÑA BEATRIZ É INÉS, á la ventana; DON DIEGO, EL 
ALGUACIL, Y LA GENTE, en la calle* 

ALGUACIL. 

Deteneos al Rey^ y dadme 
La espada. 

DON DIEGO. 

La espada no. 
Porque un hombre como yo 
No la ha de entregar. Llevadme 
Con ella donde gustéis ; 
Que yo no resisto aquí 
£1 ir preso; solo así 
Resisto que me llevéis 
Sin espada, pues es cierto 
Que yo no tengo que hacer 
Resistencia, por haber 
A un hombre tan bajo muerto 
Mi palabra bastará, 
Si digo que preso voy. 

{Vanse todos los de la calle. , 

DONA BEATRIZ. 

¡ Ay Inés, temblando estoy! 

Baja, y mira donde va 

Preso Don Dionis. ¡ Ay cielos ! 

Yo tuviera por mejor 

Que no hubiera hecho mi amor 

Esta experiencia de celos. 

{Quitanse de la ventana. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XIH. id 7 

ESCENA XII. 

DON FÉLIX, LEONELO. 

LEONELO. 

¿Cuchilladas á la puerta 
De Beatriz? ¿Qué puede ser? 

DON FÉLIX. 

Poco me da que temer 
El tener por cosa cierta 
Que su galán no seria, 
Que es en extremo cobarde. 

LEONELO. 

No hay hombre que no haga alarde 
Del esfuerzo y valentía 
Cuando su dama le ve. 
Llenas están las historias 
De mil sangrientas victorias 
Que dio el amor. 

DON FÉLIX. 

Ya yo sé 
Que hay ejemplos diferentes 
De muchos hombres famosos, 
Que siendo muy temerosos, 
El amor hizo valientes. 

LEONELO. 

Inés viene aqui, y podrás 
Della saber lo que es. 

ESCENA XIII. 
INÉS, con manto. — DON FÉUX, LEONELO. 

DON FÉLIX. 

Dime por tu vida, Inés, 
¿Qué es esto? 

INÉS. 

Tú lo sabrás. 
Don Dionis, el forastero 
De quien otra vez hablé 
Contigo, no sé por qué 



Digitized by 



Google 



198 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Riñó con UQ caballero. 
Ltévanle preso, y yo vengo 
De seguirle adonde va, 
Y supe qué en casa está 
De un alguacil. 

DON FÉLIX. 

Y yo tengo 
Mayor confusión de oir 
Tus razones. ¿Cuándo fué 
Cuando yo contigo hablé 
De Don Dionis? 

INÉS. 

¿Desmentir 
Quieres mi voz, siendo yo, 
Quien por templar los rigores 
De tus celos, los amores 
De Don Dionis te contó ? 
¿Qué esto olvidarse pudiese? 

DON FÉLIX. 

No lo olvidé; pero allí 
Otro galán entendí 
Que el favorecido fuese, 
Porque en la cadena yo 
Causa hallé de sospechar. 

INES. 

¿Y no la pudo ganar 
Quien á Beatriz se la dio ? 

LEONELO. 

Desa suerte ya es forzoso 
Que ardamos á un mismo fuego. 
Yo celoso de Don Diego, 
Vos de Don Dionis celoso, 
Siendo cierto que uno ha sido 
Con dos nombres : yo le hablé 
En casa de Clara. 

INES. 

Fué 
Un engaño en que han caido 
Muchas personas : al verlos, 
Esa confusión padecen ; 
Que en extremo se parecen. 
Tanto, que no hay conocerlos. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XIV. 199 

LEONBLO. 

No me paedo yo engañar 
Tanto, Inés, que allí creyese 
Que Don Dionis mismo fuese. 

INÉS. 

¿Pues esto puede faltar, 

Si yo lo he visto y lo só? 

La yerdad es la que digo. {Vase ) 

DON FÉLIX. 

Ahora bien, yenid conmigo ; 
Que aunque esté preso, hoy sabré 
Quién es ; pues de dos quejosos 
Juntos no se ha de escapar ; 
Pues cuando quiera negar 
Con engaños cautelosos 
Ser el que me ofende á mí. 
No podrá negar que ha sido 
£1 que á vos os ha ofendido ; 

Y convenciéndole así. 
Sabremos si es uno ó dos, 
Riñendo, como advertís. 
Conmigo, si es Don Dionis, 

Y si es Don Diego, con vos. {Vanse,) 



Sala en casa de Dona Beatriz. 

ESCENA XIV. 

DOÑA BEATRIZ, INÉS. 

DONA BEATRIZ. 

¿Dónde llevaron preso 

A Don Dionis, Inés ? ¡Triste suceso 

De mi fortuna escasa! 

INES. 

Yo les seguí, señora, hasta una casa 

Que me dijeron que era 

Del alguacil ; y en ella, aunque quisiera. 

No pude hablarle ó verle; 

Que pusieron cuidado en esconderle. 

Porque todos, señora, de una suerte 



Digitized by 



Google 



200 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Decían que dejaba hecha una muerte, 

Y aun no faltó quien dijo 
Que él habia yisto al muerto. 

DONA BEATRIZ. 

Ya me aflijo 
Con mayor causa, ¡cielos! 
\ Oh ! nunca examinara yo mis celos I 
Oh! nunca le dijera 

Que á tal hora á esta casa, Inés, viniera ! 
Pues su disgusto hubiera así excusado, 

Y no me hubiera yo desengañado ; 
Pues ya es hora, y no viene 

Don Diego Osorio. 

INÉS. 

Dime tú, ¿quién tiene 
£1 reloj tan atento, 

Que un instante no mienta ó un momento ? 
Las tres dieron ahora. 
Aun no tarda. (Llaman). 

DONA BEATRIZ. 

¿Llamaron? 

INÉS. 

Si, señora : 
Tu desengaño tiene 
Efecto. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿Cómo, Inés? 

INÉS. 

Don Diego viene. 
(Vase Inés y y vuelve á salir con Bon Diego que trae otro 
vestido,) . 



ESCENA XV. 
DON DIEGO. — DOÑA BEATRIZ, INÉS. 

DON DIEGO. {Ap,) 

Hasta aquí felizmente ha sucedido, 
Pues preso me imagina, y el vestido, 
En algo disfrazado, 
Mejor color á mi fortuna ha dado. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XV. 201 

DONA BEATRIZ. {Ap. á ellu,) ^ 

Inés. 

INÉS. 

Señora. 

DOl^A BEATRIZ. 

i Ay triste! 
¿Don Dionis está preso ? 

INÉS. 

Tú le viste 
LlQvar. 

DONA BEATRIZ, 

Así es verdad, ya de otra suerte 
Hoy mi discurso la razón advierte. 
Pues que conozco, cuando á verle llego, 
Que aquel es Don Dionis y este Don Diego. 

DON DIEGO. 

La bellísima Clara, 

Con cuya luz es la del sol avara, 

Beatriz hermosa, os besa 

La mano, y obligada se confiesa 

A su feliz fortuna. 

Por pensar que la dio ocasión alguna 

En que serviros pueda; 

Y en tanto que ella agradecida os queda, 
Esta joya os envía, 

Cuyos diamantes son hijos del dia; 

Y dice que si ha sido 

La joya tan feliz^ que ha merecido 
Agradaros, no bagáis otra tan bella, 
Pues os podéis servir desde hoy con ella. 

DOSa BEATRIZ. 

No sé qué responderos, 

Pues no sé lo que debo agradeceros, 

O el haber vos venido 

A honrar mi casa así, 6 el haber sido 

Enviado de Clara ; 

Pero si en todo mi afición repara, 

Por todo os agradezco 

Esta dieha y honor que no merezeo. 

iNBS, {Ap. á iu ama.) 
¿Qué te parece? 



Digitized by 



Google 



90S HOHBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

DOÑA BEATRIZ. {Ap. á ella.) 

Estoile, Inés, mirando 
De espacio, y voime así desengañando ; 
Porque, aunque es parecido, 
No es tanto como había yo aprendido ; 
Que este mil cosas tiene 
En que con Don Dionis no se conviene. 

INÉS. (Ap. á su ama,) 
No fué la luz mas clara. 

DOÑA BEATRIZ. 

Y ¿cómo está, Don Diego, Doña Clara? 

DON DIEGO. 

Para serviros, tiene 

Salud. {Ap. Grandes recelos me previene 

La atención al mirarme; 

Mucho haré ; vive Dios ! en no turbarme.) 

DOÑA BEATRIZ. 

Curiosidad es esta, no cuidado : 
¿ Estáis de Clara muy enamorado? 

DON DIEGO. 

¿Cómo negar pudiera 

Cosa que confesarla me estuviera 

Tan bien? Yo á Clara quiero 

Con firme amor, constante y verdadero 

Tanto,' sin ser la lengua lisonjera, 

Como merece Clara que la quiera. 

Con esto á decir Uego 

Que es mucho. 

DOÑA BEATRIZ. 

Bien está, señor Don Diego. 
INÉS. (Ap. d Beatriz.) 
¿ De qué te has ofendido? 
No es tu galán, aunque es su parecido. 

DOÑA BEATRIZ. {Ap. Ú ClUl,) 

No, ni aquestos desvelos 

Son mis celos; parécense á mis celos. 

DON DIEGO. 

Deste enojo el remedio es el ausencia. 
Por no cansaros mas, dadme licencia. 

DOÑA BEATRIZ. 

Vos la tenéis. Decid cuánto he estimado 
A Doña Clara tan galán criado : 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XYI. SOS 

Que yo estimo la Joya, aunque no aceto 
Tan generoso término y discreto : 
Y á TOS os guarde el cielo. 

DON DIEGO. 

Bésds las manos. {Ap. Con mayor recelo 
De mi visita queda : 

No hay quien á una mujer burlar no pueda. 
Damas, las mas discretas y entendidas. 
Críticas presumidas. 

Las de mas arte, ingenio, industria y maña. 
Quien no quiere engañaros, no os engaña. 

{Va$e.) 

ESCENA XVI. 
DOÑA BEATRIZ, LN£S; luego ISAB£L. 

INÉS. 

¿Ya cesaron tus enojos ? 

DONA BEATRIZ. 

¿Pues no habían de cesar. 
Si llego á considerar 
Cómo se engañan los ojos ? 

^ale Isabel con manto.) 
¿Qué hay, Isabel? 

ISABEL. 

Bii señora 
Dice que si quieres ir 
Hacia el Prado á divertir 
Tus pensamientos, que ahora 
Ella vendrá por aquí 
En el coche. 

DONA BEATRIZ. 

Di que espero 
Muy gustosa, porque quiero 
Contarla un caso que á mi 
Me ha sucedido. 

ISABEL. 

Pues luego 
Vendrá. 

DOÑA BEATRIZ. 

Dame^ Ines^ el mantos 



Digitized by 



Google 



204 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Que hoy salimos deste encanto. 

I Válgate Dios por Don Diego ! (Vanse.) 



GaUe. 



ESCENA XVII. 

DON FÉUX Y LEONELO por una parte^ y por otra DON 
DIEGO, DON JUAN y RODRIGO. 

DON FÉLIX. 

En todo el lugar no ha habido 
Ni aun noticia de tal preso. 

LEONBLO. 

Yo no entiendo este suceso 
Gomo tan secreto ha sido. 

DON JUAN. 

En fin, sucedió muy bien. 

R0DRI60. 

La parte que me tocó, 
Lindamente fingí yo. 

DON FÉLIX. 

¿ No es aquel, Leoncio, á quien 
Vamos buscando yo y vos ? 

LEONELO. 

Sí, pues como vos decís, 
U Don Diego, ú Don Dionis, 
Mal el uno délos dos 
Puede escapar. 

DON FÉLIX. 

Pues yo llego 
A hablarle : quedaos aquí. 
Que si no me toca á mí, 
Podéis declararos luego. 
{Llega á Don Diego, y Rodrigo empuña la espada,) 
¡Gabalierol 

RODRIGO. 

Yo he cumplido 
Mi palabra, y ¡ vive Dios !... 

DON FÉLIX. 

Yo no hablo, hidalgo, con vos, 



Digitized by 



Google 



JOBJIADA UI, ESCEJSA XVm, SO 5 

Ni ya esa palabra os pido, 

DON DI£GO. 

Pues ¿coa quién? 

DON FÉUX. 

A vos, señor, 
En el campo hablaros quiero. 

RODRIGO* 

¿ Es aqueste caballero 
El infante vengador, 
Que temerario y terrible 
A todos los desafía ? 
Así la guarda sería 
De la puente de Mantible. 

DON DIEfiO. 

Pues guiad donde elegLs 
Que os siga. 

DON JUAN. [A Lecmlo,) 
Si venis VOS 
Con ese hidalgo, los dos 
Los sigamos* 

LEONOLO* 

Bien decís» 

RODRIGO. 

¿Para qué? Con prometerle, 

Mientras su locura pasa, 

De no entrar en esa casa, 

Podréis hoy satisfacerle, 

Como yo hice, vosotros; 

Mientras que con furia vana 

Desafíe á otros mañana, 

Y se olvide de nosotros. iVame.) 



Campo, y tapias <le San Jerónimo. 

ESCENA XVm. 
DOÑA BEATRIZ, DOÑA CLARA, ISABEL É INÉS, 

DoftA CLARA (A Ifabel.) 
Di que se retire el coche, 
Galdkron •*•*. 1» 



Digitized by 



Google 



so 6 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

En tanto que aquí apartadas 
Con mas libertad gozamos 
De las lisonjas del aura. 

DOÑA BEATRIZ. 

Por lo menos no seremos 
Tan conocidas» y agrada 
Mas el campo cuando en él 
Un rato se vive y anda. 

DOÑA CLARA. 

Aquí puedes proseguir 
Ahora la comenzada 
Historia. ¿Que se parecen 
Nuestros galanes? 

DONA BEATRIZ. 

Con tanta 
Perfección, que he presumido» 
Qara amiga, que la sabia 
Naturaleza, perdiendo 
Las excelencias de varia, 
U olvidada de sí misma, 
Segunda vez se retrata. 
Copiando en uno y en otro 
£1 ejemplar de una estampa. 
Yo no lo creí basta hoy. 
Que el verlos me desengaña 
A uno preso, y á otro libre; 
Que esta sola fué la causa 
De decir que roe enviases 
Aquella joya prestada. 

DOÑA CLARA. 

Cosas notables me cuentas. 

INÉS. 

Mucha gente viene. 

DOÑA BEATRIZ. 

Aguarda; 
Que hacia esta parte parece 
Que personas retiradas 
Se encaminan. 

DOÑA CLARA. 

Y entre ellas. 
Si la vista no me engaña. 
Viene Don Diego. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XYni. 207 

DONA BEATRIZ. 

El será, 
Porque el otro, cosa es clara 
Que está preso. 

DONA CLARA. 

GoD 61 viene 
Leonelo. 

DOf^A BEATRIZ. 

Y los acompaña 
Félix y Don Juan, y el otro, 
Inés, de las cucbilladas 
Desta tarde. 

INES. 

¿Cómo está 
Tan sano, s! me afirmaban 
Muchos que quedaba muerto? 

DOÑA BEATRIZ. 

Pues no han venido sin causa. 

DOÑA CLARA. 

¿Qué haremos? que si nos ven, 
No querrán decirnos nada. 

DOÑA BEATRIZ. 

Lo mejor es escondernos 
Detras destas rotas tapias. 

(Escóndmse las dos damas,) 

INÉS. 

Estéril poeta es este, 
Pues en un campo le falta 
Hiedra, Jazmin ó arrayan 
Para esconder unas damas. 

ISABEL. 

¿No ves que estamos detras 

De San Jerónimo, y basta 

Que finja tapias? Y aun esas 

Plegué al cielo que las haya. 

{Escóndense las criadas donde están sus amas.) 



Digitized by 



Google 



208 HOUBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 



ESCENA XIX. 

DON DIEGO, DON FÉLIX, DON JUAN, LEONELO, 
RODRIGO. 

DON FÉLIX. 

Retírese ahora el uno 

De los dos qne os acompañan 

Y quedaremos iguales. 

DON DIEGO. 

Yo remito la ventaja. — 

Vuélvete, Rodrigo,. tú {Ap. d él.) 

Al lugar. 

RODRIGO. 

De buena gana. 
(Ap* Con todo eso desde aquí 
Tengo de ver en qué para.) 

{Escóndese Rodrigo hacia otro lado,) 

ESCENA XX. 
DON DIEGO, DON FÉLIX, DON JUAN, LEONELO. 

DON FÉLIX. 

Ahora, para saber 
Con quién riño, pues se hallan 
En vos uno de dos nombres, 
Decid quién sois. 

DON DIEGO. 

Temeraria 
Acción ha sido sacarme 
Al campo con ignorancia, 
Dudando. Si no sabéis 
Quién yo soy, ¿cómo con tanta 
Satisfacción me llamasteis? 
Yo soy el que soy, y basta 
Haber al campo salido 
Para reñir. 

DON FÉLIX. 

Tengo causa. 
Siendo cualquiera persona 



• Digitized by 



Google 



JORNADA in, ESCENA XX. 209 

De las dos que fingís, para 
Hacer esto; y así quiero 
Saber cuál sois. 

DON DIEGO. 

Porque haga 
Mi lengua ahora, y después 
Mi acero igual la venganza, 
Digo que yo soy Don Diego 
Osorio, y soy de Granada. 

LEONELO. 

Pues á mí me toca ahora 
El reñir. Félix, aparta. 
Yo soy quien habrá dos años 
Que he servido á Doña Clara; 
Y siendo Don Diego vos, 
Como habéis dicho, me agravia 
Vuestra pretensión ; y así 
Viene á ser mia esta causa. 

DON DIEGO. 

Pues escuchadme, supuesto 
Que habéis querido que haga 
Esta prevención; que luego 
Dirán lo demás las armas. 
Vine de Granada aquí, 
Por disgustos que disfrazan 
Mi nombre : esta es la razón 
Por qué en la corte me llaman 
Comunmente Don Dionis 
Vela. 

DON FÉLIX 

Pues, Leoncio, aparta; 
Porque siendo Don Dionis, 
Viene á ser mia esta causa. 

DON DIEGO. 

Escuchadme pues los dos, 
De una vez dejando tantas 
Disensiones, hasta que 
Diga verdades mas claras ; 
Porque un hombre principal 
Puede mentir con las damas 
(Que engañarlas con industria 
£s mas buen gusto que infamia, 



iS. 



Digitized by 



Google 



210 HOKBBE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Y los mayores señores 

Lo suelen tener por gala) ; 
Pero con los hombres no. 

Y así ahora en la campaña 
Digo que soy Don Dionis 

Y Don Diego, y que con trazas 
De hombre pobre he pretendido 
Juntas á Beatriz y á Clara, 

A esta por su hacienda, á aquella 
Por su hermosura y su gracia ; 
Si bien con tanto respeto 
A las dos, que mi esperanza 
No se atrevió ni aun á solo 
Un átomo de su fama. 
Abreviad quién ha de ser 
Quien antes se satisfaga 
De mi, pues tengo á los dos 
Quejosos; que aquí os aguará 
El valor, que ya remito 
Desde la lengua á la espada. 

DON FÉLIX. 

Yo seré él primero que 
Castigue vuestra arrogancia. 

LEONELO. 

Eso no, que yo he ser. 

{Quieren acometerse.) 

ESCENA XXI. 

DOÑA BEATRIZ, INÉS. - Dichos. 

DOÑA BEATRIZ. 

Aparta, Félix, aparta, 
Leoncio; porque también 
Viene á ser mia esta causa. 
Yo, Don Félix, he de ser 
Quien antes se satisfaga. 
Pues me trajo mi ventura 
Adonde, desengañada, 
Premio tu amor con mi mano 
Y castigo su ignorancia. 
Para que vea cuan poco 



Digitized by 



Google 



JORNADA m, ESCENA XXII. 2H 

Le aprovecharon sus trazas^ 

Y cuente de aquesta suerte, 
Guando volviere á Granada, 
Si el engañar á mujeres 

Se tiene en Madrid por gala. 

DON FÉLIX. 

Leoncio, reñid ahora 
Vos. Libre está la campaña, 
Que yo estoy ya satisfecho 
De mis celos y mis ansias. 

{Vanse Don Félix^Doña Beatriz é Inés.) 

DON DIEGO. 

Por lo menos, si he perdido 
Su hermosura soberana, 
Las esperanzas me quedan 
De no haber perdido en Glara 
La riqueza. 

LEONELO. 

Yo, que estimo 
Mas su virtud y su fama, 
Los estorbaré. {Vuelven d acometerse.) 

ESCENA XXII. 

DONA CLARA, ISABEL. — DON DIEGO, DON JUAN, 
LEONELO. 

DOÑA CLARA. 

Ahora me toca 
A mi el defender mi causa. 
Porque Tcais que no son 
Mal seguras esperanzas. 
Esta es, Leoncio, mi mano; 
Que á vuestro amor obligada, 
Debo toda esta fineza. 
Ved si el mentir con las damas, (A Don Diego,) 

Y engañarlas con ingenio. 

Es mas buen gusto que infamia. 

LEONELO. 

Si es forzoso que el efecto 
Cese en cesando la causa, 
Mi desafio acab6^ 



Digitized by 



Google 



212 HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 

Libre os queda la campaña. 

(Vanse Leoncio ^ Doña Clara é Isabel) 
DON JUAN (Ap.) 
Corrido estoy, 'vive Dios, 
De considerar que haya 
Valido yo sus engaños, 
Siendo tantos, que me alcanzan 
A mi también. Hasta ahora 
No conocí mi ignorancia. (Vase.) 

ESCENA XXIII, 

RODRIGO, que sale de donde estaba escondido. — 
DON DIEGO. 

RODRIGO. 

¡ Bueno^s habernos quedado I 

Aquí no hay otra esperanza 

Ni otro remedio, señor. 

Sino el de sacar las dagas, 

Y los dos desesperados 

Andar aquí á puñaladas. 

¿De qué, di, te habrá servido 

Ser el hombre pobre trazas, 

Si al fin te dejamos todosf {Vase.) 

DON DlEiOO. 

De mucho, si en ellas halla 
Desengaños el que es cuerdo, 
Mirando en mí castigadas 
Estas costumbres, porqué 
Escarmentando en mis faltas, 
Perdonen las del autor. 
Que con mayor esperanza 
Hoy á serviros empieza 
Donde la comedia acaba. 



FIN DE HOMBRE POBRE TODO ES TRAZAS. 



Digitized by 



Google 



APUNTES SOBRE 
NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO 



Esta comedia faé impresa en 1652, en la Primera parte de 
comedias escogidas de las mejores de España^ y es casi inútil 
decir que se representó en palacio, recordando que habiendo 
entrado Calderón en las órdenes el año anterior, no escribió 
desde aquél entonces más que ñestas reales ó autos sacramentales. 

Es una creencia vulgar, que dividen aún muchos hombres in- 
teligentes pero que conocen imperfectamente su teatro, que 
Calderón ha sabido pintar sólo caracteres exajerados, violeiítas 
costumbres, y es otro error no menos vulgar y frecuente en el 
extranjero, que el siglo xix ha inventado la comedia senti- 
mental. 

La que va á leerse, y no es otra cosa, acabara con esas dos 
preocupaciones si las tenéis. Aquí la acción es en extremo sen- 
cilla, sigue una marcha natural^ los acontecimientos se suceden 
con la más absoluta verosimilitud, con la más agradable soltura, 
y desde la catástrofe que sirve de punto de partida hasta el sa- 
tisfactorio desenlace, el ánimo se halla dulcemente entretenido 
y suavemente agitado. Tan perfecto cuadro es al parecer un tri- 
unfo del arte moderno. Sólo prueba, ^ y este sólo es mucho, — 
la docilidad del genio calderoniano ; docilidad no sólo palmaria en 
el plan y desarrollo de la obra, sino en la forma, en la versifi- 
cación, en la viveza y en la naturalidad del diálogo, desprovisto 
en su mayor parte de la exhuberancia que pasa por tener el 
castellano y sólo se debe al funesto gongorismo, del que aún 
hoy quedan resabios, y que no podia dejar de tener Galdbron 
pues se respiraba al nacer. 

No es posible hallar en escena española, ni extranjera, una 
pareja más perfecta que la formada por Doña Leonor y Don 



Digitized by 



Google 



214 APUNTES SOBRE 

Garlos ; los caracteres han sido perfectamente concebidos, y 
ejecutados con igual perfección. Don Garlos es un caballero aca- 
bado, generoso, de elevado pecho, celoso de su amada Leonor, á 
la que acusan las apariencias, pero celoso sin despecho, con- 
servando en lo hondo de su corazón una vaga pero arraigada 
esperanza de que puede equivocarse ; llevando su hidalguía 
hasta poner todo cuanto puede de su parte para que se case 
con el hombre que cree ser el preferido. Leonor^ es una mujer 
dulce, amante, confiada ej;i su virtud y segura de que el tiempo 
la rehabilite á los ojos del que adora. No es posible hacer acó* 
pió de más nobles sentimientos que los que expresan Don Gar- 
los y Doña Leonor, con las más elegante naturalidad. 

El Sr. García Suelto dice hablando de ella, que a al punto que 
se presenta en escena cautiva la atención ; y cuando el especta- 
dor la oye decir, en tono suplicante y dolorido : 

Escúchame, y no me creas 
Después de haberme escuchado, 

la declara inocente en su interior. En este rasgo pinta ya Cal- 
derón á Doña Leonor, y pinta su amabilidad, su inocencia y la 
pureza de su amor. En el curso de la acción aumenta gradual- 
mente el mérito de su carácter, por las situaciones en que co- 
loca á su heroina : ya sea cuando ruega á Don Juan que la ad- 
mita en su casa, ya cuando la recibe Doña Beatriz, cuando se 
encuentra con Don Diego, y pasa por su amante á vista de Don 
Juan, siempre conmueve é interesa vivamente. 

» I Qué dulzura, qué sensibilidad, qué amor manifiesta cuando 
dice á Don Garlos !... 

Si en algnn tiempo 

Te llegare el desengaño 

De la culpa que no tengo, 

¿ Ue has de cumplir la palabra 

Que me diste ? 

» } Qué enérjica y apasionada es la respuesta de su amante ! 

No solo eso 
Ofrezco á ese desengaSo, 
Leonor ; pero hacerte ofrezco 
Victima el alma y la 'vida. 

9 I Qué reconvención tan dulce y tan justa hace á Don Garlos 1 

Si airado una Tez, si tierno 
Otra Tez me hablas, ¿ por qué, 
Mas al mal que al bien atento, 



Digitized by 



Google 



NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 215 

No te pones de mi parte, 

Y crees, GirloSi que puedo 
Estar sin culpa ? 

» Toda esta escena está llena de ternura y de sentimiento. Pe- 
ro la más interesante para los espectadores es la xn del acto 
tercero, en que ven á Don Garlos convencerse de la inocencia de 
I^eonor. Tal han sido las apariencias que la condenaban, que 
Don Carlos no podía desengañarse sino oyendo la declaración 
de su enemigo. El poeta supo preparar esta escena con mucho 
ingenio y una naturalidad inimitable. 

» I Cuánto placer recibe el espectador, que ha yisto desde el 
principio la inculpabilidad de Leonor, condenada por las apa- 
riencias, y ha disculpado al mismo tiempo los celos de Don Car- 
los, cuando considera que van á ser felices estos amantes puros 
y virtuosos 1 

» La amabilidad y dulzura de Leonor brilla constantemente en 
toda la comedia, y solo desaparece al proponerle Doña Beatriz 
el casamiento con Don Diego. Entonces muestra enfurecida la 
pasión con que adora á Don Garlos, y el odio que profesa al 
hombre que ha sido causa de todos sus infortunios. 

» Don Carlos es un modelo de generosidad : ama con la mayor 
vehemencia ; pero su pasión es tan noble y pura, que Jamas, 
ni en sus palabras ni en sus acciones, manifiesta el menor de- 
seo. Solo Calderón pudo desenvolver con tanto acierto el ca- 
rácter pundonoroso de Don Garlos. ¿ Qué hombre puede tener 
pensamientos más virtuosos que los siguientes ? 

Que desde Madrid aqui 
Sino es hoy, juraros puedo 
Que no la habló dos palabras. 

Que es hombre bajo, que es necio, 2 

Es Til, es ruin, es infame 
El que solamente atento 
A lo irracional del gusto, 

Y á lo bruto del deseo, 
Tiendo perdido lo mas. 

Se contenta con lo menos. 

» Estos versos expresan perfectamente los sentimientos mo-' 
rales de Don Garlos. Pero la resolución de casar á Leonor con 
Diego para restaurar su honor, que jazga perdido, es un rasgo 
que da al carácter de Don Garlos la última perfección. 

Si en este estado pudiera 
Yo conseguir que á Leonor 



Digitized by 



Google 



«16 APUNTES SOBRE NO SIEUPRE LO PEOR ES CIERTO. 

Don Diego satisfaciera ; 
Que honrada y en pax TOÍTiera 
Con so padre ¿ su lugar. 
Fuera la mas singular 
Venganza. 

» Asi lo dice á Don Juan en la escena i del acto tercero, y ya 
resuelto» añade : 

Ganemos i Leonor, ya 

Que á Leonor hemos perdido 

• Don loan conoce y aprecia estos sentimientos tan desintere- 
sados. 

DOH JUAH. 

Ss vuestra resolución 
Tan honrada como vuestra, 
T bien en su efecto muestra 
Ser hija de una pasión 
Tan noble. 

» No solo son interesantes Don Cirios y Leonor : lo son asi- 
mismo Doña Beatris y Don Diego, Don Juan, Don Pedro y los 
criados ; pero esti tan perfectamente graduado el Ínteres res- 
pectivo de cada uno en el curso de la acción, que no debilita el 
que causan los dos amantes. Son las principales figuras de un 
excelente cuadro ; están colocadas en el primer término, y se 
llevan la atención de los espectadores, sin impedirles que obser- 
ven y examinen las demás que forman el todo de la composi- 
ción* La fábula está combinada con mucho acierto. La llegada de 
Don Diego á Valencia, y sucesivamente la de Don Pedro, pro- 
ducen situaciones muy interesantes : el primero aumenta el pe- 
ligro y los pesares de Leonor, las apariencias de su delito y los 
celos de Don Garlos ; y el segundo, comprometiendo á Don Juan 
para que favorezca su venganza, pone á todos en la situación 
más apurada, y es el que produce el desenlace.» 

£1 lector va á ver cuan fundados son estos elogios y cuan 
justa es esto crítica* 



Digitized by 



Google 



NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO 



PERSONAS 



DON CARLOS, galán. 
DON JUAN ROCA, galán. 
DON DIEGO CENTELLAS, ga- 
lán. 
DON PEDRO DE LARA, viejo. 
FABIO, criado. 



GINCS, criado. 
LEONOR, dama. 
DOÑA BEATRIZ, dama, 

INÉS, cHada. 
Gente, 



La escena es en Valencia. 



JORNADA PRIMERA 

Sala de tina posada. 

ESCENA PRIMERA. 

DON CARLOS T FABIO, vestidos de camino ; deipueSy 
LEONOR. 

DON CARLOS. 

¿Diste el papel? 

FABIO. 

Sí, señor, 
Y con notable alegría 
Dijo que al punto vendría 
A esta posada. 

DON CÁaLOSi 

Y Leonor 
¿ Habráse ya levantado ? 

FABIO. 

Aun no lia abierto su aposento. 
Calderón ♦**•. 4 3 



Digitized by 



Google 



218 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 
DON CARLOS. 

Pues llama á él, porque intento 
Darla parte del cuidado 
Con que á asegurar me atrevo 
Su vida y su honor aquí 
Por lo que me debo á mí, 
No por lo que á ella la debo. 
Llámala pues, que ya es hora 
De que despierte. 

{Sale Leonor.) 

LEONOR. 

Eso fuera 
Si yo, Don Carlos, durmiera ; 
Pero quien padece y llora 
Desdenes de una fortuna 
Tan cruel, tan inclemente. 
Tan á todas horas siente, 
Que no descansa en ninguna. 
¿ Qué me quieres ? 

DON CARLOS. 

Informarte 
De cómo en tan triste suerte 
Trata mi amor defenderte. 
Ya que no es posible amarte. 
Sabrás... 

LEONOR. 

No prosigas, no. 
Pues sea justo ó no sea justo, 
Basta saber que es tu gusto, 
Para obedecerle yo. 
Que aunque en pena semejante 
Atento te considero 
A la ley de caballero 
Primero que á la de amante ; 
En mí no hay mas elección. 
Mas gusto, mas albedrío. 
Que el tuyo : siendo este el mió, 
¿ Para qué es la relación ? 

DON CARLOS. 

I Oh qué bien esa humildad, 
Hermosa Leonor, viniera, 
Si de voluntad naciera. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA I. 219 

Y no de necesidad ! 

LEONOR. 

A quien ya le ha persuadido 
La apariencia de un engaño, 
Tarde ó nunca el desengaño 
Pondrá su queja en olvido : 

Y mas cuando él de su parte 
Tan poco hace por creer 
Qué pudo ó no pudo ser. 

DON CARLOS. 

No trates de disculparte ; 
Que no has de poder, Leonor. 

LEONOR. 

Haz una cosa por mí, 
Por ser la última que aquí 
Ha de deberte mi amor. 

DON CARLOS 

Sí haré : sal dése cuidado. 
Dime, pues, lo que deseas. 

LEONOR. 

Escúchame, y no me creas 
Después de haberme escuchado. 

DON CARLOS. 

Con aquesa condición, 

Sí haré. Prosigue, pues : di, 

¿ Qué es lo que quieres de mí ? 

LEONOR. 

Solamente tu atención. 

DON CARLOS. 

Aguarda. — Fabio. 

FABIO. 

Señor. 

DON CARLOS. 

Si viniere el caballero 

Que llamaste, entra primero, 

Porque se esconda Leonor. — 

(Vase Fabio,) 
Prosigue ahora. 



Digitized by 



Google 



220 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

ESCENA II. 

LEONOR, DON CARLOS. 

LEONOR. 

Ya sabes, 
Garlos mió... Mal empiezo, 
Pues yendo á decir verdades, 
Hube de empezar mintiendo. 
Descuido fué. — ¡ Ay Dios ! i Cuál debe 
De andar mi amor acá d.entro. 
Pues de cuanto arroja fuera, . 
Hasta el descuidó bs requiebi^o I 
Ya sabes, digo otra vez, 
La ilustre saúgre que tengo. 
Por la estimación que has visto 
En mis padres y en mis deudos. 
También sabes que por mí, 
Carlos, no la desmerezco. 
Aunque quieran mis desdichas 
Deslucir mis pensamientos. 
¡ Oh cuánto en esta materia 
Cobarde estoy, conociendo 
Que contra mí hasta la misma 
Verdad sospechosa tengo ! 
Pues quien me viere venir 
Peregrinando á otro reino 
En poder de un hombre mozo, 
Y deste con tal despego 
Tratada, que las finezas 
Que á su ilustre sangre debo 
Aun no las debo yo, pues 
El se las debe á sí mesmo, 
¿ Cómo crérá que sin culpa 
Tantas desdichas padezco. 
Cuando al primero que obligo. 
Es el primero que ofendo ? 
Pero ¿ qué importa, qué importa 
Que en lo aparente y supuesto 
Se conjuren contra mí 
Estrella, fortuna y tiempo. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA 11. 221 

Si en la verdad han de hallarse 
Todos de mi parte, haciend o 
Lo que e l sol con el eclipsjg, 
Que aunque Borre síis r^f^ os , 
Aunque perturbe sus rayos, 
No por eso, no por eso 
Deja, á pesar de las sombras. 
De salir después, yenciendo 
La vaga interposición. 
Que ya le juzgaba muerto ? 
Yo al fin, contra cuantas nieblas 
Mi esplendor deslucen, pienso 
Coronarme victoriosa : 
Y hasta llegar este efecto. 
Hoy, á pesar de sus iras, 
A atar el discurso vuelvo. 
En la corte, patria mia 
(¡ Oh pluguiera al mismo cielo 
Hubiera sido al nacer 
Mi cuna y mi monumento !), 
Garlos, me viste una tarde. 
Que á San Isidro saliendo 
Con unas amigas mias, 
Por amistad ó por deudo 
Llegaste á hablarlas ; y dando 
Licencias el campo, atento... 
— A mi hermosura dijera, 
Si pensará que la tengo... — 
De galán y de entendido 
Juntaste los dos extremos, 
Haciendo la cortesía 
Capa del atrevimiento. 
Continuaste desde entonces 
£n mi calle los paseos. 
En mi reja los suspiros. 
De dia y de noche siendo 
La estatua de mis umbrales, 

Y la sombra de mi cuerpo. 
Solicitaste criadas 

Y amigas, que son los medios 
Comunes^de amor, á quien 
Debiste que tus afectos 



Digitized by 



Google 



2 22 NO SIEJIPRE LO PEOR ES CIERTO, 

Oyese para escucharlos, 
Si no para agradecerlos. 
Cuántos días te costó 
De finezas y desvelos 
Que leyese un papel tuyo, 
Tú lo sabes ; y así, quiero, 
Dejando empeños menores, 
Ir á mayores empeños. 
Enterada yo de que 
Fuesen, Garlos, tus intentos 
Tan lícitos, que aspiraban 
Solo al fin de casamiento^ 
Admití, menos cruel 
Que debiera, tus deseos ; 
Pero con aquel seguro, 
Bastante disculpa tengo 
En lo ilustre de tu sangre, 
Lo honrado de tus respetos, 
Lo galán de tu persona, 
Y lo sutil de tu ingenio. 
Ya nuestra correspondencia 
Entablada, en el silen cio 
RfiJajlQC.hc, porque á él solo 
Se fiaba el amor nuestro, 
Nos hablábamos por una 
Reja de mi cuarto; y viendo. 
Que no dejaba de ser 
Escándalo á los que necios 
De sus cuidados se olvidan 
Por cuidar de los ajenos. 
Tratamos que desde entonces 
Entrases al aposento 
De un criado, donde yo 
Hablarte podia, sin miedo 
Desta vil curiosidad 
Que tantos daños ha hecho, 
Pues los peligros de afuera 
Enmienda con los de adentro. 
Una noche que viniste 
Mas tarde que otras (no quiero 
Hablar, que no es ocasión, 
En si otro divertimiento 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA III. 223 

Mas gustoso te detuvo 

Pues al fin yo le agradezco 

La novedad de venir 

Al daño y no venir presto), 

Entraste en mi casa ; y cuando 

Quejoso mi sentimiento, 

Desconfiada mi fe, 

Te esperaba con aquellos 

Dulces desaires de amor, 

Que entre confianza y miedo 

Hacen el cariño mas 

Porque le descubren menos ; 

Apenas una palabra 

Pude hablarte, cuando siento 

Dentro de mi cuarto ruido, 

Y á saber quién era vuelvo. 

Tú, pensando que sería 

Desden estudiado á efecto 

De castigar tu tardanza. 

Me seguiste, cuj^ndo (i ay cielos !) 

Vi (máteme mi memoria) 

Que (¡ con qué dolor me acuerdo !) 

Un (¡ con qué pénalo digo !) 

Hombre (ahógame mi ahento) 

Embozado (¡ qué desdicha !) 

Hacia mí... 

ESCENA III. 

FABIO. - LEONOR, DON CARLOS. 

FABIO. 

Aquel caballero 
Que enviaste á llamar, aguarda 
Ahí fuera. 

DON CARLOS. (A Leonor.) 

Éntrate allá dentro, 
Que no quiero que te vea 
Hasta después. 

LEONOR. 

¡ Que hasta en esto 
Hube de ser desdichada. 



Digitized by 



Google 



224 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

Pues aun para este pequeño 
Alivio de hablar siquiera, 
Hubo de faltarme tiempo ! 

DON CARLOS. 

Hoy verás cuánto es en vano 
Querer disculparte. 

FABIO. 

Presto, 
Si has de esconderte, que entra. 

DON CARLOS, 

Tú salte allá fuera luego, (A Fabio,) 

Y tú escucha lo que hablamos. (A Leonor.) 

LEONOR. 

¡ Qué poco á mi estrella debo I 

DON CARLOS. 

Menos debo yo á la mia. 
Pues lo que me dio la he vuelto. 
{Vanse Leonor y Fabio,) 

ESCENA IV. 

DON JUAN. — DON CARLOS. 

DON JUAN. 

¡ Don Carlos ! ¡ primo I 

DON CARLOS. 

Los brazos 
Me dad, Don Juan. 

DON JUAN. 

Aunque tengo 
Para negarlos razón. 
Conmigo acabar no puedo 
Que valga la queja mas 
Que vale el gusto de veros. 
¡ Vos en Valencia, Don Carlos, 
Y no en mi casa I ¿ Qué es esto? 
Pues ¿ cómo se hace este agravio 
A amistad y parentesco ? 

DON CÍRLOS. 

La queja, Don Juan, estimo 
Como es justo ; pero tengo 
La disculpa tan á mano, 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA IV. 225 

Que habréis de olvidarla presto. 
¿ Cómo estáis ? 

DON JUAN. 

Para serviros 
Siempre, á todo trance expuesto '. 

DON CARLOS. 

Vuestra hermana y prima mia... 

DON JUAN. 

Salud goza ; mas dejemos 
El cumplimiento, por Dios, 
Que es un hidalgo muy necio. 
¿ Qué venida es esta, Carlos ? 
¿ Qué hay en la corte de nuevo ? 

DON CARLOS. 

¿ Qué ha de haber ? Desdichas mias, 
De que en vano voy huyendo. 
Pues donde quiera que voy, 
Allí, Don Juan, las encuentro. 

DON JUAN. 

Con eso que me habéis dicho, 
Me habéis crecido el deseo 
De saber qué causa os trae 
Tan depulsado el aliento. 

DON CARLOS. 

Yo vi una hermosura, y yo 

La amé, Don Juan, tan á un tiempo 

Todo, que entre ver y amar, 

Aun no sé cual fué primero. 

Rendido ostenté finezas, 

Constante sufrí desprecios, 

Fino merecí favores. 

Celoso lloré tormentos ; 

Que estas son las cuatro edades 

De cualquier amor, pues vemos 

Que en brazos del desden nace, 

Crece en poder del deseo. 

Vive en casa del favor 

Y muere en la de los celos. 

Entraba una noche á hablarla 

De un criado al aposento 

1. Por dispuesto. 

13. 



Digitized by 



Google 



¡26 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

Que corresponde á su cuarto... 

Escuchamos pasos dentro : 

Volvió ella, y yo tras ella, 

O recelando ó temiendo 

Que fuese su padre, cuando 

Vimos un hombre encubierto, 

Que de su cuarto venia 

A hurto sus pasos siguiendo. 

(c¿ Quién es ? » dijo. El respondió : 

« Quien solo quiso ver esto. » 

Yo nada hablé, porque avista 

De mi dama y de mis celos, 

Remití toda la voz 

A la lengua del acero. 

Saqué la espada, y cerrando 

Los dos, á morir resueltos. 

Quiso (no sé bien si diga 

Piadoso ó cruel) el cielo 

Que de una herida cayese 

En la tierra, para hacernos 

Iguales la suerte ; pues 

Nos vimos á un punto mesmo, 

Muerto de la herida él, 

Y yo del agravio muerto. 

Bien pensaréis que esta es sola 

Mi desdicha, y que el suceso 

Para en que yo delincuente 

Me vengo á Valencia huyendo 

Del rigor de la justicia : 

Pues no, Don Juan, pues no es eso ; 

Que ahora empieza el mas extraño, 

El mas notable, el mas nuevo 

Lance de amor que jamas 

Dio la cadena á su templo. 

Al ruido de las espadas, 

De la dama á los extremos. 

Dieron las criadas gritos : 

Despertó su padre á ellos. 

Consideradme á mí ahora, 

Sobre declarados celos. 

Conjurando contra mi 

Su familia á un noble viejo, 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA IV. 22? 

Desmayada aquí mi dama, 

Y allí mi enemigo muerto. 
En este trance me hallaba, 
Cuando ella (\ ay de mí 1) volviendo 
Del desmayo, me pidió 

Su vida amparase, i Ah cielos! 

¡ Qué bien hace la mujer 

Que habiendo de hacer un yerro, 

Lo fía de buena sangre I 

Digalo yo, pues en medio 

De su traición y mi agravio, 

Dispuse acudir primero 

Al reparo de su vida, 

Que no al de mi sentimiento. 

« Sigúeme presto, » la dije, 

Y haciendo muro mi pecho. 
Salí con ella ala calle. 
Donde las alas del miedo 
Nos ampararon de suerte 
Veloces, que en un momento. 
En cas de un embajador 
Tomamos seguro puerto. 
Envié á llamar un criado. 
Que informado de secreto 

De todo, volvió á decirme 
Que el hombre era un caballero 
Forastero (que en la corte 
Estaba á seguir un pleito), 
Cuyo nombre, aunque le oí. 
Por ahora no me acuerdo. 
Que la herida en la cabeza 
Le privó el sentido ; pero 
Aunque con poca esperanza 
De vida, no estaba muerto, 
Sino en otra casa, adonde 
Le llevó un alcalde preso. 
Que habiendo sabido que era 
Yo el agresor del suceso, 
Mi hacienda estaba embargando : 

Y añadió después á esto 

Que el padre, como hombre al fin 
Prudente, advertido y cuerdo, 



Digitized by 



Google 



228 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

Ni querella, ni otro alguna 
Diligencia habia hecho, 
Porque su venganza solo 
Librada tenia en su esfuerzo. 
Yo, viéndome pues cercado 
De penas, y en un empeño 
Tan grande como amparar 
La causa dellas, resuelvo 
Salir de Madrid, adonde 
Pueda vivir por lo menos 
Sin temor de la justicia 
Ni de su padre y sus deudos. 

Y así, lleno de pesares 

Y de obligaciones lleno. 
Acordándome de vos, 
De vos á valerme vengo. 
Yo, Don Juan, traigo conmigo 
Aquesta dama, á quien tengo 
De salvar la vida á costa 
De todo mis sentimientos. 
En dejándola segura 
(Pues esta es en todo riesgo 
Mi primera obligación). 
Podrán mis desdichas luego 
Acudir á la segunda ; 
Pues la segunda que tengo 
Es huir desta enemiga. 
Que como noble defiendo. 
Que como quejoso obligo, 
Gomo enamorado quiero, 

Y como ofendido huyo, 

Y en dos contrarios extremos. 
Acudiendo á las dos partes, 
De amante y de caballero. 
Enamorado la adoro, 

Y celoso la aborrezco : 
Cuyas dos obligaciones 
Tan cabal la acción han hecho, 

, Que desde Madrid aquí, 
\ Si no es hoy, juraros puedo 
[ Que no la hablé dos palabras. 
Porque no quise que en tiempo 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA lY. 229 

Alguno de mí dijese 

La fama, que pudo menos 

Mi valor que mi apetito ; 

Que es hombre bajo, que es necio. 

Es vil, es ruin, es infame 

£1 que solamente atento 

A lo irracional del gusto 

Y á lo bruto del deseo, 
Viendo perdido lo mas, 

^ Se contenta con lo menos. 
Mirad vos cómo en Valencia, 
Con otro nombre supuesto, 
Podrá vivir esta dama, 
En qué casa, en qué convento, 
En qué retiro, en qué aldea. 
Donde veréis que la dejo 
Lo poco que traer conmigo 
Pude, para su sustento ; 
Que á mí me basta esta espada 
Pues al instante, al momento 
Que ella asegurada quede. 
Yo tengo de ir della huyendo. 
A Italia, á servir al Rey 
Me pasaré donde al cielo 
Le pido que la prim era 
Bala acierte con mi pecho ; 
Porque con mi vida acaben 
De una vez tantos recelos, 
Tantas penas, tantas ansias, 
Agravios y sentimientos, 
Que como noble las huyo, 

Y como amante las siento. 

DON JUAN. 

Es tan nueva vuestra historia. 
Tan raro vuestro suceso. 
Que solo puede admirarse^ 
Dejándoselo al silencio. 

Y hablando, no en lo pasado 
(Pues ya no tiene remedio), 
Sino en lo presente, vamos 
Lo que ha de ser previniendo. 
Donde mejor esta dama 



Digitized by 



Google 



230 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

Estará, es en un convento ; 
Mas tiene el inconveniente 
De haber de estarla asistiendo, 
Guando tan pobre os halláis 
Sin renta, con alimentos. 

Y aunque mi alma, mi vida. 

Mi ser y honor, todo es vuestro, 
Mi hacienda está de manera, 
Don Carlos, que no me atrevo 
Porqué no sé si después 
Podré cumplirlo, á ofrecerlo. 

Y así en mi casa presumo 
Que habrá de estar, donde creo 
Que... 

DON CARLOS. 

No paséis adelante ; 
Que aunque la oferta agradezco. 
No me es posible aceptarla, 
Ni que, estas cosas sabiendo, 
Dé ese cudiado á mi prima. 
Fuera de que no es respeto 
Llevar mi dama á su casa ; 
Que aunque por su nacimiento 
Mereciera bien su lado, 
Estos extraños sucesos 
Ajan mucho las noblezas. 

DON JUAN. 

Oid, que para todo hay medio. 

A una doncella de casa. 

Mi hermana habrá poco tiempo 

Que puso en estado, y hoy 

Está sin ella, y tengo 

Una dama, amiga suya, 

A quien sirvo y galanteo 

Para casarme, y á quien 

Podré fiar el secreto. 

Pidiéndole yo á esta dama 

Que la envíe á casa, dejo 

Asegurada la parte 

De que mi hermana, sabiendo 

Quien es, lo tenga á disgusto ; 

Y aunque el desdoro confieso 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA V. 231 

Deque entre con este nombre, 
Puede tolerarse, siendo 
En lo público criada 

Y señora en lo secreto ; 
Pues yo be de estar á la mira 
Siempre á su servicio atento. 

DON CARLOS. 

El medio no era muy malo 
Para asegurarla ; pero 
No me atreveré, Don Juan 
Yo á decirlo y proponerlo 
A Leonor, porque... 

ESCENA V. 

LEONOR. — DON CARLOS, DON JUAN. 

LEONOR. 

Detente* 
Que yo responderé á eso. 
Señor Don Juan, no tan solo, 
Gomo criada sirviendo, 
En vuestra casa estaré 
Honrada y gustosa, pero 
Gomo esclava que compráis 
De aquesta fineza á precio ; 
Porque no habrá para mí, 
Si es que para mí hay consuelo. 
Otro alguno, sino solo 
Saber que ha de ser mi dueño 
Gosa tan propia de Garlos. 

Y así, humilde á esos pies, ruego 
Facilitéis esta dicha ; 

Y pues os he estado oyendo, 

Y en la relación que él 

De mis fortunas ha hecho, 
Parece que estoy culpada 

Y que apelación no tengo, 
Porque á vuestra casa no 
Llevéis ni aun el mas pequeño 
Escrúpulo de que soy 

Tan fácil como parezco. 



Digitized by 



Google 



232 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

¡ Plegué á Dios que él me destruya 

Con su poder, y los cielos 

Me falten, si yo á aquel honobre 

Embozado y encubierto 

Ocasión le di jamas 

Para tanto atrevimiento ! 

Si ya no es darle ocasión 

A un hombre, darle desprecios, [ 

DON JUAN. 

Vuestra hermosura, señora, 

Al paso que vuestro ingenio, 

Os acredita conmigo ; 

Y no ya por Garlos quiero 

Hacer la fineza (si es 

Fineza la que os ofrezco). 

Sino por vos. Que la escriba 

Mi dama á mi hermana quiero 

Un papel que vos llevéis. 

Esperad, que al punto vuelvo. {Vase,) 

ESCENA VI. 
LEONOR, DON CARLOS. 

LEONOR. 

Ya, Don Carlos, que ha llegado 

El plazo de tus deseos. 

Pues ya te verás sin mí, 

Una cosa sola espero 

Que añadas á las finezas 

Que hasta este instante te debo, 

DON CARLOS. 

Déjame, Leonor, por Dios : 
No apures mi sufrimiento, 
Porque no sé que te adoro 
Hasta que sé que te pierdo. 
Pero dime, ¿ qué me quieres 
Pedir? 

LEONOR. 

Que si en algún tiempo 
Te llegare el desengaño 
i De la culpa que no tengo. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA VI. 23 3 

Me bas de cumplir la palabra 
Que me diste. 

DON CARLOS, 

No solo eso 
Ofrezco á ese desengaño, 
Leonor, pero hacerte ofrezco 
Victima el alma y la vida... 
Pero ¿ cómo me enternezco 
Desta suerte ? Tú ¿ no eres 
La que aquel hombre encubierto 
En tu aposento tenias ? 
Pues ni aun desengaños quiero 
Tuyos, sino huir de ti, 
Ya que segura te dejo. 

LEONOR. 

Vete, vete ; que alguna dia 
Volverán por mí los cielos. 

DON CARLOS. 

Si esa esperanza no hubiera, 
Me hubiera 70, Leonor, muerto 
A manos de mi dolor. 

LEONOR. 

Si airado una vez, si tierno 
Otra vez, me hablas, ¿ porqué 
Mas al mal que al bien atento. 
No te pones de mi parte, 
Y crees. Garlos, que puedo 
Estar sin culpa? 

DON CARLOS, 

Porqué 
Temo que en cualquier suceso 
Siempre es cierto lo peor. 

LEONOR. 

Pues yo en mi inocencia espero 
Que ha de haber suceso en que 
No siempre lo peor es cierto, {Vanse,} 



Digitized by 



Google 



áS4 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 



Sala en casa de Don Juan. 

ESCENA VII. 

DOÑA BEATRIZ, leyendo un papel; tras ella, INÉS. 

INÉS. (Ap,) 

Leyendo mi ama un papel, 
Tan triste y confusa está, 
Que mil deseos me da 
De saber lo que hay en él 
Una vez le aja furiosa, 

Y al cielo elevada mira, 
Otra llora, otra suspira . 

DOÑA BEATRIZ. 

¿ Hay suerte mas rigurosa? 

INÉS (Ap.) 

A lér vuelve. ¿De qué nace 
Ya el agrado y ya el furor ? 
Sin duda que es borrador 
De alguna comedia que hace. 

DOÑA BEATRIZ. 

Bien dicen que una cruel 
Pluma áspid es de ira lleno, 
De quien la tinta es veneno 
En las hojas del papel. 
Dígalo yo, pues á mí 
Muerte su traición me did. 
¿ Quién crérá mis penas ? 

INÉS. 

Yo. 

DOÑA BEATRIZ. 

Inés, ¿ tú estabas aquí ? 

INÉS. 

A esta cuadra salí atiora, 

Y viendo la confusión 
Que tiene tu corazón, 

Te he de suplicar, señora. 
Digas qué causa te obliga 
A tan grande extremo. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA VII. 2 3i> 

DOÑA BEATRIZ. 

Es tal, 
Que por aliviar el mal, 
Es fuerza que te la diga. 
Bien te acuerdas que Don Diego 
Centellas me galanteó 
Mucho tiempo. 

INÉS. 
Sí. 
DONA BEATRIZ. 

Y que yo, 
Agradecida á su ruego, 
A su amor y á su fineza. 
Le correspondí . 

INÉS. 

Muy bien. 

DOÑA BEATRIZ. 

Bien te acordarás también 
Que aunque es tanta su nobleza. 
No se declaró jamas 
Con mi hermano, hasta salir 
Con un pleito que á seguir 
Fué á la corte. 

INÉS. 

Lo demás. 

DOÑA BEATRIZ. 

Pues Gines, un criado suyo 
.\ Que de mi obligado vive, 
^ Aquesta carta me escribe, 

De que claramente arguyo 

Que, en Madrid enamorado. 

El pleito á que fué es de amor. 

La carta dirá mejor 

Su traición y mi cuidado. 
(Lee.) Cumpliendo^ señoray con la obligación de lo que 
ofreciy que fué avisar de todo, hago saber á vuestra mei*ced 
que en casa de una dama desta corte dejó por muerto á mi 
señor un caballero , de una herida, de que estuvo dos diassin 
sentido y preso : ya gracias d Dios está mejor y libre, y de 
partida para esa ciudad, adonde. . . 

No leo mas, porque confieso 

Que me ahogan las ansias mias. 



Digitized by 



Google 



236 NO SIEBIPRE LO PEOR ES CIERTO. 

INÉS. 

¿ Qué mas, señora, querías 
Leer, después de leído eso ? 

DOÑA BEATRIZ. 

I Este es el pleito á que fué 
Don Diego ! 

INÉS. 

Era necesario ; 
Que siempre es pleito ordinario 
De Madrid amor. 

DONA BEATRIZ. 

No Sé 
Con qué estilos, con qué modos 
Pueda explicar mi dolor. 

INÉS. 

¡ Quién Yió partir al señor 
(l Oh fuego de Dios en todos ! ) 
Ofreciendo maravillas !... 
Que como los alfareros 
De amor, no solo pucheros 
Hacen, sino cantarillas. — 

Y al fin duran sus extremos, 
Hasta que otra cara ven. 
Pero, picaros, también 
Nosotras lo mismo hacemos ; 

Y ai cabo de la jornada, 
Bien sabe mi santo Dios 
Que estamos en paz, y no os 
Quedamos á deber nada. 

DONA BEATRIZ. 

I De rabiosos celos muerta 
' Estoy. 

INÉS. 

Tienes mil razones. 

DOÑA BEATRIZ. 

Y durarán mis pasiones 

Hasta que.., Pero á esa puerta, 
Inés, ¿ no han llamado ? 

INES. 

Si 

DOÑA BEATRIZ. 

Pues llega , mira quién es. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA VIII. 2 37 

INÉS. (Para si, yéndose.) 
\ Ay de tí, pobre Gines, 
Si otro escribiera de ti 
Que en Madrid descalabrado, 
Mi casto honor ofendias I (Vase,) 

DOÑA BEATRIZ. 

Locas confusiones mias. 
Ya que á ver habéis llegado 
Efectos de una mudanza, 
Haced, pues todo es del viento, 
Que me lleve el pensamiento 
Quien me llevó la esperanza. 
Diera por ver á la dama 
Que pudo empeñarle así, 
£1 alma, y la vida. 

ESCENA VIII. 

INÉS con LEONOR, vestida pobremente, con manto. — 
DONA BEATRIZ. 



Está, entrad. 



INÉS. 

Aquí 



DOÑA BEATRIZ. 

Inés, ¿quién llama? 

LEONOR. 

Quien, si merece, señora. 
Besar vuestra blanca mano. 
Podrá desmentir, no en vano, 
Sus fortunas desde ahora. 
Pues de su golfo cruel. 
Puerto toma en vuestro cielo 

DOÑA BEATRIZ. 

Álcese, amiga, del suelo. 

LEONOR. (Ap,) 

\ Qué mal me ha sonado el él ! 

DOÑA BEATRIZ. 

¿ Qué es lo que quiere ? 

LEONOR. 

Este aquí 
{Dala un papel.) 



Digitized by 



Google 



23 8 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

Carta de creencia es. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿ Cuyo es ? 

LEONOR. 

De Violante. 
DOÑA BEATRIZ. (Ap, á ella,) 
Inés, 
1 Qué buena cara ! 

INÉS. 

Así, así. 

LEONOR. {Ap.) 

Fortuna, ¿ á qué mas extremo 
Puedes haberme traído? 
Y aun lo que lloro no ha sido 
Tanto como lo que temo. 

DOÑA BEATRIZ. 

Violante me escribe aquí, 
Sabiendo que una criada 
Que he tenido, está casada, 
Que en su lugar... 

LEONOR. (Ap,) 

¡ Ay de mí ! 

DONA BEATRIZ. 

La reciba, por que tiene 
Bastante satisfacción 
Que su virtud y opinión 
A mi servicio conviene. 
Muy agradecida quedo 
A la intercesión... 

LEONOR. 

Los pies 
Me da otra vez. 

DONA BEATRIZ. 

¿ De dónde es ? 

LEONOR. 

Soy de tierra de Toledo. 

DONA BEATRIZ. 

Pues ¿á qué á Valencia vino? 

LEONOR. 

Con una dama, señora, 
De la vireina, que ahora 
Ha muerto ; y así, previno 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA VIII. 2 39 

Mi suerte buscar á quien 
Servir pueda en la ciudad. 

DONA BEATRIZ. 

Su buena gracia, en verdad, 

Y su persona también 

Me agradan. ¿De qué servia? 

LEONOR. 

De doncella de labor. 

INÉS. (Ap.) 

Eso si, que fuera error 
Esotra doncelleria. 

LEONOR 

Yo la tocaba, y no dudo 
Que daros gusto sabré 
En esta parte, porqué 
Abril inventar no pudo 
Flor que ^o de tal manera 
No imite, que ese cabello 
Competir hermoso y bello 
Le haré con la primavera. 
Enaguas, valonas, tocas, 
No habrán menester salir 
De casa para lucir ; 
Pues, como yo, sabrán pocas 
Aderezallas ni hacellas 
Del uso que mas se tray. 
No hay labor blanca, no Iiay 
Puntas sutiles y bellas, 
Que no haga con perfección 
Tanta, que dirás, no en vano, 
Que allí no anduvo la mano. 
Sino la imaginación. 
Bordo razonablemente 
Broca, cañamazo y gasa. 

DONA BEATRIZ. 

Lo que ha menester mi casa 
Me ha venido cabalmente ; 

Y asi, puede desde luego 
Quedarse en casa, que aunque 
Dueño mió y della fué 

Mi hermano, á dudar no llego 
Que siendo esto gusto mió, 



Digitized by 



Google 



2 40 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

El no lo embarazará. 

LEONOR. 

Que no se disgustará, 
Señora, en quien es confío ; 
Que hacer á un triste feliz, 
Es de nobles como él. 

DONA BEATRIZ. 

¿Cómo se llama? 

LEONOR. 

Isabel. 

DONA BEATRIZ. 

Quítese el manto. 

ESCENA IX. 
DON JUAN. — LEONOR, DOÑA BEATRIZ, INÉS. 

DON JUAN. 

Beatriz... 

DONA BEATRIZ. 

Hermano Don Juan... 

DON JUAN. 

¿Quéhacias? 

DONA BEATRIZ. 

Una fineza por tí 
Haciendo estoy. 

DON JUAN. 

¿ Cómo así ? 

DONA BEATRIZ. 

Porque sabiendo que habías 
De agradecer, como amante. 
Dar gusto á tu dama bella. 
Recibí aquesa doncella. 
Por ser cosa de Violante. 

DON JUAN. 

La buena cortesanía 

Y la malicia agradezco. -- 

Y así, esta casa os ofrezco, (A Leonor.) 
Por vos y quien os envía ; 

Porque si para los dos 
Tal encomienda traéis. 
Vos ¿ Beatriz serviréis, 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA IX. 241 

Pero yo os serviré á vos. 

LEONOR. 

Guárdeos el cielo, señor, 
Por la merced que me hacéis : 
En mi una esclava tendréis. 

DON JUAN. (Ap d ella,) 
¿Qué te parece, Leonor, 
De la casa y Beatriz bella? 

LEONOR. 

Que solamente con esto 

Que hoy la he debido, se ha puesto 

En paz conmigo mi estrella. 

DON JUAN. 

Beatriz, hablarte quisiera 
En una cosa que hoy 
Por mi has de hacer. 

DONA BEATRIZ. 

Tuya soy. 
Idos las dos allá fuera. 

[Hablan en secreto los dos hermanos.) 
iNEs. {Retirándose eon Leonor.) 
Usted, señora Isabel, 
Me conozca por criada. 
Por amiga y camarada ; 
Que uno y otro seré fiel, 
Gomo su mucho valor 
Solamente haga una cosa. 

LEONOR. , 

¿Qué es? 

INÉS. 

No serme escrupulosa 
En un tantico de amor. 

LEONOR. 

Esa caduca costumbre 
Ya espiró : y si verdad digo. 
También traigo yo conmigo 
Mi poca de pesadumbre. 

INÉS. 

Gomo eso tu voz me diga. 
Desde aquí de mejor gana 
Seré amiga mas que hermana. 

Calderón ****. i 4 



Digitized by 



Google 



2 42 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

LEONOR. 

Y yo hermana mas que amiga. 

{Áp. \ Que hable yo así I { CielosI¿ quién 

Aquesto crérá de mí?) (Vanse las dos.) 

ESCENA X. 

DON JUAN, DOÑA BEATRIZ. 

DONA BEATRIZ. 

; Carlos en Valencia ! 

DON JUAN. 

Sí; 
Mas publicarlo no es bien, 
Porque de secreto pasa 
A Ñapóles, y esto ha sido 
Causa de que no ha venido 
A servirse desta casa. 
Mas vendrá al anochecer 
A verte ; y lo que quisiera 
Que por mí tu amor hiciera, 
Es prevenir y tener 
Algún regalo que hacelle. 

DONA BEATRIZ. 

Digo que yo trastearé 

Mis escritorios : veré 

Qué hay en ellos que ofrecelle ; 

Que aunque estoy desalhajada 

Para casos semejantes. 

Habrá bolsas, lienzos, guantes, 

Y de la ropa excusada 

Que hay por estrenar, verás 

Un azafate, que creo 

Que le acredite el deseo. 

DON JUAN. 

Notable gusto me das. 

DONA BEATRIZ. 

Esto y la cena, de mí 
Fía. 

DON JUAN. 

Pues yo vuelvo luego. 
Adiós. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XI. ¿4 3 

DONA BEATRIZ. {Ap,) 

|0h, traidor Don Diego, 
Quién se vengará de tí! (Vase. 

DON JUAN. 

A Carlos quiero avisar 

El efecto que ha tenido 

El papel : y aunque haya sido 

Su mayor cuidado estar, 

Lo que há que está, tan secreto 

Que ninguno pudo velle, 

Esta noche he de traelle 

Conmigo á casa, en el'eto. {Vase. 



Calle. 



ESCENA XI. 
DON DIEGO Y GINES, de camino. 

DON DIEGO. 

Gran gusto es volver un hombre 
A ver la patria, Gines. 

GINES. 

Y mas, cuando ha estado tan 
A pique de no volver. 

DON DIEGO. 

Convaleciente me vi 

Y libre apenas (porqué 

I Contra mí no hubo querella), 
i Cuando al instante traté 
\ De ausentarme de Madrid, 
I Por el recelo de que 
i Los parientes de Leonor 
^ Muerte á su salvo me den. 

GINES. 

Si esto de morir es burla 
Pesada para una vez, 
¿Qué será para dos veces? 
Tú, hiciste, señor, muy bien. 

DON DIEGO. 

¿No es Don Juan aquel que sale 



Digitized by 



Google 



24 4 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

De SU casa? 

GINES. 
Sí 

DON DIEGO. 

Gines, 
Todo parece que hoy 
Me va sucediendo bien. 

GINES. 

Pues ¿ qué maula te has hallado? 

DON DIEGO. 

¿Es poca dicha saber 
Que estando ahora Don Juan 
Fuera de casa, podré 
Verá Beatriz? 

GINES. 

¿De Beatriz 
Te acuerdas? 

DON DIEGO. 

¿ Cuándo olvidó 
Yo su gran belleza? 

GINES. 

Guando 
Por otra que yo me sé, 
Te dieron en la cabeza, 
O de tajo ú de revés, 
ün tanto con que por cuánto 
No vuelves acá otra vez. 

DON DIEGO. 

Eso de servir un hombre 
En ausencia otra mujer, 
Es licencia concedida 
Al amante mas fíel. 

GINES. 

Lo mismo hacen ellas. 

DON DIEGO. 

Llega, 

Y pregunta por Inés, 

Y dila que estoy aquí, 

Y advierte una cosa. 

GINES. 

¿Qué? 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XII. 2 45 

DON DIEGO. 

Que del pasado suceso 
A nadie noticia des, 
Y mas en cas de Beatriz. 

CINES. 

¿Eso habla yo de hacer? 
Cré que hoy no sabrá de mi 
Mas de lo que supo ayer, 
Que no la vi de mis ojos. 

DON DIEGO. 

Llega pues, llama. ( Vanse.) 



Sala on casa de Don Juan. 

ESCENA Xll. 

INES, y luego GINES y DON DIEGO. 
{Llaman dentro,) 

iNES. (Dentro,) 
¿Quién es? 
GINES. {Dentro,) 
Señora Inés, un criado 
De toda vuesa merced^ 
Que tan amante y rendido 
Se viene, como se fué 

{Salen Inés y Gines.) 

INES. 

¡Gines mió ! ¿no me das 
Un abrazo? 

GINSS. 

Y dos y tres 
Que no soy yo miserable. 

INES. 

¿Cómo has venido? 

GINES. 

Después 
Lo sabrás muy por extenso; 
Que no hay tiempo ahora, porqué 
Mi señor te quiere hablar. 

14. 



Digitized by 



Google 



24 6 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

INÉS. 

¿Luego ha venido también? 
(Sale Don Diego.) 

DON DIEGO* 

Sí, Inés, y con mil deseos 
De verte á tí, y de saber 
Cómo está Beatriz. 

INES. 

Pues buena 
La hallarás, sabiendo... 

ESCENA XIII. 
DOÑA BEATRIZ. — Dichos. 

DONA BEATRIZ. 

IneSy 
¿ Quién llamaba, que con tanta 
Conversación estás? 

DON DIEGO. 

Quien 
Peregrino y derrotado 
De la tormenta cruel 
De una ausencia, quien^ rendido 
El zozobrado bajel 
De amor á uno y otro embate. 
Sufrió uno y otro vaivén, 
Hasta que tranquilo el mar 
Con el bello rosicler 
De los amigos celajes. 
Toma puerto á vuestros pies. 
Adonde consagra humilde 
La tabla que tumba fué 
En el templo de su amor, 
Al ídolo de su fe. 

DONA BEATRIZ. 

(Ap. ¡ Qué mientan así los hombres ! 
Mas disimular es bien.) 
Aunque mas, señor Don Diego... 
Pero luego os lo diré. — 
Inés, mira que no salga 
A a uesta cuadra Isabel : 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XIY. 24 7 

Que no es bien que el primer dia 
Mis penas sepa. 

INÉS. 

Haces bien. 
Gines, después nos veremos. 

GINES. 

Como nos veamos después, 

Yo haré verdad el refrán 

De « Un poco te quiero, Inés ». 

{Vase Inés.) 

ESCENA XIV. 

DOSa BEATRIZ, DON DIEGO, GINES. 

DOÑA BEATRIZ. 

Aunque mas, señor Don Diego, 

Vuelvo á decir otra vez, 

{Ap, \ Qué mal se encubre el dolor ! 

Encarezcáis ni pintéis 

De la ausencia las tormentas, 

Significar no podréis 

Las que he padecido yo 

Siempre amante y siempre fiel. 

DON DIEGO. {Ap» á Gines,) 
Albricias, que nada sabe. 

GINES. 

¿Cómo lo habia de saber? 

DOÑA BEATRIZ. 

¿ Cómo en la corte os ha ido ? 

DON DIEGO. 

Gomo ausente de vos, pues 

No hay gusto en ausencia amando. 

Sino es uno. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿Cuál? 

DON DIEGO. 

Volver 
A vista de lo que se ama. 

DOÑA BEATRIZ. 

(Ap, \ Que falso conmigo esté I 
Un áspid tengo en el pecho. 



Digitized by 



Google 



24 8 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

Y en la garganta un cordel.) 
¿En qué estado el pleito queda? 

DON DIEGO. 

Como estaba le dejé, 
Porqué mi poca salud 
Me trae á convalecer. 

DOÑA. BEATRIZ. 

¿De qué achaque;? 

DON DIEGO. 

De no veros. 

DOÑA. BEATRIZ. 

Pues ¿no hay en Madrid que ver? 
¿No son bizarras sus damas? 

D9N DIEGO. 

Gomo k ninguna miré. 
No puedo dar voto en ellas. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿Ninguna? 

DON DIEGO. 

Di tú, Gines, 
La fineza que en mi viste. 

GINES. 

Tanta fineza vi en él, 
Que le vi muerto de amor. 

DOÑA BEATRIZ. 

Sí, mas no dices de quién. 

DON DIEGO. 

¿Quién fuera que tú no fueras? 

DOÑA BEATRIZ. 

¿Luego vos no sois aquel. 
Que trocando en criminal 
£1 civil pleito á que fué, 
A sala de competencia 
Le llevasteis, donde al ver 
En estrado, no en estrados. 
Vuestra causa una mujer. 
En vista os condenó á muerte, 
De que ministro cruel 
Fué cierto competidor? 

GINES. (Ap.) 

¿Cómo lo habia de saber? 
¡Hémosla hecho buena! 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XI\. 2 49 

DON DIEGO. (Ap.) 

Muerto 
Estoy. 

GINES. 

¿ Qué miras ? Aun bien 
Que yo no he hablado palabra. 

DON DIEGO. (Ap. d Gines . ) 
¿Qué es esto que escucho? 

GINES. 

Es 
Tu suceso de pe á pa, 
Sin quitar y sin poner. 

DOÑA BEATRIZ. 

Todo se sabe, Don Diego, 
Y pues las razones veis 
Que tengo para ofenderme 
De un traidor, aleve, infiel, 
Falso, engañoso, inconstante, 
Atrevido y descortés, 
Que me pasa por finezas 
Los agravios, no me habléis 
Otra vez en vuestra vida, 
Si no intentáis que otra vez 
Os dé á entender mi valor 
Que hay en Valencia también 
Dama por quien pueda darse 
La muerte á un hombre sin fe. 

DON DIEGO. 

Mirad... 

DOÑA BEATRIZ. 

Mirad vos, Don Diego, 
Que es tarde, y no será bien 
Que me cueste hoy el pesar 
Mas que me costó el placer. 
Idos, pues . 

DON DIEGO. 

Hasta dejaros 
Desengañada de que. . . 



Digitized by 



Google 



250 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

ESCENA XV. 

DON JUAN ; luego INÉS. — Dichos. 

DON JUAN. (Dentro,) 
¿Cómo no hay aquí una luz? 

DOÑA BEATRIZ. 

i Ay infeliz ! este es 
Mi hermano. 

CINES. 

Pues el hermano 
¿Cómo lo habiade saber? 
(Sale Inés,) 

INÉS. 

Señora, mi señor sube. 

DON DIEGO. 

¿Qué quieres que haga? 

DOÑA BEATRIZ. 

No Sé. 

INÉS. 

Yo SÍ : entrad en esta cuadra, 
Donde escondidos estéis, 
Hasta que podáis salir. 

DONA BEATRIZ. 

¡ Qué infeliz soy ! 

INÉS. 

Entrad, pues. 

GINES. 

Yo tomo de buen partido 
Que dos mil palos me den. 

[Escóndense los dos.) 

DOÑA BEATRIZ. 

Cierra la puerta hacia acá, 
Porque no los puedan ver. 

INES. 

Ya está la puerta cerrada. 

DON JUAN. (Dentro.) 
Siendo ya al anochecer, 
¿No hay luces en casa? 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XVI. 251 



ESCENA XVL 

Sakn DON JUAN y DON CARLOS, por una puerta y 
LEONOR, con luces, por otra, — DOÑA BEATRIZ, INÉS. 

LEONOR. 

Aquí 
Las luces están. 

DON CARLOS. 

(Ap, Al ver 
Que es quien trae la luz Leonor, 
Ciego con ]a luz quedé.) 
Dadame, señora, á besar 
La mano, si merecer. 
(Ap, I Ay, Leonor I ¿ tú en este estado ?) 
Puedo tanta dicha. 

DONA BEATRIZ. 

Aunque 
Con rendimientos, Don Garlos, 
Desenojarme intentéis 
Del agravio que á esta casa 
Habéis hecho, no podréis. 

DON CARLOS. 

Ya dése agravio, señora, 
Con Don Juan me disculpé : 
El me disculpe con vos, 
Pues ya lo estoy yo con él. 
Y aunque á vuestra casa hoy 
No vengo á honrarme, creed 
Que en ella, para serviros. 
Mi alma y vida tendréis. 

DON JUAN. 

Ya tengo dicho á mi hermana 
Las razones que tenéis 
Para no honrarnos despacio. 

DOÑA BEATRIZ. 

Pues ya que de poco es 
La dicha, dadme licencia 
A que de paso también 
Os sirva como pudiere, 
Mal prevenida mi fe« 



Digitized by 



Google 



252 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. ' 

Aquí no estáis bien : entrad 

En mi cuarto. — ¡ Hola, Isabel ! 

Alumbra á mi primo. (Ap, i Cielos 1 

Lástima de mí tened.) (Vase.) 



ESCENA XVII. 

LEONOR, DON CARLOS, DON JUAN, INÉS, retirada. 
(Hablan los tres recatándose de la criada.) 



LEONOR. 

Supuesto, señor Don Carlos, 
Que he llegado á merecer 
Serviros hoy, ¿ qué mayor 
Dicha, qué mayor placer ? 

DON CARLOS. 

I Ay, Leonor 1 si yo pudiera 

Dejarte servida, eré 

Que no quedaras sirviendo. 

LEONOR. 

Yo quedo, Carlos, más bien 
Que merezco, pues que soy 
Tan desdichada mujer. 
Que no merezco de tí 
Que algún crédito me des. 

DON CARLOS. 

¿Creyó alguno lo que oye 
Primero que lo que ve? 

LEONOR. 

Sí. 

DON CARLOS. 

Pues hizo mal. 

DON JUAN. 

Mirad. 
Que con extremos no deis 
Alguna sospecha en casa.1 

DON CARLOS. 

¿Quién puede dejar de hacer 
Extremos viendo á Leonor 
En el traje de Isabel ? 

(Vanse los tres.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA I^ ESCENA XYIII. 2 53 

ESCENA XVIII. 
GINESt dondiego, al paño. — INÉS. 

GINBS. 

Inés, ¿ podremos salir ? 

INÉS. 

No, que están al paso . 

GINES. 

Pues 
¿Qué hemos de hacer? 

INÉS. 

Esperar 
Que el huésped se vaya. 

GINES. 

¿Quién 
Es este huésped ? 

INÉS. 

Un primo 
De casa. Yo volveré 
A sacaros ; y si cierra 
Bli amo la puerta, saldréis 
Guando ya esté recogido, 
Por ese balcón. 

GINES. 

¿Bal... qué? 

INÉS. 

Balcón. 

GINES. 

Por no saltar yo, 
Aun no danzo al saltaren. 
Inés, disponlo de suerte. 
Que yo salga por mi pié. 
Si es posible. 

DON DIEGO. 

De cualquiera 
Suerte lo dispon, Inés 

GINES. 

Gomo tú ya estás, señor. 
Enseñado á que te den. 
Piensas que el salir no es nada. 

Calderón ****. \o 



Digitized by 



Google 



25 4 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

INÉS. 

Cerrad la puerta, y no habléis. 

DON DIEGO. 

¿Quién se vio en igual aprieto ? 

GINES. 

Yo, sin qué, ni para qué. ■ 

INÉS. 

Gran cochiboda hay en casa. 
Quiera Dios que pare en bien. 



JORNADA SEGUNDA 

Sala do la posada. 

ESCENA PRIMERA 

DON CARLOS, FABIO. 

DON CÁELOS. 

¿Está todo prevenido? 

FABIO. 

Ya la ropa y las maletas 
Tengo aparejadas ; solo 
Falta que las postas vengan. 

DON CARLOS. 

Mas falta. 

FABIO. 

¿Qué es? 

DON cArlOS. 

Que Don Juan, 
Que hoy he de partirme sepa, 
Para que del me despida. 

FABIO. 

Pues¿ no sabe que hoy te ausentas? 

DON CARLOS. 

No : ni él ni Leonor lo saben ; 
Qué anoche aun no tenia esta 
Resolución. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA II. 255 

FABIO, 

Pues yo iré 
A avisarle. 

DON CARLOS. 

Aguardo, espera ; 
Que él parece que ha tenido 
De mi pensamiento nueva, 
Pues á la posada viene 
Antes casi que amanezca. 

ESCENA II. 

DON JUAN. — DON CARLOS, FABIO. 

DON CARLOS. 

\ Tan de mañana, Don Juan ! 
Pues ¿qué madrugada es esta? 

DON JUAN. 

Lo mismo puedo deciros. 
¿Dónde vais con tanta priesa? 

DON CARLOS. 

Anoche cuando vohí 

De vuestra casa, en aquesta 

Posada supe que hay 

En Yinaroz dos galeras 

De Italia, y perder no quiero 

La ocasión de irme con ellas, 

Porque no veo la hora 

De hacer de Leonor ausencia ; 

Que aunque yo por verla muero. 

Muero también por no verla. 

Y ya que queda segura. 
Tengo por la acción mas cuerda 
Yolver á todo la espalda ; 

Y así, con vuestra licencia, 
Don Juan, pienso partir hoy. 

DON JUAN. 

Si yo, Don Carlos, pudiera, 
O concederla ó negarla, 
Fuera muy gran conveniencia 
De mi dolor, poder antes 
Negarla que concederla. 



Digitized by 



Google 



25 6 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

DON CARLOS. 

¿Cómo? 

DON JUAN. 

Gomo me importara 
Deteneros en Valencia 
Unos dias, alma y vida. 

DON CARLOS. 

Fabio... 

FABIO. 

Señor. 

FABIO. 

Cuando vengan 
Las postas, despediráslas . — 
Ved, Don Juan, con cuánta priesa 
Son vuestros preceptos, antes 
Que preceptos, obediencias. 

(Vase Fabio,) 

ESCENA III. 

DON CARLOS, DON JUAN. 

DON CARLOS. 

¿Qué hay de nuevo? 

DON JUAN. 

¿Estamos solos? 

DON CARLOS. 
Sí. 

DON JUAN. 

Pues cerrad esa puerta. 
{Cierra la puerta Don Carlos.) 

DON CARLOS. 

Ya lo está. — ¿ Qué es esto? 

DON JUAN. 

Es 
Una desdicha, una pena 
Tan grande, Carlos, que solo 
Vos podéis de mí saberla, 
Como mi amigo, porqué 
Soy mitad del alma vuestra, 
Y como mi sangre, Carlos, 
Por ser en los dos la mesma. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA III. ^57 

Mirad cuánto de un dia á otro 
Muda la inconstante rueda 
De la Fortuna las cosas. 
Ayer en vuestras tragedias 
Yenisteis de mí á valeres ; 

Y hoy en las mias es fuerza 
Que yo me valga de vos. 
¡Oh cuan villana, cuan necia 
Es mi desdicha, pues cobra 
Con tanta prisa la deuda ! 

DON CARLOS. 

¿ Desde anoche acá hubo causa 

Que á tan grande extremo os mueva? 

DON JUAN. 

Después que anoche salisteis 
De mi casa, porque en ella, 
Ni vos quisisteis quedaros, 
Ni yo quise haceros fuerza ; 

Y después que con instancias 
No dejasteis que viniera 
Con vos, traté recogerme ; 

Y recorriendo las puertas 
De mi casa (que es en mí 
Costumbre, y no diligencia) 
En mi cuarto me entré, donde 
Mil ilusiones diversas 

Mes desvelaron de suerte, 
Que entre confusas ideas. 
Apenas dormir quería. 
Cuando dispertaba á penas ; 
Cuando oigo (i tiemblo al decirlo !) 
Que en una cuadra de afuera 
Una ventana se abria. 
Presumiendo que por ella 
Alguna críada hablaba, 
Quise averiguar quién era, 
Abríendo sin hacer ruido 
De mi ventana la media ; 
Pues oyendo una razón 
O tomando alguna seña, 
Sin escándalo podia 
Poner en el daño, enmienda. 



Digitized by 



Google 



25 8 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

A nadie en la calle vi : 
Con que casi satisfechas 
Mis dudas, se persuadieron 
A que el viento hacer pudiera 
El ruido ; pero ¡ qué poco 
Dura el bien que un triste piensa ! 
Pues por el balcón á este 
Tiempo vi que se descuelga 
Un hombre. Acudí volando 
A tomar una escopeta, 

Y por prisa que me di, 

Ya otro y él daban la vuelta 
A la calle : á cuyo tiempo 
Cerraron, porque una aquella, 
O tibia ó fácil ó vana 
Imaginación siquiera 
De que eran ladrones, no 
Me quedase, viendo que eran 
Cómplices del hurto iguales 
Los que huyen y el que cierra. 
Quise arrojarme tras ellos ; 
Mas viendo con cuánta priesa 

Y ventaja iban, hallé 
Que era inútil diligencia. 
Conocer quién era quise 
La que vestida y despierta 
A aquellas horas estaba ; 

Y abriendo (i ay de mi !) la puerta 
De mi cuarto, el de mi hermana 
Cerrado hallé : de manera 

Que llamar á él no era mas 
(Pues todas en mi presencia 
Hablan de alborotarse) 
Que equivocando las señas, 
£1 semblante de la culpa 
Ponérsele á la inocencia, 

Y advertir para adelante, 
Siendo la acción menos cuerda 
Que hace un ofendido, cuando 
No está en términos la ofensa. 
Darla á entender con decirla, 
Para no satisfacerla. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA IV. 253 

Yo no he de hacer en mi casa 
Novedad : de la manera 
Que hasta aquí me vieron todos, 
Me han de ver, tan sin sospecha, 
Que hasta mi mismo semblante 
Sabré hacer que el color mienta ; 
Pero para este recato 
Tener un amigo es fuerza 
Afuera, si estoy en casa, 
O en casa, si estoy afuera. 
Pues si he de fiarme de otro, 
i De quién con mayor certeza 
Qué de vos, que como dije, 
Sois mitad del alma mesma, 

Y como deudo y amigo 
Os toca tanto mi afrenta ? 

Y así, para averiguarlo, 
Oid lo que mi pecho intenta. 
Dentro de mi cuarto yo 
Tengo una cuadra pequeña 
Con libros y con papeles, 
Donde jamas sale ó entra 
Criado alguno. Aquí escondido, 

(Llaman dentro.) 
Don Carlos... Pero á la puerta 
Llaman. 

ESCENA IV. 

FABIO. — DON CARLOS, DON JUAN. 

DON JUAN. 

Esperad. ¿ Quién es ? 
FABio. (Dentro.) 
Yo soy, señor : abre apriesa. 

DON CARLOS. 

Si ves que tengo cerrado, 
¿Por qué llamas? 

(Abre, y saleFabio.) 

FABIO. 

Porque sepas 
Una grande novedad, 
De que importa darte cuenta. 



Digitized by 



Google 



26 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 
DON CARLOS. 

¿Qué es ? 

FABIO. 

Estando desta casa 
Esperándote á la puerta, 
Llegó de camino el padre 
De Leonor, á ver si en ella 
Posada había. 

DON CARLOS. 

¿Qué dices? 

FABIO. 

Lo que he visto. Considera 
Si es cosa para que oculta 
Un instante te la tenga ; 

Y mas habiéndole dicho 
Que sí, y apeádose ahí fuera, 
Donde te ha de ver, si sales. 

DON CARLOS. 

¿Hay desdicha como esta? 
Sin duda en mi seguimiento 

Y de Leonor, á Valencia 
Viene. 

DON JUAN. 

¿Conóceos él? 

DON CARLOS. 

Sí. 

DON JUAN. 

Pues mira tú cuando pueda 
Salir de aqueste aposento 
Don Carlos, sin que le vea, 

Y avisa. 

FABIO. 

Ahora-podrá, 
Que él en el cuarto se entra 
Que le han dado. 

DON JUAN. 

Pues salgamos 
De aquí una vez; que allá fuera 
Veremos qué hemos de hacer. 

DON CARLOS. 

Salgamos, Don Juan, apriesa. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA V. 261 

DON JUAN. 

Vamos á mi casa, adonde 
Ya es de los dos conveniencia 
Estar en ella escondido. 

DON CÁHLOS. 

I Qué de temores me cercan ! 

DON JUAN. 

I Qué de cuidados me afligen ! 

DON CARLOS. 

] Ay, Leonor, lo que me cuestas ! (Vanse,) 



Sala en casa de Don Juan. 

ESCENA V. 

DOÑA BEATRIZ, INÉS. 

DOÑA BEATRIZ. 

Inés, nada me digas ; 

Que á mas dolor mi sentimiento obligas. 

INÉS. 

Pues habiendo salido 
Del empeño de anoche tan sin ruido, 
Que sin que en casa nadie lo sintiera, 
A Don Diego y Gines echamos fuera, 
¿ Qué es lo que ahora te aflige? 

DOÑA BEATRIZ. 

Tá de mi llanto mi pasión colige. 

¿ Qué importa que saliesen, 

Sin que mi hermano ni Isabel los viesen, 

Si después mis desvelos 

Quedaron sin temor, mas no sin celos? 

¿Viste, Inés, en tu vida 

Desvergüenza mayor que la fingida 

Confianza y tristeza. 

Con que á significarme la fineza 

Que ausente habia tenido 

Llegó Don Diego, habiendo yo sabido 

Cuanto le habia pasado 

En Madrid, de otra dama enamorado? 

15. 



Digitized by 



Google 



2 62 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 
INÉS. 

El no nos oye ahora, 

Y así por él he de volver, señora 
¿ Qué querías que hiciera 

En Madrid (que es el centro y es la esfera. 

De toda la lindura. 

El aseo, la gala y la hermosura) 

Un caballero mozo, 

Que le apunta el dinero con el bozo, 

Y está, cuando mas ama, 
Cincuenta y tantas leguas de su dama? 
Ya pagó su pecado 

Bastantemente en cas de aquella moza. 
Puesto que sin venir de Zaragoza, 
Vino descalabrado ; 

Y asi, aunque amor en tu opinión le culpa, 
En la mia la ausencia le disculpa. 

DOÑA BEATRIZ, 

No son mis celos, no, tan poco sabios. 
Que no sepan, Inés, que los agravios 
Que tocan en el gusto y no en la fama, 
Tienen perdón en quien de veras ama. 

Y si verdad te digo, 

Diera por verle disculpar conmigo. . . 
No sé lo que me diera, 
Loca estoy, muerta estoy. 

INÉS. 

Aguarda, espera; 
Que si ese es tu deseo, 
Yo te le cumpliré, pues nada creo 
Que embarazarnos puede : 
Que cuando te entre á ver, y aquí se quede. 
No hay ya que hacer extremos. 
Pues que la escapatoria nos sabemos. 

DOÑA BEATRIZ. 

Sí, pero no quisiera 

Que mi amor tan rendido conociera, 

Inés, que imaginase 

Que yo, sobre mis quejas, procurase 

A sus disculpas la ocasión. 

INÉS. 

A todo 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA YI. 263 

Remedio hay. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿De qué modo? 

INÉS. 

Deste modo : 
Yo le diré que estás tan enojada, 
Tan ofendida y tan desesperada, 
Que una y doscientas veces me has mandado 
No admitir papel suyo ni recado ; 
Mas que no obstante, solo por hacelle 
Gusto, me he de atrever... 

DOÑA BEATRIZ. 

¿A qué? 

INÉS. 

A ponelle 
Donde te pueda hablar, con que consigo 
Tres cosas : la una, que él se vea contigo. 
La otra, que tú rogarle no parezca, 

Y la otra, que él á mi me lo agradezca. 

DONA BEATRIZ. 

Inés, yo estoy celosa, cuerda eres : 

Harto be dicho, haz tú allá lo que quisieres, 

Y en esta parte mas no discurramos, 
Porque Isabel no entienda lo que hablamos. 

ESCENA VI. 

LEONOR, con unos lazos en una bandeja, — DOÑA 
BEATRIZ, INÉS. 

LEONOR. 

Aquestas son, señora. 

Las flores que mandaste hacer. 

DOÑA BEATRIZ. 

Ahora 
Gusto, Isabel, no tengo para nada. 
Yo las veré después. 

LEONOR. 

¡ Qué poco agrada 
Quien sirve sin estrella ! 

DOÑA BEATRIZ. (Ap.) 

Menos agrada quien amó sin ella. {Vase,) 



Digitized by 



Google 



264 NO SIEUPRE LO PEOR ES CIERTO. 

LEONOR. 

¿Qué es esto, loes? ¿Qué tiene nuestra ama? 

INÉS. 

Esto es, amigai reventar de dama. 

Tiene una hipocondría, 

GoD que, de una hora á otra, cada día 

Muda mil pareceres. 

Oye, ye y calla, si agradarla quieres. (Vase.) 

ESCENA Vil. 
LEONOR. 

Harto oigo y harto veo, 

Y harto callo también. Loco deseo, 
¿Para que neciamente 
Persuadirme procuras que aquí ausente 
De mi casa, mi patria y padre, puedo 
Perder ya mas á mi desdicha el miedo. 
Si está tan cerca el daño, 

Que es locura aguardar el desengaño, 

Y me pone tan lejos la esperanza. 
Que es locura tener la confianza 

En lo instable del tiempo? Pues decia 

Uno que enfermo de mi mal estaba : 

« ¡ Ay triste del que fía 

Su cura al tiempo ! » Porque examinaba 

Que es remedio, aunque sabio, tan incierto. 

Que ya el mal le habría muerto. 

Guando á curarle el médico llegara, 

Matando mil para uno que sanara. 

¿ Quién jamas se habrá visto 

(I Mal el dolor, mal la pasión resisto !) 

En tan misero estado, 

Como yo, sin haber (¡ ay de mi !) dado 

Ocasión á fortuna tan tirana ? 

Pues nunca fué... 



Digitized by 



Google 



JOBNADA n, ESCENA VIH. 265 

ESCENA VIII. 
DON JUAN. — LEONOR. 

DON JUAN. 

Isabel, ¿qué hace mi hermana? 

LEONOR. 

En su cuarto, señor (¡oh pena fuerte!), 
Está. 

DON JUAN. 

Pues hablaréte de otra suerte, 
Si sola estás. ¿ Qué hacías, Leonor bella ? 

LEONOR. 

Lo que siempre quejarme de mi estrella, 
¿Has visto á Garlos? 

DON JUAN. 

Sí, porque no fuera 
Justo... 

LEONOR. 

¿Qué? 

DON JUAN. 

Que sin verle se partiera. 

LEONOR. 

¿ Luego ya se ha partido? 

DON JUAN. 

Sí, Leonor. 

LEONOR. 

I Sin haberse despedido 
De mi ! ¡ Qué poco á sus finezas debo I 

DON JUAN. 

No, Leonor, con afecto ahora nuevo 
Dejes tu entendimiento 
Fácilmente llevar del sentimiento. 
Yo estoy en guarda tuya, 

Y no sin causa tu discurso arguya 
Que de mí defendida. 

Por tí he de aventurar honor y vida. 

LEONOR. 

No dudo esa fineza ^ 

De tu valor, tu sangre y tu nobleza : 

Y porque sepas cuanto, Don Juan, fío 



Digitized by 



Google 



266 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

De tan hidalgo y noble ofrecimiento, 

Puesto que el pecho mió 

No es posible negarse al sentimiento, 

Dame, señor, licencia 

Para que en tanta pena, en dolor tanto 

Me retire á llorar de tu presencia ; ' 

Que no es razón que descortés mi llanto 

Pierda á tus confianzas el decoro. 

No llore yo, sabiendo tú que lloro. (Vase,) 

ESCENA IX. 

DON JUAN. 

I Qué cuerdamente decia 
Aquel sabio, que entre el ver 
Padecer y el padecer, 
• Ninguna distancia habla 1 
Dijela que se había ido 
Carlos, que encerrado ya 
Dentro de mi cuarto está 
Porque él y yo hemos querido 
Que nadie sepa este grave 
Empeño, porque en efeto. 
Ninguno guarda un secreto 
Mejor que el que no le sabe; 
Fuera de que estando aquí 
Hoy el padre de Leonor, 
Para todos es mejor. 
{Llegase á una puerta, la abre, pasa el umbral y dice.) 
Garlos. 

ESCENA X. 

DON CARLOS. —DONJUÁN. 

DON CARLOS. {Dentro,) 
¿Estáis solo? 

DON JUAN. 

Sí, 
Que no entrara acompañado. 

{Vuelve Don Juan, y sale Don Carlos,) 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA X. 267 

DON CARLOS. 

¿ Habéis hablado á Leonor ? 

DON JUAN. 

sí, Carlos, y de su amor 

Y de su virtud me han dado 

Bastante satisfacción 

Sus lágrimas. Há sentido 

Pensar que os habéis partido 

Con tan discreta pasión, 
I Que he llegado á persuadirme, 
n Aunque el indicio la culpa, 
I Que ella está, Carlos, sin culpa. 

* DON CARLOS. 

Poco tenéis que decirme 
En eso ; pero aunque yo 
El desengaño deseo. 
Mientras no le toco y veo, 
¿Tengo de creerle? 

DON JUAN. 

No. 

DON CARLOS. 

Luego hablar del es error, 
Supuesto que en mis recelos 
Han de ir borrando los celos 
Cuanto pintare el amor. 
¿ Dijiste que habia venido 
Su padre ? 

DON JUAN. 

No, que no fuera 
Justo que mas la afligiera 
De lo que está. 

DON CARLOS. 

Bien ha sido. 
¿ Y qué mandasteis á Fabio ? 

DON JUAN. 

Que en la posada esté, pues 
El conocido no es, 
Para que leal y sabio 
Siempre á la mira estuviese 
Del padre, y que procurase 
Penetrar cuanto intentase. 



Digitized by 



Google 



26 8 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

DON GARLOS. 

Medio muy frivolo es ese : 
Que claro es que él no dirá 
A nadie á lo que ha venido. 

DON JUAN. 

Con todo eso... Mas ¿qué ruido 
Es este ? 

{Ruido dentro.) 
(Don Carlos mira por la cerradura de una puerta,) 

DON CARLOS. 

Ser cierto ya, 
Don Juan, el lance mayor 
Que sucedemos pudiera. 
Quien sube por la escalera 
Es el padre de Leonor. 

DON JUAN. 

¿Qué decis? 

DON CARLOS. 

Que yo por esa 
Llave le vi y conocí. 

DON JUAN. 

¿El padre de Leonor? 

DON CARLOS. 

Sí. 
DON JUAN. 

Pues retiraos apriesa 
Vos á esa cuadra; que yo 
A recibirle saldré, 

Y lo que intenta sabré. 

DON CARLOS. 

Deteneos: eso no; 

Que no es, adonde Leonor 

Y yo estamos venir él, 
Lance tan poco cruel, 
Que permita mi valor 
Dejaros. 

DON JUAN. 

Pues siempre os queda 
Libre el paso á acción igual, 
No anticipemos el mal : 
Dejémosle que suceda. 
Escuchémosle primero. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XI. 269 

Retiraos de aqui. 

DON CARLOS. 

Sí haré; 
Pero á la mira estaré. 
{Escóndese Don Carlos, y abre la puerta Don Juan.) 

ESCENA XI 

DON PEDRO, vestido de camino. — DON JUAN; 
DON GARLOS, oculto. 

DON* JUAN. 

¿ A quién buscáis, caballero ? 

DON PEDRO. 

Suplicas que me digáis, 
Pues por caballero os toca 
Honrarme, si Don Juan Roca 
En casa está. 

DON JUAN. 

¿ Qué mandáis " 
Que yo Don Juan Roca soy. 

DON PEDRO. 

Que vuestros brazos me deis, 
Pues que vos solo podéis 
Ser de mis fortunas hoy 
Puerto, á cuya confianza 
Todas mi penas entrego. 
Guando á vuestra casa llego 
A lograr una esperanza. 
Seguro de que ha de hallar 
Mi infeliz tirana estrella 
Todo cuanto busco en ella. 

DON CARLOS. {Al paño,) 
¿Qué mas se ha de declarar ? ^ 

DON JUAN. 

{Áp, Sin duda que ya ha sabido 
Que Don Garlos y Leonor 
Están aquí.) Yo, señor, 
A mi suerte agradecido 
Estoy, cuando asi me honráis ; 
Pero es fuerza padecer 
Mil dudas, hasta saber 



Digitized by 



Google 



2 70 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

Quién sois, y qué ma mandáis. 

DON PEDRO. 

Sentaos, y quién soy, señor. 
De aquesta sabréis primero. 

(Dale una carta,) 
Luego sabréis lo que espero 
Fiar de vuestro valor, {Siéntanse,) 

DON JUAN. 

De] Marques mi señor es 

La carta. (Ap. Dudando estoy.) 

DON PEDRO. 

Léd ; sabréis della quién soy, 

Y mi pretensión después. 

(Abre Don Juan la carta, y lee») 
El señor Don Vedro de Lara, mi pariente y amigo, va á esa 
ciudad en seguimiento de un hombre, de quien importa á su 
honor satisfacerse : mi poca salud no me da lugar d acompa- 
ñarle; pero fio que donde vos estáis, no le hará falta miper- 
sona ; y asi os digo que su ofensa es mia, y su satisfacción 
corre por mi cuenta. — Dios os guarde, — El marques de 
Denia. 

DON JUAN, 

Lo que me escribe el Marques 
Mi señor, babeis oido : 
Lo que yo respondo á esto 
Es, que aquí para serviros 
Me tenéis á todo trance. 

DON PEDRO. 

Guárdeos Dios ; que así lo fío 
De las noticias que traigo, 

Y de las partes que miro 

En vos : con cuyo resguardo. 
Solo y secreto he venido, 
En confianza no mas 
Desa carta, porque dijo 
El Marques, que en vos tendría 
Mi honor vsdedor y amigo, 
Por muchas obligaciones 
Que á su casa babeis tenido. 

DON JUAN. 

Todas las confieso, y todas 
Veréis en vuestro servicio 



Digitized by 



Google 



JOBNADA II, ESCENA XI. 271 

Empleadas igualmente ; 
Pero para esto es preciso 
Saber, señor, la ocasión, 
Que á Valencia os ha traído. 
(Ap. Apuremos de una vez 
Todo el veneno al peligro.) 

DON PEDRO. 

Yo lo diré, si es que yo 
Puedo acabarlo conmigo. 
Noble soy, Don Juan, y sobre 
Ser noble, estoy ofendido : 
Mi enemigo está en Valencia, 
Tras él vengo : harto os he dicho. 

DON JUAN. 

Y yo lo he entendido todo, 
Tan bien ya como vos mismo. 

DON PEDRO. 

Discreto sois ; y así, solo 

Quiero que estéis prevenido 

Para cuando yo os avise 

De que de vos necesito. (Levántase.) 

DON JUAN. 

Esperad, que falta mas. 

DON PEDRO. 

Decid, ¿ qué falta ? 

DON JUAN. 

Advertiros 
De que yo tengo en Valencia 
Deudos, parientes y amigos ; 

Y así, sin saber quién es, 
Don Pedro, vuestro enemigo, 
Ni el Marques puede mandarme 
Cosa contra el valor mió. 

Ni yo ofrecer favor que 
Resulte contra mí mismo. 

DON PEDRO. 

De vuestra sangre y cordura 
Ha sido reparo digno ; 

Y aunque sea contra mí. 
Os lo agradezco y estimo. 

Y para que no dejemos 
El escrúpulo indeciso. 



Digitized by 



Google 



272 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

¿ Qué tenéis eon un Don Diego 
Centellas ? 

DON JUAN. 

Ser conocido 
Mío no mas. 

DON CARLOS. (Al paño.) 
Este es 
Aquel competidor mío. 

DON PEDRO. 

Según eso, ¿ ya el reparo 
Es ninguno ? 

DON JUAN. 

Así lo afirmo. 

DON PEDRO. 

Pues este una noche (¡ ay triste ! 
¡ Con qué dolor lo repito I) 
Quedó por muerto en mi casa : 
Con que no pudo mi brío 
Satisfacerse ; que fuera 
A^ano rencor, indigno 
De mi valor, emplear 
En un cadáver los filos 
De mi vengativo acero, 
Pero no tan vengativo. 
Que vida no diera muerto, 
A quien diera muerte vivo. 
Llegó justicia, y yo alcé 
La mano al instante mismo 
A venganzas y querellas ; 
Porque no fuera bien visto 
Que hombre como yo tratara 
De vengarse por escrito. 
Entre el alboroto huyó 
Una hija mia... Al decirlo 
Me embarázala vergüenza. 
\ Mal haya el primero que hizo 
Ley tan rigurosa, pacto 
Tan vil, duelo tan impío, 
Y entre el hombre y la mujer 
Un tan desigual partido, 
Gomo que esté el propio honor 
Sujeto al ajeno arbitrio ! 



Digitized by 



Google 



JORNADA 11, ESCENA XI. S73 

Huyó, digo, de mi casa ; 

Y aunque de aqueste delito 
Fueron dos los agresores, 
A este con dos causas sigo. 
La primera, que no sé 
Del otro ; y así, es preciso 
Que aquel de quien sé primero. 
Pruebe primero el castigo. 

La segunda, que viniendo 
Ahora por el camino, 
Que un caballero venía 
Recatado y prevenido 
Con un criado y una dama, 
En mil posadas me han dicho ; 

Y por las señas es ella ; 
Que habiendo él convalecido 

Y ella faltado, es muy fácil 
Presumir que se ha valido 
Del en su fuga. Y así, 
Con este segundo indicio. 
Mas irritado le busco, 

Y mas osado le sigo, 
O para que se reparen 
Las ruinas del edificio 

De mi honor, que está por tierra, 
O para que vengativo 
Haga que aun estas no queden, 
Sin que los incendios vivos 
De mi pecho les abrasen. 

Y pues mi agravio os he dicho, 

Y ya no hay inconveniente 
Eq ayudar mis designios, 
Después volveré á buscaros ; 
Que ahora de vos me retiro 
A hacer otra diligencia, 

De que os vendré á dar aviso, 
Gomo á quien ya desde aquí 
Mi amparo ha de ser y asilo. 
No tanto porque á ello os mueva 
La carta que os he traido, 
Cuanto por la obligación 
En que os pone haberme visto 



Digitized by 



Google 



27 4 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

Dar lágrimas á la tierra, 
Y dar al cielo suspiros. 

{Vase Don Pedro, y sale Don Carlos.) 



ESCENA XII. 

DON CARLOS. — DON JUAN. 

DON CARLOS. 

¿ Quién en el mundo se vio 
En las dudas que me miro ? 

DON JUAN. 

Vamos recorriendo, Garlos, 
Lo que nos ha sucedido. 

DON CARLOS. 

Vos tenéis en vuestra casa 
A la dama de un amigo. 

DON JUAN. 

Hija de un hombre, que hoy 
A valer de mí se vino. 

DON CARLOS. 

El amigo está también 
En vuestra casa escondido. 

DON JUAN. 

Y á efecto de que me ayude 
A vengar agravios míos. 

DON CARLOS. 

£1 enemigo, que aquel 

Busca, es también mi enemigo. 

DON JUAN. 

Y yo de todos prendado, 
No sé á qué me determino : 
De Leonor, porque es mujer : 
De vos, porque sois mi primo ; 
Por el Marques, de Don Pedro ; 

Y de mi honor, por mí mismo, 
¿ Qué puedo hacer ? 

DON CARLOS. 

Resolveros 
A que el tiempo hade decirlo. 
Obrando en los lances, como 
Se vinieren sucedidos. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIII. 275 

DON JUAN. 

, Pues si habernos de esperarlos, 
Garlos, no hay que prevenirlos ; 
Que ellos vendrán ; y hasta entonces, 
Vos en mi cuarto escondido. 
Sed de mi honor centinela. 
En tanto que yo advertido 
Hago la deshecha fuera 
De que sin cuidado \ivo. 

DON círlos. 
Pues adiós. ¡ Piadosos cielos.. . 

DON JUAN. 

Adiós pues. ¡ Cielos divinos... 

DON GARLOS. 

Sacadme de tantas penas ! 

DON JUAN. 

Negadme á tantos peligros ! 
{Vase cada uno por su puerta, y Don Carlos se cierra 
por dentro.) 



GaUe. 



ESCENA XIII. 
DON DIEGO ; GINES, cojeando. 

DON DIEGO. 

Tú has de ir. 

GINES. 

Yo no he de ir. 

DON DIEGO. 

¿ Por qué ? 

GINES. 

Porque la mas singular 
Razón que hay para no andar, 
Es tener quebrado un pié. 

DON DIEGO. 

¡ Válgate Dios 1 i qué notable 
Estás 1 

GINES. 

Para entre los dos, 



Digitized by 



Google 



276 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

Me acuerda el « válgate Dios » 
Cierto cuento razonable. 
En un pozo un portugués 
Gayó : al verlo dijo un hombre 
« ¡ Válgate Dios 1 » y el de abajo 
Le respondió : « Já naom pode » 
Fácil es la aplicación, 

Y á propósito ha venido, 

Si es lo mismo haber caido 
A un pozo que de un balcón. 

DON DIEGO. 

¿ Yo también no salté, y no 
Me hice daño ? 

GINES. 

Pues¿ qué quieres, 
Si tú quebradizo no eres, 

Y soy quebradizo yo ? 

DON DIEGO. 

Tu poca maña condeno. 

GINES. 

Estreno, señor, de pies : 

Malo para uno es 

Lo que para otro es bueno. 

Con hambre y cansancio un dia 

A una posada llegó 

Cierto fraile, y preguntó 

A la huéspeda ¿ qué habia 

Que comer ? t Si una gallina 

No mato (le dijo ella). 

Nada hay. — ¿ Quién podrá comella 

(Respondió con gran mohina). 

Acabada de matar ? 

— Tierna estará (replicó 

La huéspeda), porque yo 

Sé un secreto singular 

Con que se ablande. » Y cogiendo 

La polla, que viva estaba, 

Yió que los pies la quemaba : 

Con que á nuestro reverendo 

Muy blanda le pareció ; 

Y aunque el hambre pudo hacello, 
Atribuyéndolo á aquello, 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIII. 277 

En la cama se acostó. 
Estaba la cama dura. 
Tanto que le tenia inquieto ; 
Y él, cayendo en el secreto, 
Pegarla á los pies procura 
La luz. Dijo, al ver la llama 
La huéspeda : « Padre, ¿ qué es 
Eso? » Y él dijo : «Nuestra ama, 
Porque se ablande la cama. 
Quemo á lá cama los pies. » — 
Así, no te dé mohína. 
Que en los dos no haga el secreto 
Su efecto, porque en efeto 
Tú eres cama, y yo gallina. 

DON DIEGO. 

Por mas que tu voz me diga, 
No has de escaparte, Gines. 
De ir á ver á Inés. 

GINES. 

Inés, 
¿ No es una fiera enemiga. 
Que anoche con mil rigores, 
Tras tenernos á un rincón. 
Nos vació por un balcón, 
Al fin, como servidores, 
Yo suyo, y tú de su ama ? 
Pues vive Dios, de no vella 
En mi vida. 

DON DIEGO. 

Antes por ella 
Se aseguró vida y fama 
De Beatriz, agradecido 
Debo á la fineza ser. 

GINES. 

Yo no ; que aun agradecer 
No puede un hombre caido. 

DON DIEGO. 

Ya es notable tu exlrañeza. 

GINES. 

Pues ¿. no quieres que me enoje. 
Señor, si á los dos nos coge 
Tu amor de pies á cabeza ? 

Calderón****. ^^ 



Digitized by 



Google 



27 8 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

DON DIEGO. 

Por mí has de ir allá. 

GINES. 

Yo iré ; 
Pero por partido tomo 
Traerte mal despacho. 

DON DIEGO. 

¿ Cómo ? 

GINES. 

Como voy con muy mal pié. 

DON DIEGO. 

En esta esquina te espero. 

GINES. 

Poco tendrás que esperar. 
Si solo á Inés has de hablar. 

DON DIEGO. 

¿ Por qué ? 

GINES. 

Porque, á lo que infiero 
Del traje, el brío y el talle, 
Es ella la que salió 
De su casa. 

DON DIEGO. 

Ella es, y no 
Quisiera hablarla en la calle. 
Dila que en este portal 
Estoy, que se llegue aquí. 

(Retirase d un portal.) 

ESCENA XIV. 
INÉS, con manto. — GINES ; DON DIEGO, retirado. 

INÉS. (Para si.) 
Desde la ventana vi 
A Don Diego ; y aunque es tal 
Mi temor, le hablaré, pues 
Fiada en Ja industria mia. 
Mi ama echadiza me envía. 

GINES. 

¿ Qué importa, traidora Inés, 
Lo tapadillo, si el brio 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIV. 279 

Va diciendo á voces que eres 
Coliflor de las mujeres ? 

INÉS. 

¿ Qué es aqueso, Cines mió ? 

GINES. 

Esto es cojear. 

INÉS. 

Ya lo veo. 
Pero ¿ de qué achaque es ? 

GINES 

De un achaque tuyo, Inés. 

INÉS. 

Mientes como un cojifeo. 

GINES. 

Mi achaque fué tu balcoo. 
Luego claramente arguyo 
Que es mi achaque achaque tuyo. 

INÉS. 

Negara la conclusión, 
A no ir en cas de Violante 
A un recado; y no quisiera 
Que contigo hablar me viera 
Nadie de casa. 

GINES. 

Al instante 
Que te hable mi señor 
En esta parte no mas 
Que una palabra, te iras . 

INES. 

Aquesto fuera peor ; 
Que si mi ama supiera 
Que le hablaba, me matara. 
(Llega Don Diego.) 

DON DIEGO. 

¿Por qué, Inés? 

INES. 

Porque es tan rara 
Su cólera, y es tan fiera 
La ira que tiene contigo, 
Que no tomar me ha mandado 
Papel tuyo, ni recado. 



Digitized by 



Google 



280 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

DON DIEGO. 

Pues, Inés, i tanto castigo 
Para quien la adora ! 

INÉS. 

Darte 
Quisiera ahora... 

DON DIEGO. 

¿ Por qué ? di. 

INÉS. 

Porque no adores aquí, 

Y ofrezcas en otra parte. 

GINES 

Si cesa la indignación 
Con decir los enojados : 
« Mandaré á cuatro criados 
Que os echen por un balcón » ; 

Y ella, con mandarlo á una 
Sola criada, nos echó 
Tan á la letra, que yo 
Voy cojeando mi fortuna ; 

¿ Qué mas quiere ? 

DON DIEGO. 

¿ Tú también 
Eres, Inés, contra mí ? 

INÉS. 

Esto que te digo aquí, 
Sé allá disfrazar mas bien ; 
Que sabe Dios si me cuesta 
Mas de dos pesares ya 
Disculparte. 

DON DIEGO. 

Pues si está 
Tanto en mi favor dispuesta 
Tu volundad, haz, Inés, 
Que solo un instante vella 
Pueda yo. 

INÉS. 

¡ En eso está ella ! 

DON DIEGO. 

Y fia de mí, después 
Desto que ahora te da 
Mi amor, la satisfacción. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XV. 281 

(Bala un bolsillo.) 

INÉS. 

Para mi excusadas son 
Estas cosas. 

GINES. 

Claro está. 

INÉS. 

Y porque veas que tengo 
Gana de servirte, haré 
Una cosa. Yo diré 

Que ya del recado vengo; 

Y pues ya empieza á cerrar 

La noche, y mi amo está fuera ; 
Tú á solo que yo entre espera ; 
Que dejándome al entrar 
La puerta abierta... 

DON DIEGO. 

¡ Ay, Inés 1 
Hoy nueva vida me das. 

INÉS. 

Entrarte tras mí podrás... 

Y obre fortuna después. 

DON DIEGO. 

Dices bien, y yo te sigo. 

GINBS. 

¡ Ay, Inés, lo que te quiero! 

INES. 

¿Habla vusted, caballero. 
Con el bolsillo, ó conmigo? 

GINES. 

Con quien quisieres que sea; 
Mas ponle á mi parte nombre. 

INES. 

Quita, que no hablo yo á hombre. 

Que sé de qué pié cojea. {Vase,) 

ESCENA XV. 

DON DIEGO, GINES. 



DON DIEGO. 

Sígneme, Gines. 



16. 



Digitized by 



Google 



282 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

GINES. 

¿Yo? 

DON DIEGO. 
Sí. 

CINES 



¿ 



Andónde? 



DON DIEGO. 

Conmigo ven. 

GINES. 

El diablo me lleve, amen, 
Si yo pasare de aquí. 
¿Qué me quieres encerrado? 
Si es por saltar uno mas, 
En la calle me hallarás, 

Y haz cuenta que ya he saltado. 

DON DIEGO. 

Ese temor me ha advertido 
Que irme solo es lo mejor. 

GINES. 

Es muy cuerdo ese temor, 

Y haz cuenta que ya he partido. 

(Vanse,) 



Sala en casa de Don Juan. 

ESCENA XVI. 

DOÑA BEATRIZ, LEONOR. 

DONA BEATRIZ. 

Haz que pongan unas luces, 
Isabel, en esa cuadra, 
Y espera, en tanto que yo. 
De la labor enfadada, 
Me divierto en esta reja 
Un rato. 

LEONOR. 

Haré lo que me mandas. 
(Ap. Malo es servir, y peor 
Servir con desconfianza. 
Recatándose de mí 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XVII. 283 

Siempre Beatriz y Inés andan. 
Una salió fuera, y otra 
Aquí debe de esperarla. 
Quiero dar lugar, pues sé 
En qué estos secretos paran, 
A que hablen. Yo me acuerdo 
Cuando solía en mi casa 
Tener el mismo recato, 

Y la misma confianza. 

De unas y de otras, que entonces 

Me servían. Basta, basta, 

Memoria ; y pues ahora sirves, 

Leonor, oye, mira y calla.) (Vase. ) 

ESCENA XVII. 

INÉS. — DOÑA BEATRIZ. 

INÉS. 

No dirás que me he tardado. 

DOÑA BEATRIZ. 

Por saber lo que te pasa 
Con Don Diego, estoy, Inés, 
Esperando en esta sala. 
¿Qué ha habido? 

INES. 

Que mi papel 
No ha echado á perder la traza. 
Tras mi viene, sin que entienda 
Que tú señora, le llamas. 
No hay sino hacer ahora el tuyo. 
Mostrándote muy airada, 

Y conmigo la primera. 

DOÑA BEATRIZ. {Alzando la voz,) 
Inés, mira quién andaba 
Ahí fuera. 

INÉS. 

^ ¡Ayi señora! Un hombre. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿Quién así?... 



Digitized by 



Google 



28 4 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

ESCENA XVIII. 

DON DIEGO. — DOÑA BEATRIZ. 

DON DIEGO. 

Quien á tus plantas, 
Hermosa Beatriz, ofrece 
Una y mil reces el alma. 

DONA BEATRIZ. 

¿Qué es esto, Inés? 

INÉS. 

Yo, señora, 
La puerta dejé cerrada. 

DOÑA BEATRIZ. 

Mientes, que esta es traición tuya. 
No has de estar una hora en casa. 

DON DIEGO. 

¿Para qué riñes á Inés, 
Beatriz, si yo soy la causa 
De tu enojo ? En mí tus iras 
Se rompan y se deshagan; 
Que yo no quiero mas premio, 
Que solo darte venganzas. 

DONA BEATRIZ. 

Señor Don Diego, bien estas 
Demasías excusadas 
Pudieran estar, sabiendo 
Cuánto es hoy vuestra esperanza 
Para conmigo imposible. 

DON DIEGO. 

Siempre lo fué; que mis ansias 
Nunca, Beatriz, presumieron 
Que mereciesen lograrla. 

DONA BEATRIZ. 

Sí, mas nunca menos que hoy. 

DON DIEGO. 

¿Por qué? 

DOÑA BEATRIZ. 

Porque es muy contraria 
Política del amor. 
Que merezca quien agravia. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XVIII. 28 5 

DON DIEGO. 

Disculpar esa sospecha 
Pretendo. 

DOÑA BEATRIZ. 

Mal disculparla 
Podréis. 

DON DIEGO. 

Quizá bien. 

DOÑA BEATRIZ. 

Don Diego, 
La hora es muy aventurada. 
Aquesa puerta está abierta. 
Muy dispuesta mi desgracia : 
Idos, no queráis perderme 
De dos suertes. 

DON DIEGO. 

Ya que alcanza 
Esta ocasión mi deseo. 
No tengo de despreciarla. 
En oyéndome, me iré. 

DOÑA BEATRIZ. 

Inés, esa puerta guarda. 
Ya que es fuerza que le oiga, 
A precio de que se vaya. 

(Va Inés hacia la puerta,) 

DON DIEGO. 

Yo salí, Beatriz hermosa. 
De Valencia... 

{Vuelve Inés, muy asustada,) 

INÉS. 

¡Ay desdichada I 

DOÑA BEATRIZ. 

¿Qué es eso? 

INÉS. 

Mi señor viene. 

DOÑA BEATRIZ. 

¡Triste de mil 

INÉS. 

Ea, ¿qué aguardas 
Del aposento de anoche 
Hoy el sagrado nos valga. 



Digitized by 



Google ¿ 



286 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

DON DIEGO. 

I Qué desdichado que ha sido 

Siempre mi amor! (Escóndese.) 

DOÑA BEATRIZ. 

I Qué tirana 
Ha sido siempre mi estrella! 

INÉS. 

¿ Qué te turbas y desmayas ? 
No temas, que mi señor 
No trae recelo de nada, 
Pues entra en su cuarto antes 
Que en el tuyo. 

DONA BEATRIZ. 

¡ Ay, Inés, cuánta 
Es mi pena! 



ESCENA XIX. 

DON JUAN, DON CARLOS. — DOÑA BEATRIZ, INÉS; DON 
DIEGO, al paño. 

DON JUAN. [Áp» á Carlos.) 
Yo venia, 
Carlos, como digo, á casa, 
Cuando vi que un hombre en ella 
Entró : en la calle me aguarda, 
Y por ventana ni puerta 
Dejes que ninguno salga. 

DON CARLOS. 

Entra y fía, que seguras 

Tienes, Don Juan, las espaldas. (Vase.) 

DON JUAN. 

Beatriz... 

DOÑA BEATRIZ. 

Hermano. 

DON JUAN. 

¿Qué hacias? 

DOÑA BEATRIZ. 

Aquí con Inés estaba. 

DON JUAN. 

Está bien. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIX. S87 

DONA BEATRIZ. 

¿ Adonde vas ? 

DON JUAN. 

¿ Es novedad que en mi casa 
Entre yo donde quisiere ? 

DONA BEATRIZ. 

No lo es; pero extraño... 

DON JUAN. 

Aparta. 

DOÑA BEATRIZ. 

£1 modo de hablarme. 

DON JUAN. 

Quita 
De delante. 

DONA BEATRIZ. (Ap.) 

¡ Pena extraña I 

DON DIEGO. {Al paño») 
Hacia este aposento viene; 
Salida tiene á otra cuadra : 
Quiero ver si mas seguro 
Lugar mis recelos hallan. (Fase.) 

DON JUAN. 

Deste suerte he de salir 

De una vez de dudas tantas \ 

(Saca la espada.) \ 

DONA BEATRIZ. (Ap.) ; 

Para entrar al aposento 

/ 



(I Ay de mí I) la espada saca. ' 



(Entra Don Juan en el cuarto donde estaba Don Diego,) 

INÉS. 

Muertes de hombres ha de haber. 

DONA BEATRIZ. 

Ines, la suerte está echada 

INÉS. 

Y echada á perder, señora. 

DOÑA BEATRIZ. 

Sin vida estoy y sin alma. 

INES. 

Pues cualquiera dellas es 
Importantísima alhaja. 
Huyamos. 



Digitized by 



Google 



2 88 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

DONA BEATRIZ. 

Aun para hoir 
Aliento y valor me falta. 

INÉS. 

Don Diego del aposento 
Salió, pues que no le halla 
En él. 

ESCENA XX. 
LEONOR, y luego DON DIEGO. — DOÑA BEATRIZ, INÉS. 

LEONOR, [ümtro,) 
\ Ay de mí infelice ! 

DOÑA BEATRIZ. 

Pasando de cuadra en cuadra, 
Dio adonde estaba Isabel. 
Ella de verle se espanta, 
Y huyendo del, hasta aquí 
Viene... A este lado te aparta. 
{üetiranse las dos, y sale Leonor con luz, y tras ella 
Don Diego,) 

LEONOR. 

Hombre, que mas me pareces 
Sombra, ilusión ó fantasma, 
¿Qué me quieres? No bastó 
El echarme de mi casa, 
Sino también de la ajena? 

DON DIEGO. 

Mujer, que mas me retratas 
Fantasma, ilusión ó sombra, 
¿Mis desdichas no me bastan. 
Sin las que tú ahora me añades, 
Pues segunda vez me matas? 
Pero no, pues hoy... 

ESCENA XXI. 

DON JUAN. — LEONOR, DON DIEGO ; DOÑA BEATRIZ i 
INÉS, retiradas. 

DON JUAN. 

En vano, 



Digitized by 



Google 



JOBKADA II, ESCENA XXI. 28 9 

Aunque el centro en sus entrañas 
Te esconda, podrás, Don Diego. 

DON DIEGO. 

Detened, Don Juan, la espada; 
Que aunque vuestra casa está 
En esta parte agraviada, 
No vuestro honor ; y si puedo 
Satisfacer con palabras 
Al empeño, mejor es; 
Pues es cosa averiguada 
Que es la venganza mejor 
No haber menester venganza. 

DON JUAN. (Ap.) 

Don Diego Centellas es. 
Con Leonor está : aquí hallan 
Mis sospechas el mejor 
Desengaño. Albricias, alma; 
Que aunque esta es desgracia, es 
Mas tolerable desgracia. 

DOÑA BEATRIZ. {Ap. d lueS,} 

Suspenso el acero, al verle, 
Se quedó. Oye lo que hablan. 

DON DIEGO. 

Yo, Don Juan, amé en la corte 
A Leonor, que es esta dama. 
En cuya casa una noche 
Me sucedió una desgracia. 
Vine á Valencia, y teniendo 
Noticia que en vuestra casa 
Estaba... 

LEONOR. (Ap.) 

I Ay de mí 1 

DON DIEGO. 

Esta noche 
Me atreví á entrar aquí á hablarla. 
DONA BEATRIZ. (Ap d Ines.) 
I Qué buena disculpa, Inés, 
Si ahora Isabel conformara 
Con ellal Haz señas qué diga 
Que sí, que es ella la dama. 

(Hace Inés señas á Leonor.) 
Calderón****. 17 



Digitized by 



Google 



29 NO SIKHPRE LO PEOR ES CIERTO. 

LEONOR. 

Don Juan^ cuanto aquí has oido, 
£s verdad ; Don Diego es causa 
De mi fortuna, y por quien 
Desterrada de mi patria, 
De mi padre aborrecida, 
De mi esposo despreciada, 
En este estado, este traje 
Vivo, sirviendo á tu hermana. 

INÉS. {Ap. á su ama.) 
La seña entendió. 

DONA BEATRIZ. 

Y lo finge 
Tan bien, que aun á mi me engaña. 

LEONOR. 

Pero diga él si yo aquí 
Ni aUá le di... 

DON JUAN. 

Galla, calla. 

LEONOR. 

Ocasión... 

DON JUAN. 

No te disculpes. 
(Ap. ¿Hay mujer mas desgraciada?) 

INÉS. (Ap. á Beatriz,) 
Mucho la debes, señora. 
Pues se culpa por tu causa. 

DONA BEATRIZ. 

Solo que lo haya creído 

Mi hermano, es lo que nos falta. 

DON JUAN. (Ap.) 

»¿ Qué haré? que aunque esté segurp 
Yo, que lo esté Garlos falta. 

ESCENA XXII. 
DON CARLOS. — Dichos. 

DON CARLOS. {Ap. desde la puerta.] 
Habiendo en la calle oido 
Ruido acá dentro de espadas. 
Dejo la puerta, y á hallar 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XYII. 291 

Vengo á Don Juan... Mas las armas 
Tienen suspensas los dos. 
Desde aquí oiré lo que tratan ; 
Que quizas será su honor 
Conveniencia á la desgracia. 

DON DIEGO. 

Esta es vuestra ofensa, y pues 
A ser agravio no pasa, 
Mirad si os estará bien, 
O remitirla ó vengarla. 

DON JUAN. 

Don Diego, vuestras diisculpas 
Convienen con señas varias 
Que yo tengo de Leonor. 

DON GARLOS. 

¿Qué escucho? ¡ Pena tirana! 
A Leonar nombre, y Don Diego... 

DON JUAN. 

Pero una pregunta falta. 
¿ Es esta la primer noche 
Que aquí habéis entrado á hablarla ? 

DON DIEGO. 

(Ap. Malicia trae la pregunta. 
Por si ó por no he de salvarla.) 
No, que anoche entré por esa 
Puerta, y por esa ventana 
Salí : sabida la culpa, 
¿ Qué importa la circunstancia ? 

DON JUAN. 

Importa mas que pensáis. 

DON CARLOS. {Ap.) 

Contra mí es contra quien paran 
Los celos de Don Juan, ¡ cielos 1 

DONA BEATRIZ. 

{Ap. Ya que lo ha creido, salga 

Yo ahora.) Pues, ten de mí, {Sale,) 

Don Juan, la desconfianza, 

Y mira lo que me envia. 

Para servirme, tu dama. — 

(Ap, á Leoniyr,) 
Perdona, amiga, y prosigue. 



Digitized by 



Google 



i92 KO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

LEONOR. (Ap. d Doña Beatriz.) 
No entiendo lo que me mandas. 

DON JUAN. 

No es tiempo deso, Beatriz, 
Pues aunque con señas tantas 
Me satisfaga Don Diego, 
Estar Leonor en mi casa 
Por orden de quien á ella 
La envió, á mí no me saca 
De la obligación en que 
Me pone mi sangre hidalga ; 

Y así, aunque por ella venga, 

Y no por tí, eso me basta 
Para que el atrevimiento 
Castigue yo. 

(Sale Don Carlos.) 

DON CARLOS. 

Aquesa instancia 
Pues me toca á mi el sentirla. 
También me toca el vengarla. 

LEONOR. (Ap.) 
I Qué miro ! ¿ Carlos aquí ? 
Esto solo me faltaba. 

DON DIEGO. 

Pues ¿ quién sois vos, que queréis 
Tomar ahora la demanda ? 

DON CARLOS. 

Bien pudierais conocerme ; 
Que razones tenéis hartas. 
Yo soy aquel que por muerto 
Os dejó ; y ahora trata 
Acabar lo que empezado 
Dejó entonces. 

LEONOR. 

; Pena extraña! 

DON DIEGO. 

Antes pienso que venis 
A que yo tome venganza 
Hoy de todo. 

DON JUAN. 

A vuestro lado, 
Carlos, estoy. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XXIII. 2^3 

DON DIEGO. 

No me espanta 
La ventaja de los dos. 

(Riñen.) 



ESCENA XXIIL 

GINES, GENTE. — Dichos. 

GiNEs. (Dentro.) 
Aquí son las cuchilladas. 
Entrad todos. 

(Salen Gines y gente.) 

GINES Y GENTE. 

¿Qué es aquesto? 
DOÑA BEATRIZ. (Ap. á Ines.) 
Inés, esas luces mata, 
Por si podemos así 
Excusar desdichas tantas. 

(Apaga la luz, y riñen.) 

GINES. 

Nadie tire, estando á oscuras. 

DON JUAN. 

Ved todos que esta es mi casa. 

GINES. 

Encienda usted una luz, 
Y lo verán . 

LEONOR. 

I Qué desgracia ! 

DON DIEGO. (Ap.) 

La puerta hallé : esto es 

Volver al riesgo la cara, 

Si no fiar á mejor 

Ocasión mis esperanzas. (Vase.) 

DONA BEATRIZ. (Ap.) 

A mi cuarto me retiro 

Llena de confusas ansias. (Vase,) 

INÉS. (Ap.) 
Tan buena hacienda hemos hecho. 
Que de puro buena, es mala. (Vase.) 

GINES. 

Señor, ¿dónde estás, que ya 



Digitized by 



Google 



29 4 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

£1 cirujano te aguarda? 

DON CARLOS. 

¡ Muere, traidor I 

GINES. 

Muerto soy, 
Que mandarlo vusted basta. 
(Ap. El diablo que mas espere, 
A que de veras lo hagan.) (Vase.) 

ÜNO. 

Muerto está uno : por si viene 
Justicia, de aquesta casa 
Salgamos. Huyamos todos. 

(Vase la gente.) 

DON JUAN. 

¡ Hola I Aquí unas luces saca... 

Mas yo por ellas iré. [Vase.) 

LEONOR. (Ap.) 

De confusa y de turbada, 
Tropezando en mis desdichas 
De aquí no muevo las plantas. 

DON CARLOS. 

£1 puesto he de sustentar; 
Que aunque siento que se vayan 
Todos, no he de faltar yo 
De donde saqué la espada. 

ESCENA XXIV. 

DON JUAN, con luz. — LEONOR, DON CARLOS. 

DON JUAN. 

Ya hay luz aquí. 

LEONOR. 

Carlos, tente. 

DON JUAN. 

¿ Solos los dos ? 

DON CARLOS. 

¿ Qué te espantas ? 
Porque si yo á mi enemigo 
No puedo volver la espalda. 
Hallándome con Leonor, 
Con mi enemigo me hallas; 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XXIY. S9a 

Pero enemigo de quien 
La Yictoria es huir. 

{Quiere irse y detiénele Don Juan.) 

DON JUAN. 

Aguarda. 

DON CARLOS. 

Déjame, que en seguimiento 
De esotro, huyendo á este, salga. 

DON JUAN. 

Ya no hay tras quien. 

LEONOR. 

¡ Quién pudiera 
Rasgarse el pecho, y que hablara 
£1 corazón con acciones, 

Y no la voz con palabras ! 

DON CARLOS. 

Fuera el corazón también 
Traidor ; que ser tuyo basta. 

LEONOR. 

Fuera leal, por ser mió. 

DON CARLOS. 

¡Bien el lance lo declara, 
Que acabo de ver I i Ay, fiera! 
Guando no consideraras 
Las finezas que me debes, 
Consideraras que estabas 
En casa de Don Juan. 

LEONOR. 

Pues 
¿ Qué culpa contra mi hallas 
En las locuras de un hombre ? 

DON CARLOS. 

Ninguna. Ahorremos demandas 

Y respuestas. — Primo, amigo. 
Pues tan felizmente acaba 
Para tí aquella ocasión. 

Que detuvo mi jornada, 
Cuanto infeliz para mí. 
Adiós; que aunque con- infamia 
Salga de Valencia, es fuerza 
Que della esta noche salga. 
Diga mi enemigo que huyo ; 



Digitized by 



Google 



296 NO SIEMPBE LO PEOR ES CIERTO. 

Que no quiero Honor ni fama. 
Á esa mujer, porque en fin 
La quise bien, te la encarga 
Mi amistad, no para que 
La tengas mas en tu casa. 
Sino para que la dejes 
Que en cas de Don Diego vaya. 
Logre él felice su amor, 
Y ella gustosa... Mas nada 
Digo. Adiós, Don Juan. 

LEONOR. 

I Ay, cielos ! 
Espera, Garlos. 

DON CARLOS. 

¿ Qué aun hablas ? 

LEONOR. 

Si yo supe... 

DON CARLOS. 

No prosigas. 

LEONOR. 

Que aquí... 

DON CARLOS. 

No me digas nada. 

LEONOR. 

¿No? Pues yo.. sL.. Hablar no puedo. 

Vista y aliento me faltan. 

¡ Jesús mil Teces ! (Desmáyase.) 

DON JUAN. 

Cayó 
En mis brazos desmayada. 

DON CÁELOS. 

Tenia, Don Juan. ; Ay, Leonor! 
Que te adoro, aunque me matas, 
Y es muy distinto sentir 
Tu traición que tu desgracia. 

DON JUAN. 

En lágrimas y gemidos 

Se le han vuelto las palabras. 

Esperad, Carlos, á que 

Entre al cuarto de mi hermana 

Con ella. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA I. 2?» 7 

DON CARLOS. 

Sí, Don Juan, id. 
Algún remedio se le haga... 
Mas dejadla que se muera, 
Pues para otro amor se guarda. 

DON JUAN. 

Después veremos los dos 
Lo que hemos de hacer. 

{Éntrala Don Juan.) 

DON CARLOS. 

I Mal haya 
Rendimiento tan postrado, 
Pasión tan avasallada, 
Afecto tan abatido, 
Y voluntad tan postrada, 
A mas quejas, mas amor, 
A mas agravios, mas ansias, 
A mas traición, mas firmeza! 
Mas ¿qué me admira y espanta? 
Que quien no ama los defectos. 
No puede decir que ama. 



JORNADA TERCERA- 
ESCENA PRIMERA. 

DON CARLOS, DON JUAN. 

DON CARLOS. 

i Volvió del desmayo ? 

DON JUAN. 

Sí, 
Pero volvió de manera, 
Que pienso que mejor fuera 
No haber vuelto. 

DON CARLOS. 

¿Cómo así? 

DON JUAN. 

Como al instante que allí 



17. 



Digitized by 



Google 



298 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

Restauró el perdido aliento, 
Fué tan grande el sentimiento, 
Que de tenerle ha tenido, 
Que á un tiempo cobró el sentido 

Y perdió el entendimiento, 
Según los extremos son 
Que hace confusa y turbada. 

DON CARLOS. 

¿Qué dice? 

DON JUAN. 

Que es desdichada. 
Sin oiría su razón. 

DON CARLOS, 

\ Oh mal haya mi pasión ! 

DON JUAN. 

Vos ¿qué habéis determinado? 

DON CARLOS. 

Dos cosas he imaginado, 

Y solo, Don Juan, quisiera 
Que nadie me las oyera 
Sin estar enamorado. 
¿Queréis que os diga, Don Juan, 
Sobre tantas confusiones, 
Fantasías é ilusiones 

Gomo á mí vienen y van, 
Cuáles son las que me dan 
Mas gusto cuando las toco. 
Cuáles las que me provoco 
Mas á ejecutarlas ? 

DON JUAN. 
Sí. 
DON CARLOS. 

No os habéis de reir de mi, 
Pues confieso que estoy loco . 
Si en este estado pudiera 
Yo conseguir que á Leonor 
Todo su perdido honor 
Don Diego satisfaciera. 
Que honrada y en paz volviera 
Con su padre á su lugar, 
Fuera la mas singular 
Venganza : y á esta mujer 



Digitized by 



Google 



JORNADA UI, ESCENA J. 299 

/ La sabré hacer un placer 
I Guando ella espera un pesar. 

Leonor está enamorada, 

Don Diego lo está también 

(Digalo el lance) : pues bien ; 

¿Qué pierdo yo? Todo y nada. 

Y asi, en pena tan airada 
Gomo tengo y he tenido, 
Solo este me ha parecido 
Que despicarme sabrá : 

i Ganemos á Leonor, ya 

( Que á Leonor hemos perdido. 

DON JUAN. 

I Es vuestra resolución 
/ Tan honrada como vuestra ; 
/ Y bien en su efecto muestra 
' Ser hija de una pasión 
Tan noble. 

DON CARLOS. 

Pues á su acción 
¿Qué medio, Don Juan, pondremos ? 

DON JUAN. 

No sé, porque si queremos 
A Don Diego hablar yo y vos, 
Por lo mismo que los dos 
El casamiento tratemos, 
El no lo hará ; que no fuera 
Justo que un hombre otorgara^ 
Por mas que él lo deseara. 
Lo que el galán le pidiera 
De su dama. De manera 
Que otra persona ha de haber. 

DON CARLOS. 

Pues lo que se puede hacer 
EiB que á su padre digáis 
Gomo á Leonor ocultáis, ' 

Y él lo podrá disponer. 

, V . DON JUAN. 

' ,T|ene eoD un- ili'conveniente. ^ 

^ DON cArlos. \ 

¿Qué? 



Digitized by 



Google 



300 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

DON JUAN. 

El empeño de los dos : 
Fuera de que entonces vos 
No hacéis la acción. 

DON CARLOS. 

Cuerdamente 
Decis. ¿Quién habrá que intente 
Esta plática mover ? 

DON JUAN. 

Ya sé yo quien ha de ser : 
Veréis que todo lo allana. 

DON CARLOS. 

¿Quién? 

DON JUAN. 

Doña Beatriz, mi hermana ; 
Que es en efecto mujer, 
Con quien, lo uno, no habrá 
Duelo en la proposición ; 
Y lo otro, es debida acción 
Suya el honrar á quien ya 
Dentro de su casa está 
Declarada por quien es. 

DON CARLOS. 

Bien pensáis. 

DON JUAN. 

Escondeos pues. 
Mientras yo á tratarlo llego . 

DON CARLOS. 

Yo, ¿por qué? 

DON JUAN. 

Porque Don Diego 
Ni el padre os vea hasta después. 

DON CARLOS. 

¿ Yo esconderme ? 

DON JUAN. 

O deshacer 
Toda nuestra pretensión. 

DON CARLOS. 

^ Yo lo haré, con «condición 
Que nadie lo ha da saber 
SIqo. vos. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA III. 3 0f 

DON JUAN. 

Así ha de ser* 

DON CARLOS. 

Pues id con Dios. {Ap, \ Ay, Leonor, 
Cuánto debes á mi amor. 
Pues te da, fiera homicida, 
Sobre un agravio la vida, 
Sobre otro agravio el honor !) 

{Escóndese, y cierra por dentro,) 

ESCENA II. 

DON JUAN. 

Si á conseguir esto llego, 
A nadie le está mejor, 
Pues quedo bien con Leonor, 
Con su padre y con Diego, 

Y vengo á mirarme luego 
Sin el empeño á que he estado 
Por Don Garlos obligado ; 

Y así tengo de esforzar 
Esta acción, hasta quedar 
Gustoso y desengañado. 

ESCENA III. 

DOÑA BEATRIZ. — DON JUAN. 

DOSa BEATRIZ. 

¿ Está Don Garlos aquí ? 

DON JUAN. 

No, Beatriz. 

DONA BEATRIZ. 

Pues yo á tu cuarto 
Solo á buscarle venia. 

DON JUAN. 

Guando le dio aquel desmayo 
A Leonor, le dejé aquí, 

Y aquí al volver no le hallo. 

{Ap, Ni aun mi hermana ha de pensar 
Que se ha escondido Don Garlos.) 



Digitized by 



Google 



302 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

DONA BEATRIZ. 

Sin duda que su valor 

Tras Don Diego le ha llevado. 

DON JUAN. 

Yo, por no saber adonde 
Hallarle podré, no salgo 
Tras él ; mas tú ¿ qué le quieres ? 

DOÑA BEATRIZ. 

Decirle, Don Juan, que cuando 
Por amante y por rendido 
No fuese, por cortesano 
Y cabañero tuviese 
De su dama, que llorando 
Está, lástima. 

DON JUAN. 

¿Qué dice? 

DONA BEATRIZ. 

Que con solo hablar á Carlos 
Consuelo tendrá. 

DON JUAN. 

Pues si él 
No está aquí y solos estamos, 
Una cosa á tu cordura 
He de fiar, Beatriz. 

DOÑA BEATRIZ. 

Harto 
Será que fíes de mí 
Nada, porque quien te ha dado 
Ocasión para que della 
Desconfies, Don Juan, tanto 
Que presumas que ha podido 
Ocasionar el cuidado 
Con que anoche entraste en casa. 
Parece que es muy contrario 
Que fíes y desconfies 
A un mismo tiempo. 

DON JUAN. 

Excusado 
Será, Beatriz, que yo haga 
Dése sentimiento caso. 
Sabiendo tú cuánto estimo 
Tu virtud y tu recato. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA III. 3 03 

Y en fin, tú sola, Beatriz, 
Podrás hoy de riesgos tantos 
Gomo amenazan las vidas 

De Don Diego y de Don Garlos, 

Y aun la mia (pues es fuerza 
Hallarme en el duelo de ambos), 
Librarnos. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿Yo? ¿de qué suerte?^ 

DON JUAN. 

Desta suerte : oye y sabráslo. 
Yo intento, por ser quien es 
Leonor, cuidar del amparo 
De su honor y su opinión ; 
Pero si llego á tratarlo 
Yo con Don Diego, no sé 
Lo que hará, y es empeñarnos 
Para haber de conseguirlo, 
Haber de llegar á hablarlo : 

Y así á tí, Beatriz, te toca ; 
Que á las mujeres es dado 
Tratarlo con suaves medios ; 
No á nosotros, y mas cuando 
La mujer está en tu casa. 

Y son tu primo y tu hermano 
Gomprendidos en el riesgo : 
Razones que me la han dado, 
Para que llames... 

DONA BEATRIZ. 

¿ A quién ? 

DON JUAN. 

A Don Diego; y procurando 
Darle á entender cuánto está 
Ofendido tu recato 
De que á tu casa se atreva. 
Proponerle que, pues tantos 
Peligros debe á esta dama. 
Se disponga á remediarlos ; 
Que como con ella case, 
A todos deja obligados. 

Y esto ha de ser sin que entienda 
Que nosotros le rogamos. 



Digitized by 



Google 



30 4 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

Sino que sale de ti. 

DONA BEATRIZ. 

Digo, Don Juan, que has pensado 
Bien, y que yo lo haré así. 

DON JUAN. 

Pues yo voy á ver si á Carlos 

Hallo : tá^ si al tuyo vuelves, 

Haz que cierren ese cuarto. {Vase Don Juan,) 

ESCENA IV. 

DOÑA BEATRIZ. 

Yo le cerraré. ¿ A qué mas 
Puedo llegar, pues me hallo 
Obligada á ser yo misma 
Tercera de mis agravios 

Y cómplice de mis celos ? 
¿Qué puedo hacer? Pero vamos 
Al examen, celos mios ; 

Y pues le da libre el paso 
Hoy en su casa á Don Diego 
Quien ayer lo estorbó tanto, 
Sepamos del qué responde. 
Salgamos ó no salgamos 

De una vez deste delirio, 
Desta pena, deste encanto. — 
Inés. 

ESCENA V. 

LEONOIl ; depues, DON CARLOS, al paño. — DOÑA 
BEATRIZ. 

LEONOR. 

Señora. 

DOÑA BEATRIZ, 

Leonor, 
¿Tú respondes? 

LEONOR. 

Si has llamado 
A una criada, ¿ qué mucho 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA V. 305 

Que responda quien lo es tanto ? 

(Sale Don Carlos al paño,) 

DON CARLOS» 

La Toz de Leonor oí ; 
Y asi, la puerta entreabro, 
Por verla convalecida 
De aquel penoso letargo. 

DOÑA BEATRIZ. 

Si ayer, Leonor, mi ignorancia 
Te tuvo en aquese estado. 
Hoy mi advertencia, Leonor, 
Te pone en lugar mas alto . 
Mi amiga eres. (Ap, Mi enemiga 
Diré mejor.) 

LEONOR. 

Si he llegado 
A perder, señora, el nombre 
De criada tuya, no en vano 
De la ventura que pierdo, 
Me libra el honor que gano. 
Tu esclava soy, y te pido, 
Si puede merecer algo 
Quien vino á tu casa solo 
A causar asombros tantos, 
Me trates como hasta aquí. 

DOÑA BEATRIZ. • 

¿ Cómo puedo, Leonor, cuando 
Por ser quien eres y estar 
En mi casa, darte trato 
Esposo? 

DONA LEONOR. 

En eternidades 
Prospere el cíelo tus años. 
Pero Carlos no querrá. 
Que está celoso. 

DOÑA BEATRIZ. 

No es Carlos. 

LEONOR. 

Pues ¿quién? 

DONA BEATRIZ. 

Don Diego Centellas. 



Digitized by 



Google 



306 MO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

LEONOR* . 

No te empeñes en tratarlo ; 
Que antes me daré la muerte, 
Que dé á Don Diego la mano. 

DONA BEATRIZ. 

¿Luego tú nunca has querido 
A Don Diego? 

LEONOR. 

Áspid pisado 
1 Entre la flores de abril, 
Yibora herida en los campos, 
Rabiosa tigre en las selvas, 
Cruel sierpe en los peñascos, 
I No es tan fiera para mi, 
^ Como él lo es. 

DONA BEATRIZ. 

A espacio, á espacio ; 
Que aunque le desprecies quiero. 
No que le desprecies tanto. 

DON CARLOS. (Al paño.) 
¡ Ah, traidora! Ella me vio 
Esconder, pues así ha hablado. 

DOSa BEATRIZ. 

Yo pensaba que te hacia 
Lisonja ; que quien ha estado 
Por ti á la muerte en Madrid, 
Y que te viene buscando, 
No entendí que te ofendía. 

LEONOR. 

Pues \ si supieras bien cuánto 
Me ofende !.. 

DONA BEATRIZ. 

Yo lo veré 
Presto, para que salgamos 
De este oscuro laberinto 
El, tú, yo, Don Juan y Carlos. (Vase.) 

ESCENA VI. 
DON CARLOS, á la puerta del cuarto. — LEONOR. 

DON CARLOS. (Ap,) 

Fuese Beatriz, y Leonor 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA VI. 307 

(i Ay cielos !) sola ha quedado. 
Llorando está. Mas ¿qué importa, 
Si es tan equívoco el llanto. 
Que aunque está llorando veo, 
No por quién está llorando ? 

LEONOR. 

Ahora sí, piadosos cielos... 

DON CARLOS. {Áp,) 

I Oh celos! 

LEONOR. 

Que solos podrán mis labios. . . 

DON CARLOS. (Ap.) 

¡ Oh agravios ! 

LEONOR. 

Quejarse al viento mejor. 

DON CARLOS. {Ap.) 

] Oh amor i 

LEONOR. 

¿ Quién le dirá á mi dolor 

La razón que ha de culparme? 

DON CARLOS. (Ap.) 

Yo lo dijera, á dejarme 
Celos, agravios y amor. 

LEONOR. 

¿ Cuándo yo ocasión he dado... 

DON CARLOS. (Ap.) 

I Fiero hado I 

LEONOR. 

A mi desdicha importuna... 

DON CARLOS. [Ap.) 

¡Cruel fortuna! 

LEONOR. 

Que así el honor atropella? 

DON CARLOS. (Ap, ) 

\ Dura estrella ! 

LEONOR. 

¿Pues cómo, si nunca della 
Di ocasión, me da castigos? 

DON CARLOS. (Ap.) 

No sin causa hay enemigos 
Hado, fortuna y estrella. 



Digitized by 



Google 



30 8 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

LEONOR. 

Quien inocente se mira... 

DON CARLOS. (Ap.) 

Es mentira. 

LEONOR. 

En la ciega confusión... 

DON CÁ^RLOS. {Ap.) 

Es traición. 

LEONOR. 

De tan conocido daño.. . 

DON CARLOS. (Ap.) 

Es engaño. 

LEONOR. 

¿Cuándo, Amor, el desengaño 
Verán otros, que tú ves ? 

DON CARLOS. (Ap.) 

Nunca, que todo eso es 
Mentira, traición y engaño. — 
Sin duda están contra mí 
Hoy los cielos conjurados, 
Pues me tienen persuadido 
A que sabe que oigo cuanto 
Diciendo está. Mas ¿ qué importa? 
Que aqueste metal humano 
£1 mismo sonido tiene 
Cuando es fino y cuando es falso ; 
Y así, pues basta el oirlo, 
¿Para qué es examinarlo ? 

LEONOR. 

¡ Ay, Carlos, si tú me oyeras ! 
(Llaman.) 

DON CARLOS. (Ap.) 

¡ Ay, Leonor! si... Mas llamaron 
A la puerta : á cerrar vuelvo 
Yo la mia. 

LEONOR. 

¿Que aun hablando 
Sin efecto, no faltó 
Quien viniese á embarazarlo ? 
Veré quien es, por si puedo 
Quedarme sola otro rato. 
¿ Quien es ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA in, ESCENA Vlll. 309 

ESCENA VII. 

DON PEDRO. — LEONOR ; DON CARLOS, al paño. 

DON PEDRO. 

El señor Don Juaa 
¿Está en casa? {Ap. ; Cielo santo I 
¡ Qué miro 1) 

LEONOR. 

Ahora salió... 
Mas ¡qué yeol {Huye,) 

DON PEDRO. 

Estoy turbado. 

{ Vdse Leonor hada donde está Don Carlos, que sin dejarse 

ver de Don Pedro, abre la puerta,) 

DON CARLOS. {Ap, d ella al abrir.) 

No temas, Leonor, que yo 

Te recibiré en mis brazos, 

DON PEDRO. 

Cerró la puerta tras sí. 
Mas ¿qué importa, si yo basto, 
En defensa de mi honor, 
A dar asombros y espantos 
Al mundo? Caiga en el suelo ; 
Que después de hecha pedazos, 
Haré lo mismo de aquella 
Tirana, que... 

ESCENA VIII. 

DOÑA BEATRIZ. — DON PEDRO ; DON CARLOS, oculto. 

DONA BEATRIZ. 

I En este cuarto 
Golpes 7 voces 1 ¿Qué es esto? 

DON PEDRO. 

Es un furor, es un pasmo, 

Una desesperación, 

Un horror, una ira, un rayo. 

Que ha de abrasar cuanto encuentre^ 

Que intente ponerse al paso. 



Digitized by 



Google 



310 KO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

DONA BEATRIZ 

Pues ¿cómo este atrevimiento 
En mi casa? ¿Quien ha dado 
Ocasión, para que así 
Haya podido empeñaros 
Una cólera ? 

DON PEDRO, 

Una fiera, 
Que aquí se oculta. 

DOÑA BEATRIZ. 

Esperaos. 
¿Es Leonor? 

DON PEDRO. 

Pues ¿ quién pudiera. 
Sino ella, obligarme á tanto? 

DOÑA BEATRIZ. 

(Ap. ] Esto nos faltaba solo ! 
Otra amante, y destos años, 
Tras Don Carlos y Don Diego, 
Que pusiese en paz á entrambos.) 
Pues bien, aunque vos tuvieseis 
Razones, que yo no alcanzo, 
Para buscarle ofendido, 
¿Os atrevéis temerario 
A entrar aquí ? 

DON PEDRO. 

Sí, que yo 
En mi la disculpa traigo 
Para mayores extremos ; i 

Y así, perdonad, si os trato 
Sin mas atención, señora. 

DOÑA BEATRIZ. 

Éu esta casa, es engaño 
Pensar que no habrá... 

ESCENA IX. 

DON JUAN. — DON PEDRO, DONA BEATRIZ ; 
DON CARLOS, oculto. 

DON JUAN. 

¿Qué es esto? 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA IX. 311 

DONA BEATRIZ. 

¿Qué ha de ser? Aqueste anciano 
Caballero en busca viene 
También de Leonor, y ba dado 
En que ha de romper las puertas 
Desta casa. 

DON JUAN. 

Paso, paso, 
Beatriz ; que el señor Don Pedro, 
Ni te ha ofendido, ni ha errado, 
Porque, como dueño della, 
A todos puede mandarnos. 

DON PEDRO. 

Señor Don Juan, no gastemos 
Cumplimientos excusados. 
Ni soy dueño, ni ser quiero 
Mas que un forastero, que hallo 
(Cuando fiado de vos, 
A veros vengo y hablaros) 
En vuestra casa á mi hija. 
Cerrada está en ese cuarto. 
Abrid vos ó abriré yo. 
Echando la puerta abajo. 

DONA BEATRIZ. (Ap,) 

Su padre es. 

DON JUAN. (Ap.) 

¿Cómo saldré 
De lance tan apretado? 
Ya él la vio : ¿ qué he de decirle? 

DON PEDRO. 

¿Qué pensáis? Determinaos. 

DON JUAN. 

Por cierto, señor Don Pedro... 

{Ap. Mucho haré, si desta salgo.) 

(Muy buen agradecimiento 

Es ese de mi cuidado I 

Pues desde ayer que me hice 

De vuestras fortunas cargo, " 

Busqué á Leonor, y la traje 

A mi casa, donde al lado 

La halláis de mi hermana^ adonde 

Satisfaceros aguardo 



Digitized by 



Google 



312 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. ' 

De suerte, que á vuestra casa 
Volváis coatento y honrado. 
Mas si desto os disgustáis, 
De todo alzaré la mano. 

DON PEDRO. I 

Dadme, Don Juan, vuestros pies, i 

Y perdonadme ; que airado i 
Al verla, razón no tuve 

Para discurrir á tanto 

Que no sabe discurrir 

En sú dicha un desdichado. 

Arrastróme la pasión ; 

Mas ya, á vuestros pies postrado 

Os hago dueño de todo. 

DON JUAN. 

¿Qué haceiSy señor? Levantaos. 

DON PEDRO. 

Y VOS perdonad, señora, 
£1 disgusto que os he dado. 
Soy noble, estoy ofendido. 

DONA BEATRIZ. 

A haber, señor, alcanzado 
Quien sois, de otra suerte hubiera 
Pretendido reportaros. 

DON JUAN. 

¿ Llamaste á Don Diego ? 

DOÑA BEATRIZ. 

Sí, 
Inés fué ahora á llamarlo. 

DON JUAN. 

Venid conmigo, señor 
Don Pedro, para que vamos 
A hacer una diligencia 
Importante en este caso. 
Leonor con Beatriz segura 
Queda. 

DOSa BEATRIZ. 

Y yo, señor, me encargo 
De dar cuenta della. 

DON PEDRO. 

Basta 
Quedar con vos. (Ap. j Cielo santo ! 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA X. 313 

Venga la muerte, si llego 
A ver mi honor restaurado). 

DON JUAN. 

{Ap, Yo no sé dónde le lleye.) 
Habla tu á Don Diego en tanto, 
Porque en esa diligencia 
Está mi dicha. 

{Vanse Don Juan y Don Pedro,) 

DONA BEATRIZ. 

Y mi daño. 
Leonor, abre : yo estoy sola. 

ESCENA X. 
LEONOR; DON GARLOS, oculto. — DOÑA BEATRIZ. 

LEONOR. {Dentro.) 
Con ese seguro salgo. 

DON CARLOS. 

(Áp, d Leonor, al salir ella,) 
Ni á Beatriz, Leonor, la digas 
Que aquí estoy. 

LEONOR. (Ap. á Don Cdrlos.) 
No haré. 
{Adelántase.) 

DONA BEATRIZ. 

De extraño 
Lance tu vida escapó. 

LEONOH. 

En esta cuadra sagrado 
HaUé. 

DONA BEATRIZ. 

No fué poca dicha 
Dejarla abierta mi hermano, 
Que nunca suele dejar 
Della la llave. 

LEONOR. 

No en vano 
Diré mil veces que en ella 
Mi vida está.. . {Ap. Que está Carlos.) 

DONA BEATRIZ. 

Leonor, puesto que tu padre 
Nuestros sustos ha llegado 
Caldiron ****. i 8 



Digitized by 



Google 



314 MO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

A aumentar, como si acá 
No nos tuviésemos hartos, 
Lo que antes de ahora te dije, 
Trataré con mas cuidado. 

LEONOH. 

También lo que te dijeron 
Antes de ahora mis labios, 
Dirán con mas causa ahora. 

DOÑA BEATRIZ. 

Eso es tema. 

LEONOR. 

Esotro agravio. 

BOÑA BEATRIZ. 

Ahora bien, cierra esa puerta, 

V ven, Leonor, á mi cuarto. 

LEONOR. 

Ya yo te sigo. 

DOÑA BEATRIZ. (Ap.) 

¡ Ay, Don Diego, 
Con cuánto temor te aguardo I 

{Vase, y sale Don Cárhs.) 

ESCENA XI. 
DON CARLOS ; después BOÑk BEATRIZ. - LEONOR. 

LEONOR. 

Carlos, pues me da ocasión 
De hablarte este breve rato. 
Óyeme. 

DON CARLOS. 

Leonor, si en mi 
Aun es fineza el acaso, 
Puesto que siempre nos vemos. 
Tú ofendiendo y yo amparando, 
¿ Qué me quieres ? Déjame, 
Hasta que llegue otro acaso 
De darte la vida yo, 

Y de hacerme tú otro agravio. 

LEONOR. 

Eso no llegará nunca ; 
Mas esotro ya ha llegado . 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XI. 315 

DON CARLOS. 

¿ Cómo? 

LEONOR. 

Sabe que Beatriz 
Me dala muerte, intentando 
Que me case con Don Diego. 
Si generoso y bizarro 
A cada riesgo una vida 
Me has de dar, aquesta aguardo. 
Habíala tú. 

DON CARLOS. 

¡ Bueno es eso, 
Siendo yo mismo el que trato 
£1 casamiento, pedirme 
Contra mi herida el reparo ! 

LEONOR. 

¿TÚ lo quieres? 

DON CARLOS. 

Yo lo quiero. 

LEONOR. 

¿TÚ lo trazas? 

DON CARLOS. 

Yo lo trazo, 
A cuyo efecto escondido 
Estoy, por no embarazarlo. 
Ni encontrarme con Don Diego, 
O con tu padre. 

LEONOR. 

No alcanzo 
La razón. 

DON CARLOS. 
Yo Sí. 

LEONOR. 

¿ Qué es ? 

DON CARLOS. 

Ser 

Mis respetos tan honrados, 

Tan nobles mis sentimientos, 
I Y mis celos tan hidalgos, 
\ Que ya, Leonor, que te pierdo, 

\Quierover si tu honor gano. 



Digitized by 



Google 



316 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

LEONOR. 

Yo le tengo. 

DON CARLOS. 

Pretendiendo, 
Que el escándalo que ha dado 
(Dejo aparte los sucesos 
De Madrid, en que no hablo), 
El entrar Don Diego á verte 
A casa que yo te traigo, 
El salir por un balcón 
Una noche, otra encerrado 
Hallarle, Leonor, contigo. 
Cesen con darte la mano : 
Fineza última que puede 
Hacer un enamorado, 
Por ver con honor su dama, 
Ver su dama en otros brazos... 

LEONOR. 

Mi bien, mi señor, mi dueño... 

DON CARLOS. 

Mi mal, mi muerte, mi agravio... 

LEONOR. 

Si la noche del balcón 
Le vi, me confunda un rayo ; 
Y si la que habló conmigo 
Lo supe... 

DON CARLOS. 

Todo eso es falso. 

LEONOR. 

Si lo fuera, no dijera 

Lo que con Beatriz he hablado. 

DON CARLOS. 

¡ Ah, traidora, que sabias 
Que yo lo estaba escuchando ! 

LEONOR. 

Yo, ¿ de qué ? 

DON CARLOS. 

De haberme visto 
Esconder : bien lo ha mostrado 
Venir, cuando entró tu padre, 
De mi á valerte. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XÍI. 3t7 

LEONOR. 

Fué acaso. 
Mas quiero que no lo sea. 
Cuando tú me estás rogando 
Que con él case, ¿ á qué efecto 
Te habia de estar engañando? 

DON CARLOS . 

Pregunta eso á cuantas damas 
Engañan á dos, sabráslo. 

LEONOR. 

No como yo. 

DON CARLOS. 

Todas sois... 
DOÑA BEATRIZ. {Bentro,) 
Leonor. 

LEONOR. 

Beatriz ha llamado. 

DON CARLOS. 

No digas que estoy aquí. 

Si es que por mí has de hacer algo. 

LEONOR . 

No haré. ¿ Al fin no me crérás? 

DON CARLOS. 

No, porque dice un adagio, 
« Siempre es cierto lo peor. » 

LEONOR. 

Yo le enmendaré, mudando, 

« No siempre lo peor es cierto. » 

I Oh lo que me cuestas, Carlos I {Vanse.} 

ESCENA XII. 
DOÑA BEATRIZ, DON DIEGO. 

DON DIEGO. 

Beatriz, enviarme á llamar, 
Y á estas horas no temer 
Que entre tu casa, y poner 
Guarda á tu cuarto, y pasar 
En el de tu hermano á hablarme, 
Muchas prevenciones son. 
¿ Es fineza, ó es traición? 

1^- 



Digitized by 



Google 



918 MO SIEMPRE LO PEOR B8 CIIRTO. 

¿ Es darme vida, ó matarme? 

DONA BEATRIZ. 

No extrañéis, señor Don Diego, 
Ver aquesta novedad 
Ni que con tal brevedad 
A veros y hablaros llego 
A estas horas y en mi casa. 
Ni que este cuarto haya sido 
£1 que para esto he elegido ; 
Que avisándome que pasa 
Violante esta tarde á verme, 
No es bien que os vea; y asi, 
Intento hablaros aquí. 
No, no tenéis que temerme. 
Porque ya sois tan seguro 
Para conmigo, que puedo 
Perder á mi amor el miedo 
Tanto, que solo procuro 
Ser hoy del vuestro tercera, 
Ya que no es posible ser 
Mas, habiendo otra mujer. 
Que para marido os quiera. 

DON DIEGO. 

Guando llamado de vos. 
Aquel papel recibí. 
Una duda concebí ; 
Entrando aquí, fueron dos; 
Tres al escucharos son : 
Dejad que al remedio acuda, 
Si he de añadir una duda, 
Beatriz, á cada renglón. 

ESCENA XIIl. 

DON CARLOS, d la pueHa del cuarto. — DOÑA BEATRIZ, 
DON DIEGO. 

DON CARLOS. (Ap.) 

Temor, no sé lo que arguya 
Deso, y es fuerza escuchar 
Si vienen estos á hablar 
En mi pena ó en la suya. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESGBNA XIII. 319 

DONA BEATRIZ. 

Mucha gana de dudar, 
Señor Don Diego, tenéis, 
Supuesto que no entendéis 
Tan fácil modo de hablar. 

Y para que á vuestro amor 
Ningún escrúpulo quede 

De que entenderme no puede, 
Declaróme mas. Leonor 
Por TOS su casa ha dejado, 
Padre, honor, vida y reposo; 
A Don Juan tenéis quejoso, 
Don Garlos está agraviado. 
Yo estoy de vos ofendida, 
O por mi casa ó por mí : 
De Leonor el padre aquí 
Está también, vuestra vida 
Corre gran riesgo, y es llano 
Que otro remedio no espero 
Que dar venganza á su acero, 
U dar á Leonor la mano. 
Vos la amáis, ella os adora : 
Todos andan por mataros, 

Y es el remedio casaros. 

¿ Habeislo entendido ahora? 

DON DIEGO. 

Necio fuera en no entenderos, 
Guando tan claro me habláis ; 

Y si licencia me dais, 
Trataré de responderos. 

DONA BEATRIZ. 

Decid, pues. 

DON CARLOS. (Ap.) 

¿ Qué es esto? ¡ Cielos? 
i Don Diego y Beatriz se amaban ! 
Unos celos ¿ no bastaban? 
¿ Para qué son otros celos? 
Mas quiero oir; que fingido 
Esto no será, supuesto 
Que Beatriz no hablara desto 
Donde yo estaba escondido. 



Digitized by 



Google 



32 NO SIEMPRE LO TEOR ES CIERTO. 

DON DIEGO. 

Mucho quisiera, Beatriz, 
Poder en aqueste instante 
De amante y de caballero 
Dividirme en dos mitades ; 
Porque no sé á cuál acuda 
De dos afectos, que iguales, 
Al intentar responderos, 
Me sitian y me combaten. 
Si como amante pretendo 
Daros la respuesta, es fácil 
Presumir que hace mi amor 
De las mentiras verdades. 
Y así, como quien soy solo, 
Solicito hablaros antes, 
Pues antes, Beatriz hermosa. 
Fui caballero que amante. 
Pensad que no hablo con vos; 
Que no quiero en esta parte^ 
De vuestros celos, Beatriz, 
Ni de mi amor acordarme. 
De mí mismo, de mi honor, 
De mi obligación, mi sangre 
Me acuerdo solo ; y así 
Presumid que otro me trae 
Ese recado, y que á otro 
Respondo. 

DON CARLOS. (Ap,) 

I Empeño notable I 

DON DIEGO. 

Yo vi en Madrid á Leonor ; 
Su hermosura pudo darme 
Ocasión de que asistiese 
De dia y de noche en su calle. 
Vi, miré, pasé, escribí ; 
Pero con desdenes tales 
Me trató, que ya no eran 
Desdenes, sino desaires. 
Hice tema del amor. 
Sintiendo que me tratase 
Sin aquella estimación 
Con que las mujeres saben 



Digitized by 



Google 



JOBNADA III, ESCENA XIII. 3 21 

Despedir lo que no quieren ; 

Que hay algunas de tal arte, 

Que aun de los mismos desprecios 

Agradecimientos hacen. 

Este le faltó á Leonor : 

De suerte que yo al mirarme 

Tan desvalido, acudí 

Al medio siempre mas fácil, 

Que son las criadas. Una, 

Poniéndose de mi parte 

(Gracias á no sé que alhaja), 

Me dijo : ff De lo que nacen 

Los desprecios de Leonor, 

Es de que tiene otro amante. » 

Celos tuve.... y aquí vuelvo, 

Contra lo propuesto, á darte 

Licencia de que seas tú 

La que me oye, por mostrarme 

Honrado á tus ojos ; pues 

No lo es el que al infame 

Consuelo se da de que 

Otro, lo que él pierde, alcance. 

Añadió que de secreto 

Con él trataba casarse. 

Cuyo seguro les daba 

Lugar para que se hablasen 

De noche en su casa. Yo, 

Por poder, Beatriz, vengarme. 

Quise verlo ; siendo solo 

Mi ánimo que ella llegase 

A saber que yo sabía 

Su amor, porque no ostentase 

Conmigo la vanidad 

De no merecerla nadie. 

Escondióme la criada 

De su cuarto en una parte 

Oculta, donde ver pude 

Que ella de allí á poco sale 

Hacia otro aposento. Quise 

Seguirla, por si alcanzase 

A oir alguna razón. 

Que repetirla adelante. — 



Digitized by 



Google 



3S2 MO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

No seas tú aquí ; que no quiero 
Que venganza tan cobarde 
Sepas de mi, como hacer 
De las mujeres ultraje. — 
Sintióme ella, volvió á ver 
Quién era, y al mismo instante 
Entró Don Carlos, de cuyo 
Encuentro el suceso sabes, 

Y así no quiero decirle. 

Al fin pues de muchos lances, 
Vine á Valencia, y por Dios 
(Si en esto miento, él me falte), 
Que no supe que en Valencia 
Leonor estaba : bastante 
Satisfacion es, Beatriz, 
Saber tú que vine á hablarte 
La noche que fué forzoso 
Por ese balcón echarme. 
Capaz de todo el suceso. 
Celosa, Beatriz, me hablaste ; 

Y yo, por satisfacerte, 
A verte volví ayer tarde. 
Entró Don Juan á este tiempo; 
Que parecen que le traen 
Siempre á ocasión mis desdichas. 
Intentando retirarme. 

Di con Leonor ; y aunque pudo 
El verla, y verla en tal traje, 
Suspenderme, me cobré 
Tanto, que por disculparme, 
Culpé á Leonor. Sobrevino 
A tan no pensado lance 
Don Carlos. Pues si tú misma, 
Beatriz, que es esto así sabes, 
¿ Cómo me pides, Beatriz, 
Que yo con Leonor me case? 
Mujer que me aborreció. 
Mujer que dio á mis pesares 
Ocasión con sus rigores. 
Mujer que con otro amante 
Vino á Valencia, y mujer 
Que, aunque en tu casa la hallase. 



Digitized by 



Google 



JORNADA m, ESCENA XIV. 32 S 

Fué buscándote á tí, ¿es justo 
Que me la proponga nadie? 
Si tú en esta ausencia mia 
A mejor empleo aspiraste, 
Y los celos de Madrid 
Tomas ahora por achaque, 
Múdate muy en buen hora» 
Beatriz ; pero no me cases : 
Que no es mujer para mí, 
Mujer que tú me la traes. 

DON CARLOS. (Al paño.) 
¡ Cielos 1 ¿ qué escucho ? ¿ Quién vio 
Tan evidente, tan grande 
Desengaño? ¡ Ay, Leonor mia! 
Verdades son tus verdades. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿Y qué es lo que hacer intentas 
Con enemigos tan grandes? 

DON DIEGO. 

¿Qué enemigos? 

DOÑA BEATRIZ. 

Yo, Leonor, 
Carlos, Don Juan y su padre. 

DON DIEGO. 

De todos esos, Beatriz, 
Sino á ti, no temo á nadie. 

DOÑA BEATRIZ. 

¿Por qué á mi? 

DON DIEGO. 

Porque me advierte 
Muchas cosas ver que hables 
Tú en esto. 



ESCENA XIV. 
INÉS T GINES, cada uno por su puerta. — Dichos. 

GINES. 

Señor. 

INÉS. 

Señora .. 



Digitized by 



Google 



3 24 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

DONA BEATRIZ. 

¿ Qué es lo que tienes ? 

DON DIEGO. 

¿Qué traes? 

INÉS. 

Mi señor viene, que yo 

Le he visto ahora en la calle. 

CINES. 

Y es lo peor que con él 
Viene de Leonor el padre. 

DON DIEGO. 

¡Qué destinado nací 
A desdichas semejantes ! 

DONA BEATRIZ. 

Por mi hermano no importara 
Que aquí te viese y te hablase ; 
Por Don Pedro sí. 

GINES. 

Ellos son 
De los dos mas puntuales 
Padre y hermano que he visto : 
No hay cosa en que no se hallen. 

DON DIEGO. 

A esta cuadra me retiro, 

Mientras á su cuarto pase. 

(Va hacia donde está Don Carlos.) 

GINES. 

¿Esto ha de ser cada día? 

DON CARLOS. 

{Entreabriendo la puerta del cuarto.) 
Aqm' no puede entrar nadie. 

DON DIEGO. 

Un hombre está dentro. ¡Cielos I 

DONA BEATRIZ. 

¡Hombre! ¿Quién? 

GINES. 

Abindarráez, 
Qué por no quedarse hoy 
Sin posada, llego antes. 

DON DIEGO. 

No te hagas ahora de nuevas ; 
Que el traerme aquí á rogarme 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XVI. 32 5 

Que me case con Leonor, 
Bien muestra que quieres darle 
Satisfacción á' quien es, 
De que tú mis bodas haces. 
Y vive el cielo... 

DONA BEATRIZ. 

Don Diego... 



ESCENA XV. 

LEONOR. — Dichos. 

LEONOR. 

Señora, ¿quién hay que causa 
Estas voces? Mas ¡ qué miro ! 

DOÑA BEATRIZ. 

No sé quién es. 

DON DIEGO. 

Pues yo darte 
El gusto de que lo sepas 
Quiero ; porque aunque me maten 
Todos cuanto contra mí 
Hoy solicitan vengarse, 
He de ver quién es un hombre 
Tan reportado ó cobarde, 
Que á los ojos de su dama, 
Llamándole otro, no sale. 

ESCENA XVI. 
DON CARLOS. — Dichos. 

DON CARLOS. 

Eso no, que yo de atento 
Puedo desviar un lance, 
De cobarde no. 

LEONOR. 

Desdichas, 
¿Hasta cuándo habéis de darme 
Siempre que sentir ? 

Calderón»***. *9 



Digitized by 



Google 



126 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

ESCENA XVIL 
DON PEDRO, DON JUAN. — Dichos. 

DON JUAN. 

¿Qué es esto? 

DON PEDRO. 

¡ Qué confusión tan notable I 
Un enemigo buscaba, 
Y dos tengo ya delante. 
Traidor Carlos, vil Don Diego, 
Si no puedo en dos mitades 
Dividirme, para daros 
Dos muertes aun tiempo iguales, 
Poneos de un bando los dos. 
Para que de un golpe os mate. 

DON JUAN. 

Teneos todos ; que si puede 
De la razón el examen 
Mediarlo sin el acero. 
Componerlo sin la sangre, 
¿ Haos dicho Beatriz, Don Diego, 
El mas conveniente y fácil 
Medio? 

DON DIEGO. 

El mas dificultoso 
Me ha dicho, que es que me case 
Con Leonor, y no he de hacerlo. 

DON PEDRO. 

Ya, Don Juan, no hay mas que aguarde : 
Pues no basta la razón. 
Baste el acero. 

DON CARLOS. 

Dejadle. 
IFónese Don Carlos al lado de Don Diego,) 

DON JUAN. 

¿Tule defiendes, diciendo 

Que no? Siendo así, ¿ cómo haces 

Tú la fineza? 

DON CARLOS. 

Don Juan, 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XVII. 3i7 

Si dijera que sí, darle 
Yo muerle vieras. 

DON JUAN. 

¿ Por qué ? 

DON CARLOS. 

Porque de uno en otro instante 
Mejora tanto mi amor, 
Que es fuerza que yo me case 
Con Leonor. 

DON JUAN. 

¿Y sus agravios? 

DON CARLOS. 

Yo no satisfago á nadie , 
Bástame á mi estarlo yo. — 
Llega, Leonor, á tu padre. 

LEONOR. 

Señor... 

DON PEDRO. 

No me digas nada ; / 
Que como mi honor restaure, 
Eq albricias de esta dicha 
Perdono tantos pesares. 

DON JUAN. 

Pues ¿ no me diréis, Don Garlos, 
Qué novedad visteis? 

DON CARLOS. 

¿Daisme 
Licencia de que lo diga? 

DON JUAN. 
Sí. 

(Llega Don Carlos junto á Don Diego,) 

DON CARLOS. 

Pues dejad que me pase 
A vuestro lado, Don Diego... 

DONA BEATRIZ. (Ap.) 

El dice lo que oyó. 

DON CARLOS. 

Dadle 
La mano á Beatriz. 

DON DIEGO. 

Y el alma. 



Digitized by 



Google 



328 NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 

DON JUAN. 

¿Pues cómo? 

DON CARLOS. 

Esto es importante» 
Don Juan : con que ya sabréis 
De qué mi mudanza nace ; 
Pues si adonde está Leonor 

Y Beatriz él entra y sale, 

Y yo caso con Leonor, 

Fuerza es que él con Beatriz case. 

DON JUAN. 

¡ Dichoso yo, que aunque tuve 

Recelos, no supe antes 

El agravio que el remedio I 

GINES. 

¿Están hechas ya estas paces? 
Pues, Inés, boda me fecit, 
Para que con esto nadie 
Desconfíe de su dama; 
Que aunque la apariencia engañe. 
No siempre lo peor es cierto. 
Perdonad sus yerros grandes. 



FIN DE NO SIEMPRE LO PEOR ES CIERTO. 



Digitized by 



Google 



APUNTES SOBRE 

ANTES QUE TODO ES MI DAMA 



Tichnor, que en suTamosa y con suma justicia alabada Bis» 
toria de la Literatura Española^ deja en la sombra la Vida es 
sueño y otras concepciones brillantes de Calderón, animado 
por un espíritu de independencia loable, aunque sensible en 
este caso, pues nos priba de un juicio crítico elegante y sólido^ 
llevado así mismo por un horror invencible á la rutina que, tan 
luego habla de nuestro poeta, solo halla la Vida es sueño que 
traer á cuento, Tichnor hace un estudio delicado y un análisis 
entretenido de esta milagrosa comedia de Antes que todo es 
mi dama. 

Después de las que van leidas, el lector quedará muy sor- 
prendido al oírse decir que nunca fué mas allá el ingenio cal- 
deroniano en el arte de elaborar un argumento, enredarlo y de- 
senredarlo con una soltura inimitable. No nos detendremos en 
analizar la obra, pues no tenemos nada especial que señalar. 
Todas las dotes de Calderón se hallan reunidas en ella con 
igual brillo que siempre. 

« Antes que todo es mi dama^ dice Don Antonio de Latour 
con una penetración acabada, parece haberse impreso en 1662. 
Si esta comedia no se hubiese compuesto más que en esta épo- 
ca y nada impide creerlo, habría venido mát de treinta des- 
pués de La dama duende y Casa con dos puertas, Y sin embar- 
go, se hallan en ella, á tan gran distancia, la misma frescura de 
color, la misma fertilidad de invención, igual vigor en las 
ideas, igual varíedad en el dibujo y en la oposición de caracte- 
res, igual artificio en la combinación de los efectos dramáticos, 



Digitized by 



Google 



38 APUNTES SOBRE ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

y ñhhro, uno ó dos pasajes en que se impone el gusto de la época 
la misma naturalidad en el diálogo. » 

Esta comedia se compuso para ser representada en el pala- 
cio de Madrid con motivo de las fiestas de la monarquía. Sólo 
diremos, para terminar, que en ella resalta con ardorosa ener- 
gía el carácter español^ pues que la frase de Antes que todo es 
mi danuLj es proyerbial. Dichoso el pueblo que tiene y pone en 
práctica esos proverbios ; y dichosos sobre todo para el bello 
sexo que, sinceramente confesado, bien se lo merece. 



Digitized by 



Google 



ANTES QUE TODO ES MI DAMA 



PERSONAS 



DON FÉLIX DE TOLEDO, ga- 
lán. 
USARDO, galán. 
DON ANTONIO, galán, 
DON IÑIGO, vUjo. 
HERNANDO, lacayo. 



LAURA, dama. 
DOÑA CLARA, dama. 
BEATRIZ, criada. 
LEONOR, criada. 
MENDOZA, lacayo. 
Criados, gbntb. 



La acción pasa en Madrid. 



JORNADA PRIMERA 

Sala de una posada. 

ESCENA PRIMERA. 

HERNANDO, con dos maletas; MErjDOZA. 

HERNANDO. 

¿ Dónde tengo de poner 
Estas maletas que traigo. 
Que son recámara y son 
Guardaropa de mi amo? 
¿ Cómo se ha de acomodar 
La Yi?ienda de su cuarto 
Y cuánd vendrá, si dijo? 

MENDOZA. 

Responder á todo aguardo. 
¿Donde pondrá las maletas? 
En aquesta sala en tanto 



Digitized by 



Google 



33 2 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Que abren su aposento. ¿Cómo? 
Arrimándolas á un lado. 
¿ Cuándo ha de venir ? Muy presto; 
Que él 7 mi señor quedaron 
Aquí cerca : con que he dicho 
El dónde, el cómo y el cuándo. 

HERNANDO. 

¿ Ha sido vuesa merced 
Lógico? 

MENDOZA. 

I Viene borracho ? 

HERNANDO. 

No hice hasta ahora por qué. 
Pero ¿de qué se ha enfadado? 

MENDOZA. 

No soy amigo de apodos. 

HERNANDO. 

Lógico es apodo sabio, 
Y no debiera ofenderle. 

MENDOZA. 

¿Porqué? 

HERNANDO. 

Porque así llamamos 
Los doctos á los que en forma 
Responden. 

MENDOZA. 

Yo no sé tanto; 
Que solo sé, en no entendiendo 
Algo, dar á uno con algo. 

HERNANDO. 

No fuera dificultoso, 

Según soy de cortesano ; 

Pero aunque yo me dejara 

(Costosísimo agasajo) 

Dar con algo en cortesía, 

Sé que aun después de enterrado. 

No quedara uced bien puesto. 

MENDOZA. 

¿ Después de enterrado? 

HERNANDO. 

Es claro. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA I. 333 

MENDOZA. 

¿Cómo? 

HERNANDO. 

Ve aquí que me da 
Vuesarced un hurgonazo, 
Que es lo mas que puede hacer; 
Que yo en el suelo me caigo, 
Que es lo menos quehacer puedo, 
Confesión pidiendo en altos 
Alaridos : ¿no era fuerza 
Venir á esta voz volando, 
Antes que un confesor, dos 
Alguaciles 7 Si ; que en caso 
Semejantes siempre fué 
El confesor el llamado 

Y el alguacil el venido; 

Que es muy puntual el diablo, 
üced huye, ellos le siguen, 
Juzgando mas necesario 
El hacer causa ásu cuerpo, 
Que el hacer de mí alma caso. 
Agarrante luego al punto; 
Que esto de ponerse en salvo 
Es don concedido á pocos, 

Y ucé es muchos : con que en tanto 
Que yo me muero, ya está 
Puesto en la reja de palo. 
Tómale la confesión. 

Que no me dio el escribano. 

Y echante á cuestas la ley 
Del garrotillo de esparto : 
Con que pruebo que no queda 
Ucé aun después de enterrado 
Yo, bien puesto ; claro es, pues 
No habrá maestre de campo 
Que viendo á un ahorcado, firme 
Que esta bien puesto el ahorcado. 

MENDOZA. 

¿A un hombre como yo habían 
De ahorcar por un hombre bajo ? 

HERNANDO. 

La ley no tiene estatura. 

19. 



Digitized by 



Google 



354 áNTBS que todo ES MI DAMA. 

MENDOZA. 

Veámoslo. 

HERNANDO. 

No lo veamos, 
Sino hagamos otra cosa 
Que sea nueva en los teatros. 

MENDOZA. 

¿ Qué es ? 

HERNANDO. 

Que seamos amigos, 
Pues que lo son nuestros amos; 
Que es muy viejo esto de andar 
De pendencia los criados 
Toda la vida. 

MENDOZA. 

De ser 
Leal amigo doy la mano. 

HERNANDO. 

También yo, y de nuestras casas 
La alianza juro, dando 
Por fiador... 

MENDOZA. 

¿ A quién ? 

HERNANDO. 

A Lepre, 
Un tabernero extremado 
Que vive aquí cerca. 

MENDOZA. 

Soy 
Contento. 

ESCENA II. 
LISARDO, DON FÉLIX. — Dichos. 

DON FÉLIX. 

Mendoza... 

LISARDO. 

Hernando, 
. ¿ Trajiste ya las maletas ? 

HERNANDO. 

Mas há de una hora que aguardo 



Digitized by 



Google 



lOBNADA I, ESCENA UI. 33S 

Con ellas aquí. 

DON FÉLIX. 

Tu ¿ fuiste 
A traer aquel recado ? 

MENDOZA. 

Si, señor; mas la joyera, 
Que volviese de aquí á un rato 
Dijo, por ello, porqué 
Aun no lo tenía acabado. 

LISARDO* 

Pues habla al huésped y mira 
Cuál ha de ser nuestro cuarto, 
Y haz que se aderece. 

DON FÉLIX. 

TÚ 
Vuelve, 7 antes de llevarlo, 
Traelo aquí ; que quiero verlo. 

MENDOZA. 

Voy corriendo. 

HERNANDO. 

Yo volando. 
{Vanse Hernando y Mendoza.) 

ESCENA IIL 

DON FÉLIX, LISARDO. 

LISARDO. 

Ya, Don Félix, que yo he sido 
Tan dichoso, que he llegado 
A teneros en Madrid, 

Y ya que habéis vos gustado 
Que hallándonos forasteros 
En dos posadas, hagamos 
En la una compañía 

De la soledad de entrambos ; 
Ya en fin que á vivir con vos 
He venido, suplicaros 
Quiero una fineza que 
Pagar con la misma aguardo. 
Los dias que me habéis visto 

Y qué yo os he visitado, 



Digitized by 



Google 



336 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Por mayor nos dimos cuenta 
De nuestros sucesos varios ; 
Que de Granada vinisteis, 
Me habéis dicho, diguslado, 
A solo dar en Madrid 
Tiempo á un pesar ; y en llegando 
A hablar en él, siempre hicisteis 
Sus discursos muy de paso. 
Fuera desto, la tristeza 
Que me encarecéis con cuanto 
Rigor os aflige, ha sido 
Testigo bien abonado 
Desque es tragedia de amor 
La vuestra : yo pues, llegai\do 
A ver hoy en vos el mismo 
Mal que padezco, he intentado 
Aliviar con vos mi pena. 
Porque no hay mejor reparo 
A un accidente, Don Félix, 
Que el hablar k todos ratos 
Del accidente con quien 
Le padezca ; que los daños, 
Ya que su mal es sentirlos^ 
Su cura es comunicarlos. 
Y así os suplico me hagáis 
Merced de que hablemos claro : 
Gontadme vuestras fortunas ; 
Yo haré lo mismo, y templado 
El accidente veremos 
En saliéndose á los labios. 

DON FÉLIX. 

I Ay, Lisardo, qué bien dijo 
Un discreto cortesano 
Que era contagio el amor. 
Pues en la acción mas acaso 
Su veneno comunica, 
O mas ó menos templado I 
Vos lo decid, pues que vos, 
Gon solo haber reparado 
En mis acciones, habéis 
Conocido el mal que paso. 
Huélgome de que haya sido 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA III. 337 

Por estar también tocado 

Vos, Lisardo, de la misma 

Malicia de mi contagio ; 

Pues con eso podré yo 

Hablar con vos, confiado 

De que os compadecerá 

Mi dolor ; que aunque es adagio 

Vulgar que nadie se cure 

Con médico enfermo, es falso ; 

Que no halla alivio el enfermo 

De los consejos del sano. — 

Pensaréis que mi destierro 

Y mi pena se han causado 

De un suceso, y que los dos 

Vienen dados de la mano : 

Pues no ; distintos han sido, 

Porque sea mi cuidado 

Mayor, embistiendo á un tiempo 

Por dos partes el contrario. 

£1 suceso de Granada 

Por quien estoy desterrado, 

No importara no decirle, 

Supuesto que no hace al caso ; 

Pero porque no penséis 

Que nada en mí pecho guardo, 

Le habré de contar. Un dia. 

Estando, amigo, jugando, 

Una duda se ofreció 

Sobre juzgar una mano. 

Yo quehabia estado en ella. 

Juzgue desapasionado 

Lo que y\ ; y un forastero. 

Que al pleito de un mayorazgo 

Pienso que estaba en Granada, 

O amigo ó interesado 

Del perdidoso, no quiso 

Pasar por ello, afirmando 

Que no habia sido así. 

Yo que siempre advertí cuánto 

Mas fácil sana una herida 

Que no una palabra, saco 

La espada. Partida pues 



Digitized by 



Google 



938 ANYES QUE TODO ES MI DAMA. 

La conversación en bandos, 
Al lado del forastero 
Unos, 7 otros á mi lado, 
Todo era yoces. No mucho 
Duró la cuestión ; que dando 
Una estocada en su pecho, 
De parte k parte le paso. 
Gayó en el suelo ; yo entonces 
A toda prisa me salgo 
De la casa, y en la mas 
Cercana iglesia sagrado 
Tomé. Buscóme mi padre 
En ella ; y como enfadado 
Estuviese de que yo 
Pretensiones de soldado 
Hubiese puesto en olvido. 
La ocasión aprovechando, 
Me hizo venir á Madrid 
A pretender, porque en tanto 
Que él del herido asistía 
A la cura y al regalo. 
Yo para volverme á Flándes, 
Tratase de mis despachos. 
Un mes en Madrid viví, 
Siendo estación de mis pasos 
Las gradas de San Felipe 

Y las losas de Palacio ; 

Y en este intermedio supe 
Que convalecido y sano 
El caballero, no admite 
La amistad. En este estado, 
Delincuente y pretendiente 
En Madrid estaba, cuando 
La segunda causa ¡ ay cielos ! 
De las tristezas que paso, 
Facilitó mi fortuna ; 

A cuyo suceso raro. 
Segunda vez os suplico 
Que me estéis atento un rato. 
En esta misma posada 
Donde ahora, Lisardo, estamos, 
De las traiciones de amor 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA Ifl. 339 

Vivía bien descuidado, 

Guando ofendido quizás 

De mis desaires, tomando 

Venganza, vibró á mi pecho. 

No una flecha, sino un rayo. 

En esta casa de enfrente 

Vivia un caballero anciano, 

A quien dio el cielo una hija 

Para Jordán de sus años. 

Es la mas hermosa dama 

Que Madrid ha visto ; harto 

Os lo encarezco, supuesto 

Que es el mas notable teatro, 

Adonde están la hermosura. 

Discreción, aliño y garbo. 

Continuamente de amor 

Tragedias representando. 

No vio el sol igual belleza 

Por cuantos rumbos, por cuantos 

Círculos, campeón de luces. 

Corre esferas de alabastro. ; 

Vila, Lisardo, y amela 

Tan á un tiempo, que dudando 

Quedé si fué haberla visto 

Primero que haberla amado. 

Tan fuera de mí me hallé 

Al ver prodigio tan raro, 

Que á mí mismo por mí mismo 

Me pregunté de alli á un rato. 

La ocasión en que la vi 

Fué una mañana, que acaso 

Estaba yo á esa ventana, 

Y ella, Lisardo, en su cuarto. 

Recáteme, porque ella 

No lo hiciese, y acechando, 

A sus acciones atento. 

Solo un postigo entreabro. 

Juzgando no estar mirada 

(O estar mirada Juzgando ; 

Que amor no supo hasta ahora 

Si fué descuido ó cuidado), 

Gara á cara hacia la luz, 



Digitized by 



Google 



3 40 ANTES QUE TODO ES HI DAUA. 

Fiada en el fácil recato 
Del cristal de una vidriera, 
Se puso á focar, i Oh cuánto 
Diera yo ahora por ser 
Buen retórico I Aunque en vano 
Lo deseo ; que aunque fuera 
El mejor, mas celebrado 
Del mundo, fuera al pintarla 
Cada lisonja un agravio. 
Pero aunque esté mal hallada 
Su perfección en mis labios, 
He de decir un soneto 
Que hice, estándola mirando, 
Por deciros de una vez 
Su belleza y mi cuidada. 

Viendo el cabello, á quien la noche puso 
En libertad, cuan suelto discurría, 
Con las nuevas pragmáticas del dia 
A reducirle Cintia se dispuso. 

Poco debió al cuidado, poco al uso. 
De vulgo tal la hermosa monarquía; 
Pues no le dio mas lustre que tenia, 
Después lo dócil, que antes lo confuso. 

La blanca tez á quien la nieve pura 
Ya matizó de nácar al aurora, 
De ningún artificio se asegura. 

Y pues nada el aliño la mejora, 
Aquella solamente es hermosura 
Que amanece hermosura á cualquier hora. 
— Este, que fué de mi afecto 
Corla linea y breve rasgo. 
Fué de mi afecto también 
Primer tercero, Lisardo; 
Que aunque hoy el dar un soneto 
No está en uso, dispertando 
Las ya dormidas memorias 
Del Boscan y Garcilaso, 
Acompañado de otro 
Papel sin batir, dorado, 
Por medio de una criada 
Pudo llegar á sus manos. 
Declarado ya una vez, 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA III. 3 4* 

Amante seguí sus pasos, 
Galán festejé sus rejas, 
Fino idolatré sus rayos, 
Leal padecí sus iras, 
Tierno lloré sus agravios, 
Y en fin pródigo granjeé 
Sus criadas y criados. 
Hasta que amor, convencido 
De mi ruego ú de mi llanto, 
Trocó en favor el desprecio, 
Mudó el desden en agrado^ 
Supo quién era, y oyendo 
Mas piadoso su recato 
El lícito ñn que pudo 
Osarme á vuelo tan alto. 
Con los honestos favores 
Permitidos á su estado 
Ostentó lo agradecido 
A despecho de lo ingrato. 
Desta manera vivia, 
Felicemente gozando 
Hurtos de amor, de quien fué 
Cómplice el obscuro manto 
De la noche, permitiendo 
Que por la reja que á un patio 
Gaia la hablase. Alegre 
Gon esto pasaba, cuando 
Por alguna conveniencia 
Se fué su padre áotro barrio. 
Aquesta mudanza, pues. 
Mi tristeza ha ocasionado, 
No porque á ella la distancia 
Mudase ; que lo sagrado 
Al espacio no se muda 
Aunque se mude al espacio. 
Sino porque estar no puedo 
Su hermosura idolatrando 
A todas horas ; si bien 
Una cosa ha granjeado 
La mudanza, que es licencia 
Para entrar hasta su cuarto. 
No estando en casa su padre. 



Digitized by 



Google 



3 42 ANTES QUE TODO ES MI DÁHA. 

Este, en fin, es el estado 
En que me veis, esta es 
La nueva dicha que alcanzo, 
Y esta,^Lisardo, es la causa 
De las tristezas que paso ; 
Que aunque para estar alegre ^ 
Tengo ocasión, pues me hallo 
Favorecido, sería 
Mi amor grosero en estarlo, 
Porque no ha de estar contento 
Jamas un enamorado. 

LISARDO. 

Tan parecido es, Don Félix, 

Mi cuidado á ese cuidado, 

Mi deseo á ese deseo, 

Que aunque me ofrecí á contaros 

Mis fortunas, de las vuestras 

Haciendo lícito el cambio. 

No tengo ya para qué, 

Porque habiéndós escuchado. 

Inútilmente seria 

Repetirlo, y no contarlo. 

De Flándes, donde los dos 

Tanta amistad profesamos, 

A Madrid, Don Félix, vine. 

De la esperanza llamado 

De mis servicios. . . Mas esto 

No importa : vamos al caso. 

Una mañana de abril, 

A mis pretensiones dando 

Treguas (que no ha de estar siempre 

Tirante al pesar el arco), 

Al Prado bajé, y en uno 

Desos jardines del Prado, 

Acaso entré, si es que amor 

Hacer supo nada acaso. 

En él una mujer vi 

A quien por reina juraron 

De las flores y las fuentes, 

Los cristales y los cuadros. 

Saludando su hermosura 

Todo el florido aparato 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA III. 3 43 

De los cristales con risa, 
De las flores coa halagos, 
De los cielos con reflejos 

Y de las aves con cantos, 
Hoja áhoja, perla á perla, 
Tono á tono y rayo á rayo. 
Nunca la gentilidad 
Mintió con crédito tanto 
De las diosas y las ninfas 
La fábulas ; pues yo, dando 
A mi discurso la rienda, 
Estuve suspenso un rato, 
Casi persuadido ya, 

Si no á creerlo, á dudarlo. 
Pero¿ qué mucho, Don Félix, 
Si \i en mas amenos campos 
Que los Elisios, á Venus, 
Lascivamen te j u gando 
Con las flores, á quien todas 
Igualmente confesaron 
Deber su temprana vida 
Al breve hermoso contacto 
Da sus pies, la blanca tez 
De su hermosura á sus manos, 
£1 esplendor á sus ojos 

Y la púrpura á sus labios ? 
Con noble envidia de todas 
Las rosas que eran ornato 
Del bellísimo verjel. 

Una que aun no habia sacado 
Del verde botón la hojas, 

Y al parecer acechando 
Estaba para salir, 

Si corria cierzo 6 austro ; 
Una que como garzota. 
Colocada en lo mas alto 
De la copa, coronaba 
La cimera del penacho. 
Corló. No hice yo soneto ; 
Que no tengo ingenio tanto; 
Pero acordándome de uno 
Hecho quizá al mismo caso, 



Digitized by 



Google ^ 



34 4 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Desta manera la dije... 

(I Ved cuan puntual os pago!) 

¿ Yes esa rosa que tan bella y pura 
Amaneció á ser reina de las flores ? 
Pues aunque armó de espinas sus colores, 
Defendida vivió, mas no segura. 

A tu deidad enigma sea no obscura, 
Dejándose vencer, porque no ignores 
Que aunque armes tu hermosura de rigores, 
No armarás de imposibles tu hermosura. 

Si esa rosa gozarse no dejara, 
£n el botón donde nació muriera 

Y en él pompa y fragancia malograra. 
Rinde pues tu hermosura, y considera 

Cuánto fuera rigor que se ignorara 

La edad de tu florida primavera. 

— Dije, y risueña pagó 

Con dulce apacible agrado 

La lisonja. Repetiros 

No quiero, por no ser largo, 

Que á despecho de mis penas 

Y á pesar de mis cuidados. 
La seguí, su casa supe 

Y su calidad ; pues cuanto 
Yo puedo deciros, es 

Lo que vos en este caso 
Habéis dicho, porque al fin 
Papeles, dádivas, pasos. 
Finezas, ruegos, promesas, 
Rendimentos, ansias, llantos. 
Lugares comunes son 
De cualquier enamorado. 
Solo en una cosa, Félix, 
Los dos nos diferenciamos, 
Que es en estar triste vos, 

Y estar yo alegre, culpando 
Vuestra ingratitud ; porqué 
Por mayor grosería hallo 
Que den tristeza favores. 
Que alegría, pues es claro 
Que triste y favorecido 

Son dos opuestos contrarios ; 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA IV. 3 4& 

Y así, yo alegre y coDtento, 
Feliz, gozoso y ufano 

Con los favores estoy 
Del bellísimo milagro 
Que adoro, del sol que sigo, 

Y la deidad que idolatro. 

ESCENA IV. 

HERNANDO, por una puerta, y por otra MENDOZA, cm un 
azafate, y en él una banda y un tocado, — DON FÉLIX, 
LISARDO. 

HERNANDO. 

Ya queda, señor, compuesto 

Y aderezado tu cuarto. 

MENDOZA. 

Ya el azafate está aquí 
Con la banda y el tocado 

DON FÉLIX. 

Llega ; que quiero que vea 
Si es de buen gusto Lisardo. 

LISARDO. 

¿Qué es esto? 

DON FÉLIX. 

Un tocado es 
Que la envió, porque estando 
Ayer con ella me dio 
Una flor. 

LISARDO. 

Es extremado, 
Y la banda es de buen gusto. 

• DON FÉLIX. 

Parte, Mendoza, á llevarlo. 

LISARDO. 

TÚ, Hernando, vente conmigo. 

DON FÉLIX. 

¿ Dónde vais? 

LISARDO. 

A ver si alcanzo 
Ocasión de ver mi dueño, 
Su calle, Féüx, pasando. 



Digitized by 



Google 



34 6 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

DON FÉLIX. 

Disculpado estaré yo 
En no ir á acompañaros, 
Pues ]a misma ocupación 
A voces me está llamando. 

LIS ARDO. 

Adiós pues. 

DON FÉLIX. 

El cielo es guarde. 

LISARDO. (Ap.) 

Poco ofendo tu recato, 
Amor, pues aunque publico 
El favor, el nombre callo. 

{Vase con Hernando ,) 

DON FÉLIX. (Ap.) 

Pues no digo quien es dueño 
De la ventura que gano. 
Poco su decoro ofendo, 
Poco su respeto agravio. 

[Vase con Mendoza.) 



Sala en casa de Don Iñigo. 

ESCENA V. 

LAURA, BEATRIZ. 

LAURA. 

No me aconsejes, Beatriz. 

BEATRIZ. 

Yo no te aconsejo ahora ; 
Pero dígote, señora. 
Que adviertas cuan infeliz 
Será tu amor, si por dicha 
Algo llegase á entender 
Tu padre. 

LACRA. 

Pues ¿ qué he de hacer, 
Si ya esta fué mi desdicha ? 
Ya al principio resistí 
Constante, ya desprecié 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA V. 3 47 

Firme al principio una fe : 
Si después la agradecí, 
Culpa mi estrella, advertida ; 
Pues siendo en un hombre el ser 
Culpa ingrato, en la mujer 
Lo es el ser agradecida. 

BEATRIZ. 

Yo no te digo que no 
Ames, señora; que fuera 
Cuando aquesto te dijera, 
No tener discurso yo. 
Solo te digo procures 
Que esto con recato sea : 
Que no te hable ni te vea, 
Porque tu honor no aventures, 
Don Félix dentro de casa. 
Ya sabes que es mi señor 
Tan extremeño de honor. 
Que aun sin saber lo que pasa. 
Vive con recelos tales. 
Que es una copia, un traslado 
Bien y fielmente sacado 
Del celoso Carrizales. 

LADRA. 

Confieso la condición 

Yo de mi padre, y confieso 

También, Beatriz, el exceso 

De mi tirana pasión ; 

Pero á cada inconveniente 

Mas que discurro, sabrás 

Que es dar otra llama mas 

Al fuego que el alma siente ; 

Que es materia tan violenta, ( 

Tan voraz y tan activa, 

Que con suspiros se aviva 

Y con llanto se alimenta. 

Pero ya que hemos llegado 

A hablar en aquesto, ¿qué es 

Lo que yo aventuro, pues 

Cuando llegue mi cuidado 

A saberse, se sabrá 

Que he querido á un caballero 



Digitized by 



Google 



3 4 8 ANTES QUE TODO ES MI DAMA, 

De quien ser esposa espero ? 

BEATRIZ. 

Concedo que lo será ; 
Pero ¿ de qué lo has sabido 
Mas que de decirlo él? 

LAURA. 

De que mi pecho fiel 

Lo ha escuchado y lo ha creído, 

Y en eso no se dejara 
Engañar, pues conociera 
£1 alma por la \idriera 
Del semblante de la cara ; 
Que la nobleza jamas 
Miente, luego se decubre. 

BEATRIZ. 

Como eso Madrid encubre : 
Yo me rio de los mas. 

LAURA. 

Guando empeñada me ves, 
¿Ries cuentos semejantes ? 

BEATRIZ. 

¿No es mejor reírlos antes 
Que no llorarlos después ? 

LAURA. 

Que llaman, mira, á esa puerta. 

BEATRIZ. 

A ver quién llama saldré. {Vase,} 

ESCENA VI. 

LAURA. 

Y yo entre tanto diré, 

Cuando estoy de amores muerta... 

¿ Qué género de ardor es el que liego 
Hoy á sentir, que mas parece encanto, 
Pues luciendo tan poco, abrasa tanto, 

Y abrasando tan mudo, arde tan ciego ? 
¿ Qué género de llanto es sin sosiego 

Este, que á tanto incendio no da espanto, 
Pues al fuego apagar no puede el llanto, 
Ni al llanto puede consumir el fuego ? 



Digitized by 



Google 



. JORNADA I, ESCENA YIII. ' 349^ 

Donde materia no hay, no se da Uaiqa, . 
Mas ¡ ay ! que sin materia en el abismo 
Una y otra aprensión es quien la inflama. 

Luego cierto será ^ste silogismo : 
Si fuego de aprensión tiene quien ama, 
Amor y infierno todo es uno mismo. 

ESCENA VII. 
BEATRIZ, con una azafate y un pliego de cartas, — LAURA.. 

BEATRIZ. 

A nuestra puerta han llamado 
A un tiempo dos : el primero 
Era, señora, un cartero, 
El segundo era un criado 
De Don Félix. Recibí 
De los dos, y envíelos luego, 
Para mi señor un pliego, 
Y un regalo para ti. 

LAURA. 

¿ Pues no dijeras que entrara 
De Don Félix al criado? 

BEATRIZ. 

Si lo que trae ha dejado, 
¿ Para qué? 

LAURA. 

Hablarle gustara. 
Para saber dónde queda 
Su señor. Si no se ha ido, 
Dile que entre. » 

BEATRIZ. 

¿Has prevenido 
Que vsnir mi señor pueda? 

LAURA. 

¿Tanto se ha de detener? 

ESCENA VIII. 
MENDOZA. — Dichas. 

MENDOZA. 

Esperando esa licencia, 

Calderón***". 20 



Digitized by 



Google 



850 ANTES QUE TODO ES BU DAMA. 

No hice de la puerta ausencia, 
Hasta llegar á saber 
Si mandabas algo. 

LAURA. 

Di, 
¿Dónde tu señor quedó? 

MENDOZA. 

En casa le dejé yo 
Cuando yo della salí, 
Mandóme que te trajera 
Esas flores ; y aunque ser 
Desaire puede el traer 
Flores á la primavera, 
Acepté la comisión. 

ESCENA IX. 
DON IÑIGO. — Dichos. 

DON IÑIGO. {Dentro,) 
Esperadme, Fabio, aquí; 
Presto escribiré. 

LAURA. 

¡Ay de mí ! 

BEATRIZ. 

Mi señor. 

MENDOZA. 

I Qué confusión I 

LAURA.) 

Beatriz, guarda ese azafate. 

BEATRIZ. 

¿ Qué el azafate te asombre, 
Estando ahí tan grande un hombre 
Gomo el mismo disparate 
De hacerle entrar ? 

[Sale Don íñigo,) 

DON IÑIGO. 

¿ Qué buscáis 
Aquí, hidalgo? 

MENDOZA. 

Yo he venido 
Á traer... 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA IX. 35-1 

DON IÑIGO. 

¿Qué habéis traído ? 

BEATRIZ. 

Esta carta. 

DON IÑIGO. 

¿ Y qué esperáis? 

MENDOZA. 

El porte. 

BEATRIZ. 

Es verdad, porqué 
Yo dioero no tenia, 
Y entré por él. 

DON IÑIGO. (A SU hija,) 
¿ No podia 
Mas afuera esperar ? 

fiAÜRA. 

¿Qué 
Culpa tengo yo? 

MENDOZA. 

Creí 
Que me habia dicho que entrara 
Por él; que sino, esperara 
En el portal. 

LAURA. (Ap.) 

I Ay de mí 1 

BEATRIZ. (Ap,) 

Si mas le apura, infeliz 
Soy. 

MENDOZA. (Ap.) 

Yo espero gran castigo. 

DON IÑIGO. 

(lee) « Porte un real ». — Tomad, amigo : 

Idos con Dios. (Dale el porte,) 

MENDOZA. (Ap,) 

i Oh Beatriz I 
No en vano por tí me muero. (Vase.) 



Digitized by 



Google 



35Í ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

ESCENA X. 

DON IÑIGO, LAURA, BEATRIZ. 

BEATRIZ, (Ap,) 

La mentira que he fingido 

Al viejo, mentira ha sido 

A pagar de su dinero. 

LAURA. (Ap.) 

De extraño susto salí. 

DON Iñigo. {Ap,) 

La carta, de mi pesar 

Es quien me ha de asegurar, 

Si es engaño. Dice asi : 
(Lee). « La confianza que debo tener de vuestra amistad, 
t me asegura las finezas que de ella puedo prometerme. 
» Don Félix mi hijo está en esa corte, así por la asistencia 
» de sus pretensiones, como por la ausencia de sus tra- 
» vesuras. Suplicóos me hagáis merced de buscarle en la 
» posada que dice el sobrescrito de esa carta, y ponerla en 
» su mano ; que porque va en ella un aviso que importa, 
)) no he querido fiarla de menor cuidado. — Don Diego de 
» Toledo. » 

Por Dios, que estimo infinito 

Mi desengaño, y que esté 

Aquí Don Félix : veré 

Dónde dice el sobrescrito, 
(Lee.) « A Don Félix de Toledo, mi hijo, en la calle del 
Carmen, en la pesada de unas casas nuevas. » 

Bien sé la posada, que es 

Frente de donde vivia. 

LAURA. 

¿ De qué es, señor, la alegría ? 
Dame della parte, pues 
Tenerla por propia puedo. 

DON IÑIGO. 

De Granada he recibido 
Aqueste pliego, que ha sido 
De Don Diego de Toledo, 
Un caballero de quien 
En mis mocedades fui 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XI. 355 

Amigo, y á quien debi 

La vida y honor también 

En ciertas adversidades... 

(Ap. De que el silencio sea juez ; 

Que se corre la vejez 

De escuchar sus mocedades . ) 

Pídeme que busque aquí 

A un Don Félix de Toledo, 

Hijo suyo, á quien hoy puedo 

Pagar lo que á él le debí ; 

Y aunque me puedo acordar 
Del muy poco, nada haré 
En hallarle, porque fué 

La posada en que ha de estar. 
Según dice el sobrescrito. 
Frente de la misma casa 
Que dejé. Esto es lo que pasa. 

LAURA. 

Y yo me huelgo infinito 
Hoy de nueva semejante, 
Por lo que átí te ha alegrado. 

DON IÑIGO 

Solo siento que ocupado 

Me halle, para que al instante 

No le busque ; pero yo 

Presto escribiré. {Vase,) 

ESCENA XI. 

LAURA, BEATRIZ. 

L\ÜRA. 

Beatriz, 
¿ Ves si mi amor es feliz, 
Pues desengaños me dio 
Adelantados de que 
El ser Félix caballero. 
No lo hace el ser forastero ? 

BEATRIZ. 

Verdad cuanto dijo fué. 

LAURA. 

1 Quién avisarle pudiera ! 

20. 



Digitized by VjOOQIC 



IS4 ANTES OUE TODO ES MI DAMA. 

BEATRIZ. 

¿ Quién quieres tú que á avisarle 

Vaya, si ha de ir á buscarle 

Luego? que si no, yo fuera. 

De la banda y el tocado 

Que tanto susto nos dio, 

¿ Qué es lo que hemos de hacer ? 

LAURA. 

Yo 
Ponérmela he deseado ; 
Mas no me atrevo, porqué 
Es tan rica, extraña y bella. 
Que es fuerza repare en ella 
Mi padre. 

BEATRIZ. 

Yo te daré 
Un arbitrio con que puedas 
Ponerla, que es lo que hacia 
Otra ama á quien yo servia, 
Con telas, Joyas y sedas. 

LAUR4. 

¿ Qué es ? 

BEATRIZ. 

Enviársele á una amiga, 
Que con ella venga á verte 
Puesta, industriada de suerte. 
Que cuando tu voz la diga : 
« I Qué linda banda I » delante 
De tu padre, diga ella : 
• Haste de servir con ella. 
Sin que nada sea bastante 
A que la vuelva á llevar, 
Pues te ha parecido bien. » 

LAURA. 

Y tu lo has dicho tan bien. 

Que así se ha de ejecutar. 

A nuestra vecina Clara 

La lleva, y di que al instante 

Venga, porque es importante, 

A visitarme ; y repara 

En que no alcance que ha sido 

Prenda que nadie me ha dado, 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESGEHA XII. 355 

Porque no sepa el cuidado 
Lo que ha de hacer el descuido ; 
Para que así venga ella 
Al punto. 

BEATRIZ. 

Volando voy ; 
Que para mentiras hoy 
Predomina buena estrella. 

LAURA. 

¿ De qué lo infieres ? 

BEATRIZ. 

Lo infiero 
De que aunque tan listo anda 
Mi señor, que pague espero, 
Gome el porte del cartero. 
El retorno de la banda. 

{Vanse,) 



Calle. 



ESCENA XII. 

LISARDO, HERNANDO. 

LISARDO. 

mil veces paso esta calle, 
Sin que logre mi esperanza 
El ver á Clara. 

HERNANDO. 

Es muy justo. 
Pues no mereces lograrla. 

LISARDO. 

¿ Cómo ? 

HERNANDO. 

Como estando abierta 
Toda esta puerta, te andas 
Paseando la calle una 

Y otra vez. Éntrate en casa, 

Y verásla ; porque aquesto 
De enamorar de fantasma. 
Ya espiró, y el desde afuera 



Digitized by 



Google 



3 56 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Es destreza poco usada 
Desde que la conclusión 
Se ha introducido en España. 

LISARDO. 

¿ Cómo me puedo atrever 
A entrar yo, si ella me manda 
Que de dia no atraviese 
Los umbrales de su casa ? 

HERNANDO. 

¿Pues de qué ahora te quejas, 
Si con condiciones amas ? 

LISARDO. 

De que dure tanto el dia. 

HERNANDO. 

¿ No es una mujer tapada 
La que de su casa sale ? 

LISARDO. 

Sí. 

HERNANDO. 

¿ Qué haces ? 

LISARDO. 

Llegar á hablarla. 

HERNANDO. 

¿ Para qué ? 

LISARDO. 

Para saber 
Qué es lo que hace Doña Clara : 

HERNANDO. 

Es decir tu amor á quien 
No conoces. 

LISARDO. 

Bien reparas. 
ESCENA XIU. 

BEATRIZ. — Dichos. 

BEATRIZ. {Ap,) 

Grande gusto es embustir. 
Ya Doña Clara industriada 
Queda de lo que ha de hacer, 
Sin ser preciso rogarla ; 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XIII. 357 

Que decir por una amiga 
Una mentira, obra es santa, 
Porque nos depare amor 
Quien por nosotras lo haga. 

LISARDO. 

¿ Quién esta mujer será ? 

HERNANDO. 

¿ Qué sé yo ? Alguna criada 
De una amiga, una que quite 
Vello, una que mudas haga. 
Una que muela cacao. 
Una que destile aguas. 
Una que venda perfumes, 
Una que aderece enaguas, 
Una que rice guedejas. 
Una que eche las habas, 
Una que dineros lleve. 
Una que recados traiga, 

Y una... 

LISARDO. ' 

Calla, ne prosigas ; 
Que ya siento que se vaya 
Sin conocerla. 

{Beatriz se entra en su casa.) 

HERNANDO . 

Aun bien que 
Ha entrado en osotra casa 
De mas abajo, y vecina 
De la misma Doña Clara ; 

Y si quieres conocerla. 
Podras, cuando della salga. 

LISARDO. 

Ya no es tiempo, porque sale 
Sola con una criada 
Doña Clara de la suya, 

Y es fuerza llegar á hablarla. 



Digitized by 



Google 



358 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

ESCENA XIV. 

DOÑA CLARA, con manto y la banda : LEONOR. — LI- 
SARDO, HERNANDO. 

LEONOR. 

Dónde vas 7 

DOÑA CLARA. 

A visitar 
A nuestra vecina Laura, 
Porque ahora me envió 
A decir que á verla vaya, 
Y que aquesta banda lleve 
Puesta, solo para darla. 

LISARDO. 

Hallándome yo en la calle, 
Guando vos de vuestra casa 
Salís, mal podré, señora. 
Pensar que disculpa haya 
De no iros sirviendo. (Ap. ] Cielos! 
¿ Qué miro? Esta ¿ no es la banda 
Que envió Don Félix ?) 

DOÑA CLARA. 

Y yo, 
Lisardo, cortesía tanta 
Os estimo... 

LISARDO. (Ap.) 

Sí, ella es ; 
Que no pudiera tan rara 
Labor mentir. 

DOÑA CLARA. 

Mas mirad 
Que no es razón ostentarla 
En publicidad. A ver 
Voy & una amiga á esta casa 
Vecina : por eso salgo 
Hoy tan poco acompañada 
Quedaos aquí, porque no 
Os vean conmigo ; pues basta 
La licencia que tenéis 
En mi pecho y en mi casa 



Digitized by 



Google 



JOBNADA I, ESCENA XIV. 359 

De noche, sin que de dia 
Demos que decir. 

LIS ARDO. 

Aunque haya 
Tan lícito inconveniente 
Gomo vuestro honor y fama, 
Perdonadme ; que no puedo 
Dejar de hablar t pena extraña I 
Ahora en mis penas, que nunca 
Segundo término aguardan ; 

Y para esto hasta la noche 
Es un siglo lo que falta, 

Y ya el dolor me habrá muerto 
De haber visto... 

DOÑA CLARA. 

¿Qué? 

LISARDO. 

Esa banda 
QuQ puesta en el pecho, mas 
Le descubre que le guarda, 
Pues encubre tus traiciones, 

DONA CLARA. 

Yo, Lisardo, no sé nada 
De lo que decis. 

LISARDO. 

¿ Pues quién 
Esa banda te dio, ingrata ? 

DONA CLARA. 

Una amiga ahora. 

LISARDO. 

Detente ; 
Que es disculpa muy usada, 
Pues para vuestras disculpas 
Jamas una amiga falta. 

DOÑA CLARA. ! 

Digo que me la envió... 

LISARDO. 

Quien antes que la enviara 
Me contó favores tuyos. 
Ya sé todo lo que pasa, 
Ya sé que otro dueño tienes 
Coronado de esperanzas, 



Digitized by 



Google 



3 60 ANTES QUE TODO ES HI DAMA. 

Ya me hadicbo cuánto está 
Admitido de ti. 

DOÑA CLARA. 

Basta, 
Lisardo ; que pienso que 
Dudas que soy con quien hablas. 

LISARDO. 

No dudo ; que bien sé que eres 

Mudable, engañosa y falsa. 

Si á Don Félix quieres bien, 

Si dueño suyo te llamas, 

Si sus favores admites, 

Di, ¿ para qué á mi me engañas? 

Di... 

DOÑA CLARA. 

Lisardo, bueno está ; 
Que si os di licencia para 
Que me pidáis celos, no 
Para que me digáis tantas 
Locuras y desatinos, 
Que ya los limites pasan 
De corteses galanteos 

Y cuerdas desconfianzas. 

¿ Qué es aquese de otro dueño, 
Otro amor y otra esperanza ? 
Las mujeres como yo 
No aman, ó la vez que aman 
Es para que su amor sea 
Carácter fijo del alma ; 

Y aunque á los principios quise 
Dar satisfacciones claras 

Del engaño que padecen 
Tan pequeñas circunstancias, 
Ya por castigar estilos 
De vuestra loca arrogancia 

Y dejaros con la duda> . 

No lo he de hacer ; que se agravia 

Ofendido mi respeto 

En imaginar que haya, 

Si satisfacción os doy, 

Delito sobre que caiga. 

Si estáis, Lisardo^ enseñado 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XV. 361 

A mujeres que se pagan 
Desos despechos, medid 
Mas atento la distancia, 

Y aprended á pedir celos 
Con quejas mas cortesanas ; 
Que no somos damas todas, 
Aunque todas somos damas. 

{Vase con Leonor.) 

- ESCENA XV. 

LISARDO, HERNANDO. 

HEBfNANDO. 

Bien Doña Clara te ha dado 
A entender que es Doña Clara 
Del gran conde Claros bija, 

Y nieta de Clarídiana, 
Biznieta de Glaridante 

Y chozna de una garnacha 
Clarísima de Yenecia, 
Según lo claro que habla. 

LISARDO. 

¿Qué es lo que pasa por mí ? 

HERNANDO. 

Lo que por cualquiera pasa 

El dia que una mujer 

El enojo desenvaina. \ 

LISARDO. 

Muerto estoy, entre mí y Félix 
Cercado de dudas varias. 

HERNANDO. 

¿ Cómo ? 

LISARDO. 

Como Félix dijo 
Que tenia padre su dama, 

Y esta no le tiene. 

HERNANDO. 

Eso 
Cosa es de poca importancia ; 
Que bien puede una mujer 
Que á dos admite y engaña, 

Calderón ***** 2' 



Digitized by 



Google 



362 AHTES QUE TODO ES MI DAMA 

Con una madre en el cuerpo, 
Mentir un padre en el alma. 

LISARDO. 

¿ Pudo la banda ser otra ? 

HERNANDO. 

Pudo , pero muy extrañas 
Son las señas. 

lísardo. 

¿ Qué he de hacer 
En tanta pena ? 

; HBRNANDO. 

Dejarla. 
ESCENA XVI. 

' DON FÉLDC, MENDOZA. — Dichos. 

DON FÉLIX, 

¿ Aquesto te sucedió 7 

MENDOZA. 

Yo pienso que no escapara 
De allí vivo, si no fuera 
Por Beatriz y por la carta. 

DON FÉLIX. 

I Lisardo por estos barrios I 

LISARDO. 

Aqueso no os preguntara 

Yo & vos ; que ya sé que en ellos 

Tenéis que hacer. 

DON FÉLIX. 

Cosa es clara. 
Pues del sol que adoro, es 
Hoy breve esfera esta casa, 

Y á ella vengo como centro 
Donde mi vida descansa : 
En ella, Lisardo, está 

La deidad á quién el alma 
Adora, y... 

LISARDO. 

• Todo lo sé ; 

Y puesto que amistad tanta 
Los dos profesamos, Félix, 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XYI. S63 

Hablémonos cara á cara ; 
Que esto de andar dos amigos 
Engañados de una dama, 
Es bueno para que dure 
Entretenida una farsa, 
Mas no para que suceda. 

DON FÉLIX. 

Pues ¿ qué os turba ? qué os espanta ? 
Qué tenéis ? 

US ARDO. 

Hoy me dijisteis 
Cuánto vuestro pecho ama 
Una hermosura^ de quien 
Favor vuestro amor alcanza ; 
Hoy también os dije yo 
Que adoro una soberana 
Beldad, admitido della ; 
Pues una misma son ambas 

DON FÉLIX. 

¿ Qué decis ? 

LISARDO. 

Que la belleza 
Que buscáis en esta casa, 
A quien la banda enviasteis, 

Y tiene puesta la banda, 
Es la misma que yo adoro, 

Y que á los dos nos engaña 

DON FÉLIX. 

Ved lo que decis, Lisardo. 

MENDOZA. 

Hablad quedo ; que de casa 
Su padre sale. 

DON FÉLIX. 

¿Es la hija 
Deste caballero, Laura, 
Vuestra dama? 

LISARDO. 

Para mí 
Clara, y no Laura, se llama, 
Para mi no tiene padre, 
Sino un hermano que falta 
De Madrid, y en todo miente. 



Digitized by 



Google 



364 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

ESCENA XVII. 
DON IÑIGO. —Dichos. 

DON IÑIGO. 

Aunque de escribir me falta 

Mi pliego, volveré en dando 

A este Don Félix la carta. {Vase.) 

DON FÉLIX. 

Mirad, Lisardo, que á veces 
Aun el mismo sol engaña. 
Tomando de los colores 
Reflejos y luces varias. 

LISARDO. 

Vuestra dama ¿ no ha de estar 
Dentro desta misma casa? 
¿ La banda no la enviasteis, 

Y tiene puesta la banda? 

Pues la misma es que yo quiero. 

DON FÉLIX. 

Afirmáis con veras tantas 
Vuestros celos y mis celos, 
Vuestras ansias y mis ansias, 
Que me liaréis creerlos ; pero 
No con la primera causa. 
Amigos somos los dos ; 
Vos tenéis una ventaja. 
Que es estar desengañado : 
Dejad que lo mismo haga 
Yo, y en estándolo, luego 
Veremos qué medio haya 
Para proceder los dos 
Con cordura y con templanza, 
Finos con nuestra aniistad 

Y airosos con nuestra dama. 

LISARDO. 

Decisbien. 

DON FÉLIX. 

Allí esperad. 
Mientras que yo subo á hablarla. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XYin. 365 

LIS ARDO. 

Pues si es la que tiene puesta, 
Gomo digo, vuestra banda, 
Es una misma. 

DON FÉLIX. 

A eso voy. 

LIS ARDO. 

En el portal os aguarda 
Con la respuesta mi pecho. 

MENDOZA. 

Y los dos, si aquesto para 

En riña, ¿qué hemos de hacer? 

HERNANDO. 

¿ Qué ? Guardar nuestra alianza. 

LIBAR DO. 

Idos á casa, y en ella 
Esperad. 

HERNANDO. 

De buena gana. 

{Vanse.) 



Sala en casa de Don Iñigo. 

ESCENA XVIII. 

LAURA, con la banda puesta; DONA GLARA, BEATRIZ, 
LEONOR. 

LADRA. 

Pésame que hayas venido 
A verme tan digustada. 

DOÑA CLARA. 

Si Beatriz no me dijera, 
Laura, cuánto te importaba 
Que delante de tu padre 
Viniese á darte esa banda, 
Gomo lo hice, no hubiera 
Salido en todo hoy de casa; 
Que no estoy buena. 

LAURA. 

Aunque eches 



Digitized by 



Google 



3 66 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

A la salud que te falta 

La culpa, otra he presumido 

Que es de tu pena la causa. 

DOÑA CLARA. 

Si he de decir la verdad, 
Yo me estoy muriendo, Laura, 
Por escribir un papel 
Que me desahogue. 

LADRA. 

Saca 
La escribania, Beatriz^ 
Dése tocador. 

DONA CLARA. 

Aguarda; 
Que mejor es que yo entre 
A escribir. (Ap. Enfín, tirana 
Pasión, ¿te sales con lodo? 
Veré si el pecho descansa 
Diciéndole por escrito 
Lo mismo que de palabra.) (Vase.) 

LAURA. 

¿ Qué tiene tu ama, Leonor? 

LEONOR. 

No sé qué tiene mi ama. 

Voy & ver si manda algo. (Vase.) 

BEATRIZ . 

Don Félix hasta esta cuadra 
Se ha entrado. 



ESCENA XIX. 

DON FÉLIX. — LAURA, BEATRIZ, 

LAURA. 

¿Qué es esto, Félix? 
Pues ¿no miras, no reparas 
Que á estas horas?... 

{Vase Beatriz») 

DON FÉLIX. 

No; que ya 
Ni miro ni advierto nada. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XIX. 867 

LACRA. 

¿Qué traes? 

DON FÉLIX. 

Sisé tus traiciones, 
¿Qué quieres, fiera, que traiga? 
Quédate adiós; que no vine 
Mas que á ver aquesa banda 
En tu cuello, para ver 
Cuánto eres fingida y falsa. 

LAURA. 

Pues esta banda ¿tú mismo 
No me la enviaste? 

DON FÉLIX. 

Sí, ingrata. 
[laura. 
Pues ¿qué te ofende? 

DON FÉLIX. 

Traella. 

LAURA. 

Yo pensé que era estimalla 
Por tuya. 

DON FÉLIX. 

Ya solo es mía 
En que verdades me trata. 

LAURA. 

¿Qué verdades? 

DON FÉLIX. 

Tus traiciones : 
Mira M son harto claras. 
Ya sé que Lisardo es dueño 
De tu amor, ya sé que alcanza 
Tus favores, si lo son 
Lo^ que no alivian y agravian. 

LAURA. 

¿ Qué diceSy Félix ? ¿ Quién es 
Lisardo? 

DON FÉLIX. 

El galán que amas. 
El que cuenta tus finezas, 
Y ya llora tus mudanzas. 

LAURA. 

I Viven los cielos, Don Félix, 



Digitized by 



Google 



t<{8 ANTES QUE TODO ES BU DAMA. 

Que te engañas;! 

DON FÉLIX. 

Tú me eogañas ; 
Que él verdad me dice. 

LAURA. 

¿Cómo 
Puede serlo quien con tantas 
Traiciones osa ofender 
Los átomos de mi fama ? 

DON FÉLIX. 

Si quieres que él te lo diga 

A ti misma cara á cara, 

Sí hará; que tomar no habernos 

£1 ni yo mayor venganza 

De tí, que es averiguar 

Tus traiciones. 

LAURA. 

Pues ¿qué aguardas? 

DON FÉLIX. 

Solo que él llegue hasta aquí. 
Yo le traeré. 

LAURA. 

I Cielos I salga 
De tan grande laberinto. 

{Vase Don Félix.) 

ESCENA XX. 

DONA CLARA, LEONOR. — LAURA. 

DOÑA CLARA. 

Toma este papel, y á casa 
Te ve, y si Lisardo fuere 
A ella, dásele... y no salgas 
Por ahí, que mejor es 
Por esotra puerta. — Laura, 
{Vase Leonor.) 
¿ De qué lloras ? 

I^URA. 

De que soy 
Infelice y desdichada ; 
Y mas en que sea forzoso 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XXI. 369 

Que tú sepas mis desgracias. 
Pues ya no puedo excusarlo. 

ESCENA XXI. 

DON FÉLIX, LISARDO. — LAURA, DOÑA CLARA. 

DON FÉLIX. 

Ahora Terémos, Laura, 
Quién dice verdad. — Lisardo, 
¿ Es la dama de la banda 
La que me habéis dicho ? 

LISARDO. 

No; 
Que en mi vida vi esta dama. 

tAURA. 

Paes ¿cómo babeis dicho que 
Yo engaño vuestra esperanza ? 

DOÑA CLARA. (Ap.) 

¡ Cielo ! ¿ qué es esto que escucho? 

LISARDO. 

¿Cómo los ojos se engañan? 

LAURA. 

Aunque basta esta disculpa, 

Este castigo no basta. 

¿ Qué causa os dio esa osadía ? 

LISARDO. 

No puedo decir la causa, 
Sin que licencia me dé 
La señora Doña Clara, 
En cuyo pecho primero 
Vi, señora, aquesa banda. 

DON FÉLIX. 

Sin decirla, la habéis dicho. — • 
Perdóname, hermosa Laura, 
Mi temor. 

LISARDO. 

TÚ, Clara hermosa, 
Mi necia desconfianza. 

LAURA. 

De albricias del desangaño, 
Te perdono ofensa tanta. 

21. 



Digitized by 



Google 



370 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

DOÑA CLARA. 

Yo no ; que aun dura en mi pecho 
El... 

{Dentro ruido.) 



ESCENA XXU. 
LEONOR, BEATRIZ. — Dichos. 

LEONOR. 

Señora... 

DOÑA CLARA. 

¿Qué hay? 

LEONOR. 

Que en casa 
En este instante se apea 
Tu hermano, que de Granada 
Viene. 

BEATRIZ. 

Y mi señor también 
La escalera sube. 

DON FÉLIX. 

I Extraña 
Confusión I 

LISARDO. 

¿Qué hemos de hacer? 

DOÑA CLARA. 

Yo estoy muerta. 

LAURA. 

Yo turbada. 

BEATRIZ. 

Pues ni te turbes ni mueras, 
Sino atended á esta traza. 
I>os dos aquí os esconded, 
Y las dos á esotra sala 
Salid : tú di á mi señor... 

LAURA. 

¿Qué? 

BEATRIZ. 

Que con Clara se yaya, 
Para que 8U hermano entienda 
La visita donde estaba; 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA I. t71 

Y así, podré yo entre tanto 
Darles lugar á que salgan. 

DON FÉLIX. 

Bien dice. 

BEATRIZ. 

Pues á esconderos 
Los dos, y las dos, cobradas 
Del susto, á engañar al viejo. 

LISARDO. 

Vamos, Don Félix. 

DONA CLARA. 

Ven, Laura. 

BEATRIZ. 

Sin mí, los cuatro no yalen 
Sus mentiras llenas de agua. 



JORNADA SEGUNDA. 

Sala en la posada. 

ESCENA PRIMERA. 
MENDOZA ; HERNANDO, con una luz. 

HERNANDO. 

Mata esa luz, pues que ya 
La del día en casa entra 
Con tal desvergüenza, que 
No aguarda á pedir licencia. 

MENDOZA. 

Hernando, ¿has visto en tu vida 
Superchería como esta, 
Que nuestros amos han hecho 
Con nosotros ? 

HERNANDO. 

¿Qué te quejas? 

MENDOZA.' 

¿Qué me he de quejar? ¿No basta 



Digitized by 



Google 



Cnt ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Que al anaanecer no vengan 
A acostarse, y que vestidos 
Hasta esta horas nos tengan, 
Grullas decapa y espada? 

HERNANDO. 

I Pluguiera á Dios eso fuera 
Cada noche! 

MENDOZA. 

¿ Cada noche 
No acostarse? 

HERNANDO. 

Pues ¿hubiera 
Cosa de mas gusto que 
Sin tener uno pereza, 
Hallarse cada mañana 
Vestido? Porque ¿hay paciencia 
^ara dispertar un hombre 
En camisa, y mirar llenas 
Todas sus sillas de alhajas 
Que ha de acomodar por fuerza ? 
Resuélvese en que ha de ser, 

Y por el jubón empieza : 
Saca una pierna, y por un 
Calzón de lienzo la entra ; 

Y después de haberla puesto 
Su escarpín y su calceta 

Y su media y su zapato 

Y su liga, á la tarea 

De calceta, de escarpín. 
De liga, zapato, media 

Y calzón, sacriQcada 
Vuelve á sacar otra pierna. 
ítem mas, otros calzones : 
Átales las bocas, tienta 

Las ligas, y halla que siempre 
Una está floja, otra prieta. 
Con siete nudos y siete 
Lazadas siete agujetas 
Se ataca, tres y tres y una. 
Ya en calzas y en jubón, llega 
Peine y escobilla, jueces 
Del copete y las guedejas : 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA II. 37 S 

Lávase manos y cara, 
Pónese una bigotera 
Y encájase en cuello y manos 
Una golilla y dos vueltas, 
Una ropilla, una daga, 
Una pretina, y tras ella 
Espada, capa y sombrero. 
¿ Y para qué es toda esta 
Cáfila de alhajas? Para 
Quitárselas con la mesma 
Orden á la noche. ¿ Y hay 
Quien dormir vestido sienta» 
Ahorrando el dormir vestido 
De tantas impertinencias ? 

MENDOZA. 

Deja locuras, y dime 

¿ Si habrá parado en pendencia 

El suceso de la banda? 

HERNANDO. 

Aun bien que los dos con buena 
Reputación nos venimos. 
No tan solo con licencia, 
Pero con orden, Mendoza, 
De que hiciésemos ausencia 
De la casa y de la calle. 

MENDOZA. 

Cuanto valgo y tengo diera 
Por saber en que ha parado. 

HERNANDO. 

Ya lo sabrás : que ya llegan 
Juntos los dos. 

ESCENA II. 
LISARDO, DON FÉLIX. — Dichos. 

HERNANDO. 

¿ Es buena hora 
De venir á casa esta? 

LISARDO. 

Si es buena ó mala, no habernos 
De darte, Hernando, la cuenta. 



Digitized by 



Google 



S 7 4 AIVTES QUE TODO ES MI DAMA. 

HERNANDO. 

¡ Hala noche y parir riña I 

MENDOZA. 

Galla, Hernando. 

DON FÉLIX. 

¿ Habrá paciencia 
Lisardo, que me consuele 
En confusión como esta? 

LISARDO. 

EUo fué cosa imposible 
El prevenir que volviera 
De llevar á Doña Clara 
£1 padre con tanta priesa 
Que no pudiéramos, Félix, 
Salir antes que nos viera. 
Mas vos tuvisteis la culpa, 
Que os quedasteis en aquella 
Sazón hablando. ^ 

DON FÉLIX. 

Beatriz 
Me tuvo, diciendo que era 
Justo avisarme de que 
Su amo por la estafeta 
Habia tenido un pliego ; 
Y antes que mas me dijera, 
Sentimos la voz : de suerte 
Que sin que el caso supiera 
A que me detuvo, hubimos 
De ocasionar la sospecha 
De su padre. 

LISABDO. 

Ella no es grande. 
Pues solo nos vio á la puerta 
De la calle, y no del cuarto. 

DON FÉLIX. 

Si SU condición no fuera 
Tan terrible, no importara ; 
Mas aunque tan leve sea 
La ocasión, temo que Laura 
Un grande disgusto tenga. 

LISABDO. 

Sí eso nos tuvo en la calle 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA H. 375 

Toda la noche, y ni en ella 
Ni en su casa hemos sentido 
Ruido alguno, bien pudiera 
Tanto silencio quietaros. 

DON FÉLIX. 

No es posible. 

LIS ARDO. 

Lo que desta 
Pesadumbre saco yo, 
Es sentir tanto la vuestra, 
Que no me deja lugar 
Para que la mia sienta. 

DON FÉLIX. 

Pues ¿que pesadumbre vos 
Tenéis? 

LISABDO. 

¿ Pareceos pequeña 
Haber venido un hermano, 
Que ha de embarazar por fuerza 
Las ocasiones de ver 
A Clara? 

DON FÉLIX. 

Si bien se acuerda 
Mi memoria, la criada 
Que entró tan turbada y muerta 
A decir que habia venido, 
De Granada dijo. 

LISARDO. 

Es cierta 
Cosa que en Granada estaba 
En el pleito de una herencia. 

DON FÉLIX. 

¿ Cómo se llama? Quizas 
Le conoceré. 

LISABDO. 

Aunque quiera 
Decíroslo, no lo sé; 
Que nunca me dijo ella 
lias de que tenia un hermano. 

HERNANDO. 

¿En toda una noche entera 
No habéis tenido lugar 



Digitized by 



Google 



376 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

De hablar, que con tanta flema 
Os ponéis á hablar ahora? 
¿ No fuera mejor ?... 

LIS ARDO. 

No fuera. 
Déjanos, Hernando. 

HERNANDO. 

¿ Sabes 
Lo que iba á decir? 

LISABDO. 

Que sea 
Lo que fuere, es necedad. 

HERNANDO. 

Yo niego la consecuencia, 
Pues es... 

LISARDO. 

¿Qué? 

HERNANDO. 

Que OS acostéis. 

DON FÉLIX. 

Ningún descanso me espera. 
Descansad, Lisardo, vos; 
Que yo doy luego la vuelta. 

LISARDO. 

I Dónde vais? 

DON FÉLIX. 

Por tantas partes 
Hoy mi desdicha me cerca, 
Que eslabonando pesares, 
Unos tras otros se lleva. 
No tuve cartas ayer 
De mi padre, y creo que vengan 
En pliego de un hombre que es 
De Granada : asi quisiera, 
Antes que de casa salga, 
Hablarle, Lisardo, en ella. 

LISARDO. 

Id con Dios. 

DON FÉLIX. 

Vamos, Mendoza. 
(Vanse.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA UI. 377 

ESCENA III. 

LISARDO, HERNANDO. 

HERNANDO. 

Señor, por Dios, que yo sepa 
Qué ha sido esto. 

LISARDO. 

Nada ha sido ; 
Pero quien ama se altera 
De poco. Guando subimos 
Los dos á saber si era 
Gtara á quien había enviado 
La banda que tenia puesta, 
Vimos que habia sido trueco, 
Engañándome las señas. 
Contentos, en ñn, los dos 
De que nuestra competencia 
Cesase estábamos^ cuando 
Dos criadas juntas entran. 
Una á decir que el hermano 
De Clara á aquella hora mesma 
De Granada habia venido, 

Y otra á decir que á la puerta 
Llamaba el padre de Laura. 
Trazóse que le dijera 

Clara que la acompañase. 
Para que en su breve ausencia 
Nos saliésemos nosotros : 
Hízose desta manera ; 
Pero como están las casas 
De Clara y Laura tan cerca, 

Y él no debió de hacer mas 
Que llevarla bástala puerta. 
En un instante que Félix 
Se detuvo en la escalera 

A oir no sé qué, que Beatriz 

Le decía, ya por ella 

£1 viejo subía, y hubo 

De dar con los dos por fuerza. 

« ¿ Quién va? » dijo. Respondimos : 



Digitized by 



Google 



878 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

<« Gente de paz. — Pues ¿qué intentan 
Aquí? » replicó. Yo entonces 
Le dije : « ¿Esla casa esta, 
Señor, donde un caballero 
En este instante se apea ? 
— No es aquesta », respondió, 
Dando Yoces que trajeran 
Luz ; que habia de conocemos. 
Los dos, como aquello no era 
Lance de duelo, á la calle 
Salimos, y el viejo á ella 
Tan brioso tras nosotros, 
Que por no hacerlo pendencia, 
Hubimos de retirarnos. 
Dando á la calle la vuelta. 
Siguiónos ; pero no pudo 
Alcanzarnos : de manera. 
Que recelando Don Félix 
Algún riesgo en Laura bella, 
Toda la noche se ha estado 
Hecho estatua de su puerta. 
Hasta que el sol nos echó 
De sus umbrales, y... 

HERNANDO. 

Espera ; 
Que, ó me engaño ó es el padre 
De Laura el que en casa entra. 

LISARDO. 

I En casa 1 Sí, vive Dios : 
£1 es. ¿ Cuánto va que llega 
A haber sabido que Félix 
El de anoche fué, y intenta, 
O tomar satisfaciones, 

darle prudentes quejas? 

HERNANDO. 

1 Quién le habrá dicho que él fué, 
Viéndole á obscuras ? 

USARDO. 

I Qué necia 
Duda es aquesa, sabiendo 
Que hay criadas que lo sepan ! 



Digitized by 



Google 



JORNADA n, ESCENA IV. 379 

HERNANDO. 

Quizá buscará otra cosa. 

LISARDO. 

Puede ser. 

HERNANDO. 

Hasta aquí se entra. 

ESCENA IV. 
DON iSlGO.— Dichos. 

DON IÑIGO. {Ap.) 

Aunque las sombras de anoche 
Con tal cuidado me tengan, 
No han de obligarme á que falte 
A justas correspondencias. 
Este cuarto me dijeron 
Ayer que el de Félix era. 

LISABDO. 

{Ap, Que le he conocido habré 
De disimular por fuerza.) 
Caballero, /, qué mandáis? 

DON IÑIGO. 

Si sois Yos, saber quisiera... 

LISABDO. 

¿ Quién ? 

DON IÑIGO. 

Don Félix de Toledo. 

LISARDO. {Ap.) 

Tío fué vana mi sospecha. 

HERNANDO. {Ap.) 

De todo Yiene informado. 

LISABDO. {Ap.) 

Pero aunque noticia tenga 
Del nombre, de la persona 
No, pues preguntando llega 
Si soy yo Don Félix : haga 
Mi amistad una fineza, 
Que es prevenir y excusar 
Ck)n cordura y con prudencia 
A Don Félix un disgusto; 
Pues si preyenirle intenta 



Digitized by 



Google 



3 80 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Que no le mire en su casa, 
Guando yo aquí se lo ofrezca 
Le bago buen tercio á Don Félix, 
Siendo yo con quien él tenga 
Para adelante el cuidado. 
DON miGO. 
¿ No merezco mas respuesta ? 

LISABDO. 

No os espantéis de que dude. 
Por causas que á ello me fuerzan, 
El decir que soy Don Félix ; 
Pero por mucbas que tepga, 
Una cosa es encubrirlo, 

Y otra es negarlo á quien llega 
A prec^untarlo. Yo soy 

Don Félix. 

HERNANDO. (Ap. ásu amo.) 
Señor, ¿ qué intentas ? 

LISARDO. 

Deshacer una desdicha. 

HERNANDO. 

Mas parece que es hacerla. 

DON IÑIGO. 

Corrido estoy, que no hayan 
Díchomelo antes las señas 
De vuestra gran bizarría, 
Don Félix, que la voz vuestra. 
No os alborotéis ; que no 
Importa que yo lo sepa. 

Y ahora dadme los brazos, 
Que son generosa deuda 
Del cuidado con que vengo 
Buscándds. 

HERNANDO. (Ap.) 

¿Qué historia es esta? 
Guando pensé que al nombrarse 
Gon una daga le diera, 
Tan cariñoso le abraza ? 

DON IÑIGO. 

Sentaos, sentaos ; que quisiera 
Hablar con vos muy despacio. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA lY. 381 

LIS ARDO. 

Sentaos vos, 7 ahora sepa 
Quién tanta merced me hace. 

DON IÑIGO. 

Quien vaestra salud desea 

Y Yuestra quietud, Don Félix, 
Aun mas que la suya mesma, 
Por muchas obligaciones 
Que tiene á la sangre Yuestra. 

HERNANDO. (Ap.) 

Suegro de paz es : no es poco, 
Guando son suegros de guerra 
Todos cuantos hay. 

LISARDO. (Ap.) 

El tiene 
Gran valor ó gran prudencia. 

DON IÑIGO. 

Don íñigo soy de Lara, 

Para serviros. Apenas 

Estas cartas recibí 

Ayer, cuando con presteza 

Vine á esta posada : no 

Tuve dicha de que en ella 

Os hallase ; y así, vengo 

Tan de mañana á traerlas. 

De vuestro padre, Don Félix, 

Son : en la mia me ordena 

Que os busque y os dé este pliego ; 

Que importa la diligencia 

De un aviso que en él viene. 

Leedle. 

HERNANDO. (Ap. á 8U ümO.) 

Señor, no le leas; ^ 

Que esto de dar una carta 

Y una estocada con ella, 
Es treta usada, y el viejo 
Es zaino. 

LISARDO. 

{Ap. Fuerza es leerla, ' 

Ya empeñado en que soy Félix.) 
Leo^ pues me dais licencia. 
(Lee.) « £1 señor Don Iñigo de Lara, que pondrá esta en 



Digitized by 



Google 



382 ANTES QUE TODO ES HI DAUA. 

» vuestras manos, es á quiea mi vida confiesa grandes 
» obligaciones : no me he valido de las finezas de su amis- 
» tad hasta ahora, por no tener certeza de que estuviese en 
» esa corte ; pero habiéndome informado de que reside en 
» ella, os escribo por su orden, asi por el riesgo que 
» puede tener vuestro nombre en los sobrescritos, como 
» por la seguridad de que lleguen á vuestras manos. Aquel 
» caballero convaleció ya de sus heridas, salió con su 
» pleito, y va á esa corte ; y así, en cualquier estado que 
o estén vuestras pretensiones, las dejad, y volveos á 
D Granada. Dios os guarde. » 

DON IÑIGO. 

Cuanto ahí el señor Don Diego 

Encarece las finezas 

De mi amistad, es un breve 

Rasgo, una línea pequeña 

De lo que debo acudir 

A serviros. 

LXSARDO. 

Bien lo muestra 
El cuidado. Dios os guarde, 
Por la breve diligencia 
Del aviso ; que no dudo 
De cuánta importancia sea. 

DON IÑIGO. 

Pues ¿ qué fué aquesto ? 

LISARDO. 

Un pesar 
Que me obligó á hacer ausencia 
De Granada. 

DON IÑIGO. 

No me espantan 
Mocedades como esas : 
Por ellas pasamos todos. 
Yo me acuerdo que en las nuestras 
Vuestro padre y yo salimos 
De ciertahonrada pendencia 
Muy airosos. ) Qué valiente, 
Galán y entendido era I 

LISAHDO. 

Vos le hacéis merced. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA Y. 383 

ESCENA V. 
DON FÉLIX. - Dichos. 

DON FÉLIX. 

Lisardo. 
Buscándds vuelvo con naeva 
Pesadumbre... {Ap. Mas ¡ qué miro I 
¡ Don Iñigo aquí! ¿ Qué intenta?) 

LISARDO. 

Pues perdonad, y un instante 
Esperad. 

DON FÉLIX. 

Que os obedezca. 
Es justo. {Ap. al criado. ¿ Qué es esto, Hernando? 

HERNANDO. 

Pues ¿hay alguien que lo sepa ? 

DON IÑIGO. 

¿ Cómo aqueste caballero. 
Que tan deslumhrado entra, 
Os llama Lisardo? 

LISARDO. 

Gomo 
£1 disgusto de mi ausencia 
Me obligó á mudar el nombre, 
Por el riesgo que pudiera 
Tener el ser conocido ; 
Y esta fué la causa mesma 
Por que dudé antes de ahora 
Decirle. 

DON iFílGO. 

Prevención cuerda. 
Mas ya que esa prevención 
Tuvisteis, ¿ cómo en aquesta 
Posada, viniendo yo 
Ayer á veros en ella, 
Preguntando por Don Félix... 

DON FÉLIX. 

¿ Qué mandáis ? 

HERNANDO. (Ap. ú Dou Félix,) 
Detente, espera; 



Digitized by 



Google 



384 ANTES QUE TODO ES MI DAHA. 

Que hay otro Don Félix ya. 

DON IÑIGO. 

Me dijeron que este era 
Vuestro cuarto ? 

LISARDO. 

Gomo aunque 
Quise que no se supiera, 
No lo pude conseguir ; 
Que personas de mi tierra, 
Con quien no puedo fingirle, 
Deshicieron la advertencia ; 

Y así, Félix y Lisardo 

Me llaman á un tiempo en esta 
4^osada, y yo no he querido, 
Por no engendrar mas sospecha, 
Adyertirles que me nieguen 
A nadie que á verme venga. 

DON FÉLIX. (Ap, á él.) 

¿ Qué secreto es este, Hernando? 

HERNANDO. 

El demonio que lo entienda. 

DON IÑIGO. 

Con todo eso, es gran descuido 
El vivir desa manera ; 

Y mas ahora teniendo 

De vuestro enemigo nuevas. 

LISABDO. 

Yo procuraré guárdame. 

DON IÑIGO. 

Sabe Dios cuánto me pesa 

De no poder ofreceros 

Mi casa, para que della 

Vais desde luego á serviros ; 

Pero dilatarlo es fuerza. 

Señor, hasta que acomode 

El modo de la vivienda ; 

Que luego habéis de ir á honrarla 

Y ahora, porque no quisiera 
Que ese caballero espere. 
Quedad con Dios. 

LISARDO. 

Bíi defensa 



Digitized by 



Google 



JORNADA IT, ESCENA VI. 385 

No OS ponga en tanto cuidado, 
Pues basta que yo merezca 
Saber donde os he de hallar, 
Para que os pague esta deuda. 

DON IÑIGO. 

Yo títo, porque sepáis 
Para cuanto se os ofrezca, 
Donde tenéis un criado, 
En la calle de las Huertas. 

LISABDO. 

Para acudir á serviros, 
Usaré desa licencia. 

DON IÑIGO. 

Quedad con Dios. 

LISARDO. 

El OS guarde. 

DON IÑIGO. (Ap.) 

I Qué brío I Qué gentileza I 

De su padre es un retrato. {Vase.) 

ESCENA VI. 

DON FEUX, LISARDO, HERNANDO. 

DON FÉLIX. 

Lisardo, por Dios que sepa 
Desta novedad la causa. 
¿Qué es esto? 

LISARDO. 

Todo se encierra 
En que hay amigos que matan 
Por ignorancia con buena 
Intención, y yo os he muerto 
Hoy, Don Félix, por tenerla. 

DON FÉLIX. 

i Como? 

LISARDO. 

Tomad esta carta 
De vuestro padre, y en ella 
Veréis la amistad que tiene 
Con Don Iñigo : á traerla 
Vino, y yo, cuando por vos 

Calderón ♦•**. 22 



Digitized by 



Google 



386 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Preguntó, entrando en sospecha 
De que os buscaba quejoso 
Por satisfacer la ofensa, 
Creyendo que por alguna 
De sus criadas hubiera 
Sabido el nombre ; por dar 
A vuestro amor franca puerta 
Quebrándose en mí el enojo 
Fingí vuestro nombre en prueba 
De mi amistad, excusándoos, 
O el aviso ó la pendencia. 

DON FÉLIX. 

Bien decis, Lisardo, que 
Ha sido acción como esta 
Matar con buena intención, 
Pues me quitasteis que sea 
Huésped dichoso de Laura, 
A quien adoro. 

LISARDO. 

Paciencia, 
Y persuadiros á que 
Fué yerro de mi fineza. 

DON FÉLIX. 

Esta es sin duda la carta 
De que quiso Laura bella 
Anoche avisarme. 

LISARDO. 

Y no 
En eso el disgusto cesa 
Pues vuestro padre os envía 
Aviso, Félix, en ella 
De que ya vuestro enemigo 
Viene á Madrid. 

DON FÉLIX. 

Aunque venga 
A solo darme la muerte, 
No podrá; pues de manera 
Me tienen muerto mis ansias, 
Que será inútil la ofensa. 
Venid, Lisardo, conmigo : 
Veremos cómo se pueda 
Aquesto enmendar, porqué 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA VII. 3S7 

Quiero también daros cuenta 
De un papel que me ba enviado 
Laura, en que dice la vea 
Esta tarde, porque importa 
Su vida 7 honor que sepa 
£1 estado en que la tiene 
Mi amor. 

LISÁRDO. 

Pues ¿ de qué manera 
En su casa habéis de entrar? 

DON FÉLIX. 

Pues ella lo dice, ella 
Lo habrá mirado. 

LlSARDO. 

El empeño 
Es grande. 

DON FÉLIX. 

Cuando lo sea, 
¿Qué importa, si es cierto que 
No quiere el que no se arriesga ? (Yanse.) 



Sala en casa de Don Antonio. 

ESCENA Vil. 

DOÑA CLARA, DON ANTONIO. 

DON ANTONIO. 

Haz hoy esto por mí, hermana. 

DOÑA CLARA. 

¿Que imposible cosa hubiera, 
Que por tí mi amor no hiciera ? 
Pero es tu esperanza vana. 

DON ANTONIO. 

I Cómo? 

DOÑA CLARA. 

Como es tan tirana 
De Laura la condición, 
Tan libre la presunción, 
Tan altiva la extrañeza. 
Tan discreta la belleza. 



Digitized by 



Google 



3 88 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Tan bella la discreción, 
Que temo que tu cuidado 
Desairado ha de quedar. 

DON ANTOMO. 

Nunca un hombre por amor 
Quedar puede desairado ; 
Pues el que mas despreciado 
Llora uno y otro desden. 
Mas olvidado de quien 
Mas adora en duelo tal, 
No es posible quedar mal. 
Pues queda queriendo bien. 
Demás de que nada ha habido 
De tan grande rebeldía. 
Que á la industria ó la porfía 
No se haya dado á partido. 
Nace el mármol escondido 
De un monte, y no está seguro 
Del cincel ; de un centro obscuro 
Nace el bronce, y del buril 
No escapa, haciendo sutil 
Basto bronce y mármol duro. 
Nace el oro hijo del sol 
En la mas oculta mina, 

Y á una experiencia divina 
Le hace tratable el crisol : 
Emulo al mayor farol 

Nace el diamante constante, 
Solo á sí tan semejante, 
Que no se deja labrar 
Hasta que viene á cortar 
ün diamante otro diamante : 
¿ Y quieres que un temor vil 
Niegue á mi pena cruel 
Lo porfiado de un cincel, 
Lo prolijo de un buril, 

Y del crisol lo sutil, 

Del diamante lo constante? 
No, que mi amor arrogante. 
Mármol, jaspe, oro, arrebol, 
Ha de ablandar al crisol. 
Cincel, buril y diamante. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA YII. 38« 

DONA CLARA. 

Notable extremo de amor 
£1 tuyo es. Ayerveniste, 
Esta mañana la viste, 
¿Y ya con tanto rigor 
La vecindad de su ardor 
Te abrasa? Si ya no fuese 
Aspirar á que se hiciese 
Por tí el tono que decia : 
« Junto á mi casa vivia 
Porque mas cerca muriese. » 

DON ANTONIO. 

No es tan liviano mi afeto. 
Tan fácil mi voluntad, 
Que por solo vecindad 
Se atreviese á su respeto : 
Días há que mi alma objeto 
Fué de sus rayos ardientes, 

Y que amor, los accidentes 
Trocando á nuestras pasiones. 
Hirió nuestros corazones 

Con arpones diferentes. 
Antes, Clara hermosa, que 
Me ausentase, la serví : 
De su padre amigo fui, 

Y á entrambos los visité. 
Ausente la idolatré 

En el sol ; que como él 
A un laurel adoró fiel, 

Y yo á una Laura, creia 
Que darme nuevas podia 
De mi Laura su laurel. 
Confieso que despreciado 
Siempre viví de su amor, 

Y que la amé coa temor, 
Porque no hay mas triste estado 
Que el de un pobre enamorado ; 
Mas ya que en favor ha sido 

£1 pleito con que he salido. 
Es justo que el suyo aguarde, 
Porque no hay rico cobarde. 
Como no hay pobre atrevido. 

22. 



Digitized by 



Google 



190 ANTES QTJE TODO ES MI DAMA. 

Y asi, Tiendo que podré 
Con su padre declararme, 
Hermana, y para casarme 
Pedírsela, mal haré 
En malograr tanta fe ; 
Si bien obligarla quiero 
Antes. 

DOÑA CLABA. 

Haces bien, si infiero 
Guán necio en el mundo es 
Quien osa gozar después 
Lo que no agradó primero. 
Pero déjame admirar 
Que una ausencia y una herida. 
Que á lo último de tu vida 
Te tuvo, para olvidar 
No bastasen. 

DON ANTONIO. 

Bli pesar 
No me renueves, porqué 
Si en él me hablas, no tendré, 
En ira el alma ocupada. 
Gusto para hablar en nada 
Hasta que vengado esté. 

DOÑA CLABA. 

Pues hablemos en tu amor, 
Si aquesto te da disgusto; 
Que siendo, hermano, tan justo, 
Fuera no ayudarte error. 
¿Qué podré hacer en favor 
De tu pena? 

DON ANTONIO. 

Visitar 
Hoy á Laura : con que entrar 
Podré buscándote, y ver 
Su beldad. 

DOÑA CLAHA. 

Si la vi ayer, 
I Gomo hoy tengo de tornar 
A verla ? 

DON ANTONIO. 

Pues dame, hermana, 



Digitized by 



Google 



JORNADA 11, ESCENA YUI. 391 

De tu parte algan recado 
Con que yo entre disculpado. 

DOÑA CLARA. 

Eso haré de mejor gana. 
Dila que yo he de ir mañana 
A dar cierto parabién, 

Y asi, que me preste es bien 
Sus joyas, y que no envío 
Criado porque no me fío 

De uno, que es nuevo. 

DON ANTONIO. 

Está bien. 
Quédate con Dios ; que ya 
Muero por llegar á vella. 
I Ay Laura divina y bella I 
Una esperanza me da, 
Que bien merecida está 
De tanto amar y sentir. (Vase.) 

ESCENA VIH. 

DOÑA CLARA. 

Aunque debiera advertir 

A mi hermano del amor 

De Laura y Félix, error 

El llegárselo á decir 

Tan presto fuera, pues queda 

Tiempo antes que por mujer 

La pida ; que eso ha de ser 

Cuando ya callar no pueda; 

Si bien siento que conceda 

Con tanta seguridad 

A Laura su libertad, 

Sabiendo yo que ella adora 

Otro amante. ¡ Oh cuánto ignora 

Rendida una voluntad ! 

Pues si así ha compadecido 

Galán que ignorando está 

Que otro admitido es, ¿qué hará 

Galán que lo haya sabido, 

Y enamorado y rendido 



Digitized by 



Google 



$92 ANTES QUE TODO ES MI DAHA. 

Pasa por sus desconsuelos? 
Pero mal he dicho, cielos ; 
Qué lástima no merece 
Galán tan yi\ que se ofrece 
Voluntarioso á sus celos. 



ESCENA IX. 

LEONOR. — DOÑA CLARA. 

LEONOR. 

Al tiempo que ya de casa 
Don Antonio mi señor 
Sale, ostentando su amor 
LisardO) la calle pasa. 

DOÑA CLARA. 

Leonor, el pecho se abrasa 
Por hablarle ; y pues que va 
Mi hermano donde estará 
Divertido, hablarle aguardo. 
Haz una seña á Lisardo, 
Dile que suba. 

LEONOR. 

Será 
Aventurarte, señora. 

DOÑA CLARA. 

¿Pues qué querías que amara 
Yo, si nada aventurara? 
Y supuesto que es ahora 
Buena ocasión, ve, Leonora, 
Dile que entre. — Corazón, 

{Vase Leonor.) 
No temas ; que no es razón, 
Si amor te llega á valer, 
Porque ser Dios y temer 
Implica contradicción. (Vase.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA X. 393 



Sala en casa de Don Iñigo. 

ESCENA X. 

LAURA, BEATRIZ, DON FÉLIX. 

LAURA. 

Sabiendo que ocupado 

Hoy mi padre estaria, 

Don Félix, todo el dia 

En un negocio, he dado 

Lugar á que esta tarde 

Entres aquí ; que amor nunca es cobarde* 

DON FÉLIX. 

De papel advertido, 

Para el riesgo llamado, 

Por la ocasión buscado 

Y al tiempo agradecido, 

A verte vengo, Laura : 

Con mi peligro tu temor restaura. 

LAURA. 

Beatriz, desde esa puerta. 
Pues no ha de estar cerrada, 
De una seña avisada 
Está, por si alguien viene. 

BEATRIZ. 

Yo estoy muerta. 

(7«e,) 

LAURA. 

Tantas penas ofrece 

A un tiempo mi fortuna, 

Que atenta á cada una, 

No sé por cuál empiece, 

Don Félix ; que cualquiera 

Pretende por mayor ser la primera. 

DON FÉLIX. 

Detente, y mas no llores; 

Que el vender fuera necio 

Mis finezas á precio 

De lágrimas que son perlas y flores^ 

Pues mayo y sol al verlas. 



Digitized by 



Google 



394 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Uno las hace flores, y otro perlas. 

No ha de costar tan caro 

Lo que tú me pidieres : 

Dime pues lo quieres; 

Aunque es mi amor tan raro, 

Que solo siente agora 

£1 que hayas de decírmelo señora ; 

Que aun una vez quisiera 

Que el verte obedecida no costara. 

¡ Oh quién adivinara 1 

¡ Quién astrólogo fuera, 

Para saber el fin de tus enojos. 

Mirado en el eclipse de los ojos! 

LAURA. 

Don Félix, yo he pensado 
El mas licito medio 
Que pueda ser remedio 
De uno y otro cuidado, 
Si es verdad que me quieres. 

DON FÉLIX. 

¿Cuál es? 

LADRA. 

Pues que mi pftdre quién tú eres 
Sabe, y de tu nobleza 
Está tan informado. 
Que no dudo que ya te haya buscado 
Para darte un&s cartas su fineza 
(Que era lo que decia 
Beatriz anoche cuando ya él volvía). 
Declárate con él ; que declarado 
Una vez, trataremos, 
Sin que sean tan costosos los extremos. 
De los medios, quedando asegurado 
Mi honor, Félix, mi padre agradecido, 
Mi amor logrado y mi deseo cumplido. 

DON FÉLIX. 

Dices bien, y mil veces 

Agradezco el partido que me ofreces. 

La causa, Laura, de que al mismo instante 

Tus leyes no obedezca 

Y á tu padre me ofrezca, 

Será porque primero es importante. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA X. 395 

Porque él se satisfaga 

De quien soy, que un engaño se deshaga. 

LAURA. 

I Ay de mí I Pues ¿qué engaño 
Puede haber en quien eres? 

DON FÉLIX. 

No te asustes ni alteres ; 

Que bien fácil es, Laura, el desengaño. 

LADRA. 

Pues dime, ¿tú no has sido 

Para quien unas cartas han venido? 

DON FÉLIX. 

Sí, hermosa Laura mia. 

LADRA. 

¿Y ya no te ha buscado? 

DON FÉLIX. 

En mi posada ha estado. 
Amaneciendo en ella con el día. 

LADRA. 

Pues ¿qué engaño en quién eres haber puede? 

DON FÉLIX. 

Oye, y sabrásle. 

LADRA. 

Un mal á otro sucede. 

DON FÉLIX. 

Buscándome... 

{Vuelve Beatriz.) 

REATRIZ. 

Señora... 

LADRA. 

¿Qué hay, Beatriz? 

BEATRIZ. 

Que á la puerta llega agora 
Don Antonio, el hermano 
De Doña Clara, y dice que conviene 
Hablarte, que á un recado suyo viene. 

LADRA. 

Di que mi padre no está en casa. 

BEATRIZ. 

En vano 
Será ; que ya hasta esta 
Sala se entró, sin esperar respuesta. 



Digitized by 



Google 



396 ANTES QUE TODO ES VI DAMA. 

LAURA. 

Don Félix, no te Tea. 

DON FÉLIX. 

No entre, y no me yerá; que quien no sea 
Tu padre, Laura, á mi no ha de obligarme 
Hoy á esconderme del ni á retirarme. 

LAURA. 

Pues ¿mi honor no te debe 
Mas atención ? 

DON FÉLIX. 

El mismo á esto me mueve; 
Que tu honor es el mió. 

LAURA. 

Que he de deberte esta fineza fio. 

Éntrate á ese aposento : 

Yo le despediré luego al momento. 

BEATRIZ. 

Yed que entra. 

LAURA. 

Haz por mí esto. 

DON FÉLIX. 

I Oh dulce encanto 
Del hombre I \ qué no puede vuestro llanto ! 

(Escóndese.) 

ESCENA XI. 

DON ANTONIO. — LAURA, BEATRIZ, DON FÉLIX, 

escondido, 

DON ANTONIO. 

Sin licencia, señora. 

De un recado que ahora 

Me did mi hermana, á entrar aquí no osara. 

LAURA. 

Qué manda la señora Doña Clara, 

Me decid brevemente, 

Y perdonad ; que el tiempo no consiente 

Que en vista os reciba, 

No estando aquí mi padre. 

DON ANTONIO. 

Tan esquiva 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XI. 397 

Como OS dejé os he hallado. 

BEATRIZ. (Ap.) 

¿Mas que el recado pone á mal recado 
Aqueste caballero ? 

LAURA. 

Solo alo que venís es lo quo espero. . 

DON FÉLIX. (Ap, al paño.) 
\ Cielos I ¿qué es lo que miro? 
£1 es. Con nueva causa ya me admiro 
De mis sucesos. 

LAURA. 

¿Qué mandáis? 

DON ANTONIO. 

Mi hermana 
Un parabién que dar tiene mañana, 
Y por ir mas gallarda, hermosa y rica, 
Que la deis vuestras Joyas os suplica, 
Para lucir con ellas; 
Que al fin joyas del sol serán estrellas. 

LAURA. 

¿ Un criado no habia 
Que trajera el recado ? 

DON ANTONIO. 

No le envía. 
Señora, con criado ; 
Que de uno que tiene no ha fiado. 
Porque há poco que en casa 
Está^ tanto interés. 

LAURA. 

Pues si eso pasa, 
Por aquesa ventana de su cuarto, 
Que cae ámi jardin, ¿no me mandara 
Que algún criado mío las llevara? 

DON ANTONIO. 

Si habia de venir un criado suyo 
O ir uno vuestro, justamente arguyo 
Que hizo que como suyo aquí viniese) 
Para que como vuestro allá volviese ; 
Pues claramente mueslro 
Que lo fui suyo para vuestro. 

LAURA. {Ap») 

Solo ahora le faltaba á mi cuidado 
Calderón **•*. 23 



Digitized by 



Google 



3 98 AMTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Que este me hablase en el amor pasado. 

DON FÉux. {Ap. al paño.) 
Solo ahora le faltaba á mis desvelos 
Que mi enenugo se vengase á celos. 

LAURA. 

Beatriz, saca al instante 

De aquese tocador las joyas mias. 

DON ANTONIO. 

Si salen de la esfera de los días» 
Rayo será do luz cada diamante. 

LACRA. 

¿Qué aguardas? 

BEATRIZ. 

Voy volando. 
{Entra Beatriz donde está Don Félix.) 

DON ANTONIO. 

No la deis tanta prisa ; que esperando. 
Mas contento estaré. 

LAURA. 

Conviene esto, 
Que venga presto, porque os vais mas presto. 

DON ANTONIO. 

Pues si tan breve, señora, 
Es el espacio que tengo 
De vida, que por minutos 
Me la está contando el tiempo, 
Mal haré en desperdiciarle ; 
Que fuera ignorante ó necio 
El que un momento perdiera, 
Guando vive por momentos. 
Aunque vengo á llevar joyas, 
Mejor dijera que vengo 
A traerlas, pues que traigo 
La firmeza de mi pecho. 

LAURA. (Ap.) 
\ Cielos 1 ¿qué es esto que oigo? 

DON FÉUX. {Ap. al paño,) 
¿Qué es esto que escucho, cielos 7 

DON ANTONIO. 

Bien os acordaréis, Laura, 
De cuan rendido mi afecto 
Os adoró y... 



Digitized by 



Google 



JORNADA II) ESCENA XI. 399 

LAURA. 

No digáis 
Mas ; que de nada me acuerdo, 
Sino de que un tiempo fuisteis,.* 

DON FÉLIX. (Ap. al paño.) 
Oigamos qué fué . 

LAURA. 

El objeto 
De mis altivos rigores, 
De mis desdenes severos. 

DON FÉLIX. (Ap. al paño.) 
Eso sf. 

DON ANTONIO. 

Y eso es lo mismo 
Que yo iba á decir ; que atento 
A tantos agravios, quise 
Haceros memoria dellos, 
Porque en aquesta ocasión, 
Encontrados los extremos, 
Vos volváis á repetirlos 
Y yo vuelva á padecerlos. 

DON FÉLIX. {Ap, al paño ) 
¿Quién tendrá paciencia para 
Escuchar que esté diciendo 
Otro amores á su dama, 
Aunque ella diga desprecios ? 
¡ Vive Dios !... 
(Quiere salir; Beatriz le detiene y sale ella,) 

BEATRIZ. (Ap, á Don Félix,) 
¡Señor! ¿qué haces? 

DON FÉLIX. 

Beatriz, suelta. 

BEATRIZ. 

Estáte quedo; 
Que ya yo saco las joyas, 
Con que se irá. 

DON ANTONIO. 

¿ Qué es aquello ? 

LAURA. (Ap.) 

\ Ay de mí ! 

BEATRIZ. 

Yo, que en la puerta 



Digitized by 



Google 



400 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Tropecé deste aposento. 
Ya están las joyas aquí. 

LAURA. 

Esas son cuantas yo tengo : 
Si esto es á lo que venisteis, 
Yeislas aquí, y idos luego, 
Señor Don Antonio. 

DON ANTONIO. 

Yo 
(Perdonad mi atrevimiento) 
No me tengo de ir, señora, 
Sin que vos oigáis primero 
Que no solo á aquesto vine. 

LAURA. 

Si yo no quiero saberlo, 
¿ De qué servirá decirlo ? 

DON ANTONIO. 

De cumplir yo con mi afecto... 

LADRA. 

Hacedme merced de iros. 

DON FÉLIX. {Ap. al paño.) 
Ya que le dé Laura siento 
Prisa: ¿si será porqu:^. 
No descubra algún secreto? 

DON ANTONIO. 

En diciendo de una vez, 
Laura, todo lo que siento. 

LAURA. 

Decid pues ; que no podéis 
Decir mas que os aborrezco. 

DON ANTONIO. 

Yo, hermosa Laura, jamas 

Tener pude atrevimiento 

De miraros, sino es 

Con el decoro y respeto 

Que vuestro estado y mi sangre 

Permiten á mis deseos, 

A cuya cuenta sufrí 

Iras y desdenes vuestros. 

Acobardábame mas 

Que vuestro rigor severo 

Mi fortuna, porque un pobre 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESQENA XI. 4 0* 

Homicida es de sí mesmo. 
Para alentarme á serviros. 
No, señora, á mereceros, 
Con un noble mayorazgo 
Hoy rico y honrado vuelvo. 
Todo es poco para tos ; 
Mas lo que fuere os ofrezco, 
Advirtiéndós que no os pido 
Licencia (que no la espero) 
Para pediros, señora, 
A vuestro padre por dueño. 
Sino que os aviso solo 
Desta esperanza que tengo, 
Porque me tratéis con mas 
Rigores, pues todos ellos 
Serán honras de un marido, 
Si son de un galán desprecios. 

DON FÉLIX. [Ap. al paño.) 
Ya para oir mas no hay 
Ni valor ni sufrimiento. 

LAURA. 

Mi padre os responderá, 
Señor Don Antonio, á eso. 
Cuando vos le habléis, y yo 
Cuando él lo diga : ahora os ruego 
Que aquestas joyas toméis, 
Y os vais con Dios. 

DON ANTONIO. 

Cuando llego 
De vuestra mano á tomarlas. 
Que es joya de cristal pienso ; 
Y así, pues tomo las joyas. 
También podré... 

{Al ir á tomarla la mano sale Don Félix.) 

DON FÉLIX. 

Deteneos ; 
Que esa mano ni tomada 
Ni pedida ha de ser. 

LAURA. 

¡Cielos, 
Muerta estoy ! 



Digitized by 



Google 



401 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

DON ANTONIO. 

¡Qué es loque miro! 
De que vos seáis me huelgo 
Quien lo estorbe, por tomar 
Ambas venganzas aun tiempo. 

BEATRIZ. (Ap,) ' 

Muertes de hombres ha de haber. 

DON FÉLIX. 

Si vos, por el lance nuestro. 
Ocasión para matarme 
Tenéis, yo también la tengo : 
Vos porque yo os di una herida, 
Yo porque vos me dais celos; 

Y pues yo con mayor causa 
Me reporto, haced lo mesmo ; 
Que el estrado de una dama 
No es campaña para el duelo. 

DON ANTONIO. 

Decis bien : fuera salgamos. 
Donde los dos cuerpo á cuerpo 
Nos veamos. 

DON FÉ.LIX. 

Ya os sigo yo. 

LAURA. 

Mirad... 

ESCENA XII. 

DON IÑIGO. — Dichos. 

DON ÍNiGo. (Dentro,) 
¿ Cómo está aquí abierto? 

BEATRIZ. (Ap.) 
¿ No lo dije yo que baria 
Diez aqueste padre nuestro ? 

LAURA. 

Llenóse el número \ ay triste ! 
De mis penas y tormentos — 
Caballeros, pues lo sois, 

Y en los que son caballeros 
Antes que todo es la dama, 
Ved mi peligro. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XII. 4 OS 

LOS DOS. 

Sí haremos. 

DON FÉLIX. 

Por su honor y por su vida 
Aquí á retirar me vuelvo; 
Valeos vos de la disculpa 
Desas joyas ; que al momento 
Que él se asegure, saldré 
A la calle. 

{Escóndese Don Félix, y sale Don Iñigo.) 

DON ÍNIGO. 

Pues ¿ qué es esto, 
Señor Don Antonio? Aquí 
¿ Qué mandáis? 

DON ANTONIO. 

(Ap. Paciencia, cielos ; 
Que soy quien soy, y no es bien 
Vengarme por bajos medios.) 
A pedir aquestas joyas 
De parte... 

LAURA. (Ap.) 

Yo estoy muriendo. 

DON ANTONIO. 

De Doña Clara mi hermana 
He venido. 

LAURA. 

Y á ese efecto 
Las sacaba ahora Beatriz 
Del tocador, porque entiendo 
Que quiere honrarlas en un 
Parabién de cumplimiento. 

DON ANTONIO. 

Por no haber criado en casa. 
Vine yo. 

DON ÍNIGO. 

Mucho me alegro 
De que en la mia haya cosa 
Con qué serviros. 

DON ANTONIO. 

£1 cielo, 
Señor, os guarde mil años 
Y pues desta casa llevo 



Digitized by 



Google 



4 04 ANTES QUE TODO ES M( DAMA. 

Mas que vine á pedir, dadipe 
Licencia ya. 

DON ÍNIGO. 

Deteneos, 

Y esperad á que una luz 
Saquen ; que va anocheciendo. 
— Beatriz, trae luces. 

BEATRIZ. 

Aquí 
Están. 

DON ANTONIO. 

¿Dónde vais? 

DON ÍNIGO. 

Sirviéndoos. 

DON ANTONIO. 

Quedaos, señor. 

DON ÍNIGO. 

Estoes justo. 

DON ANTONIO. 

Por no'porfiar, lo consiento. 

DON ÍNIGO. 

La escalera es por aquí. 

DON ANTONIO. (Ap.) 

Iré á mi casa corriendo 
Por un jaco y un broquel, 

Y á dos venganzas atento. 
Le mataré cuando salga. 

{Vanse Don Iñigo, Don Antonio y Beatriz.) 

ESCENA XIII. 
DON FÉLIX. — LAURA. 

LAURA. 

¡Don Félix ! ¿qué es lo que has hecho? 

DON FÉLIX. 

Lo que tuve obligación, 
Porque me debieras menos 
En que callara, que no 
En que me arriesgara, viendo 
Que á tu mano se atrevía. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIV. 40 5 

LAURA. 

Tu temeridad me ha muerto. 

DON FÉLIX. 

No en Taño antes, oh enemiga, 
Que te conociese, el pecho 
Le pasé, astrólogo entonces. 
Por sacarte de allá dentro. 

LAURA. 

Solo me faltaba ahora 
El que me pidieses celos. 

DON FÉLIX. 

No pediré, porque solo 
Pedirán mis sentimientos 
Que diviertas á tu padre, 
Y á Beatriz digas que luego 
Me saque de aquí, porqué... 

ESCENA XIV. 
BEATRIZ ; y después, DON IÑIGO. — Dichos. 

BEATRIZ. 

] Buena hacienda habemos hecho ! 
No ha quadado puerta en casa 
Que no esté cerrando el viejo, 
Escarmentado de anoche. 

DON FÉLIX. 

Yo he salir, vive el cielo. 
Aunque por un balcón sea. 

{Sale Don Iñigo y retirase Don Félix.) 
DON Iñigo. Ap.) 
Corazón, disimulemos 
El disgusto que me ha dado 
Haber hallado aquí dentro 
A Don Antonio, pues son 
Las joyas disculpa dello ; 
Que no lo han de lleyartodo 
Hasta el fin mis sentimientos. 
LAUnA. (Ajp.) 

I Muerta estoy I 

DON IÑIGO. 

Laura... 

23» 



Digitized by 



Google 



40 6 ANTES QUE TODO ES HI DAMA. 

LAURA. 

Señor... 

DON IÑIGO. 

Uq grande cuidado tengo 
Que comunicar contigo 
Para pedirte un consejo. 

LAURA. 

¡ Consejo á mí tu prudencia ! 

DON IÑIGO. 

Tanto fio de tu ingenio. 
Yate dijeque tenido 
Habia de Granada un pliego 
Con una carta que Tiene 
A un Don Félix de Toledo. 

LAURA. 

Sí, señor. 

DON IÑIGO. 

Aunque encarezca 
La obligación que le tengo, 
No es posible. Fui, y habléle 
En su posada, y leyendo 
La carta que le llevé. 
Tenia un aviso, que presto 
Vendría aquí un su enemigo. 
Yo, á mi obligación átenlo. 
Le quisiera asegurar 
La vida ; que te prometo 
Que debo á su padre cuanto 
Ser, honor y vida tengo : 
Y él lo merece, porqué 
Es el mejor caballero 
Que en toda mi vida he hablado. 
I Qué gala I Qué entendimiento ! 

LAURA. (Ap. al paño.) 
I Qué bien suena á quien bien quiere 
La alabanza de su dueño I 

DON FÉLIX. {Ap,) 

I Qué infeliz fui, pues Lisardo 
Me ganó todo este afecto I 

DON INIGO. 

No le he ofrecido mi casa. 
Por hablarte á tí primero. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIT. 4 07 

Que eres el inconvenieQte, 

Y te he de hacer el remedio. 

LAURA. 

Pues ¿ qué inconveniente yo 
Puedo ser, si tú eres dueño 
De todo ? Venga, señor, 
A casa ese caballero ; 
Que yo le serviré. 

DON IÑIGO. 

) Oh cuánto 
Esa obediencia agradezco ! 
Pero mira, él no ha de verte ; 
Que lo que rogarte quiero 
Es que tú á estar te reduzcas 
En mi cuarto ; y componiendo 
Esta sala, que se mande 
Por otro recibimiento, 
Le diré que venga á ella ; 
Pues por aqueste aposento 
Puerta se le puede dar 
A la escalera. Entra dentro : 
Verás dónde se ha de abrir. 

DON FÉLIX. (Ap. al paño.) 
Llegó mi pena á su extremo. 

BEATRIZ. {Ap,) 

Dimos al traste con todo. 

{Quiere entrar Don Iñigo, y detiénele Laura.) 

LAURA. 

Detente ; que ya yo entiendo 
Lo que me quieres decir, 

Y ahora es excusado el verlo. 
Trae á tu huésped, señor ; 
Que yo me obligo y te ofrezco 
Estarme tan retirada 
Dentro de tu cuarto mesmo, 
Que no me vean entonces 

Mas que ahora me están oyendo. 

DON IÑIGO. 

Asi lo creo de tí. 
Ven conmigo, porque hablemos 
Cómo se ha de disponer 
Aqueste hospedaje. 



Digitized by 



Google 



40 S ANTES QUE TODO ES MI DAMA, 

LAÜBA. (Ap,) 

Cielos, 
Salga yo bien desta noche ; 
Que lo demás no lo temo, 
Si Félix Tiene á ser huésped 
De mi casa y de mí pecho. 

(Vanse Bon Iñigo y Laura.) x 

ESCENA XV. 

DON FÉLIX. — BEATRIZ. 

DOX FÉLIX. 

-Gé, Beatriz : pues tu señor 
Ya á su cuarto, di si puedo 
Salir ya. 

BEATRIZ. 

Pues ¿ no has oido 
Que cerró las puertas ? Pero 
A un traidor dos alevosos : 
Quiero decirte un secreto. 
£1 postigo de la calle, 
Aunque echen la llave, es cierto 
Que se puede abrir, con solo 
Que le' metas los dos dedos 
Detras de la cerradura, 
Y el pestillo tires luego, 
Porque no muerde en las guardas, 
O muerde poco, que es viejo. 
Yo lo sé, pues yo lo digo. 

DON FÉLIX. 

El aviso te agradezco. 

BEATRIZ. 

No lo agradezcas, porqué, 
Si la verdad te confieso, 
Diera por veste en la calle 
Ya, cuanto tengo y no tengo. 
Ven conmigo ; y por si haces 
Tú algún ruido, al mismo tiempo 
Cerraré yo esas ventanas. 

DON FÉLIX. (Ap.) 

Don Antonio, por lo menos 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XVI. 40» 

No podrá decir de mi 
Que pude salir mas presto. 

BEATRIZ. 

Baja delante. 

{Vanse,) 



ESCENA XVI. 

Par el halcón del fondo se ve en una ventana de casa de 
Don Antonio á DOÑA CLARA, y LISARDO. 



DONA CLABÁ. 

Lisardo. 
£8to has de hacer. 

LISARDO. 

Yo no tengo 
De dejarte en riesgo á tí, 
Por asegurar mi riesgo. 

DONA CX.ARA. 

Aquí no hay otro mayor 

Que el hallarte á tí aquí dentro 

Mi hermano, que, como he dicho, 

Sin color, turbado y muerto 

A casa ha venido, y solo 

Se ha cerrado en su aposento, 

Y previniéndose queda : 
Por el resquicio pequeño 
De la llave lo he mirado. 
No dudo que es causa desto 
Alguna sospecha que 

Le dio el no abrirle tan presto : 

Y si ha de mirar la casa, 

¿ Qué desengaño mas cierto 
Que no hallar en ella á nadie ? 

Y así, llorándote ruego 
Que por aquesa ventana. 

Que de Doña Laura á un huerto 
Cae, te arrojes, pues sin tí 
Yo libre y segura quede;, 

Y tú allá podrás hallar 
Muchas disculpas. 



Digitized by 



Google 



410 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

LISARDO. 

Ns es eso 
Lo que reparo ; que yo 
Soy quien siempre importa méoos, 
Sino el dejarte ; porqué 
Si te sucediese luego 
Una desdicha, sería 
Desdicha muy sin consuelo 
Para mi amor y mi honor. 

DONA CLABA. 

Si tú te Tas, nada temo. 

LISARDO. 

Yo lo haré, aunque á mi pesar. 

(Echase por la ventana.) 

DONA CLARA. 

Y yo la ventana cierro ; 

Que estando Lisardo fuera, 

No hay que temer. (Cierra.) 

ESCENA XVII. 
DON IÑIGO; y luego, LISARDO y LAURA. 

(Suena dentro ruido,) 
DON IÑIGO. (Dentro.) 

¿ Qué es aquello ? 
(Entra Lisardo por el balcón.) 

LISARDO. 

Ya me han sentido. 

LAURA. (Dentro.) 
Señor, 
Detente. 

DON IÑIGO. (Dentro.) 
Holai acudid presto 
Todos. 

LISARDO. 

De algo servirá 
De Félix el fingimiento, 
Pues disculpándome yo 
Con decir que vine huyendo 
De la justicia, hallaré 
En Don Iñigo remedio. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XYIII. 411 

Mas como no sé la casa, 
No sé por dónde mas presto 
Dé con él. Puerta es aquesta : 
Entraré por aquí dentro. 
{Escóndese donde estaba Don Félix.) 

ESCENA XVIIl. 

DON IÑIGO, con la espada desnuda ; LAURA, deteniéndolCj 
Y CRIADOS, con luces y espadas desnudas ; después BEA- 
TRIZ. — LISARDO, escondido. 

LAUBA. 

Mira, señor... 

DON IÑIGO. 

Suelta, Laura : 
Ver toda la casa tengo. 
(Sak Beatriz por otra puerta. ) 

BEATRIZ. {Ap.) 

Si ya no hubiera salido 
FéÚx, hubiéramos hecho 
Linda necedad, i Oh quién 
Alisara á Laura dello, 
Porque perdiera el temor 
De que le hallen ! 

DON IÑIGO. 

Recorriendo 
Id toda la casa. 

LAURA. (Ap.) 

) Habrá 
Mas infeliz mujer, cielos I 

DON IÑIGO. 

Este aposento mirad. 

BEATRIZ. {Ap.) 

¿ Mas si no le hubiera puesto 
De páticas en la calle ? 

LAURA. 

No mires este aposento, 
Señor, sin que antes me oigas 
Lo que prevenirte quiero. 

BEATRIZ. {Ap.) 

Ella ha de echarse á perder, 



Digitized by 



Google 



412 ANTES QUE TODO ES MI DAMA- 

Por pensar que está aquí dentro . 

DON IÑIGO. 

¿ Qué he de oir ? 

LAURA. 

I Estoy turbada i 

DON IÑIGO. 

Habla. 

LADRA . 

Fáltame el aliento. 

DON IÑIGO. 

Di. 

LAURA. 

La Yoz se me ha embargado. 

DON IÑIGO. 

Prosigue. 

LAURA. 

Toda soy hielo. 

BON IÑIGO. 

Pues déjame entrar. 

LAURA. 

Escucha 
De nú amor atrevimientos. 
Señor, tú mismo me has dicho 
Cuan ilustre caballero, 
Cuan galán, cuan entendido 
Es Don Félix de Toledo : 
Tercerías son que deben 
Desenojarte mas presto. 
El es mi esposo, señor 
Y él está en este aposento : 
Ahora dame la muerte ; 
Que habiendo dicho primero 
Que es mi esposo, moriré 
Contenta, pues por lo menos 
Curo la facilidad, 
Llegándote en tanto aprieto 
Antes la satisfacción 
Que no la ofensa, el remedio 
Que el dolor, la paz que el susto, 
La triaca que el veneno. 

DON IÑIGO. 

(Ap. Fortuna, ya es este lance 



Digitized by 



Google 



JORNANA II, ESCENA XVIII. 41S. 

Muy Otro que era ;y supuesto 
Que el haber caido en Don Félix 
Ha sido piedad del cielo, 
No le quiero ser ingrato : 
Acudamos al remedio.) 
{Llégase á la puerta del cuarto donde está Lisardo,) 
Señor Don Félix, salid; 
Que aunque yo quejarme puedo, 
Que tan justas conyeniencias 
Traten tan injustos medios, 
Todo os lo perdono, todo, 
En albricias de suceso 
Tan feliz para mi casa. 

LAURA. (Ap.) 

Bien se ha logrado mi intento. 

DON IÑIGO. 

Salid, pues. 

BEATRIZ. 

¿ Qué ha de salir. 
Si ya no hay nadie allá dentro ? 

(Entra Laura, y saca á Lisardo^) 

LAURA. 

Llegad, señor, pues mi padre 

Nos perdona... {Ap. Mas ( qué veo I) 

LISARDO. {A.p.) 
I A quién habrá sucedido 
Lo que me está sucediendo ? 

LADRA. (Ap. a Lisardo.) 
Hombre, ¿ quién eres ? ó ¿ cómo 
Estas aquí ? 

BEATRIZ. (Ap.) 

\ Santos cielos ! 

LAURA. (Ap.) 

Ahora mi padre me da 
Muerte, que no es Félix viendo. 

DON IÑIGO. 

Señor Don Félix, llegad. 
Dadme los brazos ; que quiero, 
Que aun no os cueste á vos ahora 
La vergüenza que yo tengo ; 
Advirtiéndós que no pudo 
Acaecer este suceso 



Digitized by 



Google 



414 ANTES QUE TODO ES MI DAHA. 

Por quien no fuérades vos, 
Que ya no le hubiera muerto. 

LISA.RDO. 

(Ap, I Qué he de hacer? Desengañarle 
De quien soy, no esa buen tiempo, 
Pues si me avisa que solo 
A Félix sus sentimientos 
Disimularan la ofensa, 
Será empeñarme de nuevo 
El decir que no lo soy. 
Aquí no hay otro remedio 
Que esperar á otra ocasión.) 
Fuerza fué turbarme al veros ; 
Mas cuanto os ha dicho Laura, 
De nuevo, señor, lo ofrezco, 

Y aseguro que sea esposa 
De Don Félix de Toledo. 

DON IÑIGO. 

Solo eso pudiera ser 

De mis penas el consuelo. 

LAURA. {Ap. 

Y solo eso de las mias 
Pudiera ser el aumento, 

Si este es Félix, y no el oíro. 

DON IÑIGO. 

Pues ha de ser, en efecto. 
No habéis de salir de aquí 
Sin desposaros primero, 

Y mañana yo traeré 
La licencia. 

LIS ARDO. (Ap.) 

¡ Extraño empeño ! 
¿ Yo con dama de mi amigo ? 

LAURA. (Ap.) 

¿ Yo con galán (; qué tormento !) 
De mi amiga ? 

LISARDO. (Ap,) 

¿ Yo con quien 
No amo.. 

LAURA. (Ap.) 

¿ Yo con quien no quiero... 



Digitized by 



Google 



JORNADA 11^ ESCENA XIX. 415 

LIS ARDO. {Ap.) 

Y está enamorada de otro? 

LAURA. {Ap. 

Y está á otra dama queriendo ? 

LISARDO. (Ap.) 

Mejor es que se declame 

De una yez todo el despecho. 

LAURA. {Ap.) 

Pues yo tengo de morir, 
Mejor es morir mas presto . 

LISARDO. 

Señor... 

LACRA. 

Señor,.. 

DON if^IGO. 

¿ De qué entrambos 
Habláis ahora suspensos? 

LISARDO. 

Oye... 

LAURA. 

Escucha... 

{Cuchilladas dentro.) 

ESCENA XIX. 

DON ANTONIO, DON FÉLIX y DONA CLARA, dentro. — 
Dichos. 

DON ANTONIO. {Dentro.) 
Aquí verás 
De qué manera me vengo. 

DON FÉLIX. {Dentro.) 
Tú de qué modo castigo 
Osados atrevimientos. 

DON IÑIGO, 

¿ Qué es aquello ? 

LISARDO. 

La voz es 
De un amigo. 

DON IÑIGO. 

Deteneos. 
No habéis de salir de aquí. 



Digitized by 



Google 



416 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

LISARDO. 

Pues ¿ cómo, oyéndola, puedo 
Dejar de salir ? 

doSa clara. {Dentro.) 
\ Señor 
Don Iñigo ! acudid presto ; 
Que dan la muerte á mi hermano. 

LISARDO. (Ap.) 

De Clara es esta voz. i Cielos I 

Hermano y muerte entendí : 

Su vida corre gran riesgo. 

¿ Qué he de hacer cuando me llaman 

Mi amigo y mi dama á un tiempo? 

Mas ¿ qué dudo ? En todo trance 

Mi dama ha de ser primero. {Vase,) 

DON IÑIGO. 

Salgamos todos. 

LAURA. 

¿ Hay mas 
Desdichas 7 

BEATRIZ. (Ap.) 

¿Hay mas enredos? 

DON IÑIGO. {Ap.) 

No le dejaré del lado. {Vase. 

LAURA. 

¿ Qué es esto, Beatriz? 

BEATRIZ. 

¿Qué es esto? 
Que el amor y la fortuna 
Están hechos unos cueros, 
Y hacen dos mil disparates, 
Que no es posible entenderlos. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA I. <H7 

JORNADA TERCERA 

Sala en la posada. 

ESCENA PRIMERA. 

DON FEUX, LISARDO, MENDOZA, HERNANDO. 

LISARDO. 

Pues hemos llegado á casa, 
Sin que nadie nos siguiese, 
El uno y otro, á pesar 
De tantos inconvenientes, 
Salios los dos allá fuera, 

Y mirad que nadie entre 
Sin avisarnos, en tanto 

Que aqui hablamos yo y Don Félix. 

HERNANDO. 

Juro á Dios, no te sirviera 
Una hora mas, si supiese 
Medrar, con ser caso hoy 
Negado á todo sirviente; 
Porque ¿ qué cosa es que os vais 
A pesares y á placeres 
Los dos sin algún criado 
Que los murmure y los cuente. 
Que vengáis tan tarde á casa 
Coléricos é impacientes 

Y alborotados, y qué ?.. . 

LISABDO. 

Bueno está. Déjanos ; que este 
De burlar no es tiempo, Hernando. 

HERNANDO. 

Estas son veras. 

LISARDO. 

Advierte 
Que se pierde un siglo en cada 
Instantir que aquí se pierde. 



Digitized by 



Google 



418 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

DON FÉLIX. 

Llévale de aquí, Mendoza. 

MENDOZA. 

¿No basta que yo me lleve 
A mí? 

HEBNANDO. 

Juro á Dios, que antes 
He de servir á un hereje, 
Que á un enamorado, aunque 
Con algún premio le trueque. 

(Vanse Mendoza y Hernando.) 

ESCENA 11. 

DON FÉUX, LISARDO. 

DON FÉLIX. 

Ya, Lisardo, estamos solos; 

Y aunque mis sucesos pueden 
Darme tanto que pensar 

Y que temer, no me tienen 
Tan rendido las fortunas 
De sus varios accidentes, 
Gomo vuestras prevenciones. 
Según la lengua encarece 
Lo que importa darme cuenta 
De un suceso. 

LISARDO. 

Si, Don Félix; 
Pero porque la mayor 
Parte del ahora pende 
De las mismas cuchilladas 
En que yo os hallé, conviene 
Saber yo la causa dellas 
Antes, porque se encadene 
De un suceso otro suceso. 

DON FÉLIX. 

Yo os lo diré brevemente. 
En Granada un hombre^herí 
Forastero. 

LISABDO. 

Sí. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA II. 419 

DON FÉLIX. 

Pues este 
Hermano es de Doña Clara 
Vuestra dama, y pretendiente 
De Doña Laura, la inia. 
Que á uno estorba y á otro ofende. 

LISARDO. 

Aun no le he visto la cara 
Yo, ni sé qué señas tiene ; 
Mas ¿ qué mucho, si ayer vino, 

Y le he andado huyendo siempre? 

DON FÉLIX. 

Estaba con Laura yo... 

— Mas no importa que no os cuente 

Mas de que aUí nos hallamos, 

Y que al tratar que no fuese 
Nuestra campaña su sala, 
Vino el padre ; que parece 
Que parlera la fortuna 

Le trae maliciosamente. 
En fin, á su honor atentos. 
Dejamos allí pendiente 
El lance. Escondíme yo. 
El es disculpó, y en breve, 
Aunque me cerró las puertas. 
Salí á la calle : valientes 
Nos embestímos los dos ; 
Alborotóse la gente 
De todo el barrio á las voces 
De Clara, á los crueles 
Golpes de las dos espadas, 
Rayos de acero : de suerte 
Que, de la gente y la luz 
Despartidos, no consienten 
Ni que él vengue sus heridas, 
Ni que yo mis celos vengue. 
Entre los que allí vinieron 
Fuisteis vos, que noblemente 
Os pusisteis á mi lado, 
Diciéndome que me ausente 
De la calle, porque importa 
Que faltemos igualmente 



Digitized by 



Google 



Í20 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Della los dos. Esto es 

Todo lo que me sucede 

A mí : decid vos qué ha habido: 

LISARDO. 

No sé ya por dónde empiece. 

Estando en casa de Clara, 

Su hermano llamó : esconderme 

Fué fuerza ; que parecidos 

Son en cualquier accidente 

Los lances de amor ; ¿ qué mucho, 

Si él es uno mismo siempre ? 

Turbóse Clara, Leonor 

Se embarazó... Finalmente, 

Tardando en abrirle, entró 

Haciendo extremos crueles. 

Encerróse en su aposento ; 

Y por un resquicio breve, 
Clara (que en efecto no hay 
Temeroso que no aceche) 
Le víó de no sé qué armas 
Prevenirse y componerse. 
No le culpo, si ahora infiero 
Cuan justa disculpa tiene 
Para cualquier prevención 
£1 que vengarse pretende. 
Porque una cosa es reñir, 

Y es otra satisfacerse. 
Clara pues viéndole armar, 
Se persuadió justamente 

A que el tardar en abrirle 
£n sospecha le pusiese, 

Y que aquellas prevenciones 
Para ver la casa fuesen : 
Pidióme que me arrojase 
Por la ventana que tiene 
Su cuarto, queal jardin cae 

De Laura : hícelo... — | Ah, mujeres, 

Y cuántas cosas he errado 
Seguir vuestros pareceres I 
Al ruido de mi caida. .» 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA IV. 421 

ESCENA III 

HERNANDO. — Dichos. 

HERNANDO. 

Aunque os enojéis, no puede 
Dejar mi voz de deciros 
Que aquí Don Iñigo viene 
Buscando á. Félix : mirad 
A cuál le loca hoy ser Félix. 

LTSARDO. 

Tú, ¿qué le has dicho? 

HERNANDO. 

Yo nada. 

LISARDO. 

No espero que en nada aciertes. 

HERNANDO (Ap.) 

Que estaba aquí, dije; pero 
Negarélo, pues lo siente. 

LISARDO . 

A mi me busca, y en tanto 

Que yo lo demás no os cuente, 

Importa que no me vea. 

Despedidle brevemente. {Vase.) 

DON FÉLIX. 

Si haré. ¡Oh cuántas ilusiones 
fifí imaginación padece I 

ESCENA IV. 

DON IÑIGO. — DON FÉLIX, HERNANDO. 

DON FÉLIX. 

¿Qué es, señor, lo que mandáis ? 

DON IÑIGO. 

Hablar al señor Don Félix 
Quisiera. 

DON FÉLIX. 

Ahora salió 
De casa; mas si pudiere 
Suplir yo su ausencia, puedo 

Calderón****. ^* 



Digitized by 



Google 



42 1 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Afirmar seguramente 
Que yo soy Oon Félix. 

DON IÑIGO. 

Bien 
De vuestra amistad se infiere; 
Pero hablarle me importaba, 

Y extraño que se saliese 
Tan de mañana de casa. 

DON FÉLIX. 

Los que pretensiones tienen 
No tienen hora segura. 

DON IÑIGO. 

Diréisle que vine á verle. 

Cuidadoso de que anoche 

De mi lado se perdiese 

En las cuchilladas que hubo 

En mi calle ; que solo este 

Cuidado tan de mañana 

Me trae á buscarle. (Ap. Miente 

Mi voz; que mayor cuidado 

Me trae. ¡Grave pena! ¡fuerte 

Dolor I ¡ Que le halle en mi casa. 

Que ser esposo confiese 

De Laura, que salga al ruido, 

Que de mi Jado se ausente, 

Y que se me niegue ahora!) 
Diréisle, en fio, que se deje 
Ver, pues sabe que ha de ir 
Desde hoya ser mi huésped. 
{Ap. Mucho hago en disimular.) 

DON FÉLIX. 

Yo lo diré desa suerte. 

DON IÑIGO. 

Haréisme mucha merced. 

DON FÉLIX. 

Serviros solo pretende 
Mi amistad. 

DON IÑIGO. 

Pues si es tan grande. 
Hablémonos claramente, 
Quitémonos los embozos, 

Y escuchadme; que no puede 



Digitized by 



Google 



JORNADA m, ESCENA V. *Í8 

Mi pecho, porque es volcan 
Que arde cubierlo de nieve, 
Estorbar que tanto fuego 
Por la boca no reviente. 

Y puesto que sois su amigo, 

Y es fuerza que él os lo cuente, 
Nada aventuro yo en que 

Hoy vuestra amistad le lleve 
Un recado ; que aunque en cosas 
De honor, ninguno hablar debe, 
Yo fío tanto del mió 

Y de mi valor, que en este 
Caso ne ha de embarazarme 

El hablar ; porque el que siente. 
De sí que sabrá vengarse. 
Cada razón que dijere 
Mas, será otro empeño mas 
Que le anime á que se vengue. 

DON FÉLIXé 

En cuanto vos me mandéis, 
Os serviré noblemente. 

HERNANDO (Ap.) 

¡ Gloria á Dios, que ya oiré algo 1 

DON iSlGO. 

Pues mandad antes que empiece. 
Que este criado se vaya 
Allá fuera. 

DON FÉLIX. 

Hernando, vete. 

HERNANDO. {Ap.) 

La inquisición es de amor 
Esta casa, porque>iempre 
Se hacen las causas secretas. (vase.) 

ESCENA V. 

DON iSlGO, DON FÉUX. 

DON FÉLIX. 

Ya estáis solo. 

DON IÑIGO. 

Pues diréisle 



Digitized by 



Google 



424 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

A Don Félix que yo anoche 
Le hallé en mi casa, y prudente 
Gonyeniencia hice al agravio, 
Por ser quien es ; pues si fuese 
Otro cualquiera en el mundo, 
Allí le diera la muerte, 

Y atín á él, si Laura misma 
Ser su esposa no dijese, 

Y él mismo lo asegurase. 

Y decidle finalmente. 
Que la prisa del salir 

A la calle, que el perderse 
En ella, el no estar ahora 
En casa... — Esto solamente 
Siento decir sospechoso, ' 
Esto. Basta. — Que no tiene 
Para qué ausentarse ; pues 
Cuando, ó imagine ó piense 
Dilatar solo un instante 
El casarse, como llegue 
Yo á saber que lo dilate; 
Aunque después él lo intente. 
No querré yo ; porque antes 
Que yo con Laura le ruegue. 
Sabré restaurar mi honor 
Dándola á Laura la muerte, 

Y entre su sangre bañada, 
Obligarle á que remedie 

Su difunto honor, haciendo, 
Cuando la mano la entregue, 
Tálamo el sepulcro, que 
Cadáveres los albergue. 

DON FÉLIX. 

Escuchad, mirad, señor... 

DON IÑIGO. 

A nada mí enojo atiende. 

Nada me habléis, hasta darme 

La respuesta que él os diere. {Vase.) 

DON FÉLIX. 

¿ Qué es lo que pasa por mi, 
Cielos ? Qué encanto es aqueste ? 



Digitized by 



Google 



K>RKADA III, ESCENA TI. 42& 

ESCENA VI. 

LISARDO. — DON FÉLIX. 

LISARDO. 

Bien claro se deja ver 
(Pues lo que dejó pendieute 
Mi voz, prosiguió la suya) 
Que al ruido que hice, me siente, 
Y... I 

DON FÉLIX. 

No prosigáis; que ya 
Todo lo demás se entiende. 
¡ Ay Lisardo ! vos me habéis 
Quitado ya de dos veces 
La dicha : una, cuando pude 
Ser de Laura feliz huésped ; 

Y otra, cuando pude ser 
Su esposo; porque de suerte 
El lance se ha barajado, -i 
Que no es posible que llegue 
Ya á enmendarse. 

LISARDO. 

¿ Cómo no. 
Si el desengaño no tiene 
Peligro, Félix, ninguno 
En el estado présenle? 
Que el haberle dilatado 
Hasta aquí, fué porque siempre 
Hubo riesgo en declararme 
Una vez, porque no hiciese 
Concepto de que tomé 
Vuestro nombre inútilmente, 

Y entrase en mayor sospecha, 
Habiendo la antecedente 
Noche seguido á los dos ; 

Y otra, porque en fin al verme 
Dentro de su mismo casa 
Cerrado, después de haberle 
Dicho Laura el nombre, no 
Era ocasión conveniente 

24. 

\ 

Digitized by VjOOQIC 



426 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

De desengañarle ; ahora 
Sí puesto que puede hacerse 
Con toda seguridad. 

DON F¿LIX. 

¿ De qué suerte ? 

LISARDO. 

Des (a suerte* 
Yo le escribiré un papel, 
Diciendo que quiero verle 
En una parte, y allí 
Le contaré claramente 
Todo el suceso, supuesto 
Que el fin peligro no tiene; 
Pues si con Don Félix él 
Casar su hija pretende, 
Cesará el enojo viendo 
Que se casa con Don Félix. 

DON FÉLIX. 

Eso tiene un riesgo solo. 

LISARDO. 

¿Cuál es? 

DON FÉLIX. 

Yo he juzgado siempre 
El «geno corazón 
Por el mió ; y me parece 
Que si escondido en mi casa 
Hallado algún hombre hubiese, 
Satisfacer mi opinión 
Con aquel quisiera siempre ; 
Mayormente habiendo en él 
Todas las partes que pueden 
Ponerle en mayor codicia. 

LISARDO. 

No hablemos en ellas, Félix, 
Sino volvamos al caso. 
¿Hay mas que satisfacerle 
Contándole yo la causa, 
Aunque en esto se atropello 
El secreto de mi amor, 
Y decirle de qué suerte 
Entré en su casa? 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA VI. 4t7 

DON FÉLIX. 

¿ Y qué importa 
Que por ajeno amor fuese? 
Que la ajena conveniencia 
Jamas á la propia excede. 
Y en fin si por esta causa, 
O porque ya de vos tiene 
Tan agradado el afecto, 
O por sentir el haberse 
Engañado, no viniera 
En que yo el esposo fuese 
De Laura ; ella ¿ no es forzoso 
Que expuesta á las iras quede 
De su enojo, y como ha dicho, 
En ella su ofensa vengue ? 

LISARDO. 

No decis mal ; y asi fuera, 
Félix, lo mas conveniente 
Ponerla en salvo primero. 

DON FÉLIX. 

Pues eso mi amor intente. 
Escribid vos el papel 
A Don Iñigo, y con ese 
Resguardo iré yo á su casa, 
Pues me dijo que le lleve 
La respuesta ; y entre tanto 
Que él fuere con vos á verse, 
Podré yo en casa de Laura 
Entrar mas seguramente. 
Diréla todo el suceso : 
Vistos los inconvenientes 
De nuestro amor, dispondrá. 
Lo que mejor la estuviere. 

LISARDO. 

Pues á escribir el papel 

Quiero ir. (Vase.) 

DON FÉLIX. 

Cumplan lo que deben, 
Laura, mi amor y mi honor. 
Pues la obligación que tiene 
Un amante caballero 
En todos los accidentes 



Digitized by 



Google 



4 28 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Del tiempo y de la fortuna, 
De la vida y do la muerte, 
Del amor y de la honra, 
Es saber que ha de ser siempre 
Antes que todo la dama : 

Y como ella no se arriesgue 

Y se asegure, después 

Quo venga lo que viniere. ( Vase.) 



Sala en casa de Don Iñigo. 

ESCENA Vil. 

LAURA, BEATRIZ. 

LAURA. 

Si opinión es recibida 

Que penas saben dar muerte, 

¿Cómo una pena tan fuerte 

No acaba con una vida? 

No lo sé ; que desmentida 

En mí yace esta opinión. 

Porque si homicidas son, 

¿Cómo la mia este dia 

No mata, siendo la mia 

De amor, riesgo y opinión ? 

De amor, porque enamorada 

Me llego á mirar de un hombre 

Que ha tomado ajeno nombre 

Para dejarme burlada; 

De riesgo, porque postrada 

La vida á mi padre estoy ; 

Y de opinión, pues si hoy 

Juzga la suya ofendida, 

Mi opinión, mi amor, mi vida 

Dirán cuan infeliz soy. 

Yo no me puedo casar 

Con hombre que me engañó 

Fingiendo el nombré, ni yo 

La mano tengo de dar 

A otro, porque acertó á estar. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA Vil!. 4 29 

Sin saber cómo, escondido. 
Si no me quita el sentido, 
Poco debo á mi cuidado. 

BEATRIZ. 

Que habiendo, señora, echado 
Fuera yo al Félix fingido. 
Se viniese el verdadero 
A entrar allí, cosa es, 
Que si se escribe después. 
No se ha de creer. 

LAURA. 

Si infiero 
Mi suerte, bien considero 
Que sola ella pudo ser 
Bastante á eso. ¿Qué he de hacer? 

BEATRIZ. 

Si mi consejo valiera, 

Yo bien sé lo que yo hiciera. 

LAURA. 

¿Qué? 

BEATRIZ. 

Ausentarme por no ver 
Bii muerte. 

LACRA. 

Pues el morir 
¿ No es mejor sufriendo ahora. 
Que huyendo vivir? 

BEATRIZ. 

Señora, 
No hay cosa como vivir. 

LACRA. 

Solo para conseguir 
La venganza de un traidor, 
Quisiera en tanto rigor 
La vida, Beatriz, guardar. 

ESCENA VIII. 

DON IÑIGO, — LAURA, BEATRIZ. 

DON ÍNIGO. 

¿ Háme venido á buscar 



Digitized by 



Google 



430 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Alguien aquí ? 

BEATRIZ. 

No, señor. 

DON ÍNIGO. {Ap,) 

En efecto, no parece 

Don Félix. ; Cielos i ¿qué haré 

En tal desdicha? No sé 

De cuantos medios me ofrece 

Le confusión que padece 

Mi pecho, para vengar 

Tan infeÜce pesar, 

Cuál elija. 

LAURA. (Ap.) 

Apenas puedo, 
U de vergüenza ó de miedo, 
Atreyerme hoy á mirar 
Su rostro. 

DON IÑIGO. 

¿Tú estás aquí? 

LAURA. 

Y siempre humilde á tus pies. 
Aguardando á que me des 
Muerte, no porque i ay de mí ! 
Culpada la merecí. 
Sino engañada, señor. 

DON ÍÑIGO. 

Vete de aquí ; que el dolor, 
Que me obligue no quisiera 
A algún despecho, que fuera 
Añadir error á error. 
Retírate á tu aposento. 

LAURA. 

Ya, señor, que convencida 
No intento guardar mi vida, 
Guardar tu opinión intento. 
Escúchame pues atento. 

DON ÍÑIGO. 

No quiero escucharle, no. 

LAURA. 

Mira... 

DON ÍÑI60. 

¿ Qué engaño buscó 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA IX. 4 31 

Ya en tu disculpa tu culpa? 

LAURA. 

Yo no busco mi disculpa ; 
Mas sabe que es Félix... 

ESCENA IX. 
DON FÉLIX. - DON íSlGO, LAURA, BEATRIZ. 

DON FÉLIX. 

Yo 
Vengo, señor... 

LAURA. (Ap.) 

\ Hay mas tristes 
Penas I 

DON FÉLIX. 

A buscaros... 

BEATRIZ. (Ap.) 

I Qué 
Osadía! 

DON FÉLIX. 

Porque hallé 
La respuesta que pedistes. 

{Dale un papel.) 
DON Iñigo. 
Muy grande favor me hicistes. 
Retiraos las dos. 

LAURA. (Ap.) 

¡ Que asi 
Se entre este traidor aquí! 
(líetiranse las dos á un cuarto, quedándose tras la puerta 
entre abierta.) 

DON FÉLIX. {Ap.) 

I Con qué de temores lidio I 

BEATRIZ. {Ap.) 

La desvergüenza le envidio. 
\ Oh cuál era para mi I 

DON IÑIGO. 

(Lee). « Para ajustar ciertas conveniencias entre los 
» dos, me importa hablaros, así en la disculpa de ba- 
» berme ausentado anoche, como en la satisfacción de no 



Digitized by 



Google 



432 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

» beros buscado hoy : á cuyo efecto os espero en la lonja 
» de San Sebastian. Dios os guarde. » 

Mucha merced me habéis hecho. 

Decidle á Don Félix que 

Esto que me manda haré. 

DON FÉLIX. 

Pues id presto. ( Va$e . ) 

ESCENA X. 

DON ÍSIGO, LAURA t BEATRIZ, escondidas. 

LAURA. {Ap. al paño.) 
Ya sospecho 
Muchas desdichas. 

DON Iñigo. 
Mi pecho 
Todo es confusión. ¿Hablarme 
Quiere Don Félix y darme 
Satisfacción ? No la habrá 
Para mi, no, si no está 
Dispuesto á desenojarme 
Con ser hoy de Laura esposo. 
Si esta plática divierte, 
Le tengo de dar la muerte. 
A hablarle iré cuidadoso, 

Y puesto que en tan forzoso 
Lance el amigo con él 
Está, que trajo el papel, 
Mal haré en ir solo yo . 

Y pues socorro le dio 
Anoche mi pecho fiel 

A Don Antonio, y ha sido 
Mi amigo y es caballero, 
Del acompañarme espero. 
{Vase, y sakn del cuarto Laura y Beatriz.) 

LAURA. 

Beatriz, ¿qué puede haber sido 
Esto? 

BEATRIZ. 

Yo nada he entendido, 

Y mi confusión es mucha. 



Digitized by 



Google 



JORNADA IIÍ, ESCENA XI. 43 3 

LAURA. 

¡ Qué temor conmigo lucha I 
Cuanto valgo, Beatriz, diera 
A quien esto me dijera. 

ESCENA XI. 

DON FÉLIX. — LAURA, BEATRIZ. 

DON FÉLIX. 

Si quieres saberlo, escucha. 

LAURA. 

Aunque por saberlo muero. 
No lo he de saber de tí ; 
Que verdad no dirá quien 
Está tan hecho á mentir. 

DON FÉLDE. 

Por salvar esa opinión 
Que tienes, Laura, de mi, 

Y asegurar hoy tu vida. 
Que corre peligro, en fin, 
Aquesta ocasión busqué 
Que le obligase á salir 
De casa á tu padre : oye 
Ahora. 

LAURA. 

¿ Qué puedo oir 
De un amante tan traidor, 
De un caballero tan vil, 
De un pecho tan alevoso 

Y de un trato tan ruin. 

Que con nombre ajeno engaña 

A una mujer infeliz? 

Ya quien eres sé, ya sé. 

Mejor pudiera decir, 

Quien no eres (que en efecto 

Esto no sé, aquello si) ; 

Pero para no creerte 

Es argumento sutil 

Que el que toma nombre de otro 

Mal contento está de sí ; 

Y el que á sí se miente, ¿ cómo 

Calderón ****. 25 



Digitized by 



Google 



43 4 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Me dirá verdad á mi ? 

DON FÉLIX. 

Hasta que me escuches, quiero 
Esos baldoaes sufrir, 
Porque el repetir ahora 
Cada cosa, fuera aquí 
Gastar el tiempo que importa 
Mas á tu yida ; y así. 
Solo te digo que nunca 
Nombre ó calidad mentí. 
Don Félix soy de Toledo : 
Que si alguien pudo fingir 
Ajeno nombre, señora, 
El otro fué^ yo nó fui. 
¿Qué mas testigo de abono? 

LAURA. 

Ponte á ésa puerta, Beatriz. 

BEATRIZ. 

Si es para avisar, señora, 
Que tu padre ha de venir, 
Siendo el padre general. 
Desde ahora digo que sí. 

DON FÉLIX. 

¿ Qué mas testigo de abono 

Vuelvo, Laura, á repetir, 

De ser yo quien soy, que el verme 

Con Don Antonio reñir, 

Nombrándome por mi nombre, 

Porque en Granada le herí ? 

y cuando tú no me creas, 

No importa ahora, pues en fin 

Yo no digo que te fíes 

En esta parte de mí ; 

Solo digo que procures 

Asegurarte. Elegir 

Puedes tú el medio, señora. 

Que te esté mejor ; y si 

No dijere el desengaño 

Cuanto yo te digo aquí, 

No me veas en tu vida ; 

Que ese será para mi 

El mayor castigo, pues 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XI. 435 

De amor me verás morir. 

LAURA. 

Señor Don Félix, ó quien 

Sois, en vano persuadis 

Eso á mi honor ; que yo tengo 

El pecho tan varonil, 

El espíritu tan noble. 

El esfuerzo tan gentil, 

Que si mil muertes hubiera 

De padecer y sufrir 

Por un átomo de honor, 

Aun fueran pocas las mil. 

Constante quiero esperar 

Lo que suceda : y así 

Idos con Dios ; que ni un punto 

De mi casa lie de salir. 

DON FÉLIX. 

Mira... 

LAURA. 

Aquí no hay que mirar. 

ÜON FÉLIX. 

Advierte... 

LAURA. 

No hay que advertir. 

DON FÉLIX. 

Que lisardo... ' 

LAURA. 

Nada escucho. 

DON FÉLIX. 

Está... 

LAURA. 

No hay que persuadir. 

DON FÉUX. 

Esperando... 

LAURA. 

Pues i qué importa? 

DON FÉLIX. 

Para llegarte á decir 
El desengaño. 

LAURA. 

Por eso 
Le quiero esperar yo aquí : 



Digitized by 



Google 



436 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Si es verdad, porque lo es, 

Y si no, porque no creí. 

DON FÉLIX. 

Pues sí irritado tu padre 
Vuelve, ¿ qué has de hacer ? 

LAURA. 

Morir. 

DON FÉLIX. 

¿ Que no has de ausentarte ? 

LAURA. 

No. 

DON FÉLIX. 

¿Qué quieres esperar? 

LAURA. 
Sí. 
DON FÉLIX. 

Pues tengo que agradecer 
Lo que tengo de sentir, 
Viendo al riesgo de la vida 
El del honor preferir ; . 
A la mira del suceso 
Estaré, con que decir 
Podré que estando avisada 
Antes, oh Laura, de mí, 

Y socorrida después. 

Con mi obligación cumplí. 

LAURA. 

Y yo con la mia, si eres 
Don Félix, con admitir 

Tu mano ; y si no, con darme 
Muerte porque te creí. 

DON FÉLIX. 

Yo lo soy. 

LAURA. 

Quiéralo el cielo. 

BEATRIZ. 

Acabad ya : ¿ no advertís 
Que será mal hecho, un día 
Que ha dejado de venir 
£1 padre plana á renglón. 
Estaros los dos así ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XII. 43 7 

LAURA. 

Yo no acierto á despedirle. 

DON FÉLIX. 

Y yo no me acierto á ir. 

BEATRIZ. 

A ver si yo acierto. Vete 
Por aquí, y tú por allí. 

LAURA. 

Duélase de mí el honor. ( Vase,) 

DON FÉLIX. 

Duélase el amor de mí. (Vase.) 

BEATRIZ. 

Y de mí también se duela, 

No el honor, que es un gentil, 
No el amor, que es un hereje. 
Sino el miedo, que es en fin 
Un católico cristiano ; 

Y hasta ver el destos chis- 
Mes que andan en esta casa. 
Sobre si es Félix ó Li- 

Sardo este hombre que queremos, 

Pendiente el alma de un hi- 

Lo está, á las iras de un tras 

Puesta la vida en un tris. (Vase.) 



Calle. 



ESCENA XII. 
DON IÑIGO Y DON ANTONIO. 

DON fíírioo. 
Después de haber sabido 
Que en el lance de anoche no ha tenido 
Segunda novedad vuestro cuidado, 
El mió, Don Antonio, os ha buscado. 
Porque os ha menester. 

DON ANTONIO. 

Pues bien, ahora 
Decir podéis lo que mandáis. 



Digitized by 



Google 



438 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

DON ÍNIGO. 

No ignora 
Vuestro valiente pecho, 
De sus obligaciones satisfecho, 
Lo que á un noble le corre 
Cuando otro de su esfuerzo se socorre, 

Y mas cuando haya sido 

Trance de honor el que á esto le ha movido. 

DON ANTONIO. 

Bien mi valor alcanza 
Todo eso. 

DON IÑIGO. 

Pues en esa confianza, 
En un caso que tenp:o 
De honor, hoy á valerme de vos vengo. 
Anoche hallé en mi casa 
Un caballero (el alma se me abrasa) 
Escondido. ; Oh si fuera 
Posible que sin mi yo lo dijera ! 
Quísele dar la muerte, 
Guando Laura me advierte 
Quién es y que es su esposo ; yo, mirando 
Que la venganza no es remedio cuando 
Lo puede ser ¡ ay Dios I la conveniencia, 
Ferié toda la cólera á prudencia. 

DON ANTONIO. (Ap,) 

Este es Félix, supuesto que escondido 
Yo le dejé en su casa. 

DON IÑIGO. 

Prevenido 
De cordura y de agrado. 
Sentimiento y dolor disimulado, 
Le hablaba, cuando oimos 
Vuestro ruido en la calle, y á él salimos. 

DON ANTONIO. J(A]J.) 

Ya no es Félix, supuesto 

Que él conmigo reñia. Amor, ¿qué es esto? 

I Uno riñendo ¡ ah cielos ! 

Y otro escondido. Celos hay de celos. 

DON IÑIGO. 

Entre la gente y ruido 

Se me perdió : busquéle, y atrevido 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XII. 4 39 

Se me negó en su casa. 

Yo, viendo lo que pasa, 

Enviéle un recado 

Ck>n un amigo suyo : bame enviado 

A decir que le vea 

Aquí en San Sebastian, porque desea 

Satisfacerme á todo ; mas yo viendo 

Que no hay satisfacción, darle pretendo 

La muerte, si se excusa 

De casarse con Laura, 6 lo rehusa. 

No dudo que con él esté el amigo 

Que el papel me llevó; y así, conmigo 

Que vos vais os suplico, satisfecho 

De la sangre y valor de vuestro pecho. 

DON ANTONIO. 

Vamos donde quisiereis ; que en aquesta 
Plática haber no puede otra respuesta. 
Pero aunque es asentada 
Opinión en buen duelo, que de nada 
Se ha de informar cualquiera que llamado 
Va de su amigo, importa á mi cuidado 
Saber quién es el hombre. 

DON IÑIGO. 

¿ Cómo puedo 
Negarlo? El es Don Félix de Toledo, 
Un noble caballero. 
No lo conoceréis, que es forastero. 

DON ANTONIO. 

Antes por conocelle 

Tan bien, es fuerza hacelle 

Otra pregunta á vuestro sentimiento. 

DON IÑIGO. 

Decid; que á todo responder intento. 

DON ANTONIO. 

En vuestra casa, ¿no decis que estaba 
Escondido Don Félix, cuando andaba 
Acá en la calle el ruido 
De las espadas? 

DON IÑIGO. 
Sí." 
DON ANTONIO. 

Pues advertido 



Digitized by 



Google 



4 40 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Estad de que no pudo 
Ser Don Félix. 

DON IÑIGO. 

Aqueso no lo dudo ; 
Que le conozco bien. 

DON ANTONIO. 

¿ Cómo podía 
Don Félix ser, si él era el que reñia 
En la calle conmigo ? 

DON IÑIGO. 

I Que engañado 
Estáis ! 

DON ANTONIO. 

Mas lo estáis vos. 

DON IÑIGO. 

Dése cuidado 
Bien presto ahora saldremos, 
Supuesto que en la lonja le hallaremos. 

DON ANTONIO. 

¿ Cómo estar escondido á un tiempo mismo 

Pudo, y reñir conmigo? Ciego abismo 

Es... (Ap. Y no menos ciego, 

Si al lado de Don Iñigo ahora llego 

A verme yo con él. ¡Extraña duda! 

Pues no sé á qué intención primero acuda, 

De su empeño ó el mío.) 

DON IÑIGO. 

Que os desengañaréis bien presto fío. 

ESCENA XIII. 
LISARDO, HERNANDO. — DON IÑIGO, DON ANTONIO. 

{Lisardo y Hernando hablan retirados de I)on Iñigo y Don 
Antonio.) 

LISARDO. 

Pues él acompañado 

De otro viene, alli espera retirado, 

Por lo que sucediere. 

HERNANDO. 

Y si acaso lance se vioiere, 

Puesto que es rucio el que le trae, rodado. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XIII. 4U 

¿ Que he de hacer? 

LIS ARDO. 

¿Qué? Ponerte tú á mi lado. 

HERNANDO. 

Mientras llegan, quisiera 

Hacerte una pregunta. Si esto fuera 

Un sarao, un convite, un cumplimiento, 

Un acompañamiento. 

Señor, ¿ en estos todo 

Daríasme tu lado ? 

LISARDO. 

No. 

HERNANDO. 

De modo. 
Que al misero criado 
Solo para reñir da el amo el lado. 

DON IÑIGO. 

Esperad ; que aquel es el caballero. 

DON ANTONIO. 

¿Aquel? 

DON IÑIGO. 
Sí. 

DON ANTONIO. 

Pues yo vuelvo á lo primero ; 
Que a^uel... 

DON IÑIGO. 

¿Qué? 

DON ANTONIO. 

Ni es Don Félix ni lo ha sido. 

DON IÑIGO. 

; Ah si I ahora he caído 

En la causa que os tiene (bien lo infiero) 

En ese engaño. Aqueste caballero 

(Vos no podéis saberlo) de Granada 

Vino, porque dio á un hombre una estocada ; 

Y por asegurarse 

Mejor, el nombre le obligó á mudarse. 

Y asi, aquí no os asombre 

Que no le conozcáis vos por su nombre. 

DON ANTONIO. 

Mal, Don Iñigo, hiciera. 

Si viniendo con vos os encubriera 

25. 



Digitized by 



Google 



442 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Nada. A quien dio esa herida 

Don Félix en Granada, y cuya vida 

A tanto riesgo estuvo, 

Soy yo : ved ¿cómo puedo, si esto hubo, 

Dejar de conocelle, 

Don Iñigo, llegando ahora á velle ? 

DON IFVIGO. 

A tanto desengaño. 

Ya recela mi vida nuevo engaño, 

Y no dudo que ha sido 

Esta la causa con que aqui ha querido 

Satisfacerme; pero 

Satisfacción ninguna laydemí I espero. 

Aqui aguardad ; que de cualquiera suerte 

Que aventure mi honor, le he de dar muerte. 

DON ANTONIO. 

Con vos á todo vengo. 

LISAKDO. 

Ya para el desengaño me prevengo. 
ESCENA XIV. 

DON FÉLIX. — Dichos. 

DON FÉUX. 

Pues Laura no ha querido 
Dejar su casa, á todo prevenido. 
Des te umbral amparado, 
He de estar, viendo el fin de mi cuidado. 
[Éntrase en un portal,) 

DON INlGO. 

Mucho he extrañado, señor 
Don Félix, que el que en mi casa 
Pudiera hablarme^ me llame 
Aqui por papel. 

LISARDO. 

De tanta 
Confusión y pena como 
Esa novedad os causa. 
En oyéndome, saldréis. 
Siendo la primer palabra 
Que os diga, que vuestro honor 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XIV. 4 43 

Peligrar no puede en nada, 
Porque sobre este principio 
Cualquier desengaño caiga. 

DON IÑIGO. 

No hube menester oirle 
Jamas yo, pues no dudara 
Yo jamas que nunca pudo 
Mi honor peligrar es clara 
Cosa, teniendo tos vida, 

Y yo, Don Félix, espada. 

LISABDO, 

Ni yo lo dudo tampoco ; 

Y asi, en esa confianza, 
La primera cosa que 
Vos habéis de saber. .. 

DON IÑIGO (iip.) 

¡Rara 
Confusión I 

LISARDO. < 

Es que no soy 
Don Félix ]fo. ¿ Qué os espanta ? 

DON IÑIGO. 

Nada me espanta ; que solo 

Me admira que un hombre me haya 

Hecho un engaño, y que yo 

No vengue... {Empuña la espada^) 

LISARDO. 

Tened la espada, 
Don Iñigo ; que no dudo 
Que en sabiendo vos la causa 
Del engaño y de la ofensa, 
Yeais distintamenle y ciara 
No ser ofensa ni engaño. 

DON FÉLIX. (Ap,) 

¡ Oh ! ¡ quiera el cielo que salga 
Bien Lisardo deste empeño! 

DON ll^IGO. 

Si cuando os hallo en mi casa 
Me dice Laura que sois 
Su esposo, y Félix os llama, 

Y vos convenís en ello. 
Después de tomar las cartas 



Digitized by 



Google 



444 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Que yo os llevé ; á esta evideacia 
Ninguna disculpa aguarda 
lili valor : á mí y áella . 
Vuestra lengua nos engaña. 

Y si entonces yo previne 
El remitir en mis ansias 
La venganza á la cordura, 
Ahora es fuerza que baga 
Lo contrario, y que remita 
La cordura á la venganza. 

LISARDO. 

Vos ¿ podéis pretender mas 
De que se case con Laura 
Don Félix? 

DON DIEGO. 

Sí ; pues á vos 
Dentro os hallé de mi casa ; 

Y si por ser otro á quien 
Tengo obligaciones tantas, 
Hice el dolor conveniencia, 
No siéndolo, todas faltan. 

LISARDO. ' 

;. Y si haberme hallado en ella 
Un acaso fué en que Laura 
Ni yo tuvimos la culpa? 

DON IÑIGO. 

¿ Cómo es posible excusarla. 
Si ella os nombra antes de veros, 

Y vos estáis en su sala ? 

DON FÉLIX (Ap,) 

Sin duda que las disculpas 
Admite, pues tanto hablan. 

LISARDO. 

Oidme, y dadme luego muerte ; 
Que como me oigáis, la espada. 
El ser, la vida y ihonor 
Veréis, señor, á esas plantas, 
Para que os venguéis^ si os queda 
Acción de vengaros. 

DON IÑIGO. 

Nada 
Por rol honor dejar de hacer 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XIY. 4 45 

Quiero : decid. 



LIS ARDO. 

Pues la causa 



De que yo. 



DON IÑIGO. 

Tened ; que habiendo 
Yo, lleno de penas y ansias, 
Hecho capaz á ese amigo 
De mi ofensa, es bien le haga 
De vuestra satisfacción 
Capaz también, porque vaya 
Enterado de mi honor, 
Quien lo vino de mi rabia. 

LIS ARDO. 

Llamadle ; que nada excusa 
Quien dice verdades claras. 

DON iNiGO. (A Lon Antonio,) 
Llegad ; que quiero que oigáis 
Cuanto aquí entre los dos pasa. 

DON ANTONIO. 

¿ Dice que es Don Félix ? 

DON IÑIGO. 

No. 

DON ANTONIO. 

Ved cuál de los dos se engaña. 

DON FÉUX. (Ap.) 

Al hombre que retirado 
Estaba aquí, los dos llaman. 
Quién será no sé, porqué 
Siempre le tuve de espaldas. 

HERNANDO. (Ap.) 

A mí me toca el llegarme, 

Pues se llega el camarada. 

{Llegan Don Antonio y Don Iñigo dLisardo,) 

LISARDO. 

Caballero, aunque yo á vos 
No os conozco, á mí me basta, 
Para lo que ha de fiaros. 
La segura confianza 
Del valor que tendrá quien 
A Don Iñigo acompaña. 
£1 tiene de mí dos quejas : 



Digitized by 



Google 



4 46 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Una, que tomado haya 
De un amigo el nombre ; y otra, 
Que anoche me halló en su casa 
Escondido ; y yo pretendo 
Hoy satisfacerle á entrambas. 

Y por obligarle ¿ que 

Me escuche con mas templanza 
Hasta el fin, quiero empezar 
Por lo de mas importancia ; 
Que oida la causa primera 
Por que yo escondido estaba 
En su casa, quedará 
Su pasión mas desahogada 
Para la causa segunda. 

DON IÑIGO. 

Decid. {Ap, Quiera el cielo que haya 
Satisfacción á mi pena.) 

LISARDO. 

Yo sirvo á una hermosa dama, 
Vecina suya. 

DON ANTONIO. (Ap.) 

¿Qué escucho? 

DON IÑIGO. (Ap.) 

Ya va recelando el alma 
Nuevo empeño. 

LISARDO. 

Anoche yo 
Con ella en su cuarto estaba, 
Guando su hermano llamó ; 

Y yo por una ventana 

Que cae de Laura al jardin... 

DON ANTONIO. 

Ya mi cólera ¿qué aguarda? 
Caballero, si lo sois. 
Nunca deben ser buscadas 
Las disculpas en ofensa 
De ninguna ilustre dama. 
Si disculparos queréis 
Con Don Iñigo, no á tanta 
Costa ha de ser de otra honra. 
De otra virtud y otra fama ; 
De cuya satisfacción 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XV. 4 47 

Me toca á mí la demanda. 

(Sacan las espadas,) 

DON FÉLIX. 

(Ap. Las espadas han sacado, 

Y aunque sea padre de Laura, 
Antes que todo es mi amigo.) 
Lisardo, á tu lado me hallas. 

DON ANTONIO. 

Este, Don Iñigo, es 

Don Félix : ya con mas causa 

Me toca reñir con ambos. 

DON IÑIGO (Ap.) 
¿ Quién se vio en confusión tanta? 
Infamia es el defenderle, 

Y el ofenderle es infamia. 

(Binen,) 

ESCENA XV. 

Gente. — Dichos. 

GENTE. 

Paz : ténganse, caballeros. 

HERNANDO {Ap,) 

¿Que por fuerza que me haga 
Para reñir, nunca pueda 
Conmigo acabarlo ? Basta ; 
Que debo de ser gallina. 
¡Jesús I ¡ qué bulla de espadas 
Se ha juntado en un instante ! 
Pero lo que mas me espanta. 
Es que barbaros que riñan 
En un cementerio, haya. 
Sin que allí memento mori 
De las calaveras haga 
Su operación en el pecho. 
Mas no habrá muchas desgracias. 
Pues la gente que ha llegado 
A unos tiene, á otros aparta. 
Sin que los dejen reñir. 

DON IÑIGO. (Ap.) 

Pues desengaño ó venganza 



Digitized by 



Google 



448 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Conseguir no puedo ahora, 
Lo mejor es ir á casa, 
Y sacar á Laura della, 
Porque el temor no la haga 
Hacer cosa que resulte 
Contra mi honor y su fama. 
{Vase Don Iñigo, y éntranse nñendo los demos.) 



Otra calle. 

ESCENA XVI. 

DON FÉLIX, HERNANDO. 

DON FÉLIX. 

¡ Oh mal haya el hombre que 
Saca en público la espada. 
Pues solamente hace ruido 
Sin ejecución ! La causa 
Misma que nos apartó 
Anoche sin hacer nada 
A Don Antonio y á mí, 
A mí hoy y á Lisardo aparta. 

HERNANDO. 

¿Adonde á mi señor dejas? 

DON FÉLIX. 

Como fué la gente tanta 
Que llegó, nos dividimos 
En aquesa encrucijada 
De la calle de las Huertas 

Y del Prado, porque el alma. 
Atenta á Laura, no quiso 
Un solo instante dejarla ; 

Y así, en tan^o que yo llego 
De todo á informar á Laura, 
Entra, y dila á Clara tú 

Lo que con su hermano pasa. 

HERNANDO. 

Con mas miedo que vergüenza 

Entraré, señor, á hablarla. (Vase.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XYIII. 4 49 

DON FÉLIX. 

Yo sin recato ninguno 
Tengo de entrar en la casa 
De Laura, y hacer... 



ESCENA XVII. 

MENDOZA. — DON FÉLIX. 

MENDOZA. 

¡ Señor I 

DON FÉLIX. 

¿ Qué hay, Mendoza ? 

MENDOZA. 

Gran desgracia. 
Viniendo yo por la calle 
Del Prado arriba, bajaba 
Lisardo, que al parecer 
Habia algunas cuchilladas 
Tenido ; alcanzóle allí 
La justicia, que las armas 
Le pidió y que fuese preso. 
£1 no quiso dar la espada. 
Ni dejarse prender quiso : 
Cuya resistencia para 
En que quedan sobre él 
Mas de cuatrocientas almas 
Acuchillándole. 

DON FÉLIX. 

¿ Qué es 
Lo que mi amistad aguarda ? 
Antes que todo es mi amigo. 
Iré... 

ESCENA XVIII. 

DONA CLARA, con manto; HERNANDO. — Dichos. 

DONA CLARA. 

Si una desdichada 
Mujer en los caballeros 
Siempre amparo y favor halla, 



Digitized by 



Google 



4o o ANTES QUR TODO ES MI DAMA. 

Pues lo sois, señor Don Félix, 
Hállele en vos mi desgracia. 
Ese criado me ha dicho 
Que Lisárdo cara á cara 
A mi hermano le ha contado 
Que anoche conmigo estaba. 
Si viene, me ha de dar muerte : 
Acompañadme á la casa 
De un deudo que por sagrado 
Elijo. 

DON FÉLIX. 

Divina Clara, 
Yo lo hiciera ; mas Lisardo 
Al mismo tiempo me llama : 
Su persona está en peligro, 

Y en él no puedo dejarla. 

DOÑA CLARA. 

Tampoco podéis dejarme 
A mí, siendo yo &u dama, 

Y mas ahora que mi hermano 
Me ha visto. No os digo nada : 
Ved vos lo que habéis de hacer. 
Mujer soy y desdichada, 
Noble sois, mi hermano viene, 
A riesgo estoy : esto basta. 

DON FÉLIX. 

¿ Quién en el mundo se vio 
En confusión tan extraña ? 
Dejar yo de socorrer 
A mi amigo, será infamia, 

Y infamia será dejar 

De socorrer á una dama, 

Y mas suya : y pues ahora 
El su vida aventurara 
Por su dama, haciendo yo 
Lo que el hiciera, no falta 
Mi valor. Con vos me quedo. 
Poneos á mis espaldas, 

Y id los dos á socorrer 
A Lisardo en pena tanta. 

HERNANDO. (A Mmdoza.) 
; Muy buen socorro le envía 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XIX. 451 

Tu señor en nuestra espada 
A mi amo ! Pero de aquí 
Nos vamos, pues él lo manda. 
■ {Vanse él y Mendoza,) 

ESCENA XIX. 
DON ANTONIO. — DON FÉLIX : DOÑA CLARA, tapada. 

DON ANTONIO. 

Saliendo, señor Don Félix, 
De la pendencia pasada. 
Por huir de la justicia, 
Tomé la vuelta tan larga. 
Esa dama pude ver 
Que salia de mi casa, 

Y habiendo entrado en recelo 
De que aumente mi desgracia 
Su ausencia, he de conocerla, 

Y si es quien pienso, llevarla 
Conmigo. 

DON FÉLIX. 

A aquesta señora 
Yo no la he visto la cara. 
Ni se quién es ; pero sea 
Quien fuere, debo ampararla, 
Ya que de mi se ha valido. 

DON ANTONIO. 

Pésame de que tan raras 
Sean las pendencias nuestras, 
Que siempre suceder hayan 
En la calle, donde hallemos 
Gente que pueda estorbarlas. 

DON FÉLIX. 

De aqueso no tiene culpa 

El valor ; mas si eso os cansa, 

Solos estamos ahora, 

Y detras de Atocha hay tapias. 

DON ANTONIO. 

Aunque acepto el desafío. 
Es con una circunstancia ; 
Que aquesa dama he de ver 



Digitized by 



Google 



4 52 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Primero que al campo salga. 

DON FÉLIX. 

Es volver á lo primero, 
Porque tengo de guardarla. 

ESCENA XX. 
LAURA, LISARDO r DON IÑIGO, dentro. — Dichos. 

LAURA. {Dentro,) 
¡ Ay infelice de mí 1 

don Félix. 
Aquella voz es de Laura. 
Allá iré. 

DOÑA CLARA. 

¿ Habéis de dejarme 
En tanto riesgo empeñada ? 

LISARDO. {Dentro.) 
Aunque me hagáis mil pedazos, 
Yo no he de entregar la espada. 

DON IÑIGO. {Dentro,) 
Con tu sangre he de sacar 
De mi honor la primer mancha. 

DON ANTONIO. 

Aquesa dama he de ver, 

Y conmigo he de llevarla. 

DON FÉLIX. (Ap.) 

I Quien en el mundo se ha visto 
Lleno de dudas tan varias ? 
Allí á un amigo dan muerte, 
Aquí una mujer se ampara 
De mi valor, mi enemigo 
Contra mí empuña la espada, 

Y mi dama dando voces 
Está dentro de su casa. 

DON ANTONIO. 

Aunque hablando en desafío. 
Sacar yo ahora la espada, 
En especie de temor, 
Matar tengo á quien me agravia. 

DON FÉLIX. 

Yo tengo de defenderla. 



Digitized by 



Google 



JORNADA lU, ESCENA XX. 453 

LisARDO. {Dentro,) 
Félix, ¿ ahora me faltas ? 

DOÑA CLARA. 

Félix, mi riesgo mirad. 

DON ANTONIO. 

Félix, en vano la guardas. 

LAURA. {Saliendo á una ventana.) 
Félix, pues es mi ventura 
Ver que en la calle te hallas, 
Sabe que mi padre ahora, 
Porque sacarme intentaba 
De mi casa, y repliqué. 
Sacó para mi la daga. 
Huyendo en el breve espacio 
Que con él Beatriz se abraza, 
Me cerré en este aposento ; 
Y él, lleno de furia y rabia. 
Está rompiendo la puerta, 
Deste peligro me saca. 

DON ANTONIO. 

Ya nuevamente me animan 
Honor, celos y venganzas 
Hoy contra su pecho. 

DON FÉLIX. 

Ya 
Entro á socorrerte, Laura. 

DONA CLARA. 

Pues ¿cómo quieres dejarme 
En este trance empeñada ? 

LAURA. 

Si soy la dama que quieres, 
Atrepella cuanto haya 
Por mi. 

DONA CLARA. 

De tí me he amparado : 
En faltándome á mi, faltas 
A tu obligación. 

LAURA. 

La puerta 
Rompe mi padre, ¿ Qué aguardas? 
{Sale Lisardo.) 



Digitized by 



Google 



45 4 ANTES QUE TODO ES MI DABIA. 

LISARDO. 

Apenas con la Justicia 

Mi honor se desembaraza 

De un riesgo, cuando da en otro. — 

Félix, á tu lado me hallas. 

DON FélJX. 

(Ap, á é2.)Lisardo, pues has venido 

Atan buen tiempo, repara 

En que Doña Clara es esta, 

Su hermano intenta matarla ; 

Bli enemigo es, con quien tengo 

Ocasión por otras causas 

Para reñir ; pero todas 

Las he de dejar por Laura.) 

Bien sé que mi obligación 

Es valeros, bella Clara, 

Porque de mí os amparasteis ; 

Bien sé que en esta demanda, 

Mi obligación, Don Antonio, 

Es no volveros la espalda ; 

Bien sé, Lisardo, que sois 

Mi amigo, y que os hago falta ; 

Mas mi amigo, mi enemigo, 

Y la dama que se ampara 

De mí, todos me perdonen ; 

Que antes que todo es mi dama, (Vase.) 

LISARDO. 

Si uno te deja, verás 

Que otro tienes que te guarda. 

DON ANTONIO. 

Quien no sea su marido 
Siendo esa dama mi hermana, 
No ha de guardarla de mí, 

LISARDO. 

Pues yo, si solo eso falta, 
Lo soy : para merecerla 
Sangre tengo ilustre y clara : 
¿ Luego ampararla podré ? 

DON ANTONIO. 

Sí, y con aquesa palabra, 
A socorrer es forzoso 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XXI. 4oS 

Que yo á Don Iñigo vaya. 

{Va á entrar f y salen Don Félix, Laura y Beatriz.) 



ESCENA XXI. 

DON FÉLIX, LAURA, BEATRIZ ; y despuea, DON IÑIGO. 
— DONA CLARA, LISARDO, DON ANTONIO. 

DON FÉLIX. 

Venid, señora; conmigo 
Segura vais* 

{Sale don Iñigo,) 

DON IÑIGO. 

De mi casa 
No ha de llevar á mi hija 
Quien su esposa no se llama. 

DON ANTONIO. 

Para eso tenéis mi acero. 

LISARDO. 

Para eso está aquí mi espada. 

DON IÑIGO. 

Pues ¿ cómo vos defendéis 
Que otro lleve á quien aguarda 
Ser esposa vuestra ? 

LISARDO. 

Gomo 
Don Félix, que es quien la ama. 
En su esposo, y es mi amigo. 

DON FÉLIX. 

Y quien se rinde á esas plantas. 

Asegurando que soy 

Don Félix, y que la causa 

De que Lisardo tomase 

Mi nombre, siempre fué Laura. 

DON IÑIGO. 

Si yo en mi casa le hallé. . . 

DON FÉLIX. 

Gomo yo me satisfaga. 

Siendo su esposo, ¿ qué importa ? 

— Aquesta es mi mano, Laura. 

LAURA. 

i Dichosa yo, qué llegué 



Digitized by 



Google 



456 ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 

Al fin de veaturas tantas I 

DON ANTONIO. 

Pues porque de lo que dijo 
Lisardo duda no haya 
Ya^de Clara en la opinión. 
Está casado con Clara. 

LISARDO. 

Es así . 

DOÑA CLARA. 

Felice he sido . 

LISARDO. 

Solo lo que ahora falta 
Es que Don Antonio y Félix 
Sean amigos, pues no agravia 
Una herida que se dio 
Sin traición y sin ventaja. 

DON ANTONIO. 

Yo lo soy vuestro 

DON FÉLIX. 

Yo y todo. 

BEATRIZ. 

Pues demos al cielo gracia 
De que nos sacó de tantos 
Enredos con... Lengua, calla; 
No digas con bien, porqué 
Si la comedia no agrada. 
Con mal nos habrá sacado 
Pero perdonad las faltas. 



FIN DE ANTES QUE TODO ES MI DAMA. 



Digitized by 



Google 



APUNTES SOBRE 

DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE 



Las peripecias, los sucesos graves ó cómicos qae pueden re- 
saltar de la sustitución de un nombre» son cosas conocidas, 
usadas en todos los teatros y más tal vez en el espaQol que en 
cualquier otro ; el mismo Calderón ha recurrido varias veces á este 
recurso dramático ; pero, en ninguna de estas ocasiones lo ha 
hecho con más maetri^ que en la presente comedia. Todos los 
percances se encuentran reunidos, y es admirable el ver cómo 
todos los incidentes resultan de esta primera confusión de 
nombres en que la comedia está basada. 

«c Que un joven gentilhombre, dice M. de Latour, por ayu- 
dar á un amigo, que no puede asistir á una primera cita amoro- 
sa, vanamente solicitada, y esperada hace tiempo, se encargue 
de cumplir en su nombre, ó por mejor decir, con su nombre, 
una misión del principe, es una idea que podia venir á las mien- 
tes de cualquier poeta ; pero, necesario era todo el fecundo é 
industrioso genio de un Calderón, para sacar de un punto de 
partida tan sencillo, no sólo todo aquello que á primera vista pa- 
rece contener, sino todas cuantas nuevas peripecias pueden en- 
gendrar lógicamente los primeros efectos^ en el curso de la ac- 
ción. Es un embrollo sorprendente, y se reprocharía uno dejarse 
vencer por aquel encanto, sino pareciese al mismo tiempo tan 
natural como divertido. El ánimo y el corazón se dejan distraer 
sin escrúpulo, por que la lógica no les previene nunca que su 
emoción y su placer son ilegítimos, y que la razón no tiene que 
hacer ninguna de esas concesiones que el espectador más pre- 
venido concede con la mayor complacencia en el teatro. Esto 
Calderón ****. 26 



Digitized by 



Google 



45 8 APUNTES SOBRE DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

esi no me canso de repetirlo, lo que no se cansa uno de admi- 
rar en Calderón, es que, por fértil qae sea en sorpresas, es raro 
que las mas inesperadas no parezcan el resaltado necesario de, 
los mismos acontecimientos. » 

Como el genio verdadero, á todo asunto que Calderón tocaba 
lo dejaba . acabado ; á no ser el mismo nadie podía tocarlo ; 
en el Médico de su honra, pinta el honor, y queda pintado 
para siempre ; dibuja los celos en el Mayor monstruo y es im- 
posible YoWer á esponer mejor esa pasión terrible ; aquí se le 
ocurre acabar con los enredos y lances que pueden resultar de 
la confusión de un nombre y los reúne todos, con arte infinito. 
Este es el único secreto de lo que no se cansa uno nunca de ad- 
mirar ; Moliere en su Avaro, Shakespeare en su Hamlet, Cor- 
neille en su Cid, Racine en su Fedra, no hicieron otro cosa. 

El estilo de esta comedia, impresa en 1662, está á la altura 
de su argumento, y esto explica su bondad ; en cuanto á la ver- 
siflcacion posee la inimitable y natural armonía de siempre. 



Digitized by 



Google 



DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE 



PERSONAS 



DON FÉLIX COLONA. 
DON CESAR FARNESIO. 
TRISTAN, criado de Don Félix. 
EL PRINCIPE DE URBINO. 
FABIO, criado de Don César, 
SERAFINA, dama. 
UDORO, su padre. 



VIOLANTE, dama. 

AVhELlO, su padre. 

LISARDO. 

NISE, criada, 

FLORA, criada. 

UBIO. 

MÚSICOS. — Criados. — Gente 



La escena es en Parma y en Milán. 



JORNADA PRIMERA 

Lonja ó atrio del palacio ducal de Parma. 

ESCENA PRIMERA 

DON CESAR, DON FÉLIX, TRISTAN. 

DON FÉLIX. 

Alegre estáis. 

DON CESAR. 

¿No queréis 
Que lo esté, si hoy mis deseos 
Llegan ¿ su mejor fin ? 

DON FÉLIX. 

¿De qué suerte? 

DON CESAR. 

Estadme atento. 
Ya sabéis (como quien es 
Mi amigo tan verdadero 

Digitized by 



Google 



460 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Que en cada cuerpo hay dos almas, 
Si ya no un alma en dos cuerpos). 
Ya sabéis cuántos disgustos, 
Cuántas penas y desvelos, 
Asistencias y cuidados, 
Finezas, ansias y riesgos 
Me cuesta el porfiado amor 
De Violante, pretendiendo 
Con lágrimas y suspiros, 
Municiones de agua y viento, 
Batir muros de diamante, 
Romper montañas de acero, 
Minas penetrar de piedra, 

Y fosos vencer de fuego ; 
Siendo no el menor, Don Félix, 
De todos mis sentimientos 

La no olvidada desdicha 
De la muerte de Laurencio 
Su primo, á quién ya sabéis 
Que con el fácil pretexto 
De no sé qué tema, acaso, 
En el campo cuerpo á cuerpo, 
Celoso maté porqué 
Trataba su casamiento : 
En cuyo trance, partido 
Se vio entre los dos el duelo. 
Dejando á los dos iguales 
Dicha y desdicha ; pues siendo 
Laurencio el favorecido 

Y yo el despreciado, atento 
Con ambos el hado, quiso 
Que quedásemos á un tiempo 
Dichosos y desdichados ; 
Pues dejar era lo mesmo 

A un aborrecido vivo, 
Qué á un favorecido muerto. 
Ausénteme pues de Parma, 
Sin que de la ausencia el ceño 
Pudiese mirar en mi 
Vencido el menor afecto. 
Cuál debe de ser la dura 
Prisión mia os encarezco, 



Digitized by 



Google 



461 



Pues aun gastarla no pudo 

La sorda lima del tiempo, 

Al cabo de algunos dias, 

El Duque mi señor, viendo 

Que no se mostraba parte 

Nadie en la causa (respecto 

De que Lisardo, un hermano 

Del infelice Laurencio, 

Que está desde niño al César 

En Alemania sirviendo, 

No ha querido por justicia 

Declararse, y antes pienso 

Que á mas ilustre venganza 

Aspiran sus ardimientos), 

En fin, la causa sin parte, 

El Duque pudo ser dueño 

Del perdón : con que yo, Félix, 

A Parma volví, trayendo 

Mi amor y celos conmigo ; 

Pero ¿qué mucho, sí es cierto 

Que el olvido es tan cobarde 

Que nunca riñe con riesgo ? 

Siempre ventajoso riñe ; 

Pues cuando embestir le vemos, 

Es cuando está solo amor, 

No cuando está amor con celos. 

Hallé á Violante, si fué 

Posible, mas cruel, haciendo 

De su ofensa nuevo agravio, 

De mi amor nuevo desprecio ; 

Pero como no hay diamante. 

Si á los ejemplares vuelvo 

Pasados, acero no haye 

No hay piedra al fin, no hay incendio 

Que no se rinda á partido 

(Puesto que el diamante vemos 

A la porfía del arte 

Dócil, tratable el acero. 

Cavada la piedra al agua, 

Y el fuego apagado al viento); 

Así Violante, trocando 

Los rigurosos extremos 

26. 



Digitized by 



Google 



462 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

En extremos mas piadosos 
(Bfilagros que amor ha hecho 
Tantas veces cuantas vimos, 
Si á la antigüedad creemos, 
Orlar tablas y cadenas 
Las paredes de su templo), 
Hoy me ha escrito que mañana... 



ESCENA 11. 

FABIO. — Dichos. 

FABIO. 

Señor. . 

DON CESAR. 

¿ Que me quieres, necio ? 

FABIO. 

El Duque te está esperando, 
Y me ha dicho que al momento 
Que te hallé, diga que importa 
Que vayas á verle presto. 

DON CESAR. 

Mirad cuál es mi desdicha ; 
Que para decir tormentos. 
Ansias y penalidades. 
Tiempo me sobró ; y en viendo 
Que voy á decir venturas, 
Dichas, gustos y contentos, 
Me falta. Mas yo lo haré. 
Esperadme; que ya vuelvo. 

(Echa d andar. 
DON FÉLIX. (Acompañando á Don César. ) 
Poco tenéis que decirme, 
Pues á bastante luz veo 
Que Violante pagará 
Vuestro amor ; porque en efecto, 
La deidad mas ofendida 
De verse adorada, es cierto 
Que hacia la parte del alma 
Nunca le pesa de serlo. 

{Vase Don César y Fabio.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA III. 463 

ESCENA III. 

DON FÉLIX, TRISTAN. 

TRISTAN. 

I Y cómo 1 Yo galanteaba 
(Perdona que el galanteo 
Ponga hoy en tan bajos paños) 
Cierta mozuela del pueblo, 
Tan pedregosa, que era 
Ribazo de carne y hueso. 

Y como yo, gloria á Dios, 
Soy tan fácil come tierno, 
Me cansé; y apenas ella 
Echó mi asistencia menos, 
Cuando me dijo : « Picaño, 
Infame, vil y grosero, 
Queredme, pues comenzasteis 
A quererme, ó vive el cielo 
Que 08 haga matar á palos ; 

Que aunque atrevimiento inmenso 
Fué el quererme, el no quererme 
Es mayor atrevimiento. » 

DON FÉLIX. 

¿Qué cosa habrá á que no saques, 
Tristan, la frialdad de un cuento? 

TRISTAN. 

Estaba un hidalgo un dia 
Remendando sus gregüescos, 

Y un amigo que entró á verle 

Le preguntó : « ¿ Qué hay de nuevo ? » 

Y él le respondió « que el hilo » • 
Yo así te digo lo mesmo ; 

Que si á vejeces de amor 
Procuro echar un remiendo, 
Lo que habrá de nuevo solo 
Será el hilo de mis cuentos. 



Digitized by 



Google 



464 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

ESCENA IV. 
DON GEISAR. — Dichos. 

DON CESAR. 

¿ Habrá hombre mas infelice 

Que yo? ¡Ay, Don Félix! ¡ qué presto 

Se hace pesar un placer. 

Se hace tristeza un contento ! 

Bien temía que me habia 

De faltar al gusto el tiempo 

Que á la pena me sobraba. 

DON FÉLIX. 

Pues bien, ¿ que ha habido ? Qué es eso? 
Decidme, ¿ traéis disgusto? 

DON CÉSAR. 

Y tal, que no pudo el cielo 
Ofrecérmele mayor ; 

Pues cuando os iba diciendo 
Que Violante, reducida 
A la fe de mis deseos^ 
Hoy me ha escrito que mañana. 
Que sale á un cercano pueblo 
Adonde tiene la hacienda 
Su padre, fiará al silencio 
De la noche el darme entrada 
En sus jardines, me veo 
De la esperanza tan cerca 

Y de la dicha tan lejos, 
Que no es posible lograrla, 
Porque se ponen en medio 
Montes de dificultades. 

DON FÉLIX. 

¿Tan presto, César? 

DON CÉSAR. 

Tan presto. 
¡ Feliz vos que no servis 
Ni amáis I Y sí queréis verlo, 
El Duque ha sabido... 

DON FÉLIX. 

¿Qué? 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA IV. 465 

DON CÉSAR. 

Que ha llegado de secreto... 

DON FÉLIX. 

¿ Quién ? 

DON CÉSAR. 

A Milán el de Urbino, 
Que viene, según entiendo, 
De Alemania, general 
De las armas del imperio 
Contra esgüizaros ; y como 
Es tan su amigo y su deudo, 
A darle la bienvenida 
, Y norabuena del puesto 
Me envia con esta carta, 
Con orden de que al momento 
Salga de Parma. ; Mirad 
En qué confusión me veo I 
Pues si no parlo, Don Félix, 
La gracia del Duque pierdo; 

Y si parto, la ocasión 

Qué há mil siglos que deseo. 
Demás que podrá Violante 
Persuadirse á que pretendo 
Yo aquesta ausencia en venganza 
De sus pasados desprecios; 

Y teniendo por desaire 

Lo que es fuerza, será cierto 
Que aborrecimiento, que 
Favor mi fineza ha hecho. 
Vuelva otra vez mi desdicha 
A hacerle aborrecimiento. 
DON rÉLix. 
No sé qué os diga, si no es 
Que hasta mañana secreto 
Estéis aquí ; que las postas 
Podrán suplir ese tiempo. 

DON CÉSAR. 

No podrán, porque me manda 
Que las tome desde luego, 

Y en jornada de seis dias 
Dos es fuerza echarse menos. 



Digitized by 



Google 



466 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

DON FÉLn. 

Pues avisarlo á Violante 
Con mil rendidos extremos. 

DON CÉSAB. 

Ese es medio á la disculpa, 
Mas DO á la perdida medio, 
Pues de la ausencia del padre 
Mañana la ocasión pierdo. 

DON FÉLIX. 

¿Qué dice la carta ? 

DON CESAR. 

¿Qué 
Ha de decir? Cumplimientos 
Ordinarios. 

DOM FÉLIX. 

¿ Nómbraos ? 

DON CÉSAR. 

Sí, 
Gomo es costumbre, diciendo : 
<c César Farnesío, mi primo, 
Ya en mi nombre », porque aquesto 
Es estilo, para que 
Se sepa allá el cumplimiento 
Que se debe á la persona 
Que va. 

DON FÉLIX. 

¿No dice mas que eso? 

DON CÉSAR. 

No. 

DON FÉLIX. 

A VOS ¿conóceos Urbino? 

DON CESAR. 

Nunca me vio, ni sospeccho 
Que haya en su casa persona 
Que me conozca, respeccho 
Que há tantos años que está 
En Alemania sirviendo. 

DON FÉLIX. 

Pues si vos os atrevéis 
A una cosa, yo me ofrezco, 
Ya que en cuanto á conocerme 
A mi me pasa lo mesmo, 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA IV. 467 

A hacer esa diligencia, 
Con que quedándds secreto, 
Podréis lograr vuestro amor ; 
Pues consiste todo en esto 
(Sin que ni al Duque ni á Urbino 
Se les haga agravio en ello, 
Pues logra uno su visita 
Y otro hace cuna pli miento) : 
En llegar, dar una carta, 
Traer respuesta y venir presto. 

DON CÉSAR. 

Guando no fuera tan fácil. 
Yo estoy de suerte, que pienso 
Que aun lo mas dificultoso 
Aventurara. 

TBISTAN. 

Yo creo 
Que diera un medio mejor 
Para todo. 

DON FÉLIX. 

Calla, necio. 

DON CÉSAB. 

En fin, ¿hacéis la fineza 
Por mí ? 

DON FÉLIX. 

No soy yo de aquellos 
Que dan el consejo para 
No ejecutar el consejo. 
Yo con vuestro nombre iré. 

DON CÉSAB. 

llil veces los pies... 

DON FÉLIX. 

Teneos ; 
Que entre amigos desairado 
Está el agradecimiento. 

DON CÉSAR. 

Sola una dificultad 
Resta ahora. 

DON FÉXIX. 

¿Qué es? 

DON CÉSAR. 

Yo tenga 



Digitized by 



Google 



4 68 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

De cobrar de Aurelio, padre 

De Violante, unos dineros 

Que para ayuda de costa 

Me ha librado el Duque, haciendo 

Así mejor la deshecha 

De que es verdad que me ausento ; 

Con que no me esperará 

Mañana Violante. 

DON FÉLIX. 

A eso 
Hay escribirla un papel. 

DON CÉSAR. 

No hay ; que la ocasión que tengo 
De escribir yo, una criada 
Es que viene á verme : y creo 
Que con pensar que me voy, 
No me buscará tan presto. 

DON FÉLIX. 

Ahí entra bien la libranza. 
Pues con ella un criado vuestro 
Podrá á entrambas diligencias 
Ir á su casa sin riesgo. 

DON CÉSAR. 

¿Cómo sin riesgo á su casa? 
Desde el infeliz suceso 
De su sobrino, aunque está 
De mi amor y de mis celos 
Desimaginado, no 
De su venganza : y sospecho, 
Si ve en ella criado mío. 
Que antes que sepa el efecto 
A que va, ha de hacer con él 
Alguna acción. 

DON FÉLiX. 

Buen remedio. 
Vaya Tristan, que sabrá. 
Sagaz, advertido y cuerdo. 
Desmentir ambas sospechas. 

TRISTAN. 

No sabré. 

DON FÉLIX. 

¿ Qué temes ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA IV. 469 

TRISTAN. 

Temo 1 

Que sospechas tan honradas 
Me maten si las desmiento. 

DON CÉSAR. 

Si vas de mi parte, íi mí 
Será el desaire. 

TRISTAN. 

Eso es bueno 
Para quien sabe que un dia 
Mal perfumado un portero 
Uegó á su corregidor, 
En altas voces diciendo : 
« Una moza de servicio 
Antes de hora mostró el serlo, 

Y al tiempo que estaba yo 
La denunciación haciendo, 
Otra moza sobre mí 

Hizo el desacato mesmo ; 

Y estando yo, como estaba, 
Mandatos de usté escribiendo. 
Esto no se ha hecho commigo, 
Sino con usted. » Severo 

El corrigidor entonces 
Le dijo : « Pues, majadero, 
¿ Quién os mete en sentir vos 
Lo que conmigo se ha hecho ? » 
— Con que si me dan con algo, 
Guando venga medio muerto, 
Habiéndose hecho contigo. 
Podrás tú decir lo mesmo. 

DON FÉLIX. 

No te canses ; que has df^ ir 
Con el papel ahora, y luego 
Conmigo á Milán. 

TRISTAN, 

Contigo 
Vaya; que deso me huelgo 
Cuanto me pesa de esotro. 

DON CÉSAR. 

¿ Por qué, Trislan ? 
Calderón ****. 2 7 



Digitized by 



Google 



4 70 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

TRISTAN, 

Porque siendo^ 
Gomo son, Carnestolendas, 
Que es tan festejado tiempo 
En Milán, me pienso holgar 
Como un padre. 

DON FÉUX. 

Vamos preslOy 

Y prevendremos las postas 
Mientras estáis escribiendo 

Y lleva el papel, Tristan. 

DON CÉSAR. 

Y mas que ahora tenemos 
Buena occasion. 

DON FÉLIX. 

¿ Cómo ? 

DON CÉSAR. 

Como 
Sale de su casa Aurelio; 

Y no estando en ella, da 
El esperarle mas medios 
Para el papel. 

ESCENA V. 

AURELIO, leyendo una carta. — Dichos.- 

DON FÉLIX. 

Divertido 
Viene una carta leyendo. 

DON CÉSAR. 

Mejor es que no nos vea. 

Ven ; que allá decirte pienso 

A qué criada has de dar 

El papel. 

{Quédase Instan mirando d Aurelio). 

DON FÉLIX. 

¿ Qué esperas, necio ? 

TRISTAN. 

Déjame. 

DON FÉLIX. 

¿ Qué haces ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA VI. 471 

TRISTAN. 

Estoy 
Tanteando la fuerza al TÍejo, 
Para ver qué tantos palos 
Podrá darme de un aliento. 
(Vanse Don César Félix y Tristan,) 

ESCENA VI. 

AURELIO. 

(Lee.) « Tío y señor mió : yo he llegado á esta corte de 
» Milán, encubriendo nombre y patria, en servicio del 
» principe de Urbino ; y aunque deseo llegar á mi casa, 
» no me atrevo á parecer en ella hasta vengar la muerte 
» de mi hermano; y pues á todos toca esta desdicha, 
» avisadme si está en Parma Don César Farnesio... » 

Honrada resolución 

Es la de Lisardo ; pero 

¿ Qué mucho si es sangre mia ? 

¿ Qué he de hacer? que aunque mi pecho 

Volcan cubierto es de nieve 

Que esconde las llamas dentro, 

Y le suena esta venganza 
Bien al rencor que yo tengo, 
Me disuena por la parte 

De la prudencia que debo 
Tener, porque ya en mi edad 
Es razón que valga menos 
El rencor que la cordura, 

Y el enojo que el consejo. 
Si á Lisardo mi sobrino 

A esta venganza no aliento. 
No cumplo con mi valor; 

Y si para ella le esfuerzo, 
Con mí obligación no cumplo ; 
Que haré mal si en tanto empeño, 
Perdido un sobrino, doy 

Calor, con que el otro pierdo. 
Con el que que murió pensaba 
Casar á Violante ; y siendo 
El heredero Lisardo 



Digitized by 



Google 



47 2 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

De SU casa y de mi intento, 

Aventurarle al enojo 

Del Duque, que criado y deudo 

Quiere á César, es volver 

Atrás mi primer deseo, 

Pues ha de perder la patria. 

¿ Qué he de hacer (i válgame el cielo I) 

Para que cuerdo y honrado 

Cumpla con ambos afectos ? 

Ahora bien : á responderle 

Otra vez en casa entro : 

Que no me faltará estilo 

Con que entretener suspenso 

El fin, hasta que yo tome 

Resolución ; y á este efecto. 

Otra y mil veces la carta 

De mi sobrino á lér vuelvo. 

(Lee.) «Avisadme si está en Parma Don César Farnesi»^ 

» para que pongáis y yo la ejecución para buscarle : 

» y cuando respondáis, diga el sobrescrito : Á Celio, en 

» casa del principe de Urbino. » (Vase,) 



Sala en casa de Aurelio. 

ESCENA VII. 
VIOLANTE, NISE; después, AURELIO. 

NISE. 

En casa se ha vuelto á entrar, 
Unos papeles leyendo, 
Mi señor. 

VIOLANTE. 

I Oh qué cobarde 
Es, Nise, el atreviniiento. 
Pues cuando se arroja mas ! 
Es cuando se anima menos! 
Besde que eecribi á Don César. 
Dándome á partido al ruego 
De tanto rendido amor. 
De mi misma sombra tiembl». 



Digitized by 



Google 



. JORNADA I, ESCENA VIH. 47 3 

Desde hoy acá me parece... 

NISE. 

¿Qué? 

VIOLANTE. 

Que es de cristal mi pecho, 

Y que puede ver mi padre 

Lo que hace el corazón dentro. — 

(Sale Aurelio,) 
I Señor 1 

AURELIO. 

Violante... 

VIOLANTE. 

¿ Qué traes? 
Que sobre volver tan presto, 
Me da que pensar el verte 
Tan confuso y tan suspenso. 

AURELIO. 

Nada : al salir me dio un propio 
Una carta: y porque luego 
Es preciso que se vuelva, 
A responder á ella vengo ; 

Y así... Mas ¿ quién hasta aquí 
Se entra ? 



ESCENA VIH. 

TRISTAN. — Dichos. 

TRISTAN. [Ap,) 

Pues que sé que el viejo 
No está en casa, me he de entrar 
Hasta el último aposento 
Buscando áNise, que es 
A quien despachado vengo. 

AURELIO. 

¿ A quién, hidalgo, buscáis ? 

TRISTAN. 

{Ap. Volvióse azar el encuentro.) 
A vos. 

AURELIO. 

¿A mí? 



Digitized by 



Google 



47 4 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

TRISTAN. 
A VOS. 
AURELIO. 

¿ No había 
Puerta á que llamar ? 

THISTAN. 

Tengo, 
Según soy de mal cristiano, 
Muy tibios lo llamamientos. 

AURELIO. 

Y en fin, ¿ qué me queréis ? 

TRISTAN. 

Daros 
Este papel. 

AURELIO. 

¿ Cuyo es ? 

TRISTAN. 

Vuestro, 
Pues que viene para vos. 

AURELIO. 

Bachiller sois. 

TRISTAN. 

Aun no tengo 
El grado, bien que los cursos 
Ya me sobran|para serio. 

AURELIO. 

¿ Quién es vuestro amo ? 

TRISTAN. 

Don Félix : 

Y usted tenga entendido esto. 
Porque importa á la maraña. 
Don Félix, á decir vuelvo 
Una y cuatrocientas veces. 

AURELIO. 

No soy amigo de cuentos. 

TRISTAN. 

Yo si, y muchísimo. 

AURELIO. 

Dice ; 
(Lee,) « Aurelio, mi tesorero : 
» De los maravedís que 
» Pararen en poder vuestro, 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA VIH. 47 5 

u Dad á César... » — ¿ Cómo, si es 
De César el libramiento, 
Félix á vos os envia ? 

TRISTAN. 

Porque ha de haber el dinero 
Félix, por deberle César 
No sé qué partida dello. 

AURELIO. 

{LeeJ) « Quinientos escudos que 
» Le libro para el efecto 
» De la jornada que hoy hace 
» De orden mia. » 

VIOLANTE. (Ap. a la criada.) 
¿ Oyes aquello, 
Nise ? Don César se ausenta. 
Sin duda {\ valedme, cielos !) 
No quiso mas que vengar 
Mis deprecios con desprecios. 

[Hace señas Tristan con un papel.) 
TRISTAN. (Ap» á ella.) 
Nise... 

NiSE. (Ap. á su ama). 
Con un papel hace 
Seña el criado. 

(Velo Aurelio.) 

AURELIO. 

¿ Qué es eso ? 

TRISTAN. 

Nada. 

AURELIO. 

¿Qué papel es ese? 

TRISTAN. 

Estos son otros quinientos ; 
Mas vienen en otra finca . 

AURELIO. 

¿ Dónde César va ? 

TRISTAN. 

(Ap. Al infierno 
Debe de ser.) ¿ Qué sé yo ? 

AURELIO. 

Esperad aquí (Ap. Que á precio 
De no verle algunos dias. 



Digitized by 



Google 



476 BICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

He de despacharle. ¡ Cielos I 

¿ Si ha sabido que Lisardo 

Está en Milán, y por eso 

Le ausenta el Duque de aquí ? (Vase.) 

ESCENA IX. 

VIOLANTE, NISE TRISTAN. 

VIOLANTE. 

No sé cómo no reviento 
De cólera, i A mí desaires 
César ! Quien en lanto tiempo 
No volvió al desden la espalda, 
¿ La vuelve al favor ? 

TRISTAN. 

Pues puedo 
Hablar, escucha y sabrás 
Que aunque ves que á cobrar vengo, 
Más vengo á pagar, señora, 
La obligación de un deseo. 
César con este papel 
Me envía. 

NISE. 

Tómale, y sea presto ; 
Que vuelve á salir mi amo. 

VIOLANTE. 

De pensar si le vio tiemblo. 

ESCENA X. 
AURELIO. — Dichos. 

AURELIO. 

Tomad, y id con Dios. 

TRISTAN. 

El guarde 
Tu vida siglo eternos; 
Y advierte que es la primera 
Cosa aquesta que no cuento. 
(Ap. Yo voy mejor despachado 
Que pensé, pues por lo menos 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XI. 477 

Dado el papel dejo, y voy 

Sin palos y con dinero.) {Vase.) 

ESCENA XI. 

AURELIO, VIOLANTE, NISÉ. 

VIOLANTE. {Ap. d ella.) 
¿Si verla el papel, Nise ? 

NISE. 

No, pues no hace sentinaiento. 

AURELIO. 

Hija, yo me voy mañana, 
Gomo sabes, á ese pueblo... 

VIOLANTE. (Ap.) 
Albricias, alma ; que nada 
Entendió, pues habla desto. 

AURELIO. 

Que está la hacienda perdida 
Sin los ojos de su dueño : 

Y así, lo que has de hacer es 
Darme un papel que en el pecho 
Ahora guardaste. 

VIOLANTE. 

I Yo 
Papel, señor! 

NISE. {Ap,) 
Malo es esto. 

AURELIO. 

Espera ; que tú tampoco 
Te has de ir. Dame el papel presto ; 
Que si dejé ir al criado, 
Viéndole dar, fué que cuerdo 
No quise que mi venganza 
Empezase por lo menos. 
Ni enviar el ruido fuera, 
Quedando el agravio dentro ; 

Y así callé hasta infórmame, 
A costa del sufrimiento. 
Dame el papel. 

VIOLANTE. 

Yo... si... cuando... 

27. 



Digitized by 



Google 



478 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

AURELIO. 

I Oh qué cansados extremos, 

Pudieado tomarle yo I (Quítasele.) 

Éntrate ahora allá dentro; 

Que no quiero que irritada 

La cólera, que no quiero 

Que apurada la paciencia 

Me cieguen, sin que primero 

Me informe, ingrata, del daño 

Antes que aplique el remedio. 

Quítateme de delante. 

VIOLANTE. {Ap,) 

Dadme vuestro amparo, cielos ; 

Que aunque quiera disculparme, 

Razón ni razones tengo. [Vase.) 

AURELIO. 

Vete tú también. 

NISE. 

Sí haré. 

AURELIO. 

No por ahí, sino allá dentro. 
Mas dime antes, porque á ciegas 
No corran mi sentimientos 
De Félix siendo el criado 
Y de César el dinero. 
Cuyo es el papel. 

NISE. (Ap.) 

Si digo 
Que es de César... 

AURELIO. 

Habla. 

NISE. 

(Ap. Siendo, 
Como es su enemigo mi amo, 
Será añadir yerro á yerro.) 
No sé ; pero de César no es. 

AURELIO. 

Harto me has dicho con eso. 

(Vase Nise.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XII. 479 

ESCENA XII. 

AURELIO. 

¿ Quién crérá ¡ay de mí infelice! 

Que de abrir un papel tiemblo ? 

{Lee.) « No hay, mi bien, incoaveniento 

» Que me prive de no veros. » 

¡ Qué dignamente ay de mi 

Otra y mil veces I se hicieron 

De vil materia el papel, 

Y la tinta de veneno. 

(Lee.) « Y así, tened entendido 

» Que atrepellando los riesgos 

» Que se me ponen delante, 

» Mañana estaré, en saliendo 

» Vuestro padre, en los jardines 

» Que decís. Guárdeos el cielo. » 

I Qué es lo que miro I ¿ Don Félix 

Tiene tanto atrevimiento, 

Que al sagrado de mi honor 

Pone tan indignos medios, 

Gomo tomar el achaque 

De enviar por el dinero J 

Del otro traidor su amigo ? 

Porque sin duda lo cierto 

Dijo Nise y el criado. 

Que « á Félix sirvo » diciendo. 

Seña hizo con que entendiese. 

Venir de su parte, i Gielos I 

Qué he de hacer? porque querer 
Que yo en semejante empeño 
Me olvide de lo ofendido 
Y me acuerde de lo cuerdo, 
Es querer quitarme todo 
£1 uso del sentimiento : 
Fuera de que es destruir 
La esperanza que yo tengo 
De casarla con su primo. 
I Bueno es, cuando mas pretendo 
Que otro no se venge, darme 



Digitized by 



Google 



480 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

A mí ocasión para hacerlo 

Pues siendo asi que no es 

Posible que haya consejo 

Que no atropello la ira, 

En vengarme me resuelvo 

De dos traidores amigos, 

Que vida y honor me han muerto. 

A Lisardo escribiré 

Mate á César, y lo mesmo 

Haré de Don Félix yo, 

Pues tan buena ocasión tengo 

Para matarle y dejar 

El homicidio encubierto; 

Pues con cerrar este cuarto (Cierra.) 

Dejando á esta ingrata dentro, 

Sin que hasta mañana pueda 

Dar aviso, será cierto 

Que él vendrá sobre seguro, 

Y yo podré con secreto, 

Matándole en mis jardines, 

Llevarle donde... Mas esto 

Mejor lo dirá la fama. 

Guando en láminas de acero 

Deje mi venganza escrita 

En los anales del tiempo. {Vase.) 



Sala de la casa de Lidoro en Milán. 

ESCENA XIII. 

Música; y luego, SERAFINA, y FLORA. 
{Ruido dentro de máscaras, música é instrumentos.) 

MÚSICA. [Dentro.) 
Yaya de baile, 
De música y fiesta; 
Que todos son locos 
En carnestolendas. 

{Salen Serafina y Flora.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XIII. 481 

SERAFINA. 

Cierra esa ventana, Flora, 

Y tú, ni otra criada mia 
Se ponga á la celosía. 

FLORA. 

Déjame por Dios, señora. 
Solo llegar á ver esta 
Máscara que va pasando 
Hacia palacio, cantando... 

ELLA, bailando; t música, dentro. 
Vaya de baile, etc. 

SERAFINA . 

Darme pesar no pretendas. 
Pues ves que deso me ofendo. 

FLORA. 

¿ No miras que va diciendo?... 

ella; y música, dentro. 
Que todos son locos 
En carnestolendas. 

SERAFINA. 

Por eso quiero 70 ser 
Cuerda . 

FLORA. 

¿Es posible quedia 
De tan común alegría. 
Ni has de ser vista ni ver? 

SERAFINA. 

Si inconveniente no hubiera 
En ver y ser vista, no 
Peino tantas canas yo 
Que alegrarme no pudiera 
Con los disfraces y juegos 
Que hoy festejan á Milán ; 

Y mas ahora, que dan 
Las luminarias y fuegos 
Con la noche, mas belleza 
A las danzas y mas ser 

A las músicas. 

FLORA. 

Saber 
Quisiera, sino es tristeza. 
Qué inconveniente hay, señora. 



Digitized by 



Google 



482 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

SERAFINA^ 

Aunque tú le sabes, no 
Le quieres saber, y yo 
Quiero decírtelo abora. 
En mi calle un caballero, 
Que & Milán estos días vino 
Con el príncipe de Urbino, 
De máscara está ; y no quiero 
Que habiéndose declarado 
Conmigo, presuma que 
Es favor que yo me esté 
A la reja : que me enfado 
De ver su necia porfía. 

FLORA. 

Quizá es otro que vestido 
De disfraz, le ha parecido. 

SERAFINA. 

¿Cómo puede ser? 

FLORA. 

Servia 
En palacio un extranjero 
Conde; y cuando el sol faltaba, 
Se iba á acostar y dejaba 
Un esclavo en el terrero 
Con su capa de color 
Y plumas. La dama, un dia 
Que nevaba y que Uovia, 
Le quiso hacer un favor. 
La reja abrió, y en falsete, 
« Idos, Conde, » pronunció; 
A que el moro respondió : 
a No estar Conde, estar Hamete. » 
— Y así, puede ser, señora. 
Que al que la máscara esconde 
Sea Hamete y no sea Conde. 

SERAFINA. 

¿A todo su cuento, Flora? 

FLORA. 

Ya es mal viejo. 

SERAFINA. 

En fin, dejara 
Por él aun fiestas mayores. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I. ESCENA XIII. 4 83 

FLORA. 

Bien lo dicen los rigores 
Con que él lo llora. 

SERAFINA. 

Repara 
Que no quiero que en tu vida 
Me encarezcas su pasión. 

FLORA. 

Pues va otra conversación. 
Si el mirarle allí ofendida 
Te tiene, yo te daré 
Medio con que sin que seas 
Vista del ni de otro, veas 
Toda la fiesta. 

SERAFINA. 

¿ Cuál fué? 

FLORA. 

Aqueste. Muy bien, señora 
Sabes que en carnestolendas, 
Las señoras de mas prendas 
Se disfrazan. Pues si ahora 
Te disfrazases tu & fin 
De que sin ser vista vieses, 
A cuyo efecto salieses 
Por la puerta del jardín, 
Presumo que no seria 
Mal modo de castigalle, 
Dejándotele en la calle. 
Gozar lo que resta al dia. 
Mira : un capote^ un sombrero, 
Una hacha, una mascarilla, 
Mezclándote á la cuadrilla 
De cualquier disfraz primero, 
Lo hace todo. 

SERAFINA. 

¿ Y si viniese 
Mi padre en tanto? 

FLORA. 

No hará; 
Que como es Justicia, va 
Por todas las calles ; y ese 
Aun no es escrúpulo, pues 



Digitized by 



Google 



48 4 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Con dejar dicho que vas 
Coa alguna amiga, estás 
Disculpada. 

SERAFINA, 

Cosa es 
Que hiciera de huena gana ; 
Pero no sé si me atreva. 

FLORA. 

Burlar á un necio te mueva. 
Ven y verás cuan galana 
Te pongo. Apuesto, si sales, 
Que á todas mil higas das, 
Pues con tu talle no mas, 
Mas que todas juntas vales. 

SERAFINA. 

N05 Flora, me persuadas 
Por la vanidad ; que creo 
Que mas que tú lo deseo. 

FLORA. 

Manos á labor. 

SERAFINA. 

Criadas, 
Si por vosotras no fuera. 
Mas de un yerro. . . 

FLORA. 

No es de aquí 
La moraleja. ¿ Has de ir? 

SERAFINA. 

Sí; 
Que es triste cosa que quiera 
Dése necio la porfía. 
Pues á tanto extremo pasa, 
Tenerme dentro de casa ' 

Encerrada todo el dia. 
Ven á vestirme. 

FLORA. 

¡ Qué airosa ' 

Ponerte, señora, espero! 

{Vase Serafina.) 
¿ Criada no dijo? Pues quiero 
Parecerlo en otra cosa. — (Abre una ventana.) 

\ Ce, señor Celio ! 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XV. 486 

ESCENA XIV. 
LISARDO, en la calle. — FLORA. 

LISARDO. 

¿Quién llama? 

FLORA. 

Quien es serviros su fin. 
Por la puerta del Jardín 
Ya disfrazada mi ama : 
Y como acaso lleguéis, 
Sin daros por entendido 
De que la habéis conocido, 
Hablar con ella podréis. 
Ghiton, y adiós. 

LISARDO. 

Tarde creo, 
Flora, que he de agradecer 
Tu fineza, pues á ver 
Llego el fin de mi deseo 
En la nueva que me das. 

{Vanse) 



Calle. 

ESCENA XV. 

USARDO Y LIBIO, disfrazados y con mascarillas. 

LIBIO. 

¿ El fin de tu deseo ? 

LISARDO. 

Sí, 
Pues no parará en que aquí 
Pueda hablarla, porque á mas 
Se ha de atrever mi osadía. 

LIBIO. 

Pues ¿qué pretendes hacer? 

LISARDO. 

Que se acabe de perder 



Digitized by 



Google 



486 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

De una vez la suerte mia. 

Ya sabes qae yo he venido 

A dar, Libio, muerte á un hombre, 

De quien solamente el nombre 

Hasta ahora he conocido. 

A mi tio le escribí 

Que del aviso me diera, 

Porque buscarle pudiera 

Mas seguro; y siendo así 

Que solo estoy esperando 

Respuesta (en cuyo intermedio 

Sin aguardar mas remedio 

Que morir, estoy amando 

£1 imposible mayor 

Que se vio en deidad humana. 

Cuya ingratitud tirana 

Desprecios hace á mi amor), 

Entre uno y otro pesar, 

Quiero á entrambos acudir ; 

Que no es despique el morir 

Para quien viene á matar. 

Yo me tengo de volver 

A Alemania el mismo dia 

Que halle la venganza mia 

Su fin : pues si he de perder 

A Italia, y de cualquier modo 

Soy hombre restado, ya 

Bien lograr mi amor será, 

Y que me pierda por todo. 

Y así, en tanto que yo, á fin 
De no perder la ocasión 
Que da amor ámi pasión, 
Tomo la vuelta al jardín, 

Lo que tú has de hacer... 

(Ruido dentro.) 

ESCEMA XVI. 

Gente, en traje de loco^ Músicos. — Dichos. 

UNO. 

Aquí 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XVII. 487 

£1 baile prosigo, pues 
Gasa del Justicia es. 

LISARDO. 

Pero vente ahora tras mi. 
No te detengas ; que allá 
Lo que has de hacer te diré : 
No salga en tanto. 

LIBIO. 

No sé 
Qué te diga. 

LISARDO. 

Nada ya ; 
Que sobre resolución 
No hay consejo; y no es posible 
Que este divino imposible 
Me dé mejor ocasión. 
¿ Cuándo tengo yo de hallar 
Noche, disfraz, bulla y ruido, 
Que parece que han venido 
A darme tiempo y lugar, 
Guando no me den ventura ? 
No, no hay qué decirme. Vamos. 

{Vanse él y Libio.) 

UNO. 

Aquí el baile prosigamos ; 
Que boy todo ha de ser locura. 

MÚSICA. 

Vaya de baile, ele. 

{Bailan), 

ESCENA XVII. 
SERAFINA Y FLORA, vestidas de máscara. — Gente, 

MÚSICA. 
SERAFINA. 

Formal agüero he tenido 
Que el primer baile que vea, 
Flora, el de los locos sea. 

FLORA. 

Antes yo pienso que ha sido 
A propósito buscado, 



Digitized by 



Google 



488 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Pues entrar en él podremos, 
Sin miedo de que le erremos, 
Pues que ya viene ensayado. 

TODOS. 

Vaya de haüe, etc. 

(Bailan). 

UNOS. 

Ea, á. otra parte á bailar. 
{Vanse,) 

SERAFINA. 

Deja esa cuadrilla, Flora. 

ESCENA XVIII. 

LISARDO. — SERAFINA, FLORA. 

LISARDO. 

Máscara, esperad, que ahora 
Conmigo habéis de danzar. 

SERAFINA. (Ap,) 

\ Hay mas extraño pesar ! 

FLORA. {Áp, d Serafina.) 
¿ Que huir del no nos bastó? 

SERAFINA. 

¿Si me ha conocido? 

FLORA. 

No 
Esa sospecha te inquiete . 

SERAFINA. 

¿ Pues qué es esto? 

FLORA. 

Ser Hamcte 
El que en la calle quedó. 

LISARDO. 

No la espalda me volváis 
Sin responder, pues sabéis 
Guando de máscara os veis, 
La obligación en que estáis. 

SERAFINA. 

Vos sois el que la ignoráis ; 

Que aunque es verdad que ha tenido 

Quien de máscara ha venido. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XYIII. 489 

A quien de máscara va, 
Licencia de hablar, no está 
En estilo recibido, 
A quien no responde, hacer 
Fuerza ; y así (¡ qué pesar I) 
Aunque vos podáis hablar, 
Puedo yo no responder. 

LISARDO. 

A mí me basta saber 
Que hablar puedo. 

SERAFINA. 

¿No será 
Locura, á quien sorda está? 

LISARDO. 

Y locura de no pocos. 

SERAFINA. 

Pues la danza de los locos 

Por esotra parte va, 

Id tras ella, si sois della. 

LISARDO. 

Sí, lo soy ; pero en seguir... 

FLORA. (Ap.) 

¿Más qué se ha de descubrir? 

LISARDO. 

La locura de mi estrella, 
Tras una sirena bella. 

SERAFINA. 

Pues conmigo serán dos ; 

Y así, máscara, id con Dios; 
Que hablar de otra es grosería. 

LISARDO. 

No es, si de su tiranía 
Pretendo vengarme en vos. 

SERAFINA. 

Pudiera á ese desatino 
Responder que quien procura 
Estar falso con locura, 
No está con el dolor fino. 
Pero hacerlo no imagino. 
Por no oiros. Id con Dios. 

LISARDO. 

Yo he de seguir á las dos; 



Digitized by 



Google 



49 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Que me ha dado un no sé qué 
De vislumbre... 

SERAFINA. 

{Ap. Hablar, no sé.) 
¿Deque? Decid. 

US ARDO. 

De que vos... 

ESCENA XIX. 

LIBIO Y OTROS DE MÁSCARA, quevuelveti cantando y 6at- 
lando, — Dichos. 

UÚSICA. 

Vos, vos, vos, señora, vos, 
Vos me vengaréis de vos* 

USARDO. 

De que sola habéis podido 
Vos aliviar mi cuidado ; 

Y aun ese baile imitado 
Parece que de mí ha sido 
A propósito traido; 

Pues cuando de un ciego dios 
Me estoy quejando á las dos, 

Y en vos vengarme pretendo, 
Os va en mi nombre diciendo... 

ÉL Y MÚSICA. 

Vos me vengaréis de vos. 

SERAFINA. 

Mirad que si pertinaz 
Me queréis reconocer 
O seguir, será romper 
Los seguros del disfraz. 

Y así, máscara, id en paz : 
No me obliguéis á que pida 
Favor, de vos ofendida. 
Porque todos cuantos van 
Disfrazados, tomarán 

La defensa de mi vida ; 
Porque á todos Juntos toca 
La violencia de cualquiera. 

{Llegan Libio y otros.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XIX. 491 

LISARDO. {Ap. d él,) 

¿ Libio ? 

LIBIO. 

Sí. 

USARDO. 

¿ De qué manera 
£1 enojo que os provoca 
Podrá, con cordura poca, 
De mí libraros ? 

SERAFINA. 

Así. — 
Máscaras, ese hombre aquí, 
Que me siga embarazad. 

LISARDO. 

Máscaras, de aquí llevad 

Esa mujer. 

{Los enmascarados se apoderan de Serafina. ) 

SERAFINA. 

¡ Ay de mí ! 
¡Traición I 

LIBIO. 

Las voces delen. 

LISARDO. 

Llevadla dondo he mando. 

FLORA. (Ap.) 

¿ No habrá algún desesperado. 
Que á mi me robe también ? 

SERAFINA. 

Primero.., 

LISARDO. 

Conmigo ven. 

SERAFINA. 

Pedazos me habéis de hacer. 

FLORA. {Ap,) 

Muy Tea debo de ser, 

Pues nadie hay que me apetezca. 

SERAFINA . 

¡ Cielos I ¿ no hay quien favorezca 
A una infelice mujer ? 



Digitized by 



Google 



492 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

ESCENA XX. 

DON FÉLIX, TRISTAN. — Dichos, 

DON FéLix. {Dentro,) 
¿Mujer infelice dijo, 
Y que ninguno la ampara ? 
Deja la posta, Tristan. 

TRISTAN. {Dentro.) 
Déjeme ellaá mi. 

LIS ARDO. 

¿ Qué aguardas, 
Libio ? A la quinta con ella. 

SERAFINA. 

¿ No hay quien socorra, quien valga 
A una mujer infelice ? 

{Salen Don Félix y Tristan.) 

DON FÉLIX. 

Si : que decir mujer basta, 
Guando infeliz no dijeras. 

LISARDO. 

Hidalgo, si cuatro balas 
No queréis que de otra suerte 
Os lo pidan, las espaldas 
Volved. 

DON FÉLIX. 

No sabré, aunque quiera. 

LJ SARDO. 

Pues si un paso mas, á causa 
De seguirnos, d^ais, no tiene 
Vuestra vida mas distancia, 
Que de una boca que pide 
Hay á otra boca que mata. 

TRISTAN. (Ap.) 

¿ Mas qué va que este y las postas 
A un mismo tiempo disparan ? 

DON FÉLIX. 

Ya me empeñé, y el temor 
Nunca mi pecho acobarda. 
Tira, y mira no me yerres. 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XXI. 493 

TRÍSTAN. 
A mi SÍ. 

LISARDO. 

Vuestra arrogancia 

{Dispara, y no da lumbre.) 
Castigaré... Mas la lumbre 
Me falló. 

TRISTAN. 

¿ De qué te espantas, 
Si á mi me faltan las postas. 
Que á tí te falten las balas ? 
{Ponmse las damas detras de Don Félix y Tristan.) 

DON FÉLIX. 

Ahora veréis si castigo 
A quien mujeres agravia. 

FLORA. (A Tristan,) 
¿ De dónde nos vino este 
Don Quijote de la Mancha ? 

TRISTAN. 

De la Peña Pobre, donde 
De Beltenébros estaba 
Haciendo la penitencia, 
Y yo soy su Sancho Panza. 

{Acuchíllanse,) 

ESCENA XXI. 
Gente, LIDORO. — Dichos. 

UNOS. {Dentro.) 
Sacad luces á las rejas; 
Que en la calle hay cuchilladas. 
{Sale gente con hachas^ máscaras é instrumentos ; y después, 
Lidoro,) 

OTROS. 

Fuera, ténganse. ¿ Qué es esto ? 

SERAFINA. (Ap.) 

I Quién vio confusiones tantas ! 

UDORO. 

1 Favor al Rey I 

FLORA. 

En tal caso 
Calderón ****. 2S 



Digitized by 



Google 



494 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

Dicen que dijo una dama : 
« Llévenle esta cinta verde. » 

SERAFINA. (Ap.) 

\ Mi padre 1 solo faltaba 
Este trance a mi desdicha. 

LisiLRDo. (Ap. á Libio.) 
El Justicia es. 

LIBIO. {Ap.) 
Pues ¿ qué aguardas ? 
Huyamos, no nos conozca. 

LISARDO. 

; Mal haya, ay de mí, mal haya 
Tan mal lograda ocasión. 
Tan mal perdida esperanza I 

{Vanse él y Libio.) 

ESCENA XXII. 

DON FÉUX, LIDORO, SERAFINA, FLORA, TRISTAN , 

GENTE, MÚSICA. 
UDORO. 

Daos á prisión vos y esas 
Mujeres, que han sido causa, 
Según se mira, de que 
Vuestro atrevimiento haya 
Traidoramente sacado 
Con un máscara la espada ; 
Siendo asi que ellos, en fe 
Del seguro, van sin armas. 

tRlSTAN. 

Sino es dos ó tres pistolas 
Cada uno. 

SERAFINA. (Ap.) 

I Ay desdichada ! 
(Ap. á Don Félix. Caballero, si el hon or 
Os debo hasta aquí, ahora falta 
Que os deba también la vida. 
Que en gran peligro se halla 
Sime conoce...) 

DON FÉLIX. 

En oyendo 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XXII. 496 

Que soy uq hombre que acaba 
De llegar ahora á Milaa, 
Disculparéis mi ignorancia. 

TBISTAN. 

Y lan ahora, que las postas 
Se van sobre su palabra. 

DON FÉLIX. 

Ni aquestas damas conozco, 
Ni sé quién son : el librarlas 
De una violencia empeñó 
Mi valor. 

' LIDORO. 

Eso no basta 
Para que á vosy á ellas deje. 

DON FÉLIX. 

A mi poco importa ó nada : 
Yo iré con vos ; pero á ellas, 
Señor, no habéis de llevarlas. 

LIDORO. 

¿ Cómo podréis impedirlo ? 

DON FÉLIX. 

Desta suerte. — Pon las damas 

(A TrhXm,) 
En salvo ; que yo me quedo — 
A guardaros las espaldas. (A ^^rafina.) 

SERAFINA. {Áfg,) 
No sé si podré ; que torpe 
Muevo un monte en cada planta. 

FLORA. 

Ven ; que para huir, señora, 
A nadie el ánimo falta. 

{yamt las dos,) 

TRISTAN. 

Si encontráredes dos postas. 
Decidlas que no se vayan . 

DON FÉLIX. 

No ha de seguirlas ninguno. 
Si primero no me matan. 

LIDORO. 

Muera este atrevido. 

TODOS. 

Muera {Riñen,) 



Digitized by 



Google 



496 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

DON FÉLIX. 

Ya que ellas de aquí se alargan... 

TaiSTAN. 

Lo mismo hicieron las postas. 

DON FÉLIX. 

Asegurar las espaldas^ 
Trislan, procuremos deste 
Umbral. 



ESCENA XXIII 

EL PRLNCIPE DEÜRBINO ; criados, con hachas ; LISAROO, 
por otra parte, sin disfraz. — DON FÉLIX, TRISTAN, 

LIDORO, GENTE. 

PRINCIPE. (Dentro.) 
Esas luces baja, {Sale. 

Pues ¿ qué atrevimiento es este ? 
¿ Dentro, señor, de mi casa 
Se sigue á nadie, aunque sea 
Delincuente ? 

LISAROO. 

(Ap. El cielo haga 
Que, quitado el disfraz, pueda 
Desmentir sospechas tantas 
Gomo hay contra mi. ) Señor, 
¿ Qué es esto? Pues ¿ cómo?... 

PRINCIPE. 

Aguarda. 

LlDORO. 

Señor príncipe de Urbino, 

Ninguno mas que yo trata 

Serviros ; pero tal vez 

Los accidentes arrastran 

La razoD. Este hombre ha hecho 

Temeridad tan extraña 

Gomo romper el seguro 

Que la fe pública guarda 

A los máscaras, con pocos 

Ejemplares de que haya 

Alguno que para ellos 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XXIII. 497 

Sacase jamas la espada ; 

Y esto por una mujer, 
Que mas el delito agrava, 

Pues da á entender que el haberla 

Conocido disfrazada 

Le empeñó ; siendo sin duda 

Que debe de ser su dama. 

Según el riesgo á que puso 

La vida para librarla. 

Llegó hasta el umbral, y como 

La cólera no repara 

Fácilmente, no previne 

La inmunidad que le ampara. 

Perdonad, y pues llegó 

A él, su sagrado le valga. 

DON FÉLIX. 

Esperad ; que pues mi dicha 
Fué llegar á tales plantas, 
Quiero que de mi inocencia 
La verdad os satisfaga, 

Y no quedar delincuente 
Si me viéredes mañana. 
Ni aquella dama conozco, 
Ni sé cuál era la causa 
Que afligida la tenia 

De quien traidor intentaba. 
Usando mal del disfraz, 
A lo que se vio, robarla. 
Empeñáronme sus quejas 
Primero, después sus ansias, 
Porque su honor y su vida 
Me dijo que peligraba 
En ser conocida. Desto 
Sea satisfacción clara 
Ser forastero y venir 
A vos con aquesta carta, 
Que os informará mejor. 

TRISTAN. 

Y si ella, señor, no basta, 
Lo dirán mejor dos postas 
Que por ahí descarriadas 
Van de máscara también. 

28. 

Digitized by VjOOQIC 



498 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

PRINCIPE. 

¿Cuya es? 

DON FÉLIX. 

Del duque de Parma. 

[PRINaPE. 

Pues ya que los cumplicnieiitos 
Del recibirla embaraza 
El lance, tengo de lérla 
En público, porque salga 
. Vuestra verdad mas airosa. 
Llegad esa luz : no haya 
Espacio que me dilate 
Una dicha con dos causas, 
(lee.) « Primo y señor mío : por no 
» Hallarme ventura tanta 
» (Ck)mo es para mí teneros 
» En los estados de Italia) 
'> Con salud, no voy yo mismo 
» Allá en persona á lograrla, 
» Y ¿ daros la bienvenida 
» Y parabién de las armas : 
» Y así Don César Farnesio... » 

LISARDO. [Ap.) 

\ Qué escucho ! 

LIDORO. {Ap,) 

I Ventura rara I 

PRINCIPE. 

« Mi deudo y mi secretario. . . » 

LIDORO. (Ap.) 

¡ Qué buena nueva! 

LISARDO. (Ap. 

I Qué ansia I 

PRINCIPE. 

» Va en mi nombre á visitaros, 
» Porque de mas cerca traiga... » 

LIDORO. 

¿ Este es César á quien yo 
Tengo obligaciones tantas ? 

PRINCIPE. 

» Las nuevas que yo deseo 
» De vos y de vuestra casa, o 



Digitized by 



Google 



JOBNADA I, ESCENA XXIH. 499 

USÁRDO. (Ap,) 

¿ Este es César y quien di<5 

Muerte k mi hermano ? i Qué rabia ? 

PBINCIPE. 

» Dios os guarde. Vuestro primo 
» Y amigo. — El duque de Parma. » 

LIDORO. (Ap.) 
I Cuánto el verle estimo ! 

LISARDO. {ÁpJ) 

I Cuánto 
£1 verle me sobresalta ! 

PRINCIPE. 

No solo le debo al Duque 
Finezas, sino que añada, 
Siendo vos, señor Don César, 
El que me traéis la carta, 
A lo principal de tanto 
Favor, tan gran circunstancia. 

DON FÉLIX. 

La mayor para mi es 
Merecer besar tus plantas. 

PRINCIPE. 

Cansado vendréis, y mas 
Cuando por fín de jornada 
Os esperó una pendencia. 
Que mas que las postas cansa. 

TRISTAN 

Y mas la mia, que á trueco 
De no verla, angosta y larga, 
Me huelgo que se haya ido 
Con toda mi ropa blanca. 

PRINCIPE. (A Lisardo.) 
Id á descansar. -^ Haced, 
Celio, que le den posada 
Cerca de la mia á Don César. 

LISARDO. 

(Ap. ¡ Esto solo me faltaba I 
Mandarme que yo lo sirva 
I Muy bien le está mi venganza !) 
Venid : que en mi casa misma 
Estaréis. 



Digitized by 



Google 



50 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

LIDORO. 

Detente, aguarda ; 
Que no ha de ir contigo^ César. 

LISARDO. 

{Ap. ¡ Ay de mí ! ¿ Si es que algo alcanza 
A saber ?) ¿ Por qué no ? 

LIDORO. 

Porque 
Si merezco dicha tanta, 
Permitir habéis que yo 
El aposento le haga ; 
Que quiero desenojarle, 

Y que sepa que en mi casa 
Hay, señor, quien le recibe 
Con mil vidas y mil almas. 
Porque aunque no me conoce, 
Ni nunca le vi la cara, 

Por el nombre y las noticias 
Tengo obligaciones hartas 
De servirle, porque fuimos 
Su padre y yo camaradas, 
A quien en una ocasión 
Le debí honor, vida y fama, 

Y quiero reconocerla, 

Ya que no puedo pagarla. 

PRINCIPE 

¿ Cómo puedo yo á quien debo 
Agasajar con mil raras 
Finezas de amor, quitar, 
Lidoro, ventura tanta 
Como el hospedaje vuestro. 
Pues solo con él llegara 
A desempeñarme yo ? 

DON FÉLIX. 

Ignoro con qué palabras 
Responder debaá esas honras. 
Si las del callar no bastan. 

PRINCIPE 

Yo responderé, á mi primo* 
Id con Dios : hasta mañana. 

DON FÉLIX. 

Que sea presto, solamente 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA 1.' 501 

Os suplico ; que hago falta 
Allá al servicio del Duque. 

PRINCIPE. 

Mal hiciera si os dejara 

Volver luego; que Milán 

£slos días es estancia 

Muy para los forasteros ; 

Si ya no es que no os agradan 

Sus festejos por los sustos. — 

Alumbrad con estas hachas 

A Don César y á Lidoro 

Hasta quedar en su casa. {Vase.) 

LiDoao. 
Venid, señor César, 

LISARDO. {Ap. } 

I Cielos I 
¿Qué es esto que por mi pasa? 
Quien dio la muerte á mi hermano 
Es el mismo que embaraza 
La acción de mi amor, y el mismo 
Que va á ser huésped (iqué rabia!) 
De Serafina. ¡Qué pena! 
Mas ¿qué me turba (¡qué ansia 
Uno ni otro, si á las manos 
Me ha venido la venganza? (Vase.) 

TRISTAN. 

Itiénlras vamos á lograr, 

Señor, ventura tan alta, 

¿No será bien discurrir. 

Porque otro no lo haga, 

Qué se habrán hecho las postas? 

DON FÉLIX. 

¿QuéquiereSy necio, que se hayan 
Hecho ? El mozo las habrá 
Recogido. 

TRISTAN, 

Que yo haya 
Recogido las maletas 
Es el caso. 

LIDORO. 

Yo mañana 
Haré que parezcan. 



Digitized by 



Google 



502 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

DON FÉLIX. 

Es 
Un loco, señor. 

{Vanse.) 



Zaguán de casa de Lidoro. 

ESCENA XXIV. 

LIDORO, DON FÉLIX, TRISTAN, criados; después, 
SERAFINA T FLORA. 

iJDOEO. (A Don Félix.) 

Mi casa 

Es esta, ya desde hoy vuestra. — 

{Llamando,) 
Flora, aquí unas luces saca. 
— Desde aquí podéis volveros ; 

(A los criados,) 
Que ya de mi cuarto bajan. 
(Sale Serafina, y Flora^ con luz, y vanse los criados.) 

SERAFINA. 

Señor, seas bien venido ; 
Que me has tenido asustada, 
Oyendo que en nuestra calle 
Había habido cuchilladas, 
Y que tú estabas en ellas. 
Mas ¿quién es quien te acompaña? 
Que inadvertida, creyendo 
Venías solo... 

LIDORO. 

Oye, aguarda. 
Sabrás que el pasado susto 
Tan en dicha nuestra para, 
Como merecer un huésped, 
Que viene á honrar nuestra 'casa 
Por obligaciones que 
Mi honor en mi pecho guarda, 
y es Don César, á quien hizo 
£1 socorro de una dama 
Empeñar, sin conocerla, 



Digitized by 



Google 



JORNADA I, ESCENA XXIV. 50 S 

Pidiendo que la amparara, 

Para no ser conocida 

De esposo ójpadre que agravia. 

SERAFINA. 

Ahora digo yo que hay 
Mujeres ocasionadas. 
¡Bürenpor cuánto pudiera 
Suceder una desgracia ! 
Vos seáis muy bien venido, 
Donde con vida y con ulma 
Procuren serviros ; bien 
Que habréis de suplir las faltas. 

TRisTAN. (Ajo.) 
Ese mas parece fin 
De loa que de jornada. 

DON FÉUX. 

Dicha la desdicha ha sido 
Para mí, pues no llegara 
A merecerla, si no 
Se equivocasen entrambas. 

SERAFINA. (Ap. d ella,) 
¿Qué dices, Flora de ser 
Mi huésped el que me ampara? 

FLORA. 

¡ Oh qué cuento te dijera, 
Si no temiera ser larga ! 

DON FÉLIX. (Ap. á éL) 
¿ Viste» Tristan, en tú vida 
Mas peregrina, mas rara 
Hermosura? 

TRISTAN. 

Muchas veces, 
Y un cuento lo declarara, 
Si fuera ocasión. 

LIDORO. 

Haz, Flora, 
Que aquese cuarto se abra. — 
Venid conmigo, porqué 
Reconozcáis vuestra' estancia, 
Pobre y corta, pero en fin. 
En voluntad rica y ancha* 
¡ Ob lo que hemos de hablar de 



Digitized by 



Google 



504 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Vuestro padre que Dios haya ! 

TRISTAN. 

Dará muy buena razón 

{Vase Lidoro.) 
De odo {Áp. á Don Félix,) Pero ¿qué aguardas, 
Que no le sigues?) 

DON FÉLIX. 

No sé 
Qué mayor fuerza me arrastra 
Hacia otra parte. 

SERAFINA. 

Ven, Flora. 
FLORA. (Ap, á su ama.) 
¿Qué llevas? 

SERAFINA. 

No llevo nada,' 
Sino que de aquel pasado 
Susto aun no está libre el alma. 

FLORA. 

¡ Jesús, y con la pereza 

Que entrambos mueven las plantas ! 

THISTAN. 

Si así lo hicieran las postas, 
Fácil fuera el alcanzarlas. 

SERAFINA. 

¿ Por qué no os vais, caballero, 
Donde mi padre os aguarda ? 

DON FÉLIX. 

Porque espero que os vais vos, 
Por no volveros la espalda. 

SERAFINA. 

Segura con vos la tengo. 

DON FÉLIX. 

Y todo bien lo declara 
La dicha de mi desdicha. 

SERAFINA. 

Pues créd... mas no creáis nada. 
Id con Dios. 

DON FÉLIX. 

Quedad con Dios. 

LOS DOS. (Ap.) 

¡Qué venturosa desgracia! 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA I. 50S 

JORNADA SEGUNDA 

Habitación de Don Félix en casa de Lidoro. 

ESCENA PRIMERA. 
DON TRISTAN; vistiéndose; TRISTAN. 

TBISTAN. 

Ahora digo que no hay cosa 
Gomo ser otro cualquiera 
Que un hombre pueda ser, como 
El mismo que él es no sea. 

DON FÉLIX. 

¿Porqué lo dices? 

TBISTAN. 

Porqué 
Siempre la ventura ajena 

es mayor, ó lo parece. 

Que la propia : esto se pruebn 
Con que siendo Félix tú 
En buen romance, no llegas 
Nunca á serlo en buen latín 
Sino un dia que eres César, 
j Qué cuarto, qué galerías, 
Qué colgaduras, qué telas, 
Qué escaparates, qué espejos. 
Qué escritorios, qué alacenas, 
Qué ropa blanca, qué camn, 
■ Qué aparadores, qué mesas, 
Qué viandas, qué bajillas. 
Qué cantimploras, qué cenas, 
Y sobre todo, qué vino ! 

DON FÉLIX. 

1 Ay, Tristan, que yo entre aqucsas 
Delicias del hospedaje, 

Solo vi una hermosa fiera 
Que vista y no vista mata ! 

Calderón ****. 29 



Digitized by 



Google 



506 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

TRISTAN. 

Mi posta, señor, es esa : 

El verla me mató antes, ^ 

Y ahora me mata el no verla. 

DON FÉLIX. 

¿Que no se puede contigo 
Hablar un rato de veras ? 

TRISTAN. 

Criaba una dueña una enana, 

Y un dia... 

DON FÉLIX. 

Deten la lengua, 

Y en tu vida no me cuentes 
Cuento, ó vive Dios si llegas 
A contármele, que tengo 

De romperte la cabeza. 

TRISTAN. 

¿No ha de haber mas cuentos ? 

DON FÉLIX. 

No. 

TRISTAN. 

Pues, señor, hagamos cuenta. 

DON FÉLIX. 

tQué loco estás I — Pero escucha... 

{Llaman dentro.) 
¿Dónde llaman? 

TRISTAN. 

A esa puerta. 
Que deste cuarto á otra calle 
Sale. 

DON FÉLIX. 

¿ Quién puede por ella 
Buscarme ámí? 

TRISTAN. 

No será 
A tí. 

DON FÉLIX. 

Responde que vengan 
Por esotra parte. 

TRISTAN. 

¿No es 
Mejor que abra y quién es sepa ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA I. 507 

DON FÉLIX. 

¿Podrás? 

TRISTAN. 

Si : que está la llave 
Ea la cerradura puesta. 

DON FÉLIX. 

Pues abre y mira quién es. 

{Vase Tristan.) 
I Ay infeliz ! ¿ quién creyera 
Uue podia ser verdad 
Aquella común sentencia 
De decir que amor usaba 
Antes del arco y las flechas, 
Porque la pólvora aun no 
Habia ostentado su fuerza? 
Pero que después... 

(Vuelve Tristan.) 

TRISTAN. 

Albricias. 

DON FÉLIX. 

¿ Qué habrá de que yo las deba ? 

TRISTAN. 

Ser hecho y derecho andante 
Caballero de novela. 
De máscara una mujer 
Disfrazada y encubierta 
(Que desde anoche fiambre 
Debió de dejar la fiesta 
Para almorzar), y trayendo 
No sé qué en una bandeja, 
Por tí pregunta. 

DON FÉLIX. 

¿Por mí? 
Pues ¿quién hay que en Milán pueda 
Saber mi nombre? 

TRISTAN. 

No dijo 
Por Félix, sino por César. 

DON FÉLIX. 

Lo mismo es para dudarlo. 
Pero en fin, quien fuere sea. 
Di que entre. 



Digitized by 



Google 



508 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

TRISTAN. 

Ya ella se toma, 
Sin dársela, la licencia. 

ESCENA II. 
FLORA, de máscara f con su azafate. — Dichos. 

FLORA. (Ap,) 
I Plegué á Dios que esta tramoya 
Que mi ama hacer intenta, 
No se venga abajo, y demos 
Con todo el ángel en tierra I 

DON FÉLIX. 

A quién, señora, buscáis? 
{Todo lo que él dice en los versoSy hace ella por señas.) 
¿ A mí ? — ¿ El sí decis por señas ? 
¿Pues no sabéis hablar? — ¿No? 

TRISTAN. 

¡ Ay que no sabe hablar 1 Esta 
Máscara acoto, señor. 

DON FÉLIX. 

¿Qué mandáis? — ¿Que lome y lea 

\^Ba Flora un papel á Don Félix.) 
Y calle? Oid, esperad. 
¿No habéis de llevar respuesta? — 
¿No? pues aunque esto sea burla. 
Uso quizá desta tierra 
Permitido los dias que 
Duran las carnestolendas. 
Pagarla quiero : tomad. 
{Vale d dar una sortija, y ella no la toma,) 

TRISTAN. 

I Cielos I ¿ qué mujer es esta. 
Que calla, que da y no toma ? 
Mas, señor, Lidoro entra. 

DON FÉLIX. 

Porque no os halle aquí, os dejo 
Ir. 

TRISTAN. 

Por Dios, que he de ir tras ella ; 
Que callar y dar no es 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA III. 509 

Lance para que se pierda — 

. (Hace señas Flora.) 
¿ Que DO os siga, poi que habrá 
Quien me rompa la cabeza... 

(Da Flora otro papel á Tristan,) 

Y que tome, que lea y calle? 
¡ Para mí también hay letra I 
¿ De cuándo acá los picaños 
De motes usan ? ¿No echas 
De ver que esto de los motes 
Es para damas montesas 

Y galanes montesinos ? 

(Vase Flora.) 
Volvió la espalda y la puerta. 

DON FÉLIX. 

Disimula ; que después 
Veremos qué burla es esta. 



ESCENA III. 
LIDORO. — DON FÉLIX, TRISTAN. 

LIDORO. 

¿ Cómo habéis, César, pasado 
La noche? 

DON FÉLIX. 

¿Cómo pudiera, 
Señor, la ventura mia. 
Sino como en casa vuestra? 

LIDORO. 

Por eso, César, no debe 
De haber sido (es cosa cierta) 
Bien; pues de mal hospedado 
Es no pequeña evidencia 
Estar tan presto vestido. 

DON FÉLIX. 

Antes en eso se prueba 
Ser tan bueno el hospedaje. 
Que es bien que nada del pierda, 
Porque es desairar la dicha 
Querer que un dichoso duerma. 



Digitized by 



Google 



510 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

LIDORO. 

I Qué cortesano I Mas no 
Es para mí cosa nueva 
Serlo un hijo de tal padre, 
Que era la cortesía mesma, 
La misma galantería. 
¡Oh lo que hiciera, si os viera 
Tan airoso y tan galán ! 
Dios en su gloria le tenga, 
Que yo perdí un buen amigo. 

DON FÉLIX. 

Esa es mi mejor herencia 

Y que mas debo estimar. 

LIDORO. 

Acaérdome que á las guerras 
De Borgoña fuimos juntos, 

Y á fe que en una refriega, 
€i por él no fuera, yo # 
Hecho pedazos muriera 

A manos del enemigo. 
I Oh lo que un viejo se huelga 
Guando de sus mocedades 
El pasado siglo acuerda I — 
¿Qué se hizo vuestro tio? 

TRISTAN, (Ap.) 

Aquí es adonde le pesca. 

DON FÉLIX. 

¿Por cuál preguntáis? (Ap. ¿Qué haré? 
Que aunque amigo soy de César, 
A un amigo no le toca 
Saber estas menudencias.) 

LIDORO. 

Don Alejandro Farnesio. 

TRISTAN. [Ap.) 

Dios ponga tiento en tu lengua. 

DON FÉLIX. 

También murió... 

TRISTAN. (Ap.) 

Eso es echar 
Por el atajo. 

DON FÉLIX. 

En la guerra. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA III. 5** 

LIDORO. 

Pues ¿fué á la guerra Alejandro? 
¿ A qué propósito ? ¿ No era 
Letrado en Parma? 

DON FÉLIX. 

Al Piamonte 
Pasó auditor. 

TRISTAN. (Ap,) 

Bien lo enmienda. 

LIDORO. 

Mi señora Doña Laura, 
Su mujer... 

TRISTAN. 

Es abadesa. 

LIDORO. 

¿En qué convento? 

TRISTAN. 

Un Ucles. 

DON FÉLIX. 

Esta es, señor, una bestia : 
Dirá dos mil desatinos. 
Mi tia Doña Laura queda 
Con salud en Parma. 

TRISTAN. 

Yo 
Lo dije porque paciencia 
No tengo para que habléis 
En tales impertinencias, 
Cuando era mejor tratar 
De que las postas parezcan, 
Porque de color vestido. 
Ya que boy aquí te quedas, 
Al Príncipe á ver no vayas. 

LIDORO. 

Yo enviaré á saber dellas. 
Decidme... 



Digitized by 



Google 



519. DICHA T DESDICnA DEL NOMBRE. 

ESCENA IV. 
Un criado. — Dichos. 

CRIADO. (A Lidoro.) 

El Gobernador 
Envía que á toda priesa 
Vayas á verle ; que imporla 
Hacer una diligencia 
En razón de un delincuente 
Que es preciso que hoy se prenda. 

LIDORO. 

No créreis lo que este cargo 
Trae tras sí de impertinencias. 
Perdonadme que no os deje 
£1 coche; y por vida vuestra, 
Pues temprano es, no salgáis 
H-isla que yo por vos vuelva. 

( Vase y con él el criado,) 

ESCENA V. 

DON FÉUX, TRISTAN. 

TRTSTAN. 

Si ha de ser á preguntarnos. 
Mas que en su vida no venga. 
¡ Cuál te tuvo ! 

DON FÉLIX. 

Lo peor es 
Que en pié la duda se queda 
Para otra vez. 

TRISTAN. 

Y otras mil. 
Pero volvamos á nuestra 
Aventura. ¿Qué será 
Lo que la máscara deja? 

DON FÉLIX. 

Lenmos primero el papeL (Ábrele.) 

Todo en dos versos se encierra. 
{Lee,) « Ahí va esa ayuda de costa 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA V. 513 

» Mientras parece la posta. » 
Bien digo yo que esto es burla. 
Mira qué hay en la bandeja. 

{Tristan levanta la iohalla,) 

TRISTAN. 

Guantes, pañuelos, pastillas 

Y alguna ropa. 

DON FÉLIX. 

Oye, espera;' 
Que también hay una caja... (Ábrela,) 

Y una joya dentro della 
De diamantes. 

TRISTAN. 

¿De diamantes ? 
Mas que las postas se pierdan. 
Bien digo yo que no hay cosa 
Gomo ser otro. \ Qué diera 
Gésar por haber venido I 

DON FÉLIX. 

Bien está con su amor César. 
¿Quién será la que esto envía ? 

TRISTAN. 

¿Quién quieres, señor, que sea 
Quien calla, no toma y da, 
Sino algún ángel que intenta, 
De máscara disfrazado 
Orillas de la cuaresma, 
Enseñar á las mujeres 
Tres virtudes tan excelsas, 
Callar, dar y no tomar? 

DON FÉLIX. 

Sin duda, Tristan, aquella 
Que soccorrí, agradecida 
Me quiere pagar la deuda. 

TRISTAN. 

¿ Cómo habia de saber. 

Yendo tan turbada y ciega, 

Dónde te habia de hallar. 

El nombre, el cuarto y la puerta? 

DON FÉLIX. 

¿ Qué sé yo ? 

29. 



Digitized by 



Google 



514 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

TBISTAN. 

Ni yo tampoco. 
Pero no discurras : deja... 

DON FÉLIX. 

¿Qué? 

TRISTAN. 

Que lo que fuere vaya, 
Y lo que viniere venga ; 
Que ello dirá. 

DON FÉLIX. 

Quita esto 
De aquí, porque no lo vea 
Alguien de casa. 

TBISTAN. 

Primero 
Será bien, señor^ que sepa 
Qué me toca desto á mí. 

DON FÉLIX. 
¿A tí? 

TRISTAN. 

I Esa es miuy linda flema ! 
Pues yo ¿no perdí mi posta 
También, y también boleta 
Aquí no tengo ? 

DON FEUX. 

¿Qué dice? 

TBISTAN. 

Tente ; que yo sabré lérla. 
{Lee.) « Si no oís, veis y calláis 
» De vuestro amo los regalos, 
» Serán para vos cien palos. » 

DON FÉLIX. 

Eso viene para tí. 

TRISTAN. 

Pues I vive Diosl... ¿De una puerca 
Mascarilla. . . ? Si acá vuelve . , , 

(Dentro mstrumentos,) 

DON FÉLIX. 

Oye; que instrumentos suenan. 

TRISTAN . 

¿No digo yo que alojados 
Estamos en una selva?... 



Digitized by 



Google 



JORNADA 11^ ESCENA VI. 515 



ESCENA VI. 

Música, dentro; después, FLORA. — DON FÉLIX, 
TRISTAN. 

MÚSICA. {Dentro.) 
Si acaso mis desvarios 
llegaren á tus umbrales, 
La lástima de ser males 
Quite el horror de ser mios. 

DON FÉLIX. 

Buena letra. 

TRISTAN. 

Esta es la mala. 

DON FÉLIX. 

Quita, que no sé quien entra, 
Esto. 

TRISTAN. 

A quien no dan no quita. 

{Sale Flora.) 

FLORA. 

(Ap. Viendo que va mi amo fuera, 

Mi ama de espía perdida, 

Quiere que á conocer venga 

£1 campo del enemigo, 

Y á saber en qué sospecha 

Le habrá puesto mi visita. 

Ahora bien, va de deshecha.) 

Quiero volverme ; que aun hay 

Todavia gente. {Hace que se va.) 

DON FÉLIX. 

Detenía, 
Tristan. 

TRISTAN. 

Pues ¿porqué, madama. 
Tan presto tomáis la vuelta? 

FLORA. 

Pensando que con mi amo 
Habiades ido, quisiera 
El cuarto aderezar ; pero 
Hallándds en él, es fuerza 



Digitized by 



Google 



516 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Volverme. 

DON FÉLIX. 

¿ Con tanta prisa ? 

FLORA. 

Si ; que si mi ama entendiera 
Que estando aquí me detuve, 
No dudo que su impaciencia 
Me matara. 

DONFÉLU. 

¿Tan cruel 
Es? 

FLORA. 

Fué Anajarte con ella 
Una niña de Loreto. 

DON FÉLIX. 

Pues ya que el acaso deja 
En la parte del error 
Disculpada la licencia, 
Decidme, ahora ¿qué hace? 

FLORA. 

Esa música pudiera 
Deciros mejor que yo... 

DON FÉLIX. 

¿Qué? 

FLORA. 

Que tocándose queda. 

TRISTAN. 

Sí ; que tocar y cantar 
Siempre es una cosa mesma. 

DON FÉLIX. 

I Oh á quién le fuera posible 
Desde alguna parte verla !... 

FLORA. 

¿Tocarse? lEso que es nada I 

¿No veis que de una belleza 

Ese es caso reservado ? — 

¡ Ay I mas ¿ qué alhajas son estas 

Y azafate ? Esto no es 

De casa. ¿Tan presto llegas 

A tener quien te regale ? 

A mi ama diré que aprenda 

Lo que ha de hacer. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA IV. 517 

DON FÉLIX. 

No la digas 
Nada; que á fe que aunque quiera 
Decirte quién ahí lo trajo, 
No lo sé. 

FLORA. 

Guando lo sepas, 
¿ A ella qué le importa ? 

DON FÉLIX. 

Nada. 

FLORA. 

Pero ¿quién fué? 

TRISTAN. 



Una embustera. 

FLORA. 



Dios te honre. 



TRISTAN. 

Una enredadora 
Tan vil, que calla y da y deja 
De tomarlo que la dan. 

FLORA. 

¿ Hay tan grandísima bestia? 
¿Por dónde entró ? 

TRISTAN. 

Por esotra 
Calle. 

FLORA. 

Bien sabía la puerta. 
¿ Y no sabéis quién es ? 

DON FÉLIX. 

No. 

FLORA. 

¿Y quién presumes que sea ? 

DON FÉLIX. 

¿ Qué sé yo ? Si no es la dama 
Que me empeño en su defensa... 

TRISTAN. 

Yo lo sabré si ella vuelve. 

FLORA. 

¿Por qué estáis tan mal con ella? 

TRISTAN. 

Porque á mi me libra en palos 



Digitized by 



Google 



518 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

La parte de la pendencia. 

DON FÉLIX. 

Deja agüese loco y dime : 
¿Pudiera yo, Flora, verla? 

FLORA, 

Mira : yo bien te avisara 
Que como acaso salieras 
A ese jardin, y paseando 
Llegaras hasta una reja 
Que tiene las celosías 
De unos jazmines cubiertas. 
Pudieras verla; mas no 
Me atrevo. 

TRISTAN. 

No, no te atrevas ; 
Que harás muy mal. 

DON FÉLIX. 

El aviso 
Te estimo. Perdona, y esta 
Sortija supla la falta 
Ahora de mejor prenda. 

FLORA. 

{Ap. De dos la una, muy mal corre 

Quien la sortija no lleva.) 

No hay para qué. (Tómala.) 

TRISTAN. 

No por cierto ; 
Mas porque lo haya... 

FLORA. 

^ ^ ¿ Quisiera 

Que fuéramos todas bobas ? 

{Los instrumentos y el tono dentro d media voz.) 

Otra vez el tono empieza : 

Con eso podrás mejor 

Llegar* 

DON FÉLIX. 

Tristan, aquí espera. 
(Ap. Ciego vas para guiarme. 
Amor : quítatela venda.) (Va$e.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA VII. 519 

ESCENA Vil. 

TRISTAN, FLORA; al fin, SERAFINA. 

TRISTAN. 

¿Oye uced, reina? 

FLORA. 

Así, así. 

TRISTAN. 

Pues yo hablaré así, así : entienda. 
Un día un comisario á unos 
Quintados pasaba muestra... 

FLORA. 

¿A mí cuento ? No en mis dias : 
Pagarámela en conciencia. 

TRISTAN. 

Y dijole á su oficial 

Que ojo á la margen pusiera 

A los viejos y impedidos, 

Por no llevar gente enferma. 

Pasó un tuerto 7 dijo : «A este 

Poned ojo. » Oyóle apenas 

Un cojo que le seguia, 

Cuando dijo : « Pues ordenas 

Que al tuerto le pongan ojo, 

Haz que á mí me pongan pierna, v 

Si al ciego amor de mi amo 

Le das ojos con que vea 

Dale pies con que ande al mió. 

Pues ves de qué pié cojea. 

FLORA . 

Un vizcaíno servia 
A un cura, y en el aldea 
Se llamaba el carnicero 
David... 

TRISTAN. (Ap,) 

Dióme con la mesma. 

FLORA. 

Yendo á predicar, le dijo 
Que al carnicero pidiera 
Una asadura fiada. 



Digitized by 



Google 



520 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

Al volver con la respuesta, 
Le halló predicando ya ; 

Y hablando de otros profetas 
Preguntó : « David ¿qué dice? » 

Y él dijo desde la puerta : 
u Que juras á Dios, señor, 
Que si dinero no llevas, 

Que aunque eches el bof, no hay bofes. » 

— Entienda uced ó no entienda, 
Si quien no paga no come, 
Quien no da, ni ande ni vea. 

TRISTAN. 

Encorozada sacaron 
Una vez á una hechicera, 

Y después, para soltarla, 
La pusieron en la cuenta : 
« Del papel de la coroza 
Tanto, tanto para ella 
Del engrudo, de pintarla 
Tanto, tanto de coserla. » 
Viendo lo que habia costado, 
u Dénmela (dijo la vieja) 
Para otra vez ; que no están 
Los tiempos para que pueda 
Echar una viuda honrada 
Coroza cadadia nueva. i> 

— Si el iiempo está tal que sirvo 
Una coroza á dos fiestas, 

Sirva á dos una sortija. 
Entienda uced ó no entienda. 

FLORA. 

Descalabró á su mujer 
Un hombre, y mirando ella 
Lo que la cura costaba. 
Decía entre sí muy contenía : 
«No me descalabrará 
Otra vez. » Viéndola buena 
£1 marido, con barbero 

Y boticario hizo cuenta, 

Y dio el dinero doblado. 

ce Mira, hijo^ que te yerras >, 
Dijo ella. -— « No yerro, hija ; 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA VIII. 5 21 

Que la mitad desto es desta 
Descalabradura de hoy, 

Y la otra mitad á cuenta 
De la primera desea — 
Labradura que se ofrezca, 

Y es dar doblado el dinero 
Santísima providencia. * 

TRISTAN. 

Criaba una dueña una enana... 
SERAFINA. (Dentro.) 
Flora... 

FLORA. 

Mi ama llama : espera. 

TRISTAN. 

¿ En qué quedamos ? 

FLORA. 

En que 
Criaba á una enana una dueña. 

TRISTAN. 

Pues adiós, señora Flora, 
Hasta que la enana crezca. 

(Vanse.) 



Habitación de Serafina. 

ESCENA VIII. 

SERAFINA, por una puerta, y DON FÉLIX, por otra 
FLORA. 

SERAFINA. 

Flora... 

FLORA. {Saliendo.) 
Señora... 

SERAFINA. 

Quién anda, 
Mira, detras desas rejas . 

DON FÉLIX. (Saliendo.) 
Quién no negará el delito ; 
No tanto porque no pueda 
Negarle hallándole en él. 



Digitized by 



Google 



52 2 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Cuanto porque del se precia, 
Sin querer que la disculpa 
Quite el mérito á la pena. 

SERAFINA. 

Eso es hacer de una dos ; 
Que en licenciosas ofensas, 
Suele ser el confesarlas 
Aun mas delito que hacerlas. 

DON FÉLIX. 

Cuando el delito es tan noble 
Que al que enoja lisonjea, 
Hacerle para negarle 
Mas es miedo que vergüenza. 

SERAFINA. 

Siempre el agravio es agravio 
Por mas airoso que sea, 
Y hacerle para decirle 
Será discreción muy necia. 

DON FÉLIX. 

Darme quiero por vencido, 
No tanto porque no tenga 
Razones, cuanto porqué 
Quede la cuestión por vuestra. 

SERAFINA. 

Eso es querer que el ingenio 
La salida os agradezca, 
Haciendo cortesanía 
Lo que habia de ser fuerza. 

DON FÉLIX. 

Pues ya que nada me vale, 
Acaso salí á la esfera 
Destos jardines ; las voces 
De sus hermosas sirenas 
Tras si hasta aquí me trajeron ; 
Y si aun no es disculpa esta, 
La letra tiene la culpa. 

SERAFINA. 

¿ Por qué ? 

DON FÉLLX. 

Por decir la letra : 
Si acaso mis desvarios 
Llegaren d tus umbrales, 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA YIII. 523 

La lástima de ser males 
Quite el horror de ser mios. 

SERAFINA. 

Pues ¿ de qué manera, cuando 
Ese su sentido sea. 
Podrá vuestro atrevimiento 
Disculpar? 

DON FÉLIX. 

Desta manera. 
Un acaso y un cuidado 
Loco 7 cuerdo me han traido, 
Loco donde os he ofendido, 
Cuerdo donde os he mirado. 
Bien uno y otro han dudado 
Si hay en mí dos albedrios, 
Al ver que á tales desvíos 
Me acercan con pies inciertos 
De cuidado mis aciertos, 
Si acaso mis desvarios. 
Sin dudar y sin temer 
Llegué hasta aquí, por pensar 
Que no se atreve á obligar 
Quien no se atreve á ofender. 
El modo de merecer 
Bienes, es llorando males ; 

Y así no temo iras tales. 
Aunque sordas tus orejas 
Vea, siempre que mis quejas 
Llegaren á tus umbrales. 

Por maltratado no es bien 
Que desconfíe mi amor ; 
Que sobra el bien de un favor, 
Bella Serafina, á quien 
El mal ama de un desden : 

Y así, el que hizo en penas tales 
Males y bienes iguales. 

Quitar sabrá á tus desdenes 
Con la envidia de ser bienes 
La lástima de ser males. 
Si te ofende mi osadía, 
Ella á tu belleza arguya 
Que antes fué la causa tuyi 



Digitized by 



Google 



524 DICUA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Que fuese la culpa mía. 

Partida está la porfía 

Eq nuestros dos albedrios; 

Y si amor píos ó impíos 

Hace los efectos suyos, 

La parte que hay de ser tuyos 

Quite el horror de ser mios. (Fose.) 

ESCENA IX. 

SERAFINA, FLORA. 

SERAFINA. 

Oid ; que escuchar ofensas 

De una voz... (Ap. ¡ Ay infelice I 

Miente la voz si lo dice, 

Miente el ama si lo piensa.) 

Es faltar en mí la inmensa 

Estimación singular 

De ser quien soy. \ Qué pesar I 

Qué disgusto I Qué congoja I 

{Áp. Mas ¡ay Dios! i qué mal se enoja 

Quien no se quiere enojar!) 

FLORA. 

¿Por qué, señora, si estás 
A César agradecida, 
Te muestras tan ofendida 
De su amor 7 

SERAFINA. 

Porque sabrás, 
Flora, si es que atenta estás 
A ver en mí á un tiempo fieles 
Afectos é iras crueles, 
Que es porque quiere el amor 
Que haga hoy de agrado y rigor 
En su farsa dos papeles. 
£1, sin saber á quién, dio 
Favor ; y así verá él bien 
Que sin saber, Flora, quién. 
Se lo agradezco ; y pues no 
Soy yo descubierta yo 
Embozada, dindida 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA IX. 525 

En dos mitades mi vida^ 
Me has de ver tran transformad a , 
Que vista, haré la enojada, 
No vista, la agradecida. 

FLORA. 

Está bien ; mas si el rigor 
De tí le hace olvidar, di, 
¿No tendrás celos de ti. 
Cuando tu mismo favor 
Le haga poner el amor 
En la que no conjetura 
Que eres tú ? 

SERAFINA. 

Eso se asegura 
Con los disfraces que intento, 
Pues dará el entendimiento 
Los celos á la hermosura. 
Cuando sepa quién soy, quiero 
Dar la Vitoria á los ojos ; 
Guando lo ignore, despojos 
Del ingenio hacer espero 
Los oídos : con que infiero 
Que no sentiré que aquí 
A mí me deje por mi. 

FLORA. 

Una mona y sus amigas... 

SERAFINA. 

Cuento en tu vida me digas. 

Y ya que ha de ser asi. 
Esta tarde quiero, Flora, 
A la española vestida, 
Por ser menos conocida, 

Ir donde... Mas ¿quién ahora 
Entra allí? 

FLORA. 

Celio es, señora. 

SERAFINA. 

No sé cómo en lance tal 
Me porte ; que estoy mortal, 

Y conozco que también 

No haré en declararme bien. 



Digitized by 



Google 



526 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

FLORA. 

Disimula. 

SERAFINA. 

Podré mal. 

ESCENA X. 

LISARDO. — Dichas. 

SERAFINA. 

¿ A quiÓQ buscáis, caballero ? 
{Ap, Mucho temo que los ojos 
No descubran los enojos 
Que en la voz esconder quiero.) 

LISAROO. 

(Ap. Cobarde al n^irarla muero : 
Pero pues ella advertida 
No se da por entendida, 
Si puedo, fingir es bien.) 
Vuestro huésped es á quien 
Vengo á ver. (Ap. ¡ Ay de mi vida !) : 
Que el Príncipe, mi señor, 
Me envía á que sepa del. 

serafina. 
No es este su cuarto, aquel 
Es su cuarto. ( Yéndose.) 

LISARDO. 

Cuerdo error 
Fué el mió ; y pues el rigor 
Hoy no ocasiono, no os vais. 
Ved que busco otro, y que estáis 
Segura de mi locura. 

serafina. 
Ya yo sé que estoy segura, 
Puesto que sé á quién buscáis. 

LISARDO. 

Eso no entiendo. 

SERAFINA. 

Ni yo ; 
Pero si el asegurarme 
Es no venir á buscarme 
A mí, sino á otro, no 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA X. 547 

Es muy difícil. 

LISARDO. 

¿Quién vio 
Tal rigor? Pero aunque uséis 
Siempre del, nunca hallaréis 
Vengada en vos mi porfía. 

SERAFINA. 

¿Cómo? 

LISARDO. 

Como... 

SERAFINA. 

¿Qué? 

LISABDO. 

Algún día 
Vos de vos me vengaréis. 

SERAFINA. 

Eso no entiendo yo, y dad 
Mil gracias dello, porqué 
Si lo entendiera, no sé 
Si... Pero j'qué necedad ! 

Y pues mi seguridad 

Es buscar á otro, id con Dios ; 
Que no estamos bien los dos 
Sin César á quien buscáis ; 

Y este desden que en mi halláis, 

El me vengará de vos. ( Vase.) 

LISARDO. 

¿ Cuándo, Flora, este castigo 
Será|posible que venza 
Mi amor? 

FLORA. 

¿No tienes vergüenza, 
Aleve, falso, enemigo. 
De ponerte á hablar conmigo ? 

LISARDO. 

¿ Tú también airada y fiera ? 

FLORA. 

Pues ¿ con qué negra se hiciera, 
Robando á su ama, dejarla 
En la calle, sin robarla 
Por cortesía siquiera ? 



Digitized by 



Google 



52 8 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

ESCENA XI. 

LISARDO. 

« ¡ Que no estamos bien los dos 
Sin César, á quien buscáis; 
Y este desden que en mi halláis, 
El me vengará de vos I » 
— En equívocos sentidos. 
Por mas que oculte la queja 
Serafina, el corazón 
Se ha deslizado á la lengua. 
Casi I ay de mí I de cobarde 
Me ha motejado con César 
Mi enemigo. Aunque de paso, 
Discurso, entremos en cuentas. 
No aventurar mi venganza 
Me hizo negar nombre y lierra : 
Pues si ahora sobreseguro 
Le doy muerte, será fuerza 
Que cuando se sepa (pues 
Es preciso que se sepa, 
Porque yo para negarla 
No me empeñara en hacerla), 
A ser venga en Serafina 
La presunción evidencia, 
¿No pudo decirlo acaso? 
Sí ; mas cuando acaso sea. 
Los acasos de las damas 
Mas que imaginan arriesgan. 
Ahora bien, honor, mudemos 
De propósitos ; prudencia, 
Mejoremos de intención; 
Pues cuando nada le deba 
Sino esto á Serafina, 
Ya hay algo que la agradezca. 
¡ Vive Dios, que cuerpo á cuerpo, 
Antes que quien soy se entienda. 
Se ha de saber que soy quien 
Sabrá I... Pero César liega. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIII. 529 

ESCENA XIL 

DON FÉLIX. — LISARDO. 

DON FÉLIX. 

¿Mandáis algo, caballero? 

LISARDO. 

(Ap. ¡Qué mal se finge una ofensa!) 
El Príncipe mi señor 
Me manda que á saber venga 
Cómo la noche pasasteis. 

DON FÉLIX. 

Los pies beso á su Excelencia, 
Y que yo iré desta honra 
A llevarle la respuesta. 

LISARDO. 

Quedad con Dios. 

DON FÉLIX. 

£1 OS guarde. 

LISARDO. (Ap.) 

Mi resolución es esta. 

Este ¿no es su cuarto? Pues... 

— Pero dígalo ella mesma. [Vase.) 

DON FÉLIX. 

Raro modo de visita. 

ESCENA XIII. 

TRISTAN ; después^ DON CESAR. — DON FÉLIX. 

TRISTAN. 

¡ Señor, señor I 

DON FÉLIX. 

¿Qué te alteras? 
Qué ha sucedido? Qué traes? 

TRISTAN. 

Traigo una nueva, tan nueva, 
Que es lástima el estrenarla 
Adonde no han de creerla. 
A la puerta por tí está 
Preguntando... 

Caldkron ****. 30 



Digitized by 



Google 



530 DICHA T DESDICHA DEL NOUBRE. 

DON FÉLIX. 

¿Quién? 

TRISTAN. 

Don César. 

DON FÉLIX. 

I César en Milán ! ¿ A qué 
Propósito? 

TRISTAN. 

No sé. Llega 

Y reconócele tú ; 

Que yo, por venir apriesa, 
No me detuve. 

DON FÉLIX. 

Verdad 
Dices : él es. 

TRISTAN. 

¡ Buena hacienda 
Hemos hecho I El ha sabido 
Lo que en su nombre te huelgas, 

Y viene á holgarse otro poco. 

DON FÉLIX. 

Por mí pregunta, pues entra 
Al cuarto sin que le impida 
Flora ni nadie la puerta. 

(Sale Don César.) 

DON CÉSAR. 

Don Félix, dadme los brazos. 

DON FÉLIX. 

César, ¿ qué venida es esta? 
¿ Supo el Duque que fingida 
Habia sido vuestra ausencia, 
T mandó que vengáis ? 

DON CÉSAR. 

No. 
I Pluguiera al cielo que fuera 
Esa la causa ! 

DON FÉLIX. 

Pues ¿ qué 
Hay que así á venir os mueva ? 

DON CÉSAR. 

¿ Estamos solos ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIV. 53 1 

DON FÉLIX. 

Si, estamos ; 
Pero ponte tú á la puerta, 
Porque ninguno nos oiga. 

TRISTAN. 

Pues ¿ no soy yo de la audiencia? 

DON FÉLIX. 

Después lo sabrás. 

{Vase Tristan.) 

ESCENA XIV. 

DON FÉLIX, DON CESAR. 

DON FÉLIX. 

Decid, 
¿Qué ha sido esto? 

DON CÉSAR. 

La mas nueva, 
La mas cruel, mas tirana, 
Mas rigurosa, mas fiera 
Traición que en humano pecho 
La ira de mujer engendra. 
Violante, no agradecida 
De mi amor á la fineza, 
No de mi liante obligada, 
No movida de mis penas, 
A sus jardines, Don Félix, 
Me llamó ; si no antes ciega, 
En sus rigores constante 

Y á sus venganza atenta, 
Para darme muerte en ellos, 
Siendo el favor ó cautela 

El áspid que entre las flores 
Tenia la saña encubierta. 
Pasó la noche que vos 
Partisteis con la deshecha 
De que era yo quien partia ; 
Pasó el dia de la ausencia, 

Y llegó otra vez la noche 

En que mi esperanza, muerta 
A la luz de lisonja. 



Digitized by 



Google 



532 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

No vio la de la tragedia. 

Supe, teniendo en su calle 

Todo el dia una espía puesta, 

Que su padre había partido : 

Con cuyo seguro, apenas 

Las tinieblas, mas hermosas 

Que el sol luce... (] Oh cuan á ciegas 

Vive un amante, pues tiene 

Por hermosas, las tinieblas !) 

Cuando llegué á sus jardines, 

Y haciendo en ellos la seña, 
Vi que abrían (nunca mas 
Que entonces) su falsa puerta : 
No sé quién al corazón 

Le enseñó una oculta ciencia. 
Que la sabe sin saber 
Cómo ni cuándo se aprenda. 
Dígolo porque al llegar 
Al umbral, con mil violentas 
Instancias, que yo entendía 
Aun no queriendo entenderlas. 
Me acobardaba : reñíle 
Entre mí, y haciendo dellas 
Desprecio, un medio tomaron, 
Que entre valor y sospecha, 
Ni es sospecha ni es valor, 
Sino una sola advertencia. 
La vida el tenerla, Félix, 
Me dio, pues de no tenerla, 
No reparara en que torpe 
La voz que me dijo : <c Entra », 
No era la de la criada 
Que yo esperaba que fuera. 

Y así, cubriéndome el rostro 
De una pequeña rodela, 

« ¿ Quién eres ? » le pregunté. 

Y verme entrar en sospecha. 
Por no aventurarlo, una 
Pistola dio la respuesta. 

Lo que Dios quiere guardar, 
Lo guarda sin que se sepa 
Cómo ni por qué lo guarda : 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIV. 5 33 

Digalo SU providencia, 
Pues no sin ella podía 
Errarme desde tan cerca. 
En la rodela las balas 
Dieron ; pero de manera 
Que al soslayo desmentidas 
Pasaron sin resistencia. 
A esle tiempo infame tropa, 
Cargada de armas diversas. 
Me embistió por remalar 
Conmigo. Puesto en defensa, 
Me fui retirando hasta 
£1 estrecho de la vuelta. 
Al ruido de la pistola, 
Al rumor de la pendencia, 
Se alborotó todo el barrio 
De suerte que nos fué fuerza 
A ellos y á mi retirarnos ; 
A ellos, porque no quisieran 
Ser conocidos ; y á mí 
Por tomar á la hora mesma 
Postas y salir de Parma. 
Diréis que ¿ qué conveniencia 
Tuve en salir tan aprisa ? 
Oid ; que dejando esta 
Parte el rigor de una ingrata. 
Qué infamemente halagüeña, 
Aun mas que con los desprecios. 
Con los favores se venga. 
Diré el motivo que tuve, 
Pues saberle vos es fuerza. 
Ellos bien saben quién soy. 
Claro es ; pero aunque lo sepan. 
No han de atreverse á decirlo. 
Por no dejar manifiesta 
Tan malograda venganza. 
Y así, quise con presteza 
Yo para con los demás 
Desmentir el lance : fuera 
De que pienso que aseguro 
Al Duque, cuando algo entienda, 
De que no fui yo, probando 

30. 



Digitized by 



Google 



53 4 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

La coartada con mi ausencia ; 
Pues llevando de Milán 
Mas por extenso las señas, 
Guando á ellos no los desvele, 
Al Duque y á otros es fuerza ; 

Y por lo menos se hace 
Duda, Félix, la que fuera. 
Si acaso se traslucia 

Que estaba en Parma, evidencia. 
A este fin partí tras vos, 
Presumiendo que pudiera 
(Supuesto que corre mas 
Quien huye que quien se ausenta,) 
Alcanzaros antes que 
Hicieseis la diligencia ; 
Pero informado ya en casa 
Del Principe, que está hecha 

Y vos hospedado aquí. 
Vengo para daros cuenta 
De todo : ved vos ahora 
Qué haremos para que tenga 
Tanto prevenido daño, 

Ya que no reparo, enmienda. 

DON FÉLIX. 

Con atención os he oido, 
Teniendo el alma suspensa 
Ver que en pecho de mujer 
Tan no vista traición quepa, 
Gomo halagar con favores 
Para matar con violencias. 
Pero al fin, dejando aparte 
Sus rencores (que hay quien dellas 
Dijo que eran enojadas 
Hidra sobre hidra puesta). 
Voy á que habéis hecho bien 
En venir, pues con la ausencia 
Se desmiente en algo, cuando 
En todo no se desmienta. 
Lo malo que hay es que yo, 
A causa de otra novela 
No menos extraña, aunque 
Es mas feliz^ tengo hecha 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XV. 5 35 

La visita ya y la carta 
Dada : y asi, será fuerza 
Que veamos á Milán 
Aquestas carnestolendas 
Que el Príncipe me detiene, 
Vos Don Félix, yo Don César, 
Hasta que juntos volvamos, 
Pues cabe en la amistad nuestra 
El que acompañándds vine ; 
Y una vez allá de vuelta, 
¿ Quién nos ha de averiguar 
Si César ó Félix era 
El que dio ó no dio la carta ? 

DON CÉSAR. 

Está bien ; solo quisiera, 

Si sobre tantos rigores, 

Diese á mi discurso treguas 

La memoria de una ingrata 

(Que aun no acierto á aborrecerla), 
Saber, supuesto que anoche 
Llegasteis, según mi cuenta, 
¿ Qué os movió á hacer la visita 
Tan presto, y de qué manera 
El Justicia os hospedó. 

DON FÉLIX. 

Decíroslo todo es fuerza. 

Oid; que á fe que no es mi historia 

Menos rara que la vuestra. 

Apenas llegué á Milán 

Ayer, cuando llegué á penas, 

Pues aun antes de dejar 

Las postas... 

ESCENA XV. 

TRISTAN ; y luego, LIDORO. — Dichos 

TRI3TAN. 

Lidoro entra. 

DON FÉLIX. 

Después lo sabréis. 

[Sale Lidoro.) 



Digitized by 



Google I 



536 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

LIDORO. 

Tristan, 
La hostería de la Estrella 
Tiene la ropa : id por ella ; 
Que en llegando^ os la darán. 

TRISTAN. 

I Y cómo que iré ! que tengo 

Allá mi hacienda, y aquí 

No hay quien se duela de mi. (Vase.) 



ESCENA XVI. 

DON FÉLIX, DON CESAR, LIDORO. 

LIDORO. 

Perdonad, César, si vengo 
Tarde ; que un negocio ha sido 
Bien grave, por ser de honor. 
Para el que el Gobernador 
Me llamó, y él ha tenido 
La culpa de no volver 
Mas presto. Y aun ahora no 
Es muy despacio, pues yo 
Traigo orden de prender, 
Si á Milán revuelvo, á un hombre 
Que diera por hallarle hoy 
Cuanto valgo y cuanto soy, 

Y no le sé mas que el nombre. 

DON FÉLIX. (A Don César.) 
Yo al Príncipe ir á ver quiero, 

Y desde allí podréis vos 
Iros : venid con los dos. 

LIDORO. 

¿ Quién es este caballero? 

DON FÉLIX. 

Un amigo mió, señor. 

Que hoy á un negocio ha venido 

A Milán ; y habiendo oido 

Que aqui estoy, me ha hecho favor 

De venirme á ver. — Llegad, 

Don Félix. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XVI. 537 

LIDORO. 

(Ap. I Qué es lo que oí !) 
¿Don Félix se llama? 

DON FÉLIX. 

Sí. 
DON CÉSAR. 

Suplid á mi cortedad 
El no besaros la mano, 
Antes que en César tuviera 
Tan buen padrino. 

LIDORO. 

(Ap. Aunque quiera 
Excusarlo, será en vano.) 
Vuestra gallarda persona 
Crédito es de vuestra fama. 
¿ Don Félix de qué se llama, 
César ? 

DON FÉLIX. 

Don Félix Colona. 

LIDOBO. 

¿Don Félix Colona? 

DON FÉLIX 
Sí. 

¿De qué os habéis suspendido? 

LIDORO. 

Pésame de haberlo oído. 

DON CÉSAR. 

¿ De oir mi nómbreos pesa ? 

LIDORO. 

Sí, 
Porque aunque hoy os he buscado. 
Cuanto antes de ahora hubiera 
Dado por hallaros, diera 
Ya por no haberos hallado. 

DON CÉSAR. 

¿ Pues qué novedad, señor. 
Os hace el nombre? 

LIDORO. 

No Sé 
Cómo os diga, César, que 
Me va ser, vida y honor 
En prenderle ; y siendo así, 



Digitized by 



Google 



53 8 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Siento hallarle, vive Dios, 
Hoy en mi casa con vos. 

DON FÉLIX. 

¡ Prender á Don Félix ! 

LIDORO. 
Sí. 
DON CÉSAR. 

I A mí I ¿ por qué? 

LIDORO. 

No os hagáis 
De nuevas, pues yos sabéis 
Mejor que yo si tenéis 
Causa ó no ; pues que dejais 
Escalada, entrando en ella, 
La casa de un caballero. 
Muerto á un anciano escudero, 

Y robada una hija bella. 

El duque de Parma ha escrito 

Ahora al Gobernador 

Esta tragedia de amor, 

Avisando del delito, 

Porque si venis aquí. 

Os prenda á vos y á la dama. 

Aurelio el padre se llama, 

Violante ella ; y si es así, 

\ed y entended bien los dos 

Qué es lo mas que puedo hacer ; 

Que dejarle de prender 

No puedo, aunque esté con vos. 

DON CÉSAR. (Ap,) 

¿ Quién vio duda semejante ? 
¿ A Félix busca y no á mí ? 

DON FÉLIX. (Ap.) 

I A mí y no á César I Pues ¿ fui 
Yo nunca el que amé á Violante ? 

DON CÉSAR. {Ap,) 

I Para matarme me miente, 

Y dice que la he robado ? 

DON FÉLIX. (i4p.) 

No soy yo el enamorado, 
¿ Y he de ser el delincuente ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XYI. 5 39 

LIDOBO. 

¿ Qué decis ? 

DON CÉSAR. 

Señor, que yo 
Gasa ni dama he robado, 

Y que estáis mal informado. 

LIDORO. 

Yo me holgaré de que no 
Seáis vos, pues con esto aquí, 
Poniéndós hoy en prisión. 
Cumplo yo mi obligación, 
Sin riesgo vuestro, y asi. 
Por preso os tened. 

DON FÉLIX. 

Mirad 
Que algún engaño ha podido 
Dar á entender que haya sido 
Félix desa novedad 
Agresor. 

DON CÉSAR. 

Quizá se erró 
Quien el nombre os dijo aquí. 

LIDORO. 

¿Sois Félix Colona? 

DON CÉSAR. 

Sí. 

LIDORO. 

¿ Hay otro allá en[Parma ? 

DON CÉSAR. 

No. 

LIDORO. 

Pues vos sois el que me han dado 
Por orden ; y pues ha sido 
Dicha haberos acogido 
De Don César al sagrado^ 
Mejor será que tratemos 
Por los mas suaves modos 
De que quedemos bien todos 
Antes que nos empeñemos. 
Yo no me espanto de nada, 

Y advertid que soy primero 
Que Justicia caballero, 



Digitized by 



Google 



54 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Y que á no serlo, mi espada 
HaUárais ¿ vuestro lado ; 
Que ya sé que es noble error 
El que nace de un amor 

Que injusto persigue el hado. 
Parezca pues esta dama. 
Decid dónde está ; por ella 
Iré yo, para traella 
A mi casa. De su fama 

Y su honor quiero yo ser 
Medianero, y acabar 

De una vez vuestro pesar. 

DON CÉSAR, 

¿ De quién pudiera yo hacer 
Alas confianza, señor. 
Que de vos ? Si la tuviera, 
Vive Dios, que os lo dijera ; 

Y vuelvo á decir que error 
Padecéis, porque no ha sido 
Félix á quien ha pasado 
Ese lance. 

LIDORO. 

Si es causado 
De error, doime á otro partido. 
Que es, ya que llegué á ofreceros 
El favor que espero daros, 
Ni prenderos ni dejaros ; 
Pues dejaros ni prenderos 
Será en duda tan cruel 
Decir que esperéis los dos. 
No queda preso ; mas vos 
Me habéis de dar cuenta del. 
(Ap» De estar aquí echaré fama, 

Y asi, poniéndole espías, 
Hoy las diligencias mías 

Han de descubrir la dama.) (Vase.) 

ESCENA XVII. 

DON FÉLIX, DON CESAR. 

DON CÉSAR. 

¿ Qué es, Félix, lo que nos pasa ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XYII. 5 4f 

DON FÉLIX. 

A mi discurso debiera 
Mucho, si yo lo supiera. 

DON CÉSAR. 

Que haya escalado la casa 
De Aurelio y Violante yo, 
Alguna luz tiene, vaya ; 
Mas ser yo vos, y que haya 
Robado á Violante, no 
Sé que haya quien lo entienda. 

DON FÉLIX. 

Ni yo que el mismo que aquí, 
Por ser yo vos, me honra á mí, 
Hoy á vos, por ser yo, os prenda. 

DON CÉSAR. 

¿Por mí os honra? 

DON FÉLIX. 

Por pensar 
Que sois vos, aquí me tiene. 

DON CÉSAR. 

A mí prenderme previene, 
Por llegar á imaginar 
Que sois vos. 

DON FÉLIX. 

Aunque yo pueda * 
Aquí hablar, mejor estamos 3, 
Adentro. 

DON CÉSAR. 

Bien decis. 

DON FÉLIX. 

Vamos '; 
Bien que dudo me conceda ^ 
Alguna luz mi cuidado 

1, 2, 3, 4. Impresa como aquí va, tiene sentido esta redondilla ; 
pero en las ediciones antiguas dice asi : 

Aunque no pueda 
Aquí hablar, adentro Tamos. 
Sabrélo yo hoy, mas no estamos, 
Que dudo que me conceda, etc. 

Ni de una manera ni de otra la escribiría Calderón. 
Calderón ****. 31 



Digitized by 



Google 



5 42 DICHA \ DESDICHA DEL NOMBRE. 

Para hallarnos tal suceso, 
A vos con mi nombre preso, 
Y ¿ mí con el vuestro honrado. 

DON CÉSAR. 

Justo es que uno y otro asombre. 
Mas ¿qué pensáis? 

DON FÉLIX. 

Venid pues ; 
Que lo que es no sé, si no es 
Dicha y desdicha del nombre. 
{Vanse.} 



Patio de una posada. 

ESCENA XVIII. 

VIOLANTE y NISE, de camino 

VIOLANTE. 

¿Dónde Fabio ha salido? 

NlSE. 

Pienso, señora, que á buscar ha ido 
Por todas las posadas y hosterías 
Si hay nuevas de Don César. 

VIOLANTE. 

Ansias mias, 
¿ Dónde pensáis llegar número tanto. 
Como vais añadiéndole á mi llanto ? 
Ved que si á cada paso se acrecienta, 
Perderá el mismo número la cuenta. 
¿ Quién crérá i ay infelice I que aQigida, 
Sin ser, sin fama, sin honor, sin vida. 
Venga yo desta suerte 
Tropezando en las sombras de mi muerte ? 
Mas todos lo crérán, porque aun no sea 
Alivio ver que alguno no lo crea. 
I Oh nunca, Nise, hubiera 
Dado k partido el pecho de una fiera. 
Pasando tan violento 
A ser amor quien fué aborrecimiento I 
¡ Nunca á César llamara 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XIX. 548 

A mis jardines ! Nunca me enviara 
Aquel aviso él de que vendría ! 

Y ya que fuese tal la suerte mia, 
Que mi padre le viese, 

i Nunca conmigo tan piadoso fuese, 

Que allí no me^matase I 

Nunca la noche j ay infeliz 1 llegase, 

En que estando encerrada, 

Después que hubo fingido su jornada, 

Esperó á César 1 Nunca de su efecto, 

Se siguiera aquel ruido : y en efecto, 

Nunca piadoso Fabio, 

Hurtándome á las iras de su agravio, 

Me rompiese la puerta ; 

Y nunca yo saliese, al verla abierta, 
A buscar á Don César, que amparara 
Mi vida I Nunca, ya que no le hallara 
La triste suerte mia. 

Me hubieran dicho que á Milán venia ! 

Nunca tras él, pisándole la huella. 

El mesón me hospedara de la Estrella, 

Pues ya desde este dia 

A todos será mala, por ser mia I 

msE. 
¿A quién, señora, dices, 
Pues yo las sé, tus penas infelices ? 

VIOLANTE. 

A mí, Nise, á mí misma me las digo. 
Déjame asólas descansar conmigo ; 
Que un dolor solo al llanto se sujeta. 



ESCENA XIX. 
TRISTAN, con dos maletas. — VIOLANTE, NISE. 

TRISTAN. 

I Gracias á Dios que di con mi maleta !^ 
De mi amo no ; que aunque también á vella 
Llegué, él allá dará las gracias della. 
Vamos pues componiéndolas ahora 
Para cargar con ellas. 



Digitized by 



Google 



6 44 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

NisE. {Ap. á ella,) 

¡Ay, señora { 
¿ No es aquel el criado 
De Don Félix? 

VIOLANTE. 

El es. Ya mi cuidado 
Alguna luz halló. Ventura ha sido 
Que Félix ¿ Milán haya venido ; 
Pues siendo tan amigo 
De Gésar^ he de ver si así consigo 
Que sepa del, <5 ásu amistad atento, 
Se encargará ¡ ay de mí ! de mi tormento. 
Llámale... Mas detente. 

NISE. 

Pues ¿ qué reparas, di ? 

VIOLANTE. 

Un inconveniente. 
¿ Qué sé yo, si que estoy aquí le digo. 
Si se embarazará FéUx conmigo, 

Y cuando á verme venga, 

Ya la disculpa prevenida tenga 

Para no hacer empeño ? 

Que el mas amigo no obra como dueño, 

Y aun podrá ser no venga, y que se esconda. 

TRISTAN. 

El entremés parece de la Ronda. 

VIOLANTE. 

Y así, fuera mejor que no supiera 
De mí hasta que me viera. 

NISE. 

Buen remedio. Al criado 

Seguiré yo ; y habiéndome informado, 

Irás cuando la casa yo te avise. 

VIOLANTE. 

No has dicho mal. Mas dime, ¿ cómo, Nise, 
Irás, que el verte no le cause espanto? 

NISE. 

El mas breve disfraz es el de un manto, 

Y Españolas que están en la posada 
Nos los darán. 

VIOLANTE. 

Ven pues ; que en poco ó nada 



Digitized by 



Google 



JORNADA 11, ESCENA XX. 5 45 

Repara ya la que lo perdió todo. 
{Van$e las dos,) 

TRISTAN. 

Ellas han de ir de un modo ú de otro modo. 
Sin ser Corito, ganapán me llamo. 
¡ Cuál pesa la maleta de mi amo I 
No porque en ella mas dinero arguya, 
Sino porque una es mia y otra es suya : 
Y en el mas leal criado es silogismo 
Que pesa mas lo ajeno que lo mismo ^ . 

(Vase.) 



Calle. 



ESCENA XX. 

^NISE, tapada, siguiendo á TRISTAN. 

NISE (Ap.) 
No he de pederle un punto en todo el dia. 

TRISTAN. 

Ya há rato que reparo, reina mia, 

Que tras mí llevo, hurtándome las tretas, 

Otra maleta mas que mis maletas. 

¿ Mándame algo ? ¿Que no ? Bien por mi vida. 

{Ap. i Si es esta la de hoy, que arrepentida 

Cobrar pretende, cuando así me topa, 

Su joya, al ver que pareció la ropa?) 

NISE. 

Yaya usted su camino. 

TRISTAN. 

¿Hablar sabéis? Yo sois la que imagioo. 

NISE. {Ap,) 

Yuelvo á seguirle ahora. 

TRISTAN 

Oye usted, mi señora : 

Si por ser forastero, 

Piensa que en las maletas va dinero. 

Y al husmo viene, holgándose de vellas. 

Maldita sea de Dios blanca hay en ellas. 

1. Propio. 

Digitized by VjOOQIC 



546 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

Una camisa mia podré darla^ 
Si una abro ; mas será para lavarla ; 
Y si á otra cosa su discurso pasa, 
Escríbame un papel, que esta es mi casa. 

NISE. 

Huélgome de sabella. 

A mas ver. {Ap. Ahora mi ama vendrá á ella.) 

(Vase.) 

TRISTAN. 

Solo á saber la casa me seguía. 
¿ Si se obligó de ver la bizarría 
Con que vengo sudado ? {Entrase.) 



ESCENA XXI. 
DON CÉSAR Y DON FÉLIX ; después, TRISTAN. 

DON CÉSAR. 

Raras cosas, por Dios, me habéis contado. 

DON FÉLIX. 

Todo eso desde ayer me ha sucedido. 

DON CÉSAR. 

En fin, en cuanto habemos discurrido, 
Nada á alumbrarnos, Félix, es bastante 
Al oir que vos robasteis á Violante. 

DON FÉLIX. 

Eso, y el faltar ella, siendo suya 

La traición, no hay ingenio que lo arguya. 

{Sale Tristan y aroja las maletas,) 
— Tristan, ¿ dónde has estado ? 

TRISTAN. 

Fui á una pendencia en que salí cargado. 

Si esto ves, ¿ qué preguntas ? ¿ No es bien cierta 

Mi ocupación ? 

{Llaman dentro.) 

DON FÉLIX. 

¿ No llaman á esa puerta? 
Mira quién es. 

TRISTAN. 

I Mal haya 
Yo, cuando á abrirla vaya I 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XXII. Í47 

DON FÉLIX. 

¿ Por qué ? 

TBISTAN. 

Porque me corro 
De ver que esta es la puerta del socorro, 
Y cuando entren por ella cien regalos 
Para ti, para mi entrarán cien palos. 

DON FÉLIX. 

Anda, vé, no seas loco. 

TRISTAN. 

Señora muda, espere uced un poco. 

[Vase.) 

DON CÉSAR. 

Dos damas disfrazadas 

A la española son, y entran tapadas. 

DON FÉUX. 

Las que os conté serán. 

DON CÉSAR. 

Adentro espero. 
Porque no se embaracen. {Vase.) 

DON FÉLIX. 

Cerrar quiero 
La puerta que confína 
A esotros cuartos, porque Serafina, 
Flora, ni otras criadas 
Sepan que entran aquí damas tapadas. 

ESCENA XXII. 

SERAFINA Y FLORA, tapadas ; TRISTAN. — DON FÉUX. 

SERAFINA . 

Aunque de vuestra salud 
Noticias hoy he tenido. 
Porque quejosos no estén 
Los ojos, de los oídos. 
Pasando acaso por esta 
Galle veros he querido 
Por ver lo que escuché antes. 

DON FÉLIX. 

Ambas finezas estimo 
Con el reconocimiento 



Digitized by 



Google 



5 48* DICHA y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Que debo ¿ tan nuevo estilo 
De obligar. 

SERAFINA. 

Es mas, Don César, 
De lo que habéis presumido, 
Lo que os debo, y así es menos 
Lo que os pago. 

DON FÉLIX. 

En nada os sirvo, 
Porque aventurar un hombre. 
Si sois vos la que imagino, 
La vida por una dama, 
Es empeño tan precisó, 
Que no hay por qué agradecerle. 
Pues obra en él por sí mismo. 

SERAFINA. 

La que imagináis soy ; pero 
No á vuestra razón me rindo. 
Pues obrar por vos no es 
No ser en mí beneGcio, 

Y no quita el ser la causa 
Vuestra, al efecto ser mío. 

DON FÉLIX. 

Dijo un cortesano... 

SERAFINA. 

¿Qué? 

DON FÉLIX. 

Que era el ingenio de vidrio, 

Y ahora veo que el concepto 
No erró. 

SERAFINA. 

Pues ¿por qué lo dijo? 

DON FÉLIX. 

Por lo que se transparenta. 
Señora, con cualquier viso. 
Discreta sois, y os importa 
Desvanecer un peligro 
Que trae tras sí lo discreto. 

SERAFINA . 

Con buen aire me habéis dicho 
El pesar de si soy fea. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XXII. 549 

DON FÉLIX. 

Con desmentirme os le quito. 

SERAFINA. 

No soy tan duelista. 

DON FÉUZ. 

Pues 
Si por aquí no os obligo, 
A vuestro primer concepto 
Vuelvo de los dos sentidos. 
Vos, porque no estén quejosos 
Los ojos, de los oídos. 
Queréis ver lo que escucháis : 
Pues yo, por los propios filos, 
Lo que escucho ver deseo. 
No os retiréis ; descubrios. 
Sepa á quién tantos favores 
Debo : mirad que es indicio 
De traición guardar la cara. 

SERAFINA. 

Antes tengo yo entendido 

Que hacer favor y esconderla • 

Es crecer el beneficio, 

Pues es no querer que os cueste 

El quedar agradecido. 

DON FÉLIX. 

No puedo dejar de estarlo 
De vos ya, bien que ofendido 
De vos también. 

SERAFINA. 

Pues ¿ qué ofensa 
Mi agradecimiento os hizo ? 

DON FÉLIX. 

¿ Qué ? El de pasar de un pañuelo ; 
Que dones dama dar ricos 
Gomo joyas, mas son paga 
Que favor ; y asi os suplico 
Me deis licencia de que 
A esa criada... 

SERAFINA. 

Ya estimo 
Mas no haberme descubierto. 

31. 



Digitized by 



Google 



550 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

DON FÉLIX. 

¿Porqué? 

SERAFINA. 

Porque no hayáis visto 
Los colores que á mi rostro 
Me van saliendo de oirlo. 

DON FÉLIX. 

No cr6ré, si no los veo. 

SERAFINA. 

A eso solo no me animo ; 

Que aunque no soy fea que espanto, 

Con mas causa lo resisto 

Que imagináis. 

DON FÉLIX. 

i Cómo ? 

SERAFINA. 

Gomo 
A Serafina habréis visto, 
De quien dicen en el barrio 
Que es un admirable hechizo, 

Y tras ella, pareceros 
Bien no puedo. 

DON FÉLIX. 

En gran conflicto 
Me habéis puesto. ;^ ] 

SERAFINA • 

Yo, ¿ por qué ? ; 

DON FÉLIX. 

Porque si ser verdad digo 

Que es hermosa, es ser grosero 

Con vos, aunque no os he visto ; ) 

Y si no lo digo, es serlo 
Con ella. 

SERAnNA. 

Pues indeciso 
Podéis dejar por ahora 
Para otra ocasión el juicio. 

TRisTAN (A Flora.) 
¿ Ha cobrado uced su habla 
Desde hoy acá ? 

FLORA. 

Un poquitito. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XXII. 551 

TRISTAN. 

Pues de uced y de uoa Flora 
Que hay acá en casa, imagino 
Que hiciéramos un buen medio. 

FLORA. 

¿Cómo? 

TRISTAN. 

Gomo habla infinito 
Ella, uced calla ; y así, 
Prendidas en un orillo, 
En términos monetarios, 
Hicieran buen equilibrio. 

FLORA. 

Señor Tristan, las mujeres 
No han de perder por su pico, 
Porque el hablar mucho es 
Perniciosísimo vicio. 

TRISTAN . 

Si me predicara ahora 

Uced, habiendo venido 

De tramoya con su ama 

A vemos, fuera lo mismo 

Que un ciego, que por las calles 

Iba pregonando á gritos 

El acto de contrición 

Y coplas de Calaínos. 

FLORA, 

Parece eso á lo que una 
Dama á un caballero dijo. 

TRISTAN. 

¿ Qué fué ? 

FLORA. 

Haga uced que en martas 
Me ¿forren ese silicio. 

TRISTAN. 

¿ Mas que poco á poco uced 

Y Flora son de un oficio ? 

FLORA. 

¿ Mas que mucho á mucho uced 

Y Tristan son dos pollinos ? 

DON FÉLIX. 

Poco, señora, con vos 



Digitized by 



Google 



552 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Vale el ruego de un rendido. 

SERAFINA. 

¿Por qué, si en no descubrirme 
Nada os doy y nada os quito ? 

DON FÉLIX. 

¿ Cómo ? 

SERAFINA. 

Como á una tapada 
Favorecisteis altivo, 
Y si una tapada veis, 
Claro es que en igual partido 
Solo es ponerse el favor 
La máscara del delito. 
Quedad con Dios ; que otro dia 
Me veréis, y yo os afirmo 
Qne no pasará de hoy. 

DON FÉLIX. 

Esperad, no habéis de iros ; 
Que si de necio si os dejo, 
U de grosero si os miro. 
No puedo escapar, es claro 
Que de ambos daños elijo 
El menor, y... 

{Llaman dentro,) 

ESCENA XXIII. 

UDORO, dentro. —Dichos. 

LiDORO. (Dentro.) 
Abrid aquí. 

DON FÉLIX. 

¿ Quién llama con tanto ruido ? 

SERAFINA {Ap. d Flora,) 
¿ No es voz de mi padre ? 

FLORA. 

I Y cómo!... 

DON FÉLIX. 

Mira, Tristan, quién ha sido. 

SERAFINA. 

Mo lo miréis, hasta que 
Me vaya, pues imagino 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XXIII. 553 

Que aquí ha de haber otra puerta. 

DON FÉLIX. 

Eso no. (Ap. Porque es indigno, 

Por Serafina, salir 

Por su cuarto.) Y lo resisto, 

Porque no fuera razón 

Que piensen que desestimo 

El honor del hospedaje. 

TRISTAN. 

¡ Malo es esto, vive Cristo ! 
Señor, Lidoro es quien llama. 

SERAFINA. 

Que me dejéis, os suplico, 
Salir por aquí. 

DON FÉLIX. 

Eso no ; 
Que no importa que conmigo 
Esté una dama, y me importa... 

SERAFINA. 

¿Qué? 

DON FÉLIX. 

Que no falte al debido 
Respeto de Serafina; 
Y por ella, si os lo digo, 
No quiero que salgáis. 

SERAFINA. 

Ella 
Lo estimará, yo lo afirmo. 

DON FÉLIX. 

¿ De qué suerte ? 

SERAFINA. 

Desta suerte. 
Ya que me es fuerza decirlo. 

(Descúbrese.) 
Ved si queréis que me vea. 

DON FÉUX. 

Ni imaginarlo. Idos, idos 
Presto ; que porque aun la sombra 
No alcance á ver, me anticipo 
A abrirle, por detenerle. 
Mientras vos abrís, yo mismo. 

{Vanse Don Félix y Tristan.) 



Digitized by 



Google 



554 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

SERAFINA. 

Ven, Flora. 

FLORA. 

Presto, que llega. 

{Abre Flora la puerta, y al retirarse por ella^ entran por 

otra tapadas Violante y Nise.) 

ESCENA XXIV. 

VIOLANTE, NISE ; después, DON FÉLIX y UDORO. — 
SERAFINA, FLORA. 

VIOLANTE. 

Que me digáis os suplico, 
Si es este el cuarto de Félix. 

SERAFINA. 

¿ Qué sé yo cuyo es ni ha sido? 

(Vanse Serafina y Flora.) 

NISE. 

Enojada va esta dama. 

VIOLANTE. 

Allí hay quien podrá decirlo. 

{Salen Lidoro y Don Félix.) 

• 'DON FÉLIX. 

¿ En vuestra casa, señor, 
Con tanto escándalo y ruido 
Uamais? 

LIDORO. 

Si, pues en mi casa 
Tan como extraño me miro 
Tratar, que sobre no abrirme. 
Estoy en ella ofendido 
De quien mas servir deseo. | 

DON FÍLIX. 

¿ En qué, señor, os desirvo? 

UDORO. 

En mucho. 

DON FÉLIX. {Ap,) 

\ Ay de mí infelice 
De todo viene advertido : 
Y es lo peor que Serafina, 
O de helada no se ha ido. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XXV. 565 

O la puerta que encontró, 
Sin duda abrir no ha podido. 



ESCENA XXV. 

DON CÉSAR. — DON FÉLIX, LIDORO ; VIOLANTE y NISE, 
tapadas. 

DON CÉSAR. 

¿ Qué ruido es este, señor? 

VIOLANTE. {Ap. á ella,) 
I Ay Nise ! á César he visto. 

NISE. 

Llégale á hablar. 

VIOLANTE. 

No me atrevo 
Ahora con tantos testigos. 
Oye y calla. 

LIDORO. 

¿ Qué ha de ser 
Sino andar los dos conmigo 
Tan dobles... 

DON FÉLIX. {Ap.) 

Else declara. 

LIDORO. 

Que tratar no hayáis querido 
Mi amistad por caballero 
Primero que por ministro ? 
I Bueno es preguntaros yo 
Hoy á los dos como amigo. 
Dónde aquella dama estaba, 
Para haceros el servicio 
De componer vuestro duelo. 
Negarlo, y no haber corrido 
Bien la voz de que estáis preso, 
Guando os busca ! 

VIOLANTE. {Ap,) 

¿ Preso, dijo ? 

DON FÉLIX. (Ap.) 

Ya esto no importara nada, 
Gomo ella se hubiera ido. 

LIDORO. 

De las espías que puse 



Digitized by 



Google 



556 DICHA Y DESDICHA. DEL NOMBRE. 

A ambas puertas, una dijo 
Que preguntó por Don Félix ; 

Y pues salir no ha podido, 
Porque están tomadas todas, 
Yo la hallaré... y ya la he visto. 

DON FÉLIX. 

Señor, esta dama no es 

La que habéis vos presumido ; 

Que aquí acaso entró esta dama. 

LIDORO. 

A hombres tan recien venidos 
No buscan damas acaso, 

Y en mi casa. Apartad, digo. — 
Señora, ya conocida 

Estáis, y así, descubrios. 

DON CÉSAR. {Ap» á Don Félix,) 
El presume que es Violante. 

DON FÉLIX. 

César, cuidado conmigo ; 

Que hay mas empeño en las dos 

Que pensáis. 

VIOLANTE. (Ap.) 

¡ Qué es lo que he oidol 

LIDORO. 

¿ Vos no sois Violante, hija 
De Aurelio? ¿ No habéis venido 
A buscar aquí k Don Félix? 

VIOLANTE. 

(Ap. ¿ Qué es esto, cielos impios? 
¿ Quién tan aprisa á este hombre 
Toda mi vida le ha dicho? 
Sí, señor. Violante soy. .. (Descúbrese,) 

DON FÉLIX. (Ap.) 

\ Cielos ! ¿ qué es esto que miro? 

DON CÉSAR. 

¡ Cielos ! ¿ qué es esto que veo ? 

VIOLANTE. 

Que en manos de mi destino. 
Buscando á Don Félix vengo 
Adonde á César he visto, 

Y adonde favor aguardo, 
Pues á vuestros pies me rindo. 



Digitized by 



Google 



JORNADA II, ESCENA XXV. 5 5" 

DON FÉUX. (Ap.) 

¿ Qué es esto? ¿ Quién de uq instante 
A otro tan gran trueco hizo? 

DON CÉSAR. 

; Qué es esto? ¿ Cómo, ó por dónde 
Violante á esta casa vino ? 

LIDORO. 

Ved ahora si engañado 
Estoy de vos. 

DON CÉSAR. 

Pues admiro 
El verla, no os engañé. — 
Ingrato, fiero enemigo 
De mi vida y de mi alma, 
¿ Quién, ó cómo te ha traído 
Aquí? 

VIOLANTE. 

I Qué dudas, si sabes 
Que eres tú solo á quien sigo, 
Corriendo por tí fortunas, 
Ansias, riesgos y peligros ? 

LIDORO. 

Mirad, Don César, si es ella. 

DON CÉSAR. 

¿ No bastó, traidor prodigio, 
Tu engaño allá, sino aquí? 

VIOLANTE. 

¿. Qué engaño? 

DON CÉSAR. 

El de tus estilos. 

VIOLANTE. 

i Bien me pagas I 

DON CÉSAR. 

¿ Qué te debo? 

LIDORO. 

No es tiempo deso. i Muy lindo 

Es ponerse á averiguar 

Cuentas ahora I Conmigo 

Venid, señora; que yo. 

Aunque no se lo he debido 

A Don Félix ni á Don César, 

Soy quien soy, y á hacer me obligo 



Digitized by 



Google 



668 DICHA Y DESDICHA. DEL NOMBBE. 

Siempre lo mejor. Y vos 
Esperadme. .. 

VIOLANTE. 

Ciega os sigo. 

LIDORO. 

Porque en dejando en el cuarto 
(No por vos, mas por mí mismo) 
De Serafina á Violante, 
Preso habéis de ir á un castillo. 

[Vanse Lidoro, Violante y Nise.) 

DON CÉSAR. 

¡ Violante, cielos, aquí !... 

DON FÉLIX. 

I Serafina aquí conmigo !. . . 

DON CÉSAR. 

¡ Diciendo que á Félix busca ! 

DON FÉLIX. 

¡ Con la acción de aquel peligro ! 

DON CÉSAR, 

Félix, ¿ qué es esto ? 

DON FÉUX. 

Mal puedo 
Saberlo. 

DON CÉSAR. 

Luego preciso 
Será que el tiempo lo diga. 

DON FÉLIX. 

Sí. I Quién supiera un camino 
De quitarle tiempo al tiempo, 
Y apresurara el decirlo I 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA I. 559 

JORNADA TERCERA 

Habitación de Serafina. 

ESCENA PRIMERA. 

LIDORO, SERAFINA. 

LIDORO. 

Muy enojada estás. 

SERAFINA. 

¿No 
Tengo razón? 

LIDORO. 

Sí la tienes, 
Mas no para tanto extremo. 

SERAFINA. 

¿ Cómo no, cuando procedes 
Tan poco atento (perdona 
Que lo diga desta suerte] 
Conmigo, que no tan solo 
A casa me traes un huésped, 
Pero á mi cuarto una dama 
Que de amor corriendo viene 
Fortunas, y ?... 

LIDORO. 

Aguarda, espera; 
Que quiero satisfacerte 
A ambas cosas, porque no 
Quejarte con razón pienses 
De mí. Aqueste caballero 
(Ya te lo ho dicho otras veces) 
Es hijo de un grande amigo, 
De quien hoy tengo presente 
La obligación de la vida. 
Pensé que otro dia se fuese . 
Si á causa de festejarle 
Ei Príncipe le detiene, 
Por ser estos en Milán 



Digitized by 



Google 



660 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Tan festivos, tan alegres, 
¿ Qué culpa he tenido yo? 
La dama á amparar me mueve 
Saber que es ilustre dama ; 

Y aunque es verdad que accidentes 
De amor deslucen tal vez 

La sangre mas excelente, 

Hace mal el hombre que 

No los restaura, si puede ; 

Pues aunque niegues que obligan, 

No negarás que enternecen. 

Demás desto, el caballero 

Que hasta aquí siguiendo viene, 

Es amigo de Don César : 

Llegué á prenderla y prenderle 

En mi casa y á su lado ; 

Y debo satisfacerle 

De que. Justicia y amigo 
Con todo cumplo igualmente. 

Y si he de decirlo todo. 

Hay mas causas que me fuercen 

A agasajarle : su sangre 

Es ilustre sumamente. 

Su hacienda es mucha, la gracia 

Del duque de Parma tiene, 

Gomo á su deudo le trata, 

Y sobre todo esto adquiere 
Mi obligación y cariño : 

No me obligues (cuerda eres) 

A que te diga (esto basta) 

Que podría (no te pese) 

Ser que se quedase dueño 

El que ha venido por huésped. {Vase.) 

SERAFINA. 

¡ Qué escucho, cielos! Albricias, 
Alma ; que hoy es solamente 
£1 dia que á su pesar 
En bien el mal se convierte. 
Guando temerosa estaba 
De que mi padre entendiese 
Algo de mí, ¿ no tan solo 
Hallo lance que lo enmiende, 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA II. 561 

Mas lance que lo mejore? — 
Flora...' ' 



ESCENA II. 

VIOLANTE. — SERAFINA. 

VIOLANTE. 

Señora, ¿ qué quieres? 

SERAFINA. 

Auna criada llamaba. 

VIOLANTE. 

No que te has errado pienses : 
Que por eso he respondido, 
Supuesto que en mí la tienes. 

SERAFINA. 

Guárdete el cielo. Violante ; 
Que no quiero que te muestres 
Tan fina; que en esta casa, 
Huéspeda, no criada eres ; 
Que aunque es verdad que sentí 
Que mi padre te trajese 
A ella^ enternecida ya 
De tus fortunas, me tienes 
Por amiga ; que te debo 
Mucho. 

VIOLANTE. 

¡ A mi I Pues¿ qué me debes, 
Si solo un mal ejemplar 
Es lo que puede traerte ? 

SERAnNA. 

Aquese ejemplar, Violante, 
Que tan malo te parece, 
Quizá es bueno para mí ; 
Y tú no sabes ni entiendes. 
Guando vienes á mi casa, 
A cuan buena ocasión vienes. 

VIOLANTE. 

Pues ¿ en qué puedo servirte ? 

SERAFINA. 

En nada; que en lo que puedes. 
Ya lo has hecho. 



Digitized by 



Google 



562 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

VIOLANTE. 

Pues, señora, 
Ya que piadosa agradeces 
Lo que no sé que por tí 
Haya hecho, justamente 
A buena fe de obligarte 
Podré un favor merecerte. 

SERAFINA. 

En cuanto pueda me obligo 
A ayudarte. ¿ Qué me quieres? 

VIOLANTE. 

Yo no quiero disculparme, 
Y así, por la culpa empiece ; 
Que en quien la tiene es disculpa 
Solo el decir que la tiene. 



Al cabo de algunos dias ^ 
De rigores y desdenes. 
Bien á pesar de mi sangre, 
Pues dio á un primo mió muerte, 
Favorecí á un caballero, 
Que es el que conmigo prende 
Tu padre en su misma casa ; 
Pero con tan poca suerte, 
Que al primer favor perdí 
La vida, porque se muestre 
En mí que de enojo á amor 
No se pase fácilmente, 
Sin que los cielos dispongan 
Precisos inconvenientes, 
Gomo en castigo de que 
Nadie ame lo que aborrece . 
Perdóname que mi historia 
'Tan por extenso te cuente ; 
Que como voy á obligarte. 
Solicito enternecerte. 



1. Principiar una relación diciendo: Al cabo de algunos dias 
no es muy acertado ni es propio de Calderón. Mas abajo pide 
Violante á Serafina que le perdone el contarle su vida tan por 
extenso, cuando apenas le ha dicho nada de ella. Uno y otro son 
indicios de que se ha suprimido aquí un buen pedazo de romance. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA II. 06 3 

Escribíle que á un jardín 

Viniera una noche á verme : 

Respondióme que vendría. 

Lo que debió de moverle 

Fué que no pensase yo 

Que otro dia estaría ausente, 

Respecto \ ay de mí I que el Duque 

Le mandaba que viniese 

A esta jornada. Mi padre 

Vio el papeL.. 

SERAFINA. 

Oye, detente. 
¿ Que viniese á esta jornada 
El Duque le mandó? 

VIOLANTE. 

Ese 
Fué el daño para que él 
Se oblígase á responderme. 
¿ En qué has reparado ? 

SERAFINA. 

En nada. 
Divertíme, y por hacerme 
Capaz... Prosigue. 

VIOLANTE. 

Mi padre 
Vio el papel, y aunque prudente 
Disimular pretendió, 
No pudo, y haciendo fuerte 
Prisión de mi cuarto... 

SERAFINA. 

Y dime, 
¿ Es él el que á Milán viene 
Departe del Duque? 

VIOLANTE. 
Sí. 

Mucho I ay de mi ! te diviertes. 

SERAFINA. 

Estoy triste, no te espantes. 

VIOLANTE. 

Dejarélo, si te ofendes. 

SERAFINA. 

Yo ¿ de qué ? Prosigue. 



Digitized by 



Google 



5G4 DICHA Y DESDICUA DEL NOMBRE. 

•VIOLANTE. 

Temo, 
Señora. •• 

SERAFINA, 

I Ay de mí ! ¿ qaé temes? 

VIOLANTE. 

Que no atenderá al remedio 
La que al peligro no atiende, 
Y así, mejor es dejarlo. 

SERAFINA. 

Engañaste; que antes quiere 
La que se informa mejur, 
Saber mejor lo que emprende. 

VIOLANTE. 

Uegó la noche iníelice, 
Sin que aviso mío tuviese 
De que mi padre esperaba 
Con armas oculto y gente. 

SERAFINA. 

¿ El que habia de venir 
A Milán? 

VIOLANTE. 

El daño fué ese. 

SERAFINA. (Ap.) 

Acaba ya de nombrarle. 
Si ya no es que hacerse quieren 
También de rogar los males. 
Por dar envidia á los bienes. 

VIOLANTE. 

Vino en efecto. 

SERAHNA. 

¿ Quién vino ? 

VIOLANTE. 

César, que se fingió ausente. 

SERAFINA. 



VIOLANTE. 



¡ César 1 

Sí. 

SERAFINA. 

(Ap. I Nunca acabaras \ . 
I Ay de mí ! I qué neciamente 
Hice en darle priesa al mal, 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA II. 56 5 

Una Tez que él se detiene 1) 

Y en fin... 

VIOLANTE. 

Lo que sucedió 
No lo sé yo formalmente ; 
Solo sé que oyendo el ruido 
De pistolas y broqueles, 
Entre mi padre y mi amante 
El alma tenia pendiente, 
Guando un criado anciano mió. 
Cruel pensando que clemente, 
Rompió la puerta del cuarto : 
Yo entonces... 

SERAFINA. 

Porque no deje 
De entenderlo todo, dime, 
Si era César, ¿ cómo Tienes, 
Cuando Tienes á mi casa. 
Buscando en ella á Don Félix ? 

VIOLANTE. 

Porque es un amigo suyo, 
Que sin duda por hacerle 
Compañía^ con él vino. 

SERAFINA. 

Bien está : al discurso vuelve. 

VIOLANTE. 

Yo entonces (aquí quedamos} 
Llegando en un tiempo á verme 
Presa entre tantos embates, 
Libre entre tantos vaivenes 
De honor, fortuna y amor, 
Sin saber lo que me hiciese, 
Salí á la calle. No aquí 
Me culpe nadie, pues siempre, 
Mal consejero el temor, 
A lo peor se resuelve ; 

Y asi, á ampararme no fui 
De amigos ni de parientes, 
Sino del cómplice mismo 
Del daño, por parecerme 
Que solo se opone al daño 
Quien como propio le siente. 

Calderón ***♦• 32 



Digitized by 



Google 



566 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

No le hallé. 

SERAFINA. 

Pues ¿á qué fin, 
Aunque aquel su amigo fuese, 
Preguntaste por él antes 
Que por el mismo á quien vienes 
Buscando? 

VIOLANTE. 

Porque un criado 
Que vi, era de Don Félix, 

Y no suyo. 

SERAFINA. 

Y en efecto... 

VIOLANTE. 

Llegando del á valerme. 
No le hallé. Supe en su casa, 
Que en aquel instante breve 
Habia venido á Milán. 
Sola y triste, en mal tan fuerte, 
Tropezando á cada paso 
En el umbral de mi muerte, 
Me pareció que no estaba 
Segura en ningún albergue, 
Sino dentro del delito, 
Sagrado que tantas veces, 
Por mas desimaginado. 
Favoreció al delincuente ; 

Y así, hice al mismo criado 
Que á aqueUa hora dispusiese 
Una carroza, y... 

SERAFINA. 

Pues ¿ cómo 
Los avisos que acá vienen 
De que te busquen, no dicen 
Con César, sino con Félix ? 

VIOLANTE. 

¿ Quién tal dice ? 

SERAFINA. 

Yo lo digo, 

Y lo prueba claramente 
Ser Félix el preso, y no 
César. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA ni. 66? 

VIOLANTE. 

Mucho te suspenden 
Tus tristezas. ¿Ahora sales 
Con eso? — Yo finalmente 
(Que al verte tan divertida, 
Es bien que el discurso abrevie), 
A tus pies llego, señora, 
Fuese del modo que fuese : 
A ellos estoy^ y asi en ellos, 
Que halle amparo es evidente, 
No porque soy desdichada, 
Sino porque eres quien eres. 
Y así te suplico que 
En mis desventuras medies 
€iOn tu padre y con mi padre ; 
Que no dudo, cuando á él llegue 
Esta nueva, venga aquí. 
Disponlo tú antes de suerte. 
Que ya con César casada 
Me halle, porque se remedien 
De una vez tantos pesares ; 
Que yo, por no entristecerte, 
Quiero á llorar retirarme. 
Porque tu mal no se aumente 
Con el mió ; que hay quien diga 
No ser penas diferentes 
Las que pasan entre quien 
Ve padecer, y padece. (Vase.) 

ESCENA III. 

SERAFINA. 

Es verdad ; y mas | ay triste I 
Guando el que ve sentir siente 
Lo mesmo que ve sentir, 
Bien como á las dos sucede, 
Pues equivocando 
A César y á Félix, 
Ni entiendo sus males 
Ni sé de mis bienes. 
Dice mi padre que César, 



Digitized by 



Google 



568 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Que vino á casa por huésped, 
Podría ser { ay cielos I que 
Por dueño en ella se quede ; 

Y apenas á mis venturas 
Prevenía parabienes 

De que á quien debo la vida 
Venturoso asunto fuese 
De la elección de mi padre, 
Cuando otros inconvenientes. 
Porque no corran mis dichas, 
Las ponen en que tropiecen. 
\ Oh en qué breve instante I 
Oh en qué tiempo breve 
Ser saben pesares 
Los que eran placeres I 
Aquí del discurso mió : 
¿ Cómo si esta mujer viene 
Con Don Frélix acusada, 
Siendo su amante Don Félix, 
Me sale ahora con que 
Es Don César, y pretende 
Que mientan todos allá, 

Y ella diga solamente 
Verdad aquí? Y dado caso 
Que César su amante fuese, 
¿ Cómo no lo dice cuando 

Ve que es Félix á quien prenden 
Pues una de dos 
Es precisamente, 
O que mienten ellos, 
O que ella es quien miente. 
\ Ah ! entre tantas confusiones, 
¡ Qué diera yo por no haberme 
Empeñado agradecida, 

Y ver ahora libremente 
Mejor de afuera los lances ! 
Mas ¡ quién i ay infeliz ! puede 
Prevenir antes el daño, 

Si aun después no le previene 
El discurso ? que no están 
Casuales accidentes 
Sujetos á la razón, 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA III. 5 69 

Y mas de quien no la tiene. 
¡ Qué tarde que llora 
Quien presto se atreve^ 
Pues la dicha es nunca, 

Y el peligro es siempre I 

Y ya que me empeñe, cielos. 
Piadosa en agradecerle 

El favor, ¿quién me metió 
En que disfrazada fuese 
A hacer vanidad hablarle? 
Mas¿ á qué mujer parece 
Que vence con la hermosura, 
Si con el alma no vence? 

Y es verdad, porque el ingenio 
Ni sabe ni eré ni entiende 
Que es Vitoria la que no 

Le consagra á él los laureles. 
Porque enamorar 
Solo lo aparente. 
Un m&rmol lo hace. 
Que ni habla ni siente. 
¡ Mal hubiesen las licencias 
De mi patria, que conceden 
Al pundonor sus disfraces I 
Mas ellos ¿qué culpa tienen. 
Si quien usa dellos mal 
Es solo quien la comete ? 

Y así \ mal hubiesen, digo 
Otra vez y otros mil veces, 
Mis vanidades I pues ellas 
La han tenido solamente; 

Y aun ellas no la han tenido, 
Sino I ay de mil si se advierte 
Que cuando á otros matan 

Porque no agradecen, * 

Ser agradecida 

Me ha dado la muerte. 

¡ Qué diera á estas horas yo 

¡ Ay infeliz I por no haberme 

Descubierto I pues con eso 

El Etna que el alma enciende, 

Hipócrita de su fuego, 

32. 



Digitized by 



Google 



570 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Yo la cubriera de nieve. 
Pero descubierta, huir 
El rostro que llegó á verme 
Una vez, no, no ha de ser. 
Perdone el inconveniente ; 
Que no han de darse á partido 
Tan bajo mis altiveces. 
Que es bien que los hombres, 
Que tenemos, piensen. 
Nuestra ley del duelo 
También las mujeres... 
Flora. 

ESCENA IV. 
FLORA. — SERAFINA. 

FLORA. 

Señora, ¿Qué mandas? 

SERAFINA. 

Que al cuarto de César llegues, 
Y como que de tí sale, 
Le digas que estoy en ese 
Jardin. {Ap. A campaña os llamo. 
Dudas, temores, desdenes. 
Engaños, penas, rigores. 
Ansias, iras, accidentes, 
Recelos, desdichas, miedos, 
Discursos y agravios fuertes : 
Salid todos, ó diré 
Que vuestro miedo os detiene. 
Mas I ay ! que si celos 
Sabéis que me ofenden, 
¿ Qqién á una mujer 
Gelosa no teme?) {Vase.) 

FLORA. 

¿Qué será esto? Mas á mí 

¿Quién en discurrir me mete? 

Que me haré vieja en dos dias. (Fose.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA V. 571 

Habitación de Don Félix en casa de Lidopo. 

ESCENA V. 

FLORA, TRISTAN. 

FLORA. 

Trístan... 

TRISTAN. 

¡Oh, Flora excelente, 
Que siendo Flora italiana, 
Floresta española eres I 
¿Queme mandas? 

FLORA. 

¿Y tu amo? 

TRISTAN. 

No está en casa. 

FLORA. 

¿No? Adiós. 

TRISTAN. 

Tente. 
No te has de ir, sin que hagamos 
Un concierto. 

FLORA. 

¿Y cuál es? 

TRISTAN. 

Este. 
Que me digas lo primero, 
Flora mia cuanto quieres 
Por perder por mí tu juicio 
Media hora solamente 
Y me moriré otra media 
De amor por tí de repente. 

FLORA. 

\ Bien nuevo concierto es I 

TRISTAN. 

No es muy nuevo. 

FLORA. 

¿De qué suerte? 

TRISTAN. 

Moríase un oüserable... 



Digitized by 



Google 



672 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

FLORA. 

¿Cuánto ya que el cuento es ese 
Del que llamó al sacristán 

Y le dijo : «¿ Cuánto quiere 
Vuesarced por enterrarme ? » 
El dijo, supongo : « Veinte 
Reales. — ¿ Quiere diez y seis? » 
Dijo. — « Mas costa me tiene », 
Le replicó el sacristán : 

A que respondió el doliente : 
« Pues mire si le está bien, 

Y entiérreme en diez y siete, 
Porque no me moriré 

Como un cuarto mas me cueste. > 
— Así uced para morirse 
Por mí de amor, saber quiere 
Qué costa le ha de tener; 
Pues sepa, si el cuento es ese. 
Que una mona y sus amigas... 

TRISTAN. 

Eso no, mujer, detente : 
Quitar uno y dar con otro. 
Es beber arreo dos veces. 
Criaba una dueña una enana... 

FLORA. 

Yo empecé antes. 

TRISTAN. 

Aunque empieces. 
Yo me sigo. 

FLORA. 

Un dia... 

LOS DOS. 

La dueña... 

FLORA. 

La mona... 



ESCENA VI. 
DON FÉLIX. — Dichos. 

DON FÉUX. 

¿Qué ruido es este? 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA VI. 5 73 

TRISTAN. 

Acá es un cuenta de cuentos. 

FLORA. 

Acá es un cuento de nueces. 

TRISTAN. 

¡ Válgate el diablo por dueña... 

FLORA. 

Y por mona que te lleve. 

TRISTAN. 

Que nunca te he de acabar ! 

FLORA. 

\ Que me han de embarazar siempre ! 

DON FÉLIX. 

Flora, ¿qué haces aquí? ¿ qué es 
Lo que por acá se ofrece? 

FLORA. 

Avisarte que mi ama 

Sola en el florido albergue 

Dése jardín está; yo, 

Porque habiendo alguien no llegues 

(Qae no de todas se fia, 

Y mas ahora que tiene 
Esa huéspeda), cantando 
Varios tonos diferentes. 
Te diré en sus letras que 
Te retires 6 te acerques. 
Cuidado conmigo. Adiós. — 

üced mire que me debe (A Tristan.) 

Un cuento para otra vez. 

TRISTAN. 

TÚ dos para otras dos veces. 

DON FÉLIX. 

¿ Con qué he de poder pagarle, 
Flora, el favor que me ofreces? 
{Vase Flora,) 

TRISTAN. 

En fin, ¿ yo no he de saber. 
Señor, qué tapado duende 
Fué aquel que se transformó 
En Violante? 

DON FÉLIX. 

Necio eres. 



Digitized by 



Google 



57 4 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

¿No le has conocido? 

TRISTAN. 

No. 

DON FÉLIX. 

Pues no importa. — Pero atiende. 

(Dentro instrumentos . ) 

FLOBA. (Canta dentro,) 
Al campo te desafia 
La colmeneruela : 
Ven, Amor, si eres dios, y vuela. 

DON FÉLIX. 

Que yaya dice : tú aquí 
Me aguarda. 

ESCENA VII. 

DON CÉSAR; FLORA, y al fin SERAFINA, dentro. 
DON FÉLIX, TRISTAN. 

DON CÉSAR. 

¿Dónde, Don Félix, 
Sin decirme á lo que fuisteis^ 
Os volvéis tan brevemente? 

DON FÉLIX. 

Luego os diré que he acabado 

Ck)n el Príncipe que os deje 

Preso aquf Lidoro ; que ahora 

Ocasión mi vida pierde ; 

Que está sola Serafina 

En la hermosa esfera alegre 

Dése jardin ; y esa voz 

Me está diciendo que llegue. 

DON CÉSAR 

Esperad; que no habéis de ir. 

DON FÉLIX. 

I Qué os obliga á detenerme? 

DON CÉSAR. 

Algo me obliga. 

DON FÉLIX 

Dejadme. 

DON CÉSAR. 

Hay mayor inconveniente. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA VII. 575 

DON FÉLIX. 

¿ Qué inconveniente, si dice?... 
FLOHA. [Canta dentro.) 
Deten el curso y advierte 
Que si raudales presumes, 
Frecipitada te pierdes. 

DON FÉLIX. 

Que me detenga, me avisa. 
Decid pues ; pero sea breve. 
Porque si vuelve á llamarme, 
Será preciso que os deje. 

DON CÉSAR. 

No será. — Salte alia fuera. 

TRISTAN. {Ap,) 

¿De mí recalarse quieren? 

Pues por Dios, que he de escucharlos. ( Vase.) 

DON CÉSAR. 

Oidme ahora atentamente. 
Bien créréis, Félix, de mí 
Que vuestro gusto desea 
Mi amistad. 

DON FÉLIX. 

Fuerza es lo crea. 

DON CÉSAR. 

Vos, ¿ no sois mi amigo? 

DON FÉLIX. 

Sí. 
DON CÉSAR. 

Pues una fineza... 

DON FÉLIX. 

Hablad. 

DON CÉSAR. 

Por mí habéis de hacer. 

DON FÉLIX. 

Sí haré ; 
Mas ¿qué es la fineza? 

DON CÉSAR. 

Que 
No uséis mal de mi amistad. 
Vos, Don Félix, con mi nombre 
Estáis de Lidoro honrado. 
Asistido y festejado ; 



Digitized by 



Google 



576 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Y asi es fuerza que me asombre 
Que con mi nombre atrevido 
Seáis con aleve trato 
Vos á las honras ingrato, 
Que yo estoy reconocido. 
Cuanto ha hecho por vos aquí 
Lidoro, por mí lo ha hecho, 
No por vos ; y así sospecho 
Que el duelo me toca á mí 
De que no quede ofendido, 
Yendo mañana los dos 
Muy favorecido vos, 
Yo muy desagradecido. 
Ya veis que justo no es 
Que haya en mi nombre cautela. 
FLORA. {Canta dentro,) 
Ven, Amor, si eres dios, y vuela, 

DON FÉLIX. 

Yo os responderé después. 

DON CÉSAR. 

No sino ahora. 

DON FÉLIX. 

Guando veo 
Que pierde la suerte mia... 

FLORA. {Canta dentro.) 
Al campo te desafia... 

DON FÉUX. 

La ocasión... 

DON CÉSAR. 

Si eso deseo... 
SERAFINA. {Dentro.) 
No cantes mas. 

ESCENA VIH. 

DON FÉLIX, DON CÉSAR. 

DON FÉLIX. 

Que es rigor 
Mirad... 

DON CÉSAR. 

No, no habéis de ir 



Digitized by 



Google 



JORNADA IIÍ, ESCENA YUL 577 

Ahora. 

DON FÉLIX. 

El querer impedir 
Esta ocasión á mi amor. 

DON CÍSAR. 

Oíd, esperad ; que un papel 
Echaron por esa reja. 

DON FÉLIX. 

¿ Qué va que viene la queja 
De lo que me tardo en él? 

DON CÉSAR. 

A César dice. 

DON FÉLIX. ^ 

Mostrad, 
Pues yo soy César aquí : 
Oiréisle, por ver si así 
Convenzo vuestra amistad. 
Mas no es letra de mujer. 

DON CÉSAR. 

Ya saber cuyo es aguardo. 

DON FÉLIX. 

La firma dice Lüardo. 

DON CÉSAR. 

I Lisardol ¿ qué puede ser? 

DON FÉLIX. 

(lee.) a Aunque pudiera tomar ventajosa satisfacción 
> de la muerte de mi hermano Laurencio... » 
~ Todo esto es burla. 

DON CÉSAR. 

Eso no. 
Habeisle, César, de lér; 
Que ya me importa saber 
Si el César sois vos ó yo. 

DON FÉLIX. 

Estas son burlas : extremos 
Mo hagáis supuesto que aquí 
El César soy yo, y á mí 
Viene el papel. 

DON CÉSAR. 

Aunque estemos 
Trocados por un engaño, 
Que no lo estamos, mirad. 

Calderón****. 3 3 



Digitized by 



Google 



67 8 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

César, para una Verdad, 

Y verdad que toca ea daño 
De mi honor. 

DON FÉLIX. 

Seguro está 
Siempre vuestro honor conmigo ; 
Que soy, César, vuestro amigo. 

DON CÉSAR. 

No lo dudo ; pero ya. 
Sin ver el papel, no es 
Posible que yo sosiegue. 

DON FÉLIX. 

Ni que yo á enseñarle llegue 
Es posible. 

DON CÉSAR. 

Advertid, pues 
Que satisfacerse quiera 
Dése renglón se percibe. 
Que he de ver de dónde escribe, 

Y dónde Lisardo espera. 

DON FÉLIX. 

A mi el papel ha venido, 

Y yo responderé á él. 

DON CÉSAR. 

Aunque á vos vino el papel, 
Fué equivocado el sentido. 
Que habla conmigo mirad : 

Y aunque ser yo vos arguya, 
No será bien que destruya 
Un engaño á una verdad. 

DON FÉLIX. 

Ser yo aquí César abona 
Que á mi en su sentido encierra. 
Pues aunque el nombre me yerra. 
No me yerra la persona. 

DON CÉSAR. 

Yo ¿ no hice esta muerte ? 

DON FÉLIX. 

Si. 

DON CÉSAR. 

Vos¿ sois su enemigo? 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA VIIÍ. 57 9 

DON FÉLIX. 

"No. 

DON CÉSAR. 

Luego aunque á tos se escribió 
El papel, es para mi. 

DON FÉLIX. 

Vos ¿ sois aquí César? 

DON CÉSAR. 

No. 

DON FÉLIX. 

Yo ¿ soy aquí César? 

DON CÉSAR. 

Sí. 
DON FÉLIX. 

Luego Tiene para mí, 
Pues á vos no os conoció 
Quien á mí hallarme desea. 

DON CÉSAR. 

¡ Bueno es que vos pretendáis, 
Porque César os llamáis, 
Quitarme que yo lo sea ! 

DON FÉLIX. 

Mejor es haber yo sido 
César para haberme hallado 
De un caballero hospedado, 
De un ángel favorecido, 

Y que dejara de ser, 
Después de gozar los gustos, 
César para los disgustos. 
Eso no, ni es de creer 

Que un hombre en empeño tal 
Sea á cuantos hoy le ven, 
César cuando le está bien, 

Y no cuando le está mal. 

Y así, pues que no soy hombre 
Que al bien y no al mal me obligo. 
Por Dios que han de andar conmigo 
Dicha y desdicha del nombre. 

DON CÉSAR. 

Argüid; mas no guardéis 
El papel, porque he de lérle. 



Digitized by 



Google 



580 DICHA Y DESDICHA DEL NOHBRE. 

DON FéLIX. 

Vos, César, no habéis de yerle. 

DON CÉSAR. 

No en aqueso os empeñéis, 
Porque lo he de ver. 

DON FÉLIX. 

Si yo 
Le guardo, ¿ cómo ha de ser ? 

DON CÉSAR. 

No sé; pero sabré hacer... 

DON FÉLIX. 

¿Qué? 

DON CÉSAR. 

Que tampoco tos no 
Le leáis. 

DON FÉUX. 

¿ De qué manera ? 

DON CÉSAR. 

No apartándome de vos 
Un instante ; y vive Dios, 
Que con vos adonde quiera 
Que vais he de ir, y no habéis 
De dar un paso sin mí. 
Vuestra sombra desde aquí 
He de ser. 

DON FÉLIX. 

¿ Cómo, si veis 
Que estáis preso ? 

DON CÉSAR. 

Eso me hará 
Romper el inconveniente, 

Y aun publicar claramente 
Quién soy. 

DON FÉLIX. 

Aqueso será 
Aventurar tema tal 
Vuestro honor y el mió también. 
Porque por quedar vos bien. 
Ambos quedaremos mal. 

DON CÉSAR. 

Pues veamos el papel, 

Y una vez visto, sabremos 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA IX. 581 

Lo que hacerlos dos debemos. 

DON FÉLIX. 

Yo os diré lo que hay en él 
Después : adiós. 

DON CÉSAR. 

Vamos pues ; 
. Que 70 os tengo de seguir. 

DON FÉLIX. 

Vos no habéis de ir. 

DON CÉSAR. 

He de ir. 

DON FÉLIX. 



Advertid... 



Esto? 



DON CÉSAR. 

Blirad... 



ESCENA IX. 
UDORO. — Dichos. 

LIDORO. 

¿ Qué es 



DON FÉLIX. 

Nada. {Ap. Bien será 
Gozar de aquesta ocasión.) 

LIDORO. 

¿ Sobre qué era la cuestión ? 

DON FÉLIX. 

Don Félix OS lo dirá. {Vase.) 

DON CÉSAR. 

Sí diré ; pero ha de ser 
Oyéndolo él, porque no 
Penséis que otra finjo yo, 
Y as(, hacedle detener. 

LIDORO. 

¿ Para qué? Lo que digáis 
Créré yo. 

DON CÉSAR. 

\ Lance cruel 1 
Dejad que vaya tras él. 



Digitized by 



Google 



582 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

LIDORO. 

Advertid que preso estáis, 
Y que basta haber mandado 
El Principe que sea aqui, 
Sin que también... 

DON CÉSAR. 

I Ay de mí I 

LIDORO. 

Queráis salir. ¿ Qué ha pasado ? 

DON CÉSAR. (Ap.) 

¿ Qué le diré? que decir 
Que desafiado va, 
Bien á mi honor no le está. 
Mas no habiendo de reñir 
Yo en ocasión que es tan mia, 
No haré mal si estorbos doy, 
Pues quitándosela á él hoy, 
Podré lograrla otra dia. 

LIDORO. 

¿ Qué inquietud tenéis cruel? 

DON CÉSAR. 

Vos ¿ no le queréis llamar? 

LIDORO. 

No. 

DON CÉSAR. 

¿ Ni me queréis dejar 
A mí que vaya tras él? 

LIDORO. 

Tampoco. 

DON CÉSAR. 

Pues desairado 
De un modo ú otro, por Dios 
Que ha de ser de aqueste. Id vos, 
Porque va desafiado. 

LIDORO. 

Pues ¿ qué causa César di6? 

DON CÉSAR. 

Eso es lo que yo no sé. 

LIDORO. 

Y¿ dónde el desafio fué? 

DON CÉSAH. 

Eso es lo que no sé yo. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA X. 583 

UDORO. 

Esperadme tos aquí, 

Y que os quedan guardas, digo, 

Mientras yo solo le sigo. (Vase.) 

ESCENA X. 
CESAR; después, VIOLANTE. 

DON CÉSAR 

I Oh lo que dirán de mi 
Ahora los duelistas i cielos ! 
Sohre si hice bien ó mal 1 
Sin mirar que en lance tal 
Era yo el dueño del duelo 
Que él reñir por mí pensaba, 

Y que con esto podré 
Lograrle yo, puesto que 
Hoy el fingimiento acaba 
O mañana á mas tardar, 
Pues es fuerza que Violante 
Diga... 

(Sale Violante,) 

VIOLANTE. 

En yenturoso instante, 
César, me resolví á entrar ; 

A este cuarto, viendo que 
Divertida Serafina 
Est& en la esfera divina 
Desejardin, pues que fué 
A ocasión ( ay Dios I que oí 
Mi infeliz nombre en tus labios; 

Y estimo, aunque sea en agravios, 
El que te acuerdes de mi. 

DON CÉSAR. 

Claro está que lo han de ser, 
Porque mal de una homicida 
De mi alma y de mi vida 
Puedo memoria tener 
Que para agravios no sea. 

VIOLANTE. 

¿ Qué queja, César, de mí ' \ 



Digitized by 



Google 



684 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

Puedes formar, si por tí 
Quiere el cielo que me vea 
De tantos temores llena 
En fortuna tan escasa, 
Gomo libre sin mi casa, 
Y como presa en la ajena ? 

DON CÉSAR. 

Eso todo es que no habiendo 
Logrado aquella traición. 
Que con fingida intención 
Me quiso matar ; haciendo 
Ahora del ladrón fiel. 
Has Tenido á desmentir 
Tan Til trato, por decir 
Que no eras cómplice en él. 

TIOLANTE. 

¿ Cómo es posible que quepa 
En limites de razón 
Tan grande desproporción 
Gomo, porque no se sepa 
De mí que yo te engañé. 
Querer se sepa de mí 
Que padre y patria perdí, 
Pues padre y patria dejé 
Perseguirte? 

DON CÉSAR. 

Si no fuera 
Esto, ¿ cómo me esperara 
Aurelio? Gomo intentara 
Matarme, y cómo pudiera 
Saberlo sino de tí ? 

TIOLANTE. 

Habiendo el papel tomado 
Tuyo, que Ucto el criado 
De Félix. 

DON CÉSAR. 

¿De Félix? 

TIOLANTE. 

Sí. 
DON CÉSAR. 

Aguarda, que Ta mostrando 
Mucho campo esa razón. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA X. 585 

Si no lo hace la pasión 
Con que lo estoy deseando . 
¿ El papel que te Ueyó 
De Don Félix el criado, 
Vio tu padre? 

VIOLANTE. 

Y informado 
Por él de todo, fingió, 
Cerrándome á mí, su ausencia. 

DON CÉSAH. 

Sin duda de aquí ha nacido, 
Pensar que Félix ha sido 
El dueño de la pendencia . 
De tu casa, porque aquí 
Yo preso. Violante, estoy. 
Pensando que Félix soy. 

VIOLANTE. 

¿ Pensando ser Félix? 

DON CÉSAR. 

Sí, 
Porque, por quedarme yo 
Aquella noche infelice. 
Tomar mi nombre le hice. 

VIOLANTE. 

¿ Que aquí no eres César? 

DON CÉSAR. 

No. 

VIOLANTE. 

Y aun por eso Serafina 
Que no era César porfiaba 
El que por mí preso estaba : 
En cuyo yerro, imagina 
Por tí lo que á mí me pasa. 
Pues de la misma manera 
Que creíste. . . 

ESCENA XI. 
NISE ; al /In, SERAFINA. — Dichos. 

NISE. 

I Bien pudiera 

33. 



Digitized by 



Google 



586 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

Buscarte en toda la casa I 
Advierte que está por tí 
Preguntando Serafina. 

VIOLANTE. 

Vamos, porque si imagina 
Que he entrado, César, aquí. 
Se ofenderá ; y considera 
A solas tú mi verdad. 

DON césAa. 
Si haré, y aun mi voluntad 
Sin oirlo lo creyera. 

VIOLANTE. 

¿ Por qué? 

DON CÉSAR. 

Porque deseaba 
Que la culpa no tuvieses... 

VIOLANTE. 

¿Deque? 

DON CÉSAR. 

De que ingrata fueses... 

VIOLANTE. 

¿A quiénl 

DON CÉSAR. 

A quien te adoraba. 

VIOLANTE. 

¿ Qué mayor satisfacción... 

DON CÉSAR. 

¿Qué? 

VIOLANTE. 

Que verme padecer? 

DON CÉSAR. 

Aun otra hay mayor. 

VIOLANTE. 

¿Qué es? 

DON CÉSAR. 

Ser 
En favor de mi pasión. 

VIOLANTE. 

¿ Cómo I 

DON CÉSAR 

Como ella en los dos 
Ha vuelto á encender la llama 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XII. 5 87 

SERAFINA. {Dentro.) 
I Flora, Violante ! 

NISE. 

Que llama 
Otra Tez. 

VIOLANTE . 

Adiós. 

DON CÉSAR. 

Adiós. 
{Yanse,) 



Calle. 

ESCENA XII. 

LISARDO. 

Desde que eché por la reja 
El papel, buscando tiempo 
De que César estuviese 
En su cuarto, pretendiendo 
Que no se sepa quién soy 
Hasta que concluya el duelo, 
Porque entienda Serafina, 
Matándole cuerpo á cuerpo, 
Si él la vengará de mi, 
O yo de los dos me vengo ; 
Esperándole len la calle, 
Voy sus pisadas siguiendo ; 
Que aunque de su ilustre sangre 
Y de su valor no temo 
Que irá solo donde digo * 
Que le aguardo ; con lodo eso, 
Puesto que no me conoce, 
Así asegurarme quiero 
De todo ; que yo diré 
Quién soy, en llegando al puesto. 

1 Creo que irá solo. 



Digitized by 



Google 



588 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

ESCENA XIII. 

DON FÉLIX, TRISTAN. — LISARDO. 

DON FÉLIX. 

Vuélvete, Tristan, de aquí, 

Y mira que vive el cielo 
Que si me sigues ó dices 
Por donde Toy, que te tengo 
De dar muerte. 

TBISTAN. 

Ya tú sabes 
Gomo siempre te obedezco, 

Y mas en aquestos casos. 

DON FÉLIX. 

Ea pues, Tuélvete presto. 

TRISTAN. (Ap. yéndose,) 
Aquí de toda mi honra. 
¿ Qué debo hoy hacer sabiendo 
Que va á reñir, y por otro, 
Siendo el desafio primero 
Que se hace por poderes 
Cual si fuera casamiento ? 
Mas ¿ qué debo hacer, pregunto ? 
No haUarme en él, lo primero, 

Y lo segundo, contarlo 

A quien lo estorbe ; y con esto 

Será la primera cosa 

Que pago de cuantas debo. {Va$e.) 

LISARDO. {Ap,) 
Solo ha quedado : mal pude 
Dudar nunca de su esfuerzo. 

DON FÉLIX. 

Para informarme mejor 
Dónde me espera, á lér vuelvo. 
(Lee.) (c Aunque pudiera tomar ventajosa satisfacción 
« de la muerte de mi hermano Laurencio.. • » 



Digitized'by VjOOQ IC 



JORNADA (II, ESCENA XIY. 589 

ESCENA XIV. 

AÜREUO, LIBIO. — DON EEUX, USARDO. 

LIBIO. (A Lisardo.) 
SeñoFi por ti preguntando 
Viene un caballero Tiejo, 
Y sabiendo que hacia aquí 
Estás, á buscarte Tengo. 

LISARDO. {Áp,) 
I Oh á qué mal tiempo has venido ! 

LIBIO. 

Llegad, señor ; que este es Celio* 

{Vase.) 

AURELIO. 

Dadme mil Teces los brazos. 

LIS ARDO. 

Aunque no os conozco, debo 
Responder agradecido 
A tan cortés rendimiento. 
(Ap. No se me pierda de vista. ) 

AURELIO. 

Aun mas me debéis que eso. 

DON FÉLIX. 

(Lee.) « Yo siempre desearé hacer lo mejor ; y para ver 
« si tenéis conmigo tan buen^ como con él tuvisteis... » 

LISARDO. 

Para procurar pagarlo, 
Me holgara 70 de saberlo. 

AURELIO. 

Pues en sola una palabra 
Diré quién soy y á qué Tengo. 

LISARDO. 

Merced me haréis ; que rae importa 
La breTCdad en extremo. 

DON FÉLIX. 

(Lee.) €. Os espero detras del castillo. Dios os guarde. » 

AURELIO. 

Pues abrazadme ahora como 
Lisardo, 7 no como Celio ; 
Que yo sé que sois Lisardo. 



Digitized by 



Google 



590 DICHA Y DESDICQA DEL NOMBRE. 

LISAHDO. 

Harto me habéis dicho en eso, 
Pues me habéis dicho que sois 
(Que otro no lo sabe) Aurelio. 

DON FÉUX. (Ap.) 

Detras del castillo dice : 

¿ Por dóade se irá mas presto ? 

AURELIO . 

Es verdad, y mis desdichas, 
Por mi honor y por el vuestro. 
Me hacen que venga & buscaros. 

LISARDO. 

La fineza os agradezco. 
(Ap. Sin duda, como está aquí 
César, á avisarme dello 
Viene, y á hallarse conmigo.) 

AURELIO. 

Porque sabréis... 

DON FÉLIX. 

Caballeros, 
¿ Por dónde saldré al castillo 
Antes desde aquí ? 

AURELIO. 

¡ Qué veo ! 
Traidor, por dónde á tu muerte 
Se va, has de saber mas presto. 
{Sacan las espadas,) 
LISARDO. (Ap.) 

Bien presumí. 

DON FÉLIX. (Ap.) 

Que embarace 
Es fuerza un duelo á otro duelo. 

LISARDO. 

(Ap. Porque de mí no se diga 
Que al que yo llamado tengo 
Pude embestir ventajoso 
Antes de llegar al puesto. 
Aunque contra Aurelio sea. 
Le he defender.) Teneos, 
Señor. 

AURELIO. 

Pues ¿ vos á su lado 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XY. > 591 

Os ponéis ? 

LISARDO. 

Si ; que este empeño 
Ignoráis por qué me toca. 

AURELIO. 

¿ A quien yo buscando vengo 
En demanda de mi honor 
Que tanto tiene de vuestro, 
Ahora defendéis? 

LISARDO. 
Sí. 
DON FÉLIX. 

£1 favor os agradezco, 
No por mi pdigro tanto 
Gomo por lo que deseo, 
Sin su ofensa, mi defensa : 

Y advertid, señor Aurelio, 
Que en mi vida os he ofendido. 

AURELIO. 

Traidor Don Félix, si has hecho. 

LISARDO. (Ap.) 

Félix le llamó :¿ qué escucho ? 

AURELIO. 

Y así yo sabré... 

ESCENA XV. 

UDORO, GENTE. — DON FELTX, AURELIO, LISARDO. 

UDORO . 

A buen tiempo 
Os alcancé. A vuestro lado 
Estoy, Don Cesar. ¿ Qué es esto ? 

AURELIO. 

La ciega resolución 

De un noble ofendido... Pero 

Ya que llegáis á impedirla, 

Sabré esperar mejor tiempo. 

En que no hallen mis desdichas 

Tantos padrinos en medio. (Voie^) 

LISARDO. (Ap,) 

l'Cielos ! ¿ qué haré ? que aunque aquí 



Digitized by 



Google 



592 DICHA Y DESDICHA DEL NOUBRE. 

Me toca seguir á Aurelio, 
No puedo perder de vista 
A César, porque no quiero, 
Aunque Félix le ha llamado. 
Que salga, y faltar del puesto. 

UDORO. 

¿ Qué es esto, César ? 

DON FÉUX. 

No sé. 

LIDORO . 

¿ Quién es este caballero ? 

DON FÍUX. 

Es el padre de Violante. 

UDoao. 
¡ Qué décis I ¿ este es Aurelio ? 
Pues ¿ qué tiene con tos ? 

DON FtUX. 

Ser 
Amigo de Félix, pienso. 

LIDORO. 

Celio, mientras voy tras él 
Para intentar componerlo, 
Pues fué dicha haber llegado 
En esta ocasión á veros, 
No dejéis á César tos. 

LISARDO. 

De no dejarle os ofrezco. 

(Ap. Por lo que me importa á mí 

Asistir á sus intentos.) ' 

{Vame Lidoro y la gente.) 

ESCENA XVI. 

DON FÉLIX, LISARDO. 

DON FÉUX. 

No en aqueso os empeñéis. 
Porque donde ir solo, tengo. 

LISARDO. 

No tenéis. 

DON FÉLIX. 

I Qué sabéis tos ? 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XVII. 593 

LIS ARDO. 

Nada sé ; pero sospecho, 
Señor César 6 señor 
Félix (que uno y otro veo 
Llamaros) que no tendréis 
Que hacer ahora que yo quedo 
Encargado de guardaros ; 
Porque á mi fineza atento, 
No dejaros ir me toca. 

DON FÉLIX. 

Ya yo sé que hasta aquí os debo 
La hidalguía de pasaros 
A mi lado, y asi espero 
Deberos también... 



ESCENA XVII. 
LIDORO. — Dichos. 

LIDORO . 

No pude 
Alcanzarle ; mas sabiendo 
Que es el padre de Violante, 
A quien en mi casa tengo... 
LISAEDO. (Ap,) 

I Giñno ? i Violante en su casa ? 

LIDORO . 

Importará que tratemos 
De que casada con Félix 
La halle, para que con eso 
Felizmente acabe todo. — 
Venid, César, y veremos 
Cómo ha de ser. 

DON FÉLIX. 

Perdonadme ; 
Que ya voy tras tos. 

LIDORO . 

Mal puedo 
Dejaros. 

LISARDO. (Ap.) 

De un lance á otro 
Van mis desdichas creciendo. 



Digitized by 



Google 



59 4 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

LIDORO. ' 

Venid. — Señor Celio, adiós. {Vase retirando.) 

LISAEDO. 

El os guarde. 

DON FÉLIX. 

Señor Celio... 
(Ap. a él. Pues que no puedo salir, 
En dar razón me resuelvo.) 
Pues tanto os habéis mostrado 
En mi favor, bien me atrevo 
A fiar de vos mi honor. 

LISARDO. 

¿ Qué mandáis ? 

DON FÉLIX. 

Por caballero, 
Os toca valer á quien 
De vos se vale. Yo tengo 
Esperándome en el campo 
Un hombre con quien deseo 
Verme, aunque no le conozco. 
Lisardo es su nombre, el puesto 
Es á espaldas del castillo. 
Que vos le busquéis, os ruego, 
Y le digáis de mi parte * 

Estos precisos empeños. 
De que vos sois buen testigo : 
Que me perdone^ que tiempo 
Después habrá. ¿ Haréislo ? 

LISARDO. 

■Si, 
Con tal fineza, que creo 
Que podéis imaginar 
Que se lo habéis dicho á él mesmo. 

DON FÉLIX. 

Guárdeos el cielo mil años. 

LIDORO . 

I No venis ? 

DON FÉLIX. 

Ya voy. {Ap. Con esto, 
Ya que al todo de mi honor 
No acudo, una parte enmiendo.) 
(Vanse Lidoro y Don Félix.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XVIII. 595 

ESCENA XVIII. 

LISARDO. 

¿ Qué es lo que pasa por mí ? 
¿ Habrá algún discurso, cielos, 
Que se atreva á atar los cabos 
De las dudas que padezco ? 
A Don César, á quien yo 
Hoy desafié por serlo, 
Con el nombre de Don Félix 
Le viene buscando Aurelio : 

Y cuando pensé que hacia 
Por ofensa mia el empeño, 
Hallo que es la ofensa suya, 
Después á Lidoro oyendo 
Que está Violante en su casa . 
Pues ¿ cómo si es César, cielo, 
Aurelio no le conoce, 

Y cómo, si es Félix, luego 
Dicen que con Félix van 
A tratar el casamiento ? 
Esto es discurrir en vano : 

Y pues solo podrá el tiempo 
Descifrarme tantas dudas. 
Buscaré volando á Aurelio ; 
Que acabada la hidalguía 
Que me hizo poner en medio, 
He de asistir á su lado, 

Hasta que ambos nos venguemos 
Del, ó Félix sea ó sea César ; 

Y hasta entonces dadme, cielos. 
Discurso para dudarlo 

O arbitrio para saberlo. (Vase.) 



Digitized by 



Google 



596 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Sala en casa de Lidoro. 

ESCENA XIX. 

SERAFINA T FLORA, de máscara. 

SERAFINA • 

I Qué has dicho á Violante ? 

FLORA. 

Que 
Unas amigas te han hecho 
Disfrazar, y que con ellas 
Vas aun festín. 

SERAFINA . 

Pues ven presto. 

FLOBA. 

¿ A eso te resuelves ? 

SERAFINA . 

Si; 
Que habiendo oído primero 
El desengaño en Violante, 
De que César es el dueño 
De sus penas, ver después 
Que no ya, cuando le orrezco 
Ocasión de hablarme, aunque 
Le llamaron tus acentos, 
Es sin duda que no ir 
Fué por no darla á ella celos : 
Ck)n que si la verdad digo, 
Los que á ella no la da, tengo. 
Y así, puesto que él rehusa 
Verme en mi jardin, pretendo, 
En su cuarto disfrazada, 
Decirle mis sentimientos ; 
Que si una vez desahogo 
Esta cólera del pecho. 
Yo sabré después vengarme 
A desdenes y ¿ desprecios. 
Vamos, Flora. 

FLORA. 

No quisiera... 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XX. 597 

SERAFINA . 

Nada me digas : ya veo 
Que tienes razón ; mas ¿ qué 
Razón manda en los afectos, 

Y mas de mujer, que altiva 

Y soberbia, en algún tiempo 
Se ye desairada? Pues 

No tiene el Vesubio incendio. 
No tiene violencia el rayo, 
No tiene... Pero no quiero 
Comparaciones, pues sola 
Ella es su encarecimiento. 
{Vanse.) 

ESCENA XX. 

VIOLANTE, NISE. 

NISE. 

Dime, señora, que intentas. 

VIOLANTE . 

¡ Ay, Nise, si bailara medio 
Gomo (pues falta esta tarde, 
A causa de sus festejos, 
Serafina) hablar pudiera 
Yo á César, á quien ya tengo 
Casi persuadido á que 
Son falsos sus sentimientos ! 

Y mas si llegara Fabio, 

A quien ya he llamado á tiempo 
De ser un testigo mas 
Al desengaño que intento ; 
. Que fuera gran dicha mia 
Que de mi fe satisfecho. 
Guando viniera mi padre, 
Le templara el casamiento. 

NISE. 

No sé qué diga, porqué 
Pasar al cuarto es á riesgo, 
Gomo otra vez, de que en él 
Te busquen ; y fuera deso, 
¿ Qué sabemos si entrará 



Digitized by 



Google 



698 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

Alguien en él á ese tiempo ? 

VIOLANTE. j 

Solo de una suerte, Nise, ' 

Puede ser sin ese miedo. 

NISE. . 

¿Cómo? ; 

VIOLANTE. , 

Usando ios disfraces I 

Que usan todos. 

NISE. 

Pues yo tengo I 

Una criada que mas \ 

Que otras mi amiga se ha hecho^ 

Y nos dará trajes. 

VIOLANTE. 

Pues 
Prevenía, Nise, te ruegOi 

Y dila que si llegare • 
Preguntando un hombre viejo 
Por mi, diga... Mas después 
Lo sabrás ; que ahora veo 

A Lidoro y á Don Félix 

Entrar en casa, y no quiero 

Que acaso me hallen : tú aquí 

Te queda, porque si oyeron 

Ruido, á tí te vean. — Fortuna, 

Este lance te encomiendo : 

Ten lástima de mi, pues 

Yes que inocente padezco 

En las iras que tú tienes. 

La culpa que yo no tengo. (Ficue.) 

ESCENA XXI. ' ' 

LIDORO, DON FÉLIX. - NISE. j 

LIDORO. 

¿ Qué hace Serafina, Nise? 

NISE. 

Con unas amigas creo 
Que ha salido. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XXI. 599 

LIDORO. 

Y tú ¿qué haces 
Aquí ? Éntrate allá dentro. -^ 

(Vase Nise.) 
Gésar^ lo que importa es 
Hablar á Félix en esto. 

DON FÉLIX. 

No dudo que si él llegara, 
Señor, á estar satisfecho 
De que Violante no tuvo 
Culpa en el pasado riesgo, 
Que con ella se casara. 
Porque le está bien hacerlo ; 

Y así, que le dé Violante 
Satisfacción es primero 
Que otra diligencia. 

LIDORO. 

Pues 
lürad, amantes extremos 
Mejor pasan entre amigos, 
Don César, que entre terceros, 

Y mas terceros á quien 

Se debe algún cumplimiento ; 

Y así, pues es vuestro amigo, 
Haced vos, ya que sois cuerdo, 
Que ellos allá hablen sin mí 
Sus cosas, y aun para esto 
Viene bien que no esté en casa 
Serafina. 

DON FÉLIX. 

Yo me ofrezco 
A disponerlo. 

LIDORO. 

Pues yo 
Me voy : ved que al punto vuelvo. (Vasé.) 

DON FÉLIX. 

Esto se va declarando 

Muy apriesa, y nada, cielos, 

Me embaraza con Lidoro 

Ni el Príncipe en cuanto al trueco 

Del nombre, sino no mas 

Que con Serafina, puesto 



Digitized by 



Google 



600 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

Que en Tiendo que no soy César, 
Quizá... 

ESCENA XXII. 
DON CESAR, TRISTAN. — DON FÉLIX. 

TRISTAN. 

¿Que estás sano y bueno, 
Señor? Dame... 

DON FÉLIX. 

Quita, loco. 

DON CÉSAR. 

¡Cuánto, Don Félix, me huelgo 
De yeros que con Lidoro 
Volváis ! pues arguyo deso 
Que no fuisteis adonde ibais. 

DON FÉLIX. 

A mí me pesa de yeros, 
Pues nunca en vuestra amistad 
Creí que hubiera seatimiento, 
Hasta hoy. 

DON CÉSAR. 

Pues ¿ qué queríais ? 

DON FÉLIX. 

Nada; que no es tiempo deso. 
Aurelio en Milán está. 

DON CÉSAR. 

¿Qué decís? 

DON FÉLIX. 

Lo que es tan cierto. 
Que la espada para mí 
Ua sacado ; y en efecto, 
Todo esto viene, Don César, 
A parar en que tratemos, • 
Para que acabe bien todo, 
De Violante el casamiento. 
Ved vos qué pensáis hacer. 

DON CÉSAR. 

Yo estoy, si no satisfecho 
En el todo, en mucha parte. 
De Violante ; porque habiendo 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XXII. 601 

Según dice ella y según 
Yo estoy deseando creerlo, 
Su padre visto el papel 
Que llevó Tristan, infiero 
Que del resultó el pensar 
Ser TOS el amante. 

DON FÉLIX. 

Es cierto. 
¿En qué ocasión el papel 
Diste? 

TRISTAN. 

mientras el dinero 
Contaba. 

DON FÉLIX. 

¿ Luego allí estaba ? 

TRISTAN. 

No estaba sino allá dentro. 

DON CÉSAR. 

El le yió dar y calló. 

TRISTAN. 

I Miren el maldito viejo i 

DON FÉLIX. 

Pues siendo así. . . Mas ¿ no llaman 
A esa puerta? 

{Llaman dentro.) 

TRISTAN. 

El duende creo 
Que será. 

DON FÉLIX. 

Abre pues. 

DON CÉSAR. 

No abras. 

DON FÉLIX. 

¿ Por qué ? 

DON CÉSAR. 

Porque en ver me ofendo... 

DON FÉLIX. 

Esperad ; que porque no 
Escrupuílceis, ofrezco, 
Quedando con ella airoso, 
Despedir su favor, puesto 
Que es fuerza que ya se sepa 

ClLDEROlf •*". 34 



Digitized by 



Google 



602 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

Todo nuestro fijagimiento. 

DON CÉSAR. 

Pues con esa condición, 
Abre. 

DON FÉLIX. 

Retiráoslos ruego, 

Y oid un cortés desengaño, 
Que es lo que yo darle intento. 

(Retirase Don César.) 

ESCENA XXIII. 

SERAFINA T FLORA, de máscara, pero descubiertas, — 
DON FELDC, TRISTAN ; DON CESAR, retirado. 

SERAFINA. 

Pensaréis, señor Don César, 
Que hoy agradecida vuelvo 
A saber de vos : pues no ; 
Que lo que hoy me obliga á esto, 
Ya que vos no vais adonde 
Yo os llamo, es solo el intento 
De que favorezcáis una 
Pretensión que con vos tengo. 
TRISTAN. {A Flora.) 

Y uced, ¿ no ti^ne conmi 
Pretensión? 

FLORA. 

Pues yo ¿ á qué efecto ? 

TRISTAN. 

De consentir que por mí 
Perdiera el entendimiento. 

DON FÉLIX. 

¿ Pretensión conmigo vos ? 

SERAFINA. 
Sí. 

DON FELIZ. 

¿Qué mandáis? 

SERAFINA. 

Oid atento. 

DON FÉUX. (Ap») 

Aquí de todo mi honor. 



Digitized by 



Google 



JORNADA III, ESCENA XXIII. . 603 

SERAFINA. 

(Ap. Aquí de todo mi esfuerzo.) 
Violante me ha dicho que 
Vos, Don César, sois el dueño 
De sus fortunas : su llanto 
Me ha enternecido, su ruego, 
Su fineza, su verdad. 
Su fe, su amor y su afecto : 

Y asi, que della os doláis. 
De su honor, de su respeto^ 
De su opinión y su sangre, 
Es la pretensión que tengo. 
Ved qué queréis que la diga ; 
Pero ha de ser advirtiendo 
Que el sí ó el no que digáis, 
Todo es ofensa, supuesto 

Que el no es no hacer lo que pido, 

Y el si, lo que no deseo. 

DON FÉUX. 

Un sí y un no me mandáis 

Que os dé, y aunque son opuestos 

Tanto un no y un sí que nunca 

Han cabido en un sugeto, 

Yo soy tan poco dichoso. 

Que caben en el mió, viendo 

Que con el no os desobligo, 

Y que con el si os ofendo. 

Y así el si, señora, es 

Que es verdad que es César dueño 
De Violante ; el no, que no 
Lo soy yo : cuyo argumento 
Ahora al contrario es, señora : 
El no que otra vez os vuelvo, 
Que no lo es Félix, y el sí, 
Que lo soy yo. 

SERAnNA. 

No os entiendo. 

DON FÉLIX. 

No me espanto : yo tampoco. 

SERAFINA. 

Hablad mas claro. 



Digitized by 



Google 



60 4 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

DON FÉLIX. 

No poedo. 

SEEAFINA. 

¿ Cómo 1 

DON FÉLIX. 

Gomo no me animo. 

SERAFINA. 

¿Por qué? 

DON FÉLIX. 

Porque no me atrevo. 

SERAFINA. 

¿A qué? decid. 

DON FÉUX. 

A enojaros. 

SERAFINA. 

¿Qué OS acobarda? 

DON FÉLIX. 

Perderos. 

SERAFINA. 

César ¿no ha amado á Violante? 

DON FÉLIX. 

Ese es el sí que os ofrezco. 

SERAFINA. 

¿Soislo vos? 

DON FÉLIX. 

Ese es el no. 

SERAFINA. 

¿Qué es la causa? 

DON FÉLIX. 

Un fingimiento. 

SERAFINA. 

¿A qué fin? 

DON FÉLIX. 

De una amistad. 

SERAFINA. 

¿ De qué suerte ? 

DON FÉLIX. 

Padeciendo... 

SERAFINA. 

¿Qué? 

DON FÉUX. 

Las dichas y desdichas... 



Digitized by 



Google 



JORNADA Illy ESCENA XXIV. 60 5 

SERAFINA. 

¿De quién ? 

DON FÉLIX. 

Del nomibre que tengo. 

SERARINA. 

Hablad mas claro. 

DON FÉUX. 

Sí haré. 

SERAFINA. 

Nada temáis... 

DON FáLIX. 

¿A qué efecto? 

SERAnNA. 



De que nada.. 



Os esté mal... 



DON FÉLIX. 

Proseguid. 

SERAFINA. 



DON FÉLIX. 

Decid presto. 

SERAFINA. 

Sino que César seáis, 

Si es César de otro amor dueño. 

DON FÉLIX. 

Pues con esa confianza, 
Oid : yo soy... 



ESCENA XXIV. 



VIOLANTE, AURELIO, LISAHDO. — DON FÉLIX, 
SERAFINA, TRISTAN, FLORA ; DON CESAR, retirado. 

VIOLANTE. (Dentro.) 
I Yaledme, cielos! 

AURELIO. (Dentro.) 
Muere, ingrata. 

LisARDO. (Dentro.) 

Y mueran cuantos 
Intentaren defenderlo. 

SERAFINA. 

IAy de mi 1 ¿ qué ruido es ese ? 

34. 



Digitized by 



Google 



606 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

FLORA. 

¡ Buena hacienda habernos hecho I 

TRISTAN. 

Grande alboroto hay en casa. 

DON FÉLIX. 

Mientras yo voy á saberlo, 
Aquí esperad. 

DON CÉSAR. {Áddantúndose.) 
De Violante 
Es la Yoz : yo iré primero. 

FLORA. 

Huyamos : huye, señora, 

SERAFINA. 

Abre esa puerta. 

FLORA. 

No puedo ; 
Que estará como otras veces. 

(Sale Violante disfrazada,) 

DON CÉSAR. 

Violante, dime, ¿qué es esto? 
¡ Tü entras aquí disfrazada ! 

VIOLANTE. 

Yo en este traje (el aliento 

Me falta) para pasar 

A satisfacerte (i ay cielos I) 

Estaba, cuando me dijo 

Una criada que un viejo 

Me buscaba : creí que Fabio 

Fuese, y llegué donde encuentro 

A mi padre... Pero él entra 

Aquí. 

DON CÉSAR. 

En algún aposento 
Te retira, en tanto que 
Nosotros le detenemos. 

DON FÉux. {Á Serafina,) 
Vos, señora, porque aquí 
No os vean, entrad también dentro* 

( Vanse Don Félix y Don César.) 

SERAFINA. 

Fuerza será... Pero aguarda. 

(Entra primero Violante, y cierra la puerta.) 



Digitized by 



Google 



JORNADA Ilf, ESCENA XXY. 6(^7 

VIOLANTE. (Dentro,^ 
Perdona ; que si no cierro 
Yo por adentro... 

SERAFINA. 

I Ay de mi 1 
VIOLANTE. {Dentro.) 
Que no estoy segura pienso. 

FLORA. 

I Vive tal, que del pasado 
Lance se vengó I 

(Tápame Serafina y Flora.) 

■ ESCENA XXV. 

AURELIO, USARDO y LIDORO, con espadas desnudas. — 
DON FEUX, DON CESAR; SERAFINA y FLORA, topa- 
dos ;TRISTAN. 

LIDORO. . 

¿ Qué es esto ? 
] En mi casa este alboroto ! 

AURELIO. 

No hay sagrado á los despechos 
De un honor. Si en vuestra casa 
Hallo esta ingrata á quien vengo 
Buscando, y á este traidor, 
¿ Qué os admira? 

LIDORO. 

Deteneos. 

DON CÉSAR. (Ap.) 

I Que no pudiese Violante 
Esconderse I 

DON FÉLIX. (Ap.) 

Por lo menos, 
Serafina, como sabe 
La casa, se entró allá dentro. 

UDORO. (Ap,) 

I Cuánto de que Serafina 

Hoy no esté en casa me huelgo ! 

AURELIO. 

Yo he de vengarme : apartad. 

DON CÉSAR. 

Advertid, señor Aurelio, 



Digitized by 



Google 



608 DICHA T DESDICHA DEL NOMBRE. 

Si no la casa en que estáis, 
Que soy yo quien la defiendo. 

AURELIO. 

Señor Don César, en \ano 
Es que os pongáis vos en medio, 
Siendo también mi enemigo 
Por la muerte de Laurencio. 

LISARDO. 

¿Tú diste muerte á mi liermano, 
Traidor? Pues ya descubierto 
Con decir que soy Lisardo, 
No be de aguardar otro duelo. 

DON FÉUX. 

Pues baced este conmigo, 
Pues soy á quien antes desto 
Teníais desafiado. 

AURELIO. 

¿No basta, Félix soberbio, 
El ser dueño de un agravio, 
Sino hacerte de otro dueño? 

LISARDO. (Ap.) 

\ Qué es lo que escucho I ¿ A Don César 
Llama Don Félix, y luego 
A Don Félix César llama? 

SERAFINA. {Áp,) 

¡Doleos de mi yida, cielos ! 

AURELIO. 

Tu enemigo y mi enemigo, 
Lisardo, son los que vemos. 

LISARDO. 

Morir ó vengarnos. 

DON FÉLIX. 

Pues 
Morir será lo mas cierto. 

UDORO. 

Teneos, todos. 

VOCES. (Dentro,) 
Para, para. 



Digitized by 



Google 



JCmNADA 111, ESCENA XXVI. 6U9 

ESCENA XXVI. 

EL PRINCIPE, CRIADOS. — Dichos. 

PRÍNCIPE. 

¿ Qué ruido es este ? que siendo 
En Tuestra casa, no es bien 
Que me pase sin saberlo... 
Y mas ahora que miro 
En ella á César y Celio. 

LTOORO. 

Yo os lo diré, si es que yo 
Puedo alcanzar á saberlo. 
Aquesa dama es Violante, 
Hija... 

SERAFINA. {Ap,) 

¡Ay infeliz I 

IJDORO. 

De Aurelio : 
Consigo la trajo Félix, 
Que es aqueste caballero, 
De César amigo. 

AUREUO. 

Oid, 
Que padecéis algún yerro, 
Que este es Félix, ese es César. 

PRÍNaPE. 

Eso es meterme en el duelo 
A mí. Pues á mí ¡ me engaña 
Nadie I 

LIDORO. 

Y á mi también, puesto 
Que yo á mi casa le traje. 

DON FÉLIX. 

Yo os dejaré satisfecho, 

Si me oís, pues no es delito 

Ser amigo verdadero. 

César de Violan te es 

El amante ; y siendo á tiempo 

El venir á visitaros. 

Que su dicha habia dispuesto 



Digitized by 



Google 



610 DICHA Y DESDICHA DEL NOllBRE. 

Ver el favor de Violante, 
Con su nombre y con el pliego 
Vine yo. Lo que después 
Le obligó á venir huyendo, 
Fué que un papel un criado 
Mío llevó, y le dio á Aurelio 
La noticia y el engaño 
De pensar que yo le ofendo. 
No es yerro hacer un amigo 
Una fineza ; y si es yerro, 
Es yerro muy disculpado ; 
Y mas cuando todo esto 
Para en que se case César 
Con Violante, que sabiendo 
Su poca culpa, la mano 
Por mí la ofrece. 

DON CÉSAR. 

Sí ofrezco. 

AURELIO. 

Pues con aquesa palabra. 
Yo me doy por satisfecho. 

USARDO, ' 

Yo no. — Perdona, señor. 
Porque aunque soy como Celio 
Tu criado, no lo soy 
Como Lisardo, y no tengo 
De dejar yo de vengarme 
Porque él haga el casamiento. 

AURELIO. 

Péndreme á su lado yo. 

Pues ya es Don César mi yerno. 

PRÍNaPE. 

o Celio seáis ó Lisardo, 
Estando yo de por medio. 
Pues mi agravio les perdono, 
Fuerza es perdonar el vuestro. 
Dadle la mano á Violante. 

DON CÉSAR. 

Con mil almas ; y supuesto 
Que estás perdonada ya. 
Descúbrete. — Pues ¿qué es esto?. 
Llega, Violante : ¿ qué temes? 



Digitized by 



Google 



JORNADA 111, ESCENA XXVI. 



6tl 



UDORO. 

¿ Por qué os retiráis, habiendo 
Conseguido su perdón? 

DON FÉLIX. 

Yo que os descubráis os ruego. 
Porque al Principe la mano 
Beséis, señora, y á Aurelio. 

SERAFINA. 

¿ Vos decis que me descubra ? 

DON FÉLIX. 

Claro está. 

SERAFINA. 

Fuerza es hacerlo; 
Mas ved en qué os empeñáis. 

LIDORO. 

I Ay infelice ! ¡ qué veo ! 
Hija ingrata, ¿ tú en aquese 
Traje y aquí? 

TODOS. 

Deteneos. 

LIDORO. 

¿Cómo es posible ? 

DON FÉUX. 

Tomando 
Los ejemplares de Aurelio, 
Pues dándola yola mano, 
Señor, que no desmerezco 
Por sangre y obligaciones, 
Fuerza es quedar satisfecho^ 
Al ver que al dármela ella 
No tenéis otro remedio. 

LIDORO. 

¿ Qué he de hacer, si de la fuerza 
Hacer yirtud es consejo 
Prudente ? 

PRÍNCIPE. 

¿ Y dónde Violante 
Está? 



{Descúbrese.) 



Digitized by 



Google 



612 DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE. 

ESCENA XXVII. 

VIOLANTE. — Dichos. 

VIOLANTE. 

A Yuestros pies, haciendo 
Dellos seguro á mi vida. 

DON CÉSAR. 

Dadme la mano. 

USARDO. 

Yo quedo 
Solamente desairado, 
Sin venganza y con mis celos. 

TRISTAN. 

Flora, ¿ qué hacemos los dos ? 

FLORA, 

¿ Qué ? Contarnos los dos cuantos 
De la dueña y^e la mona. 

TRISTAN. 

Otro dia ; que no es tiempo 

Ahora de mas que pedir 

El perdón de nuestros yerros. 

DON FÉLIX. 

Y si la dicha y desdicha 
Del nombre dio este suceso. 
La dicha de quien le ha escrito 
Supla en el sagrado vuestro, 
Señor, que le perdonéis 
La desdicha del ingenio. 



FIN DE DICHA Y DESDICHA DEL NOMBRE 
Y DEL TOMO CUARTO. 



Digitized by 



Google 



índice 



La Dama daende. 



Páginas. 



Apuntes 4 I 

La dama duende 5 

Hombre pobre todo es trazas. 

Apuntes 117 

Hombre pobre todo es trazas 119 

No siempre lo peor es cierto. 

Apuntes 213 

No siempre lo peor es cierto 217 

Antes que todo ed mi damia. 

Apuntes 329 

Antes que todo es mi dama 881 

Dicba y desdicha del nombre. 

Apuntes 457 

Dicha y desdicha del nombre 459 



2727-81. — COBBIIL, IMPBBNTA DE Cktit. 

Calderón ♦***. 3 o 

Digitized by 



Google 



S5 



SA 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



w»" I '; T3bt> 





Digitized by VjOOQIC 



V _— - 



Digitized by 



Google